LA PATRULLA-X: ASCENSIÓN Y CAÍDA DEL IMPERIO SHI’AR, de Ed Brubaker, Billy Tan y Clayton Henry

Por
16
1485
 

Edición original: Uncanny X-Men #475 a 486; Marvel Comics.
Edición España: La Patrulla X, vol. 3, # 19 a 26 (julio de 2007 / febrero de 2008).
Guión: Ed Brubaker.
Dibujo: Billy Tan y Clayton Henry.
Entintado: Billy Tan, Danny Miki y Allen Martinez.
Color: Frank D´Armata.
Formato: serie regular de 24 / 48 págs.
Precio: 1,95 € / 3,25 € c/u.

 

La mera posibilidad de sustituir a Chris Claremont, auténtico patriarca mutante, como guionista de la serie regular Uncanny X-Men, podría resultar intimidatoria para cualquier escritor. Más aún cuando dicho escritor ha encontrado una posición privilegiada dentro de la industria del cómic, ofreciendo su propia visión de personajes clásicos sin renunciar a elementos del género negro, mediante el cual se ha labrado no sólo una intachable reputación, sino también una legión de lectores incondicionales. Pero Ed Brubaker decidió ir un paso más allá para, tras una primera toma de contacto en forma de miniserie –nos referimos a X-Men: Génesis Mortal–, continuar el legado del mítico escritor británico. Un movimiento que tan sólo el tiempo determinará