Conan, Año Uno

Por
56
1439

Las tres incursiones del bárbaro en el cine se han tomado sus licencias sobre la obra original y su posterior traslado al cómic. De entre la veintena de relatos escritos por Robert E. Howard, y los miles de páginas dibujadas posteriormente, es posible extraer fabulosas historias. Algo que las películas han obviado en su mayoría, tomando retazos de aquí y allá para crear híbridos que no acaban de dar a luz una Hyboria y un Conan alineados con su esencia. Esta semana hemos conocido la noticia de que Arnold Scharzenegger, instalado en el imaginario popular como el bárbaro definitivo, retomará el papel del cimmerio en The Legend of Conan, un film que Universal pretende estrenar en el verano de 2014.

La popularidad de Arnold Schwarzenegger como rey de la acción en el Hollywood en los 80 y parte de los 90 ha mitificado su papel como bárbaro. Eso ha permitido extender su fama y mantenerlo vivo en el imaginario colectivo, pero… Unido a los convencionalismos sobre el género de espada y brujería, Conan es para el gran público poco más que una masa de músculos unida a un arma gigantesca, que anda permanentemente en busca de bronca. Nada más lejos de su astucia de estratega y su sentido común, de la riqueza de sus aventuras, a menudo con un rico trasfondo y una trabajada trama donde Conan se inserta para desviar el peso de la balanza hacia uno u otro lado. En realidad, el camino del cimmerio es una excusa para recorrer los fascinantes parajes hyborios, desde el gélido norte donde vanires y aesires tiñen de rojo la nieve con la canción de sus espadas hasta el rumor siniestro de los secretos que duermen bajo las arenas de Estigia. Antes de fabular ese mundo, Howard publicó varios relatos de corte histórico, cuyos detalles comprobaba minuciosamente y por lo tanto ralentizaba su ritmo de trabajo (y cobro); el salto a la fantasía le permitió seguir trabajando la geopolítica y la lucha de imperios, pero con mayores libertades.


La vida de Conan que escribió el autor texano -y sus continuadores Lin Carter y L. Sprague de Camp, entre otros- es un laberinto en desorden, cuyos fragmentos tomamos del suelo como los de un espejo roto y, descifrando su interior, logramos articular un reflejo de lo que pudo haber sido. El bárbaro salta de los oscuros callejones a las junglas primigenias, de las hostiles llanuras blancas al salón del trono, dejando en el camino príncipes, esclavas, mercaderes, salvajes, saqueadores y horrores extraídos de las sombras del tiempo. Probablemente haya tantas visiones de cómo debe ser una adaptación a la pantalla de cine como fans del personaje. Bien, ¿por qué no hacer un ejercicio de esta clase? Ahí va el mío. Creo que un formato más apropiado, especialmente con los tiempos que corren, sería el de serie de televisión; olvidémonos de presupuestos y veamos como podría ser una hipotética primera temporada. La línea temporal es la sugerida por los relatos de Howard; la presento dividida en tres partes separadas temáticamente. Cada historia podría ocupar uno o más episodios, para tener una temporada de entre cinco y diez capítulos.

Sabe, oh, príncipe…

1. La llegada de Conan

Criado en la fría y hostil Cimmeria, el joven Conan prueba por primera vez el sabor de la batalla en el fuerte de Venarium. Los clanes bárbaros se han unido para saquear el puesto civilizado más al noreste, una fortaleza aquilonia de la que esperan sacar buen botín. El saqueo es un bautismo de fuego para el cimmerio, inmerso en la marea de acero y sangre.

Además de las burlescas referencias que Conan suele hacer sobre su tierra para poner de relieve la debilidad del hombre civilizado, en éste y aquel relato, la mejor descripción puede hallarse en el poema Cimmeria. Una tierra de lóbregas colinas y sombríos picachos donde el hombre no lo tiene fácil para sobrevivir. Es así, en las agrias imprecaciones del cimmerio que vive en los reinos hyborios, como conocemos la existencia de Crom, el dios implacable que vive en la montaña, exento de piedad y compasión. Pero poco más conocemos acerca de la infancia de Conan; en ningún momento se hace referencia –como se muestra en las películas de John Milius (1982) y Marcus Nispel (2011)- a que su aldea fuera masacrada por invasores, y mucho menos a la muerte de sus padres, que nunca se mentan. Sí tenemos una escueta referencia en Howard a que se trata quizás de la primera “aventura” de Conan, una incursión bárbara contra el puesto amurallado de Venarium, símbolo de los límites de los pueblos hyborios (que suponen entonces el pináculo de la humanidad), una imagen que describe de manera demasiado explícita el choque entre el estado natural del hombre -la barbarie, entendida como libertad e instinto- frente a la civilización.

El saqueo del fuerte aquilonio es un excelente punto de partida para el Conan fílmico. Un inicio contundente que muestra a un tiempo los límites entre la barbarie y la civilización hibórea, sitúa la acción en las tierras norteñas y funciona como “rito de paso” del joven para convertirse en guerrero, al tiempo que llena su mente de curiosidad sobre la fortuna que le está esperando para que la reclame, en los reinos más al sur.

2. Conan, el Ladrón

 La torre del elefante
“Conan llega finalmente a Arenjun, la conocida ‘Ciudad de los Ladrones’ de Zamora. Ajeno a la civilización y profundamente anárquico por naturaleza, no tarda en encontrar –o mejor dicho, en ganarse- un lugar como ladrón profesional entre gentes que consideran el robo como un arte y una ocupación respetable. Por ser muy joven aún, y más osado que hábil, sus progresos en la nueva profesión son bastante lentos al comienzo”

Así da inicio uno de los relatos más celebres de R.E. Howard, que presenta a un Conan todavía inexperto, lejos de esa seguridad en sí mismo colindante con la bravuconería que desplegará después. El bárbaro se enfrenta a una tarea tachada de imposible por los ladrones de la ciudad: escalar la inexpugnable Torre del Elefante, atravesar sus mortíferos jardines y hacerse con los tesoros del interior, sin ser detectado por el poderoso brujo Yara. Ayudado por Taurus, el ladrón con más fama de Zamora, Conan logrará penetrar en la torre y encontrará la sorprendente fuente de poder del hechicero.

 El Dios del cuenco
“Las siniestras aventuras de Conan en la Torre del Elefante y en las ruinas de Larsha le dejan un sabor amargo y una profunda aversión hacia las prácticas de brujería orientales. Por ello, se dirige hacia el noroeste y atraviesa Corinthia hasta llegar a Nemedia, el reino hibóreo más poderoso después de Aquilonia. En la ciudad de Numalia reanuda sus actividades profesionales como ladrón”

A primera vista este relato no encajará en la visión popular que existe sobre Conan, ya que se trata de un misterioso asesinato que ha de resolverse. Un extraño envío desde la nigromántica Estigia a un rico mercader parece esconder la clave que habrá de resolver a medianoche el capitán de la guardia. El cimmerio pasaba por allí a llenarse los bolsillos, pero será el primer interesado en que se conozca la verdad para evitar las acusaciones contra él.

 Villanos en la casa
“Un tanto desilusionado acerca de la posibilidad de evitar los obstáculos sobrenaturales que le impiden ejercer tranquilamente su profesión y comprendiendo que Nemedia no es un lugar adecuado para él, Conan encamina nuevamente sus paso hacia el sur, en dirección a Corinthia, donde sigue dedicándose a la apropiación ilegal de bienes ajenos en una de las pequeñas ciudades-estado que forman parte de ese reino. Cuenta ahora con diecinueve años, se ha vuelto más duro, tiene más experiencia y es más cauteloso que cuando apareció por primera vez en los reinos del sur”

Liberado de la cárcel por un joven aristócrata en problemas, todo lo que tiene que hacer Conan es acabar con la vida de un influyente sacerdote. Sin embargo, las cosas se complicarán un poco cuando el cimmerio y su patrón se vean encerrados en la trampa mortal que es la mansión de su objetivo. A merced de un corpulento encapuchado que maneja los mortíferos mecanismos, ambos deberán aguzar el ingenio para salir con vida.

3. Conan vuelve a Cimmeria

“Hastiado ya de la civilización y su magia, Conan vuelve a su Cimmeria natal. Después de uno o dos meses de juerga, entre mozas y bebidas, se siente impaciente por reunirse con sus antiguos amigos –los aesires- en una incursión contra Vanaheim”

En el que es sin duda el relato más poético de Howard, La hija del gigante helado, Conan tiene un extraño encuentro en la nieve. Herido y exhausto tras una escaramuza, el bárbaro vaga en busca de su grupo, pero en su lugar encuentra a una bella muchacha semidesnuda, provocadora y lasciva, que le conducirá a un peligro como jamás ha enfrentado.
“-¿No soy hermosa, oh, extranjero?”
“-Como el alba que juega desnuda sobre la nieve- murmuró Conan con los ojos ardientes como los de un lobo.
-Entonces, ¿por qué no te levantas y me sigues? ¿Quién es el valiente guerrero que se queda postrado delante de mí?- dijo ella con voz cantarina y con un sarcasmo enloquecedor.- Quédate acostado sobre la nieve y muere como los demás necios, Conan el de la negra cabellera. Tu no puedes seguirme a donde yo te llevaría”.

¿Dónde encontrar estos materiales?

Si os ha entrado la curiosidad por haceros con alguno de los relatos aquí mencionados, os recomiendo la edición que sacó hace unos años Timun Mas de todo el Conan de Robert E.Howard. Salvo el inicio en el fuerte de Venarium -que ni Howard ni sus sucesores clásicos acometieron, más allá de mencionarlo- podéis encontrarlos en los volúmenes 1 y 2 (son seis). En vaso de que optéis por una edición en comic, Planeta los ha publicado en tomos con guión del genial Roy Thomas y dibujo del mítico Barry W. Smith, para Marvel, publicada originalmente en los años 70.

Hay una edición posterior de Conan a cargo de la editorial Dark Horse,que inició a principios de este siglo y que también ha sido, al menos parcialmente, publicada en tomos en España, con guión de Kurt Busiek y dibujo de Cary Nord (al respecto de lo que cubro arriba, posteriormente el equipo creativo cambia).

El episodio de Venarium ha sido recogido en cómic un par de veces por Marvel: en el #235 de Conan the Barbarian, The raid at Venarium!, correspondiente al 173 de Conan el Bárbaro de Ediciones Forum en España, en el #1 de Conan The Adventurer, guión de Roy Thomas, correspondiente al #1 de Conan el Aventurero en España; y otra en el #45 del Conan de Dark Horse, con guión de Kurt Busiek, y que creo que en España se publicó en el #39 de Conan: la Leyenda, de Planeta. En 2003 se editó una novela, Conan of Venarium.

56 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Reverend Dust
Lector
29 octubre, 2012 11:20

Qué recuerdos. Comprando los tomos de “La Saga de Conan” de Planeta fue cuando me acerqué a la tienda de cómics “que me vio nacer”. Allí compré mi primer Masacre, mis tomos de Civil War y Dinastía de M y donde empezó toda esta mierda…

…¡devolvedme el dinero que me he gastado en superhéroes desde entonces! xD

Anyway, grandioso resumen Juan, que me ha devuelto la nostalgia y las ganas de releer tantos los relatos como los cómics.

Gracias por este artículo. Y que vengan más, por favor. ¡Conan, Año Dos, Tres o Cinco ya!

Lemmytico
Lemmytico
Lector
29 octubre, 2012 11:41

 No está mal, pero “La Hija del Gigante de Hielo” la has metido muy pronto. Conan no vuelve a Cimmeria hasta después de su paso por el ejército de Turan, el imperio más poderoso de la Era Hyborea, donde aprenderá el arte de la guerra civilizada. Allí pasa dos años, si no recuerdo mal, entre los 19 y los 21 años, o entre los 20 y los 22 según el cronista, después de dejar su profesión de ladrón. 

Yo hubiera metido “El aposento de los muertos” (aunque es quizá el peor relato de Howard -ya sé que él sólo dejó un esbozo, pero aún el esbozo es regulero- junto a “El estanque del negro”) que es de la misma época de ladrón (de hecho, la citas indirectamente) y acabaría la primera temporada ahí. La segunda temporada la dedicaría entera a su paso por Turan (aunque no hay relatos de Howard en esa época salvo “La mano de Nergal” que la dejó inconclusa, sí varios de De Camp-Carter). Y ya la tercera la empezaría con el regreso a Cimmeria y de ahí directos a la Costa Negra…

Dios, cómo me gusta hablar de Conan… Es algo que echaba de menos en ZN 😀

Reverend Dust
Lector
29 octubre, 2012 11:49

Ya me he leído dos veces el post para seguir rememorando e imaginando esa serie de televisión (me gusta el planteamiento de Lemmytico también), y cada vez tengo más ganas de que el regreso de Chuache lo pete hasta el punto de que algún canal, preferentemente (aunque en mi mente suene “obligadamente”) de cable, se anime a convertirla en serie.

No creo que para la HBO supusiera mayor problema y le presupongo fidelidad a la obra original. Si Howard hubiera sido inglés, yo habría tragado hasta con un remedo contemporáneo de la mano de la BBC a la Sherlock. Lo que sea por ver la prosa de Howard respetuosamente retratada en una obra audiovisual (que aún no lo he visto más que en las puestas en escena).

Juanete Chupete
Juanete Chupete
Lector
29 octubre, 2012 12:03

La verdad es que, como ya dije, si una cadena de televisión puede tener recursos para algo como Juego de Tronos, también podría hacer una serie así de Conan. Además, relatos como Clavos Rojos, la Torre del Elefante, ladrones en la casa…no me parece que su desarrollo fuera muy caro. Quizá más los de Conan rey o la Reina de la Costa Negra, pero aún así no será un presupuesto mayor que el de Juego de Tronos. Pero me parece que, hoy por hoy, oportunidades para eso pocas.

Titan
Titan
Lector
29 octubre, 2012 12:10

En teoría, las historias de Conan publicadas por Dark Horse están ordenadas cronológicamente.

Juanete Chupete
Juanete Chupete
Lector
29 octubre, 2012 12:13

Por cierto, si alguien quiere los relatos originales de Howard en inglés, yo me pillé en Amazon por 12€ un estupendo y hermosote tomo con todas sus historias originales de Conan y el ensayo de la edad Hyborea. Me lo compré en Amazon.fr, porque entonces no había aún Amazon.es, pero es posible que se pueda conseguir también a través de Amazon.es con lo que, con gastos de envío y todo no llegaría a 18€.

Tambien recomendar algunas novelas apocrifas de Conan, exactamente las escritas por Poul Anderson, uno de los maestros de ciencia ficción-cuya parte más importante de su obra no está traducida, por cierto, aunque su novela de Conan, sí, y también, y también las bastante buenas novelas de Robert Jordan y Karl Wagner, ambas publicadas en España, y también Loren Coleman que tiene novelas que suceden en la edad hyborea, pero en las que no aparece Conan, bajo el titulo de Age of Conan.

Lemmytico
Lemmytico
Lector
29 octubre, 2012 12:16

 Ostras, no conocía esas novelas apócrifas. Habrá que hincarles el diente.

Juanete Chupete
Juanete Chupete
Lector
29 octubre, 2012 12:28

Pues lo más a tener dificil, Lemmitico, porque están publicadas por Martinéz Roca o la Factoria de las Ideas, o sea descatalogadas del todo. Pero si las encuentras, yo te recomendaría Conan y el camino de los reyes de Wagner, de Jordan está bastante bien Conan el invicto, y de las narraciones hyboreas de Coleman, hay un tomazo publicado llamado Sangre de Lobos, leyendas de Kern.

Sputnik
Sputnik
Lector
29 octubre, 2012 12:31

 Algo decente con Conan solo saldrá si un friki muy friki con pasta+talento a su disposición se pone las pilas, a lo Guillermo del Toro con su “por mis cojones que hago Las Montañas de la Locura” o Peter Jackson y su “pienso rodar las tres del Señor de los Anillos del tirón”.

Con el Conan de los cómics* me pasa una cosa. Para mí está muy presente la sensación de cuando el Conan de Buscema estaba entre los primeros cómics no-humorísticos y no-infantiles que leí. Asocio el placer de leer Conan el Barbaro a los colores cutres con puntitos y el papel de váter y las grapas medio sueltas. Por causa de eso, mirar ahora los recopilatorios y encontrar papel satinado y unos colores por ordenata vagamente tridimensionales y poco atinados me tira patrás, porque sé que la sensación primigenia no va a volver.

¿Y esto a cuento de qué viene? Pues a nada. Hablar por hablar. Como si digo, sin venir a cuento, que mi Conan es el de Barry Smith.

*Al literario lo he catado bastante y nada, que no me convence. El trasfondo “histórico” y estético es interesante por lo trabajado que está y las historias cortas son dinámicas y entretenidas, pero es que… Howard escribe mal, coñe. Escribe peor que Lovecraft, que ya es decir. Apedreadme, malas bitches… aunque eso no quite lo mal que escribe Howard xD

Hombre de Trapo
Lector
29 octubre, 2012 12:36

 El primer número de la serie ‘Conan el Aventurero’ de Roy Thomas y Rafael Kayanan es una pequeña obra maestra. Todavía tengo la edición original de Planeta, con la portada en relieve y el fondo de color reflectante. Además, fue la primera vez en los cómics en los que se narraba la mítica batalla de Venarium (a la que Conan había hecho referencia en infinidad de veces anteriormente, pero nunca se había mostrado). Kayanan dibujó algunas páginas que quitaban el hipo, como la doble splash page del principio, en la que muestra la batalla en toda su crudeza y con todo detalle, o la viñeta en que un joven Conan arroja un enorme ídolo sobre los soldados aquilonios, o la página final, en la que tras derrotar al ejército invasor las tribus cimmerias, que hasta entonces habían luchado unidas, comienzan a desbandarse y a luchar entre ellas.

La verdad es que la serie de Conan el Aventurero (que recordemos que tenía la intención de rellenar los huecos de los años jóvenes de Conan respetando la continuidad Marvel establecida por Thomas) comenzó con mucha fuerza, y los 5 primeros números están entre lo mejor del cimmerio, como el nº 2, en el que asistimos al momento en el que Conan toma la decisión de abandonar su propio poblado y visitar los reinos hiborios (y en el que aparece su primer amor, Mara, que en 1982 había protagonizado la maravillosa ‘La Noche del Dios Negro’, dibujada por Gil Kane y Neal Adams, sin duda un clásico de los cómics del bárbaro). O el nº 3 ‘Días Sangrientos en Brythunia’, en el que Conan visita por primera vez una ciudad (y desde luego en el futuro no guardará buen recuerdo del concepto de ‘civilización’, tan extraño para él) y en el que conocerá a Andamo, el espadachín zíngaro (que parecía recién sacado del Siglo de Oro español). O el propio nº 5, ‘La Mujer que Camina Sola’, con una de las mejores páginas que yo recuerdo de Conan, aquella en la que el bárbaro, al tirar de los ropajes de Welyn, descubre que debajo de ellos la mujer estaba siendo torturada por demonios que le tatúan el cuerpo.

Pero a partir del nº 5 la serie decayó, motivada por el baile de dibujantes y porque Kayanan, un artista tremendamente minucioso y detallista (y muy influenciado por Barry Windsor-Smith) ya no tenía tanto tiempo que dedicarle al dibujo como en los primeros números. Las malditas fechas de entrega. Todo lo cual, unido a unas pobres ventas (Marvel no se molestó prácticamente en promocionar la serie) acabó con la rápida cancelación del título que había tomado el relevo de la anterior Conan el Bárbaro. Pocos años después la editorial acabaría perdiendo los derechos en favor de Dark Horse, lo cual supuso un beneficioso cambio de aires para el personaje de Howard, y un retorno a la grandeza de la mano de Busiek y Nord.

Todo lo cual no quita que yo siga acordándome de aquellos primeros 5 magníficos números.

Hombre de Trapo
Lector
29 octubre, 2012 12:56

 En cuanto a lo de una hipotética serie de televisión, estoy totalmente convencido de que éste sería el formato ideal para llevar a la pantalla los relatos originales de Robert E. Howard, mucho más que el cine. Yo llevo años soñando con la posibilidad de que algo así se llevase a cabo, una serie que adaptase fielmente las historias de Howard.

Y sería el mejor formato porque muchos de los relatos cortos como ‘La Hija del Gigante de Hielo’, ‘La Torre del Elefante’ o mi favorito de entre todos los que escribió, ‘El Dios del Cuenco’, tendrían casi casi la duración de un episodio standard de televisión, mientras que otros más largos (como las novelas cortas ‘Clavos Rojos’, ‘El Pueblo del Círculo Negro’ o ‘La Hora del Dragón’, el relato más extenso de Conan) podrían adaptarse en varios episodios, hasta conformar un par de temporadas televisivas.

Eso sí, el modelo a seguir sería, en mi opinión, el establecido por series como Spartacus (serie de espíritu tan howardiano como el propio Conan), sin censuras pacatas que diluyan el espíritu de los cuentos originales para acercarlo a un producto ‘familiar’ apto para todos los públicos.

Y sobre todo, debería estar implicado algún director de reconocido prestigio. Coincido plenamente con una de las opiniones de más arriba en que Guillermo del Toro sería una opción excelente, el hombre ideal para filmar una serie de estas características.

NobTetsujin
NobTetsujin
Lector
29 octubre, 2012 13:04

¿Una serie de televisión? Será otra, ¿no?  http://www.youtube.com/watch?v=6SsHfWBLVr0

😀

Mr. X
Mr. X
Lector
29 octubre, 2012 13:09

 A mí tanto entusiasmo por bárbaros con los torsos desnudos me recuerda inevitablemente a http://www.youtube.com/watch?v=MVY9SDr90_k

Lemmytico
Lemmytico
Lector
29 octubre, 2012 13:36

 ¡Cuántas cosas! 😀

Por partes, Juanete, las novelas de Wagner y Jordan sí las conocía. Las tengo en formato, ejem, ejem, digital. Me parece que son como todas las de continuadores de Howard: irregulares, unas mejores, otras peores, algunas más respetuosas con Howard, otras menos, ninguna llega a la calidad del original. Dentro de esas yo creo que las mejores son las de Andrew Offutt, fíjate. Al menos no se meten en camisas de once varas y encajan bien con la cronología. 

A lo mejor tienes razón con lo de “La Hija…” Juan Peña, yo es que me he criado con el “canon de las 12 novelas” y me cuesta pensar sólo en Howard. Y como en el canon siempre se ha colocado “La Hija…” al regreso de Turán… De hecho, Thomas la puso ahí también. Y la verdad es que a mí me gusta más ahí. Veo más sentido que se asquease de Oriente tras pasar por Turán y Zamora y que después de volver a Cimmeria bajase hacia Argos que no volver de nuevo a Oriente (tan asqueado no estaría si no…). Por cierto, al hablar de “El Estanque del Negro” me refería a su calidad, que me parece de lo menos bueno que escribió R.E.H. para Conan, ya sé que no va cronológicamente ahí, es cuando Conan huye de Las Baracha y se enrola como bucanero zingario, con por lo menos treinta y seis años 😉

Sputnik es innegable que R.E.H. no era precisamente Cervantes, pero es de esos autores que tienen un estilo propio con mucha fuerza. De hecho, yo creo que hay comics de Thomas/Smith/Buscema que son mejores que los relatos (siempre se decía eso respecto a los libros de Carter y De Camp, pero sinceramente también lo pienso respecto a algunos relatos del propio Howard). Bien, bien, no escribía, pero vamos, que Hemingway tampoco. Lo que pasa es que son tipos que tienen tal pasión que te atrapan aunque escriban “alejados de los canones” (toma eufemismo). Claro, entiendo que no a todo el mundo le puedan gustar. Góngora, Capote o Becquer escribían del carajo y a mí me aburren soberanamente. Cuestión de gustos supongo.

Yo hace mucho que no leo a Lovercraft, pero desde luego que recuerdo muchos relatos suyos como bastante plomos, aunque me ha pasado a veces que me han gustado mucho más en segundas lecturas.

Hombre de trapo coincido contigo en reivindicar “Conan el Aventurero”, al menos en sus primeros números. Fue un intento de recuperar el sabor clásico de la franquicia, que ni el propio Thomas había logrado recobrar en sus últimas etapas al frente de “Conan el Bárbaro” y “La Espada Salvaje”. Creo que al final no sólo le perdió que Kayanan no pudiese entregar siempre, sino que el propio Thomas se le fue de las manos la saga aquella de Tolomeh y que además se nota tuvo que cerrar precipitadamente por el cierre de la colección. Es una pena las facultades que perdió Thomas como narrador desde mediados de los 80 en adelante, con lo bueno que era… Pero vamos, que los primeros números y sobre todo el nº1 está entre lo mejor que se haya publicado nunca de Conan en comic.

Otra razón por la que creo fracasó fue que en los rudos 90 aquella colección no encajaba bien… Claro, que luego intentaron hacer una “noventada” con el “Conan” de Larry Hama y les salió todavía peor. A lo mejor el personaje necesitaba un barbecho para volver por sus fueros y eso es lo que se consiguió en Dark Horse con el mago Busiek, aunque siempre lejos de las ventas y la popularidad que en su día tuvo el Cimmerio…

Eso es algo que no entiendo bien. ¿Por qué Superman, Batman, Spiderman y compañía pueden tener repuntes periódicos de ventas y popularidad y sin embargo todos asumimos que el momento de mayor gloria de Conan ya ha pasado?

@Mister_Air
@Mister_Air
Lector
29 octubre, 2012 13:53

Yo no he leido nada de Conan pero si recuerdo con cariño la serie animada que emitió Tele5(tu antes molabas)y si no recuerdo mal la echaban al tiempo que Xmen.Que meriendas aquellas señores!!!
Gran artículo que ha conseguido que me entre el gusanillo de leerme algo de Conan.

Lemmytico
Lemmytico
Lector
29 octubre, 2012 14:06

 Pues la serie animada aquella era un atentado directo a todo lo que es Conan… 

NobTetsujin
NobTetsujin
Lector
29 octubre, 2012 14:27

 Si, Lemmy, tenía que ver con Conan el nombre y poco más, pero bien que molaba (al menos cuando eras crío :D)

Hombre de Trapo
Lector
29 octubre, 2012 14:27

Tienes razón, Lemmytico, la cancelación de ‘Conan el Aventurero’ no se debió únicamente al bajón gráfico de Kayanan, sino que el propio Thomas también tuvo su parte de responsabilidad en la caída del interés de las historias, eso es indudable. Y es que el bueno de Roy no se encontraba en aquellos años en su mejor momento creativo. Aún así, sigo prefiriendo cualquier historia medio regulera de Thomas sobre Conan que cualquier otra de muchísimos guionistas. Si hay un escritor que entienda al personaje, su cronología y su idiosincrasia (y sobre todo, que entienda la Edad Hiboria, puesto que en Conan es casi más importante el escenario en el que se desarrollan las aventuras que las propias aventuras), ese es Thomas.

Y sí, Conan el Aventurero era una auténtica ‘rara avis’ dentro del catálogo editorial de la Marvel de los años 90.

Fíjate, a mí no me desagradaban nada los últimos números de Conan el Bárbaro que él escribió (como aquellos finales de la saga de Shuma-Gorath, de tintes lovecraftianos, dibujados por Mike Docherty). Lo que pasa es que, si comparamos a dibujantes como Docherty con los Windsor-Smith y Buscema con los que contó en su primera etapa, nos sabe a poco. Y eso que Docherty no era un mal dibujante, pero quizás la serie precisaba entonces de un ‘primer espada’ con el que remontar el vuelo y recobrar la popularidad. Un primer espada que Marvel, como editorial, no estaba dispuesta a proporcionar, y más teniendo en cuenta que Conan es un personaje franquiciado del que no poseía los derechos en exclusividad.

Sin embargo, guardo mal recuerdo de una miniserie que escribió posteriormente a este ‘Conan el Aventurero’, llamada ‘Conan y el Oro de la Muerte’, y eso que para tal ocasión volvía a reunirse con el gran John Buscema. En ella volvía a recuperar al personaje de Jenna, la golfilla que traicionó a Conan provocando el ajusticiamiento de su amigo Burgun durante la adaptación de ‘Villanos en la casa’, dibujado por Windsor-Smith. No me gustó nada el tratamiento que le dió a Jenna durante esta miniserie, excesivamente cómico para mi gusto. Yo hubiera preferido que no la recuperara como personaje, porque sinceramente, aquel mítico final en que la arroja a un pozo de mierda (con perdón) desde lo alto de un tejado es francamente insuperable.

Supongo que es inevitable, y que con la edad todos perdemos facultades.

Y del Conan de Larry Hama mejor no hablar. Mantengámoslo en el justo olvido, porque lo tiene ganado a pulso.

Yo tampoco entiendo que Conan, al contrario que otros personajes de cómic, esté considerado como un personaje agotado. Es cierto que tiene un pasado glorioso, como pocos personajes pueden presumir, y quizás eso pesa demasiado en el subconsciente de los creadores que se acercan ahora a él. Pero de lo que estoy seguro es que de un personaje tan bueno y con tantos matices como Conan todavía quedan muchísimas historias por escribir, y que, como dicen los americanos, ‘the sky is the limit’. Cuestión de ganas e imaginación. Y de echarle de vez en cuando un vistazo a la Historia de la humanidad, que tiene cantidad de sagas heroicas a las que echar mano (muchas de ellas prácticamente olvidadas o semidesconocidas).

Un saludo. 🙂

Lemmytico
Lemmytico
Lector
29 octubre, 2012 14:59

  Si, Lemmy, tenía que ver con Conan el nombre y poco más, pero bien que molaba (al menos cuando eras crío  )

No sé tío, debe ser que a mí me pilló adolescente y ya talibán howardiano, pero es verdad que mucha gente guarda buenos recuerdos de aquella serie. A lo mejor hasta la tengo que volver a ver.

De acuerdo en todo Hombre de trapo, a mí no me desagradan en absoluto los números de regreso de Thomas, y de hecho me gustan más que los de Espada Salvaje con Buscema y Chan. Me parece que no le supo sacar jugo a la etapa de pirata barachano, que en los comics no se había explorado tanto. En cambio en C.B. la parte de Shuma Gorath y la de El Coloso Negro en general están muy bien, y el último número, el 275, me encanta. Y al contrario que otros, qué bien supo enlazar las historias y personajes de los anteriores guionistas y meterlas en la “continuidad oficial”, todo con mucho mimo y elegancia.

Lo que le perdió al final creo que fue la tendencia a tanta reentrada, revival, refrito y retorno de personajes de la etapa clásica. Algunas resurrecciones estaban más cogidas por los pelos que las de los superhéroes, como la de los guardianes de la cripta de Larsha, o la de Rothat. Me daba mucha pena, porque el bueno de Roy parecía vivir en una permanente nostalgia que creo perjudicó seriamente a la recepción de Conan por nuevas generaciones.

Aún así, como dices, me quedo con Thomas cojo que con todos los Bruce Jones, Michael Fleischers, Larrys Yakatas y Chucks Dixons del mundo. La novela gráfica de Conan El Pícaro vale más que todo lo que hicieron esos mindundis con el pobre Conan.

La mini ‘Conan y el Oro de la Muerte’ es de las que me quedan por pillar de aquellas, último e infructuoso esfuerzo de Marvel por relanzar al personaje, y a estas alturas supongo que no seré capaz de encontrarla (aunque estoy en la cruzada por conseguir todos los comics editados sobre Conan y voy por más del 50% de la tarea :-D). Me apunto la referencia, aunque la verdad es que ninguna de las otras minis me gustaron mucho, con Thomas o sin él. 

Y desde luego que Conan tiene potencial para volver a ser popular: un tío capaz de embestir a otros 20, tías macizas, sed de aventuras, ambientes exóticos… ¡Eso nunca pasa de moda!

Como mola discutir de cosas importantes 🙂

Hombre de Trapo
Lector
29 octubre, 2012 16:13

 Ahí me has tocado la fibra sensible, Lemmytico, tío. Conan el Pícaro es la mejor novela gráfica de Conan de todos los tiempos, y una de mis historias favoritas del personaje. Un auténtico delirio gráfico: nada más y nada menos que John Buscema entintado y coloreado por sí mismo, ejerciendo de autor completo. ¡Y qué color! ¡Menudas aguadas! Creo que esta historia está en la cima de lo que Buscema hizo con el personaje. Ahí la tengo, en la estantería, con la portada que Rafael Garrés hiciera para la edición de Planeta.

Y dentro de la misma serie de novelas gráficas que sacara Planeta a mediados de los 90, otra que también me gusta mucho es ‘La Venganza del Bárbaro’, con tintas del gran Alfredo Alcalá y color de Marie Severin. No es tan excepcionalmente buena como Conan el Pícaro, pero casi casi.

Siempre es un placer hablar sobre Conan con alguien que sabe tanto del personaje, Mister Lemmytico. 🙂

Lemmytico
Lemmytico
Lector
29 octubre, 2012 17:04

 Yo tengo las dos también en edición de Planeta, con esas portadas chulas. La verdad es que en Forum siempre mostraron un cariño enorme por el personaje.

Yo soy más de “La Venganza del Bárbaro”, que es quizá la mejor historia original que Thomas ideó para el cimmerio. Y Buscema/Alcalá en estado de gracia. Pero vamos, que “Conan el Pícaro” también es brutalísima. Desde luego los que dicen que Buscema no sabía dibujar y que los buenos eran los entintadores que se miren esa NG. Bueno, eso y los tebeos que dibujaba Alfredo Alcalá o Ernie Chan en solitario, a ver si es lo mismo que entintar a “Big John” o no.

¡El placer es mutuo! 😀

Lemmytico
Lemmytico
Lector
29 octubre, 2012 17:15

 Se me coló Juan, pero para bien. Estamos de acuerdo en todo. A eso me refería con que prefiero a un Howard a un Capote, por mucha mejor técnica que el segundo tenga. Yo leo para que me transmitan y gente como Howard sabía transmitir, aunque no tuvieran tanta maña. Pasa lo mismo con cualquier arte.

Hombre de Trapo, la batalla de Venarium aparece antes que en el Aventurero en el #235 de CEB, publicado en 1990 (en el artículo está el enlace). O al menos eso deduzco yo de la portada y del letrero The raid at Venarium! He podido ver que forma parte de una mini saga llamada The Young Conan, y que Conan busca venganza por la muerte de sus padres, pero nada más. ¿Alguien lo tiene a mano en la edición Forum para comprobarlo?

Esa saga formó parte de un intento por reflotar C.B. acercándolo a lectores jóvenes, después de la marcha del artista entonces conocido como James Owsley. Se supone que iban a volver a empezar a contar la historia desde el principio con Conan ya mayor contándole sus hazañas pasadas a los churumbeles. Las historias eran muy edulcoradas y extremadamente alejadas del Conan clásico. Por no mencionar que eran imposibles de encajar con la continuidad del personaje. Y de una calidad absolutamente pésima. Fue el suelo de la colección, peor aún que los números sin rumbo de Fleischer y Jones tras la marcha de De Matteis. Las ventas fueron espectacularmente malas y fue cuando decidieron llamar a tito Roy para intentar reflotar el barco.

Para solucionar el entuerto decidieron una cosa a lo “Heroes Return”: que el yayo Conan estaba muy  mayor y se había inventado/exagerado las cosas que les contaba a los chichuelos. Difícil de tragar, pero mejor que aceptar aquel horror como canónico.

Hombre de Trapo
Lector
29 octubre, 2012 18:22

Bueno, Juan, pues tienes razón… en parte. Es verdad que la batalla de Venarium aparece brevemente de pasada en el número 235 de CEB, pero no es menos cierto que el propio Roy Thomas se encargó de dejar muy claro tras su vuelta a la serie que todo lo que pasó entre el nº 115, el último de su primera etapa, y el 241, el primero tras su vuelta, quedaba fuera de continuidad. El baile de guionistas en esos 125 números de ausencia de Thomas de las aventuras del cimmerio, unido al desconocimiento que muchos de ellos demostraban tener sobre el personaje, provocó un caos en la cronología del cimmerio dificil de arreglar, por no decir que imposible. Por lo que el bueno de Thomas se encargó de que el propio Conan reflexionara en aquellos cómics que todos aquellos años (la larga etapa que no había guionizado Thomas) ‘le habían parecido un extraño sueño’, y ni corto ni perezoso lo arregló de aquella manera, convirtiendo aquellos 125 números en aventuras apócrifas (ríete tú del final de Los Serrano).

El propio Roy Thomas lo explica en los textos aclaratorios que incluye la reedición de Dark Horse del Conan el Bárbaro de Marvel, eso sí, de manera bastante diplomática:

Cuando cogí de nuevo las riendas de la escritura (de CEB), eché un vistazo a lo que se había hecho durante mi ausencia; algunas cosas eran buenas, otras malas, al igual que mi propio trabajo, y estaban hechas por algunas personas con mucho talento, tanto escritores como artistas. Pero observé que, una vez dejé Conan the Barbarian, ya no había una línea temporal reconocible (yo cubrí un año en la vida de Conan por cada año de cómic)… ni ningún acontecimiento que pareciese derivar directamente de los sucesos narrados por Robert E. Howard sobre la vida del cimmerio.

Así que respiré hondo y decidí que todas esas historias sucedidas entre mis dos etapas ocuparían tan sólo un par de años de tiempo, y quizá […] ni siquiera habrían pasado nunca.

En mi primer número de 1990, hice que Conan dijera que los acontecimientos del pasado reciente le parecían muy vagos, como si quizá no hubieran ocurrido.

Y entonces decidi olvidarlos […] y forjé en los cómics mi propia trayectoria, más howardiana (creo).

¡Y la segunda vez me lo pasé casi tan bien como la primera!’


Traducido, lo que Roy Thomas quiere decir realmente en este texto es que la etapa anterior le había parecido tan rematadamente mala y tan fuera de la cronología del personaje que decidió borrarla de un plumazo. Algunos tal vez consideren que se trató de una falta de respeto hacia el trabajo anterior de los guionistas y dibujantes que se encargaron de esta etapa, pero yo sigo pensando, como fan del personaje, que lo que Thomas hizo era lo mejor que se podía hacer, dadas las circunstancias.

Es por eso que yo considero que la batalla de Venarium de Conan el Aventurero es la primera, puesto que es la única que entra dentro del canon. El propio Thomas también lo consideraba así, como lo refleja en una entrevista concedida en 1994 a Doug Murray para el # 135 de la revista Marvel Age que formaba parte de la promoción de Conan the Adventurer. En ella decía lo siguiente sobre el número 1:

‘Empezamos con la Batalla de Venarium, la primera batalla de Conan, él tiene sólo quince años, (y es) la primera vez que ve la civilización. Thomas duda un momento. Venarium fue tratado en una historia hace dos o tres años, pero estaba tan lejos de cualquier cosa que Howard imaginara… En esta nueva historia, como en los escritos de Howard, Venarium es, básicamente, un puesto avanzado que la civilizada Aquilonia ha establecido como punta de lanza en Cimmeria. Thomas añade, riendo entre dientes: ¡Ya sabes cómo funcionan esas cosas, es un primer paso para acabar apoderándose de todo el país!’


Creo que con esto queda aclarado mi punto de vista sobre la primera aparición de la batalla de Venarium en los cómics.

Posteriormente, Kurt Busiek también trataría brevemente dicha batalla durante la saga ‘Nacido en el Campo de Batalla’, dibujada por el gran Greg Ruth, claro que la edición de Dark Horse tiene una cronología y una continuidad completamente distinta a la del Conan marveliano. Y aún así me sigue pareciendo mejor la batalla de Venarium de Conan el Aventurero que la de Busiek & Ruth.

Juanete Chupete
Juanete Chupete
Lector
29 octubre, 2012 18:43

Bueno, la verdad es que cuando Howard se suicidó la narrativa aventurera se perdió un buen escritor tirando a mucho mejor, porque no hay más que leer sus relatos en orden cronológico para ver cómo iba mejorando con el paso de los años. Literariamente sus narraciones de Conan son mejores que las de Kull, que son anteriores. Con una década más podía haber escrito un clásico a la altura de Las Minas del Rey Salomón…

Por cierto, tengo entendido que los propietarios de los derechos de Conan, hace tiempo cedieron a unas editoriales rusas la capacidad de escibir novelas  y relatos de Conan, única y exclusivamente para el mercado eslavo, prohibiendo la reproducción en cualquier otra lengua…

En tebeosfera.com dedicaron un articulo a esto con el titulo de los ¡casi 100 tomos! y sus portadas.

Igualmente lso rusos hicieron una pelicula de espada y brujerçia inspirada en Conan, Wolfhound el guerrero…no sé si la habéis visto

Juanete Chupete
Juanete Chupete
Lector
29 octubre, 2012 19:29

La dirección es
http://www.tebeosfera.com/1/Libris/REH/literatura/Conan/Rusia/obras.htm
y para buscae en google “Conan.Producción literaria rusa”

Juanete Chupete
Juanete Chupete
Lector
29 octubre, 2012 19:32

Añado esta dirección que incluye toda la producción literaria de Conan en inglés, y las novelas originales escritas en ruso, checo e italiano
http://www.tebeosfera.com/1/Libris/REH/literatura/Conan/indice.htm

Titan
Titan
Lector
29 octubre, 2012 20:47

Mis conocimientos sobre Conan no llegan a tanto y reconozco que me estoy perdiendo al leeros. Yo estoy haciéndome con la recopilación de tomos ‘Las Crónicas De Conan’ que está sacando Planeta. Creo que es la colección de Conan El Bárbaro de fórum. ¿Os he entendido mal o hay números de esas colección que Thomas, en un momento dado, eliminó de la cronología de Conan?

Khonshu
Khonshu
Lector
29 octubre, 2012 20:55

 Juan Peña, a mí también me gusta mucho el Espada Salvaje de Conan de Dixon. Se que muchos fans clásicos denostan su trabajo, pero a mí fue el autor con el que descubrí a Conan realmente y me causó una gran impresión. Dixon pifiaba mucho la continuidad del bárbaro, pero supo hacer historias con un tono más duro y moderno y se le daban muy bien las narraciones más mundanas de ladrones y venganzas. Además, hacía unas historias con un desarrollo muy peliculero que se adaptaban perfectamente al amplio formato del Espada Salvaje. Cada número que leías te dejaba con la impresión de dinero bien gastado, de que habías visto una película de acción con su planteamiento nudo y desenlace. Igual tengo mal gusto, porque también me gustaba como acompañante para sus guiones el odiado dibujante Gary Kwapisz.

