El Asombroso Spiderman 14 – 16

Por
0
2042

Edición original:Marvel Comics, Amazing Spider-Man Vol 5 #32-36, Red Goblin: Red Death vol.1 #1.
Edición nacional/ España:Panini Comics, Spiderman V2 #163-165.
Guion:Nick Spencer, Rob Fee, Patrick Gleason, Sean Ryan.
Dibujo:Patrick Gleason, Oscar Bazaldua, Pete Woods, Ray-Anthony Height.
Entintado:Patrick Gleason, Oscar Bazaldua, Pete Woods, Marc Deering.
Color:Matthew Wilson, Chris O’Halloran, Steve Firchow, Dono Sánchez-Almara, Protobunker.
Formato:Grapa.
Precio:5,00€.

Aunque su creación y popularidad en 1992 generó una línea completa de cómics denominada 2099, no todo lo que se publicó dentro de ese futuro del Universo Marvel fue de calidad.

De entre las series que se publicaron, destacó con diferencia Spiderman 2099 de la mano de Peter David. Tras la cancelación de la línea, Miguel O’Hara fue el único personaje de este futuro que fue rescatado con posterioridad, incluyendo el retorno de su título en solitario, nuevamente de la mano de Peter David.

Con la publicación de Superior Spider-Man de Dan Slott, O’Hara volvió a recuperar protagonismo, y ciertamente fue muy acertado el acercamiento al personaje y su inclusión en nuestra actual línea temporal.

Spiderman 2099 quedó en la memoria de aquellos lectores noventeros que accedimos a esta línea de lo que se suponía el futuro oficial del Universo Marvel. Este personaje cuyo diseño rivaliza con el negro del trepamuros, es y ha sido un perfecto reclamo para lectores. Incluso ya en el mundo cinematográfico apareció de manera divertida en las escenas post créditos de Spider-Man: Into the Spider-Verse.

Cuando Marvel celebró el 25 aniversario del Universo 2099 publicando números individuales, no pudimos llevarnos mayor desencanto con el resultado final. Al respecto mi compañero Raúl Gutierrez elaboró la pertinente reseña. Nick Spencer se encargó de utilizar la serie de The Amazing Spider-Man para dar el impulso a los dos especiales y a los números auto conclusivos mencionados. En la serie principal arácnida Miguel O’Hara regresa al presente para buscar a Peter Parker y le advierte sobre un evento próximo que dejará todo su futuro amenazado.

A partir de aquí el caos. Spencer está ofreciendo una etapa con muchos altibajos. Es capaz de lo mejor y de lo peor. En el presente caso el guionista nos ofrece un argumento caótico y confuso.

Por un lado, la trama pivota alrededor de una posible guerra Latveria y Symkaria. Por otro se nos expone le existencia de tecnología que puede predecir el futuro. La meritada posibilidad de guerra entre naciones se orquesta en la sombra y como consecuencia se origina un asalto total a Nueva York por parte del Doctor Muerte, el cual es atacado para desatar el conflicto bélico. Mientras tanto, Peter une sus fuerzas con Teresa, su hermana espía (¿soy el único que este tema le chirría?), la cual busca vengarse del Camaleón, que le quitó la vida a un ser querido/pareja. Confluyen demasiadas líneas argumentales sin que queden debidamente hilvanadas, generando por tanto confusión.

Si bien podíamos llegar a pensar que la idea era reintroducir a Spiderman 2099 en el presente, dando pie a un gran arco, Spencer lo diluye en una trama que se le atraganta, y como no, al lector también. La invasión de Muerte suena a refrito, y su reacción es ajena a este personaje: excesivamente emocional. En definitiva, una aventura muy aburrida y con poca “chispa”.

La parte gráfica es lo que ahora nos toca analizar. Patrick Gleason ha encajado muy bien en el universo de Spiderman. Perfeccionó su arte en DC, y ahora somos testigos de un trabajo notable fruto de años de trabajo intenso y de calidad. Realiza páginas impresionantes y realmente dinámicas. Gleason está a la altura de las circunstancias y su labor enriquece el resultado final. El arte continúa a cargo de Oscar Bazaldua. Técnicamente, hace un buen trabajo. Es un maestro en la narración, pero estas páginas denotan rapidez en su trazo, muy probablemente por ser su labor fruto de las prisas y de llegar a las entregas mensuales que Gleason no cubre.

En cuanto a Red Goblin: Red Death, si bien no soy muy amigo de estas historias que claramente obedecen a determinados eventos, en nuestro caso a Matanza Absoluta, siendo Norman Osborn el protagonista la cosa ha sido más digerible. Dicho lo cual, soy de la opinión que este legado de la era Slott debe ser ya erradicado. Osborn no necesita a Matanza. Matanza podría necesitar a Osborn, pero tampoco es el caso. Norman es un personaje con suficiente entidad como para seguir teniendo que compartir su protagonismo con un simbionte que no es nada especial, sino una salvaje fuerza de la naturaleza. De las tres historias, comprobamos quién tiene el control, y eso es algo que a mí personalmente refuerza esa sensación de que este status debe acabar. El segundo relato, el más interesante, es más propio de Norman, con una historia de venganza. Finalmente, el pequeño Normie es el centro de atención de una historia que retoma aspectos de la etapa de Slott cuando fue poseído por Matanza (este pobre crio no va poder ser un adulto normal).


En definitiva, unos números muy sosos. A la espera de lo que viene, que es prometedor, Spencer sigue consiguiendo que algunas tramas se nos hagan “bola”.

Edición original:Marvel Comics, Amazing Spider-Man Vol 5 #32-36, Red Goblin: Red Death vol.1 #1. Edición nacional/ España:Panini Comics, Spiderman V2 #163-165. Guion:Nick Spencer, Rob Fee, Patrick Gleason, Sean Ryan. Dibujo:Patrick Gleason, Oscar Bazaldua, Pete Woods, Ray-Anthony Height. Entintado:Patrick Gleason, Oscar Bazaldua, Pete Woods, Marc Deering. Color:Matthew Wilson, Chris O'Halloran, Steve…

Nuevo bajón en la serie

Guión - 6
Dibujo - 7.4
Interés - 5

6.1

Un argumento que parece una cosa y luego es otra, dentro de una confusión de tramas muy aburridas.

Vosotros puntuáis: 3.26 ( 6 votos)
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments