Marvel Must-Have. Daredevil: Redención

Reseñamos Daredevil Redención, obra capital para el personaje de la primera década de los 2000.

1
2592

Edición original: Daredevil: Redemption 1-6 Marvel Comics USA(Marvel Comics, 2005)
Edición nacional/España: Marvel Must-Have. Daredevil: Redención(Panini Cómics, 2024)
Guion: David Hine
Dibujo: Michael Gaydos
Color: Lee Loughridge
Formato: Tapa dura. 160 páginas. 20,00€

El diablo y el monstruo

«Es Heavy metal»

Reseña de Pablo Jiménez

Revisitamos esta miniserie con motivo de su reedición por parte de Panini bajo la línea Marvel Must-Have. La historia que presenta este cómic está más cerca del true crime que de historias de Daredevil más recientes como la etapa de Mark Waid en el personaje o El Reinado del Diablo de Chip Zdarsky, y es que la base de la trama que aquí se desarrolla se encuentra en un suceso real, una tragedia que sacudió un pueblo de Arkansas a principios de los 90. El cómic arranca a Matt Murdock de la Cocina del Infierno para llevarlo al imaginario pueblo de Redención, en Alabama, donde el abogado tendrá que asumir una inmensa responsabilidad rodeado de unos habitantes locales oculatando secretos.

Esta miniserie de 6 números vio la luz por primera vez en 2005, publicada bajo el difunto sello editorial Marvel Knights, dedicado por aquel entonces a la publicación de material considerado más adulto o maduro que la línea principal, pero teniendo lugar aun así dentro de la continuidad. Daredevil fue uno de los personajes con más apariciones en los cómics de este sello, lo cual no es sorprendente teniendo en cuenta que, históricamente, es más habitual que el personaje se encuentre en historias de esta índole comparado con otros iconos de La Casa de las Ideas. David Hine se encargó del guion, el co-creador de Spider-Man Noir y autor de Civil War: X-Men entrega una obra de particular seriedad. El respeto infundido por la tragedia real está presente, pero no limita al escritor inglés a la hora de construir una historia propia, que una vez despega, evoluciona de manera similar a un drama judicial. Cada número está marcado por la aparición de nuevas pruebas y la revelación de nuevos secretos y está poblado en su mayoría por personajes creados específicamente para la historia, todos humanos y complejos.

La historia de Hine comienza en Redención, cuando un agente de policía encuentra el cadáver mutilado de un niño, hasta entonces desaparecido. El sheriff local pasa a la acción de forma inmediata, arrestando a tres jóvenes de la comunidad, marginados y en apariencia, satánicos. Por su parte, Matt Murdock se encuentra en Nueva York, cuando la madre de uno de los acusados acude en busca de su ayuda. La convicción de la inocencia de su hijo por parte de la madre acaba por convencer a los sentidos mejorados de Daredevil, y Matt Murdock se dirige a Alabama para asumir el rol del abogado defensor en el juicio inminente.

La lucha legal por la justicia ha formado parte del personaje desde su concepción, pero rara vez toma un papel tan protagonista como en esta miniserie. Aquí es a Matt Murdock, el abogado de las causas perdidas, al que piden ayuda, y es él quien tendrá que viajar a Alabama y el que tendrá hacer de héroe y hacer frente a los obstáculos que se presenten. Daredevil le sigue en su viaje por supuesto, pero sus apariciones serán contadas y en ocasiones, Matt tendrá que cuestionarse si beneficiosas o necesarias, como ya presagia su primera y poderosa escena. No hay nadie con quien Daredevil pueda pelear para solucionar el conflicto, no hay matones de Kingpin o ninjas de la mano, estos son sustituidos por testigos que no colaboran y abogados ineptos. El papel relegado del alter ego superheroico puede echar para atrás a algunos lectores, pero lo que el cómic propone es una historia única en el género.

La (casi) ausencia de acción no evita que el dibujante Michael Gaydos se luzca en su tarea. El ilustrador de Alias incorpora su estilo propio a la obra, que contribuye al ambiente tétrico y sombrío que lleva consigo. Se trata de un dibujo de línea gruesa y en ocasiones irregular con un intenso trabajo de entintado, que elimina la posibilidad de discernir los detalles más finos, pero que muestra con claridad aquellos que son más importantes. De esta forma es posible notar a la perfección lo que está sintiendo un personaje, aunque se halle rodeado de sombras.

El uso del color sigue la misma norma de eficiencia, muchas de las viñetas presentan muy poca variedad de colores, pero eso hace que los contrastes en y entre ellas sean más notables. Los contrastes se usan para enfatizar un objeto dentro de alguna viñeta o para señalizar un cambio espacial o temporal de una a otra. Los geniales diálogos de Hine están presentados de forma exquisita por Gaydos, destaca el uso de viñetas de aspecto rectangular, que utilizan todo el ancho de la página y dejan apreciar un muy buen trabajode composición. El dibujante norteamericano controla el ritmo de la acción y de la lectura con maestría, con sus disposiciones de página y técnicas archiconocidas, y “archiefectivas”, de narrativa secuencial, como la repetición de un mismo plano en viñetas sucesivas, con pocas variaciones y distancia temporal entre ellas, para enfatizar una acción concreta mostrando todo su proceso.

Las portadas del legendario Bill Sienkiewicz son la guinda de una obra diferente a la inmensa mayoría que cada mes nos llegan del cómic superheroico. La enésima prueba del inmenso valor de sellos como el mencionado Marvel Knights o el popularísimo Vértigo. Una historia a la altura del Must-Have que luce en su portada, y que llegará a librerías especializadas el próximo 20 de junio.

La obra fue reseñada anteriormente en la web por Juanjo Palacios.

Reseña de Angel García-Tetuá

El 5 de mayo de 1993, en West Memphis, Arkansas, localidad conocida como Robin Hood Hills, tres niños de ocho años aparecieron muertos. De inmediato, la policía arrestó a tres jóvenes vinculados a la escena local de heavy metal como responsables de asesinato. Durante el juicio, la fiscalía manifestó airadamente que el horrible suceso se debía a un rito satánico, insistiendo en los hábitos, gustos musicales y estética de los jóvenes. La prensa no tardó en alimentar esta idea.

Los tres de West Memphis serían condenados a cadena perpetua, pena de muerte y cadena perpetua con otras dos sentencias de veinte años cada una, respectivamente.

Todo fue retratado en Paradise Lost: The Child Murders at Robin Hood Hills, un documental de 1996.

Con el paso de los años, a partir de la militancia política de grupos de apoyo y defensa, iría calando la idea de la inocencia de los muchachos, incluso en el mainstream puro norteamericano. El año era 2005, trece años después de la masacre, y David Hine y Michael Gaydos iban a recoger el caso para entregárselo al abogado más famoso de la Cocina del Infierno, Daredevil.

A partir de un suceso real, arrancan a Matt Murdock de la comodidad controlada de su purgatorio particular en Nueva York, para acudir en defensa de los presuntos asesinos, en el llamado Valle de la Redención, Alabama. Mismo suceso, mismos prejuicios, distinto escenario.

Resulta un acierto fundamental, en primer lugar, el modo de presentar la historia, bajo el pestilente y gris color de Lee Loughridge.

La primera escena con Daredevil demuestra su punto débil, íntimamente relacionada con lo que está por suceder y con lo que ya ha sucedido en Alabama. Esa debilidad de espíritu cuando defiende a un hijo de su padre solo para ser amenazado por el primero. Su tendencia a que no haya claroscuros en un contexto dado a que sean estos los que gobiernen la vida. También ayuda el retrato del ambiente, desde la lluvia y colores más delicados en Alabama, a la estufa de butano oscura que parece ser siempre Nueva York en los lápices de Gaydos.

El tema de los prejuicios se revela, sin mucha contención por parte de los autores, en una escena evidente pero necesaria con el taxista del comienzo. De esta manera, sabemos de primera mano que antes de que exista el juicio real, ya hay una condena social que no se puede combatir. Es muy interesante la caracterización de Matt en los siguientes números, por parte de Hine. Llevándolo a una comparación, su protagonista, su Matt, es un trasunto de Henry Fonda en 12 Hombres sin piedad, sin la calma, tiempo y herramientas para convencer a nadie. En una historia alimentada por la violencia. En la que todo esta dirigido para que no haya salida o redención posible.

El arte de Gaydos, con el destacado color de Loghridge, es sobresaliente. Pocos artistas han significado para un personaje Marvel en la primera década de los 2000 lo que Gaydos significa para Daredevil. Matt, que cuando ejerce de abogado, es mitad sombra y oscuridad, mitad luz. Nadie consigue captar la vulnerabilidad del Diablo como Gaydos, que también convence en su propuesta para las escenas más físicas, dejando un trabajo memorable.

En cuanto a la historia, una vez se abandona la senda de la confusión buscada entre verdad y ficción, el relato se resiente, quizás demasiado afectado por la estructura de seis números. Cada pieza que va adhiriéndose a la aventura no da mayor matiz al concepto inicial, hasta el final, con el veredicto.

Es entonces cuando vuelve la fuerza, en una combinación adictiva de silencios y conversaciones entre los distintos personajes. Con un estudio pormenorizado de los límites de la justicia popular, la culpa y los monstruos que creamos en nuestras cabezas a partir de lo que conocemos y creemos conocer.

Las últimas páginas de Gaydos son un testamento perfecto de un viaje cruel e inolvidable.

En la vida real, los tres de West Memphis vivirían una renovada atención en 2007, con nueva prueba forense, que evidenciaba contradicción en lo presentado en el juicio. De inmediato, se presentó habeas corpus, buscando estimación de recurso.

Finalmente, después de un acuerdo con fiscalía, saldrían de la cárcel en 2011, a partir de la doctrina Alford. Esto es, acogerse a la inocencia aceptando que los acusadores tenían suficiente evidencia para condenarlos. De esta manera se les condenó por el tiempo que ya habían servido en prisión. Vieron sus sentencias suspendidas y salieron en libertad. En 2024, la opinión pública y las familias de las víctimas todavía se dividen a la hora de manifestar la culpabilidad o inocencia de los tres hombres.

Panini parece haber asentado plenamente el concepto Marvel Must-Have para la publicación puntual de las joyas escondidas de Marvel Knights. En esta ocasión, nos encontramos ante una obra notable que sin ser del todo imprescindible si sabe capturar el ambiente, época y personaje, con un estilo particular en el dibujo, por parte de Michael Gaydos, uno de los principales arquitectos de la iconografía de Daredevil en el Siglo XXI.

Edición original: Daredevil: Redemption 1-6 Marvel Comics USA(Marvel Comics, 2005)Edición nacional/España: Marvel Must-Have. Daredevil: Redención(Panini Cómics, 2024)Guion: David HineDibujo: Michael GaydosColor: Lee LoughridgeFormato: Tapa dura. 160 páginas. 20,00€El diablo y el monstruo"Es Heavy metal" Reseña de Pablo Jiménez Revisitamos esta miniserie con motivo de su reedición por parte de Panini…

NOTABLE

Guión Pablo Jiménez - 9
Guion Ángel García-Tetuá - 8
Dibujo Pablo Jiménez - 8.5
Dibujo Ángel García-Tetuá - 8.5
Interés Pablo Jiménez - 8
Interés Ángel García-Tetuá - 8

8.3

Una obra perfecta para conocer o redescubrir al personaje de Daredevil

Vosotros puntuáis: 5.22 ( 7 votos)
Subscribe
Notifícame
1 Comment
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Vanguard
Vanguard
Lector
2 julio, 2024 11:14

Yo recomiendo la compra de este cómic en el formato 100%, que te ahorras diez euros o ir a Carrefour, compras el aceite más barato del mercado, y de paso un tomo que contiene esta historia y la miniserie de Spiderman y DD por tres euros.

https://www.panini.es/shp_esp_es/100-marvel-daredevil-redenci-n-slmnk004-es01.html

De nada.