Además, Dixon guionizó el que para mí es uno de los mejores comics de Conan que se han hecho: “Las tres muertes de Conan”

 

Conan desatado
Conan desatado
Lector
29 octubre, 2012 21:07

Por Crom qué gran artículo. Por cierto hoy tenía entre mis manos el Conan el bárbaro nº1 de brian wood pero me ha echado para atrás ese Conan tan emo, por lo que al final no lo he comprado. Alguno que lo haya leído me puede aconsejar qué tal es?

Spirit
Spirit
Lector
29 octubre, 2012 21:09

Conservo con mucho cariño los primeros 43 números (no pasé de ahí) de la serie quincenal que hizo forum en formato comic book con los cuadernos originales…me maravillo del barroquismo de barry smith, el cambio gráfico de Buscema y los fill ins de Neal Adams y Gil Kane…qué tiempos aquellos. Maravillos, por cierto, los artículos de Manuel Barrero (actual responsable de tebeosfera) y los artículos del propio Roy Thomas sobre la infra historia de la creación del número en cuestión.

Spirit
Spirit
Lector
29 octubre, 2012 21:10

Por cierto; mis felicidades por el artículo y mi reivindicación de dos novelas gráficas de Conan; la realizada por el dúo Moench/ Gulacy y la dibujada por Jonh Severin, con un guionista que no recuerdo ahora…

Lemmytico
Lemmytico
Lector
29 octubre, 2012 22:32

 Bueno, todo, todo no lo sacó Thomas de continuidad, porque en sus historias tomó cosas de otros autores, como Wrarrl El Devorador de Almas e Imhotep. Yo suelo quedarme más bien con la primera idea de que los diez años que se tiró fuera de Conan habían sucedido entre su marcha y “El Coloso Negro”. Manuel Barrero, maximísima autoridad hispana en la materia, lo hace así y yo le creo.

En cualquier caso, de Conan El Bárbaro la etapa de Owsley sí que la salvaría. Le importó un hueval la continuidad y su Conan no era el Conan-Conan, pero eran buenas historias, estaban divertidas. Owsley (luego conocido como Christopher Priest) era un buen guionista. Sin embargo lo que hizo en La Espada Salvaje y Conan Rey no me gustó tanto, por no decir nada.

En realidad la gran esperanza de continuidad habría sido Alan Zetlenentz, un excelente guionista que tuvo una etapa estupenda en Conan Rey y escribió la mejor historia de Conan El Bárbaro no parida por Thomas: “Hijo de Cimmeria”, nº116 de la colección. Ilustrado además por nada menos que Neal Adams. No sé qué pasó que no se prodigó más.

Chuck Dixon no estaba mal, sobre todo si le comparabas con otros. Sus historias de La Espada Salvaje al menos no daban vergüenza ajena como las de los Yakata y compañía. Pero vamos, como lo que hizo en Batman, más que nada para pasar el rato y ya.

Lo de la Saga de Conan tenía entendido que iban alternando números míticos de CB y La Espada Salvaje tratando de reconstruir toda la continuidad más “canónica”, pero no estoy seguro. Al tenerlos en otros formatos no la he seguido.

Y te doy la razón Juanete, no hay más que ver la evolución que estaba siguiendo REH para ver que se estaba convirtiendo en un escritor de tomo y lomo. “Clavos Rojos” es ya cosa muy seria, y antes “El Pueblo del Círculo Negro”, “Sombras en Zamboula” y alguna otra demostraban que mejoraba día a día. No hay que olvidar que se suicidó con apenas 30 años, que el primer relato se lo publican con sólo 18 y que entre medio escribe cientos de relatos. Una lástima.

No sabía lo de las concesiones rusas. Pero creo que voy a pasar 😀

A cambio hoy mismo he decidido leerme las 12 novelas canónicas del tirón otra vez, ea.

Retranqueiro
Retranqueiro
Lector
30 octubre, 2012 1:48

Llego tarde, por lo que lo (poco) que podría aportar ha sido ya comentado en mayor o menor medida, pero no podía dejar pasar la ocasión de decir algo.
Juan Peña: enhorabuena (y gracias) por el artículo. Como ya han comentado Lemmytico y Hombre de Trapo es un gustazo poder charlar sobre el cimmerio en ZN.
En los tomos de planeta están reeditando CEB cronológicamente; ahora mismo están acabando la etapa de Bruce Jones, por lo que pronto tocará Fleisher. La verdad es que estas etapas flojean- a veces muchísimo- en comparación con Thomas. De Matteis tiró hacia la alta fantasía, Jones lo llevó más al estilo que manejó en Warren (historias cortas con giro final), y Fleisher tiró más por la calle de enmedio. Como dice Lemmytico, Conan no volvió a tener una gran etapa hasta Owsley. Como los anteriores, se pasó por el forro la continuidad, pero la suya fué una gran saga consecuente consigo misma. (Y es que, aunque los otros tres tuvieron algunos números geniales, las incongruencias clamaban al cielo: esa Cimmeria presentada como un reino hiborio, por ejemplo…). Y en La Espada… otro tanto. A mi Dixon acabó por indigestarseme de mala manera, pero es que Yakata y algún otro…
En cuanto al dibujo, para mí el mejor siempre fué Buscema y eso que muchas veces dibujó con el piloto automático. La pega con Barry Smith es que era muy primerizo cuando empezó la colección (de hecho, por eso se la asignaron; cobraba menos), y la dejó cuando ya era una puta maravilla ( Halcones en el Mar, Clavos Rojos, La Canción de Red Sonja…) dejándonos con la miel en los labios. De la Espada hay un capítulo que a mí me encanta: El Dios Astado; guión de Dixon ( más comedido de lo habitual) y maravilloso dibujo del argentino Jorge Zaffino. Lástima que no dibujase más a Conan- que yo sepa- porque su estilo le iba como anillo al dedo. Pero es que Buscema tenía algo en lo que superaba claramente a todos: no solamente dibujaba perfectamente a los personajes humanos, sino que además hacía creíble cualquier tipo de ambientación y paisaje y, sobre todo, dibujaba igual de estupendamente a los animales (y es que es así de claro: si no sabes dibujar un caballo no puedes dibujar este género). Esa maravilla que es Conan el Pícaro deja bien a lad claras el nivel de Big John; y con una edad en que la mayoría de autores está ya en decadencia (por cierto, que no sólo el arte es suyo, tambien el argumento. Thomas sólo puso los diálogos.)

Ossho
Ossho
Lector
30 octubre, 2012 10:38

yo no tengo nada d conan pero es un personaje que me encanta, hay alguna manera de empezar a coleccionarlo sin que me tenga que comprar mil comics???? Gracias

Titan
Titan
Lector
30 octubre, 2012 10:40

Gracias por contestarme, chicos. ¡Salud!

Reverend Dust
Lector
30 octubre, 2012 10:45

OSSHO, yo te recomendaría los tomos cartoné que sacó Planeta hace unos años, La Saga de Conan, que es con los que yo empecé. Esta colección recopila cronológicamente las historias publicadas en la serie La Espada Salvaje de Conan junto con algún que otro relato interesante de relleno, todo ello con articulillos en cada tomo y una edición, a muy juicio, bastante cuidada.

Te dejo el link: http://www.planetacomic.net/resultados.aspx?IdSeccion=1&buscador=PC_COMICS&valor=la%20saga%20de%20conan

Ossho
Ossho
Lector
30 octubre, 2012 14:01

 Muchas gracias reverend dust,pero hay que pensarse eso de 35 tomos…

Reverend Dust
Lector
30 octubre, 2012 14:06

El precio es asequible y yo te confieso que no tengo todos, pero los primeros 10 son impecables. Piénsatelo, pero te aseguro que merece la pena.

Lemmytico
Lemmytico
Lector
30 octubre, 2012 14:08

 Mira, si quieres saber si te gusta Conan píllate alguna de estas historias:

– Clavos Rojos.

– El Pueblo del Círculo Negro.

– Más allá del Río Negro.

Siempre en las versiones clásicas de Thomas/Buscema y Thomas/Smith. Hay varias ediciones diferentes de cada una, y seguramente sea imposible que no tengan alguna de ellas en tu tienda de comic más cercana.

No hace falta que hayas leído nada sobre Conan antes, ni que leas en orden cronológico, porque cada historia es independiente de todas las demás y se puede leer sin que sepas nada más. Si te enganchan estas (que te engancharán) ya acabarás pillándote todo lo demás como si de una droga se tratase, te lo aseguro 😉

Retranqueiro
Retranqueiro
Lector
30 octubre, 2012 16:19

El Conan de dark horse tambien está muy bien. Para mí fue una más que grata sorpresa; no sabía que esperar de Busiek, pero lo cierto es que su Conan es una delicia. Y Truman no sólo mantuvo el nivel, sino que su adaptación de los relatos originales tratándolos desde un ángulo diferente fue de lo más acertado. Para mí, las únicas pegas son un par de detalles (la vieja de los huesos, por ej.), pero hacía tiempo que no disfrutaba tanto con nuevas historias del.personaje. De hecho lo más flojo que han publicado (aquí) es El Camino de los Reyes, con guión (ay!) de Thomas. Y el otro gran pero (parece que siempre hay uno…) s el dibujo. El de Nord era tremendo, y Giorello ni se le acerca. (Para mí, claro.)
Yo sí he visto la peli esa de Wolfhound. Y bueno… les quedó curiosa… y digna. Pero que no me mata, vamos.

Titan
Titan
Lector
30 octubre, 2012 16:39

Para mí, lo malo del Conan de Dark Horse, aunque en algunas historias no tenga mal dibujo, es que no está ni de lejos a la altura de Barry Smith o de Buscema. Y es una pena, todo sea dicho. 

Por otro lado, cuando en los artículos de los tomos te cuentan que van a usar las historias de Howard para establecer una cronología del personaje, pues a mí al menos me motivó para comprarlos. Claro está que se toman licencias para adaptar las historias y enlazarlas entre sí. Pero si la editorial desde el principio supervisa la producción de los cómics con la idea de que cuenten la vida de Conan, puede dar lugar a una obra más cuidada y cerrada en su conjunto y que no ocurra como le pasó a Thomas cuando volvió a Conan El Bárbaro en los años 90, que tuvo que dar por apócrifas varias historias ante la ínfima calidad de las mismas.

Lo que ya me ha despistado es la serie de Wood. Los tomos de Conan estaban narrando sus aventuras incluyendo el Camino de Reyes y ya finalmente la primera aventura como rey en la Ciudadela Escarlata y de repente sale esta serie de Wood que realmente reúne las aventuras de Conan y Bélit, que duraron más o menos 3 años. Lo lógico es que cronológicamente esta serie vaya situada entre alguno de los tomos que ya han salido del Conan de Dark Horse porque Conan no es rey aún. Sin embargo, Planeta no ha dicho nada. Busqué en internet por si Dark Horse había comentado algo sobre la cronología pero tampoco encontré nada.

Personalmente, creo que la editorial pierde una baza importante con el personaje si deshecha su idea inicial de cuidar el momento en que se desarrollan las historias.

Titan
Titan
Lector
30 octubre, 2012 16:57

Planeta ha comentado, si no me equivoco, que en Enero saldrá el tomo 0, ‘Nacido en el campo de Batalla’, donde saldrá la batalla de Venarium que habéis comentado, imagino.

Retranqueiro
Retranqueiro
Lector
30 octubre, 2012 17:47

Yo es que a Giorello lo encuentro un tanto abigarrado; sus personajes me resultan demasiado…”mazacotes” y faltos de agilidad. Verdad es que su acabado final es mucho más definido que el de Nord, en parte tambien porque los dibujos de éste se reprodujeron directamente del lápiz. Puestos a comparar (de aquella manera y salvando todas las distancias que haya que salvar) Nord me recuerda más a Buscema y Giorello a Alcalá.
El Conan de Wood con La Reina de la Costa Negra no creo que vaya en medio de ninguno de los tomos publicados hasta ahora, porque han ido siguiendo una linea argumental practicamente sin fisuras temporales. Mi sospecha ea que irá a continuación de El Camino de los Reyes, que aquí permanece inconclusa.
Ojalá sea cierto lo de Nacido en el Campo de Batalla. Como agua de mayo lo estoy esperando.

Titan
Titan
Lector
30 octubre, 2012 18:14

Retranqueiro, por los comentarios de Planeta en facebook, en Febrero debería salir el tomo que sigue a El Camino de los Reyes y que también escribe Thomas, me parece. Creo que le encargaron escribir 12 números para contar las aventuras de Conan hasta que se hace rey. Estoy buscando información sobre en qué se basa Dark Horse para construir la cronología y he encontrado esto:

http://www.darkhorse.com/Zones/Conan/415

Retranqueiro
Retranqueiro
Lector
30 octubre, 2012 18:48

Gracias, Titan. Estaré al acecho.

Khonshu
Khonshu
Lector
30 octubre, 2012 18:58

  “De la Espada hay un capítulo que a mí me encanta: El Dios Astado; guión de Dixon ( más comedido de lo habitual) y maravilloso dibujo del argentino Jorge Zaffino”

Un número muy bueno y un buen ejemplo de lo que digo de que Dixon se ajustaba perfectamente al formato para contar historias autoconclusivas cada una con su desarrollo y personajes bien presentados.

De ese comic se me quedó grabado el diálogo inicial:

Está Conan de capitán de la guardia en Brythunia enseñando esgrima a la guardia y dándoles caña por inútiles cuando le dice al más grandullón que coja la espada. El guardia, desafiante, le dice “Nací con una espada en la mano” a lo que Conan responde burlón “¿En serio? Debió de resultarle muy doloroso a tu madre, perro”.  La verdad es que es un número original y con una estética muy atípica.

Retranqueiro
Retranqueiro
Lector
30 octubre, 2012 19:52

Dos cositas que se me acaban de venir a la mente:
Una de las mejores adaptaciones de REH al cómic es Bloodstar, de Corben. Adaptación de El Valle del Gusano. Aquí la publicó Toutain, así que tiene unos añitos.
Y, por otro lado, ya podía animarse planeta y reeditar Gusanos de la Tierra, dibujado por Windsor-Smith y tinta de Tim Conrad. Recuerdo haberla leído (y sólo la primera mitad) años ha, editado por Vértice si la memoria no me falla.

Ossho
Ossho
Lector
30 octubre, 2012 22:58

Muchas gracias a todos,cojere ideas d todos y veré como empiezo