Dossiers de Planeta De Agostini del Salón del manga

Por
3
81

Dossier de Rinne de Rumiko Takahashi

Dossier Rinne

Dossier de Armamento Alquimista de Nobuhiro Watsuki

DOSSIER Armamento

Dossier de Mistress Fortune de Arina Tanemura

DOSSIER Mistress Fortune

Artículo anterior¿El fin de Wildstorm?
Artículo siguienteV de Vigilantes: DC Entertainment dividida
Naci en Sabadell (Barcelona) en 1978 aunque siempre he vivido en Barbera del Vallés. Mi afición por los cómics de superhéroes se comenzó a gestar en el momento en que mi profesor de EGB, Joan, me dejó algunos números de Clásicos Marvel que contenían las historias: La muerte del Capitán Stacy, La muerte de Gwen Stacy y La última cacería de Kraven. Desde ese momento me convertí en fan absoluto de Spiderman y por extensión de Marvel Comics. Con el paso de los años aprendí a paladear el buen cómic sea cual sea la editorial, el personaje o autor. En 1999 fundé Zona Negativa como el rincón donde hablar de aquello que me apasionaba, el resto es historia.
3 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Nachucky
Nachucky
22 septiembre, 2010 9:32

Pensaba que era Glenat la que tenía los derechos para publicar la obra de Rumiko. Después de todo, ha publicado todas sus obras completas, curiosamente después de que Planeta las hubiese cancelado todas a medias… Habrá que echarle un ojo.

Blade Runner
Blade Runner
Lector
22 septiembre, 2010 18:34

Lo que mejor pinta tiene es lo nuevo de Rumiko. Algunos de mis mangas preferidos de todos los tiempos son suyos (Ranma 1/2, Maisson Ikkoku y Lamu, por ejemplo, aunque Inu-Yasha me acabó cansando a los pocos tomos, cosa rara…) 

Nachucky
Nachucky
23 septiembre, 2010 10:01

Es que los primeros tomos de Inu-Yasha son muy repetitivos: llegan a un pueblo, hay un bicho potenciado por un fragmento de la Joya, matan al bicho, gag de última página, y vuelta a empezar. Pero cuando la historia empieza a avanzar engancha bastante más. Y al menos esta es una de sus obras con final. A mi me ha gustado bastante, aunque Maison Ikkoku sigue siendo mi obra favorita.