Dampyr

Por
0
897

Aleta/RiboldiDAMPYR
nº 1: El hijo del diablo
Argumento y guión: Mauro Boselli y Maurizio Colombo
Dibujo: Mario Rossi (Majo)
Portada: Enea Riboldi

100 páginas a 5,00 euros

La nueva colección de Bonelli publicada ahora por Aleta, Dampyr, sirve como muestra de lo que esta editorial italiana suele ofrecer.

Dampyr, en su número uno, contiene algunas muy buenas ideas resueltas con cierta dignidad. Es éste un producto de entretenimiento en el que percibimos el decalaje que se da entre una idea original y su resolución posterior. Una constante en la mayoría de productos Bonelli donde algunos autores destacados trazan líneas argumentales amplias, supervisan teóricamente guiones o ejercen de portadistas, mientras que otros creadores de menor nivel concretan algo de todo eso en el interior del tebeo. No siempre es así y muchas veces los autores de primera fila se arremangan para regalarnos alguna que otra perla, como ya reseñamos con respecto a uno de los números del décimo aniversario de Nathan Never. Pero sí que es esta sensación de decalaje la que desprende la lectura de este primer Dampyr.

En el terreno de las buenas ideas, destacaremos dos:

Una, la ambientación de la serie en el mundo real. Pero no se trata aquí de Nueva York frente a Metropolis. No hablamos de decorados, de escenarios. Esa ambientación real de Dampyr no se busca a través del manido recurso de ubicar la acción en un entorno que nos sea familiar. Se consigue situándola en un momento histórico reciente y fácilmente reconocible. Ésta no es una tierra alternativa cualquiera en la que también existe Barbastro. No, ésta es como la Tierra Prime de DC o el Nuevo Universo de Marvel, nuestra Tierra. Donde durante varios de los pasados años ha habido guerra en los Balcanes. Dampyr suma, a la verosimilitud geográfica, la verosimilitud histórica.

Dos, el juego de equívocos que se produce respecto a la verdadera naturaleza del protagonista, alternándose en su presentación la leyenda, el oráculo y la estafa en un toma y daca que, la mezclar diferentes tópicos, se aleja de ellos.

Aunque no sé si novedosas al no ser yo experto en literatura vampírica, me resultan interesantes también las nociones y distinciones entre Señores de las Tinieblas, No-Muertos y el mismo Dampyr.

El dibujo de Majo está por encima de la “media Bonelli”. Es personal, narrativamente efectivo, con acierto a la hora de retratar reconociblemente a diferentes personajes e incluso arriesgado en determinados momentos a la hora de experimentar con acabados diversos.

Pero donde la cosa baja más enteros es en el apartado del guión. Éste, sin anular las buenas ideas que antes nombrábamos, se muestra algo tosco en según que ocasiones, dejando un cierto regusto general a historia tópica en su resolución. Quiero dejar claro que, aunque hablo desde el primer número cuando la narración se completa en el segundo, no me refiero tanto al argumento como a la manera de actuar de los personajes.

De todas maneras Dampyr no deja de ser una historia entretenida realizada con cierta dignidad, como producto Bonelli que es. Y quien busque esto en género vampírico quedará satisfecho.

Bonelli

Atentos porque en la edición de Aleta ha habido algún desliz con los títulos de crédito y se les han colado los de algún Dylan Dog en lugar de los correspondientes a esta serie que son los que mencionamos arriba.

Artículo anteriorLa web de Ultimate Avengers
Artículo siguienteQueridos Reyes Magos
“Me llamo Toni Boix y soy un DC-Adicto”. A pesar de que mi niñez esté inundada de Sal Buscema y mi adolescencia de Spirit, Metropol, Cimoc y Zona 84. Porque Zinco me devuelve al redil. Zinco y Wolfman y Perez y Moore y Totleben y Gibbons y Miller y Bolland y García López. Después, el ansía. La escasez. La falta absoluta de alegrías. Mueren las revistas de cómics y Zinco vegeta. Mi ilusión se marcha a hacer las Américas. Suerte del Previews… y de los cómics que se malvenden. Le pido a Raúl López que me deje escribir una reseña en Zona Negativa promocionando Fallen Angel… y el resto es esta historia.
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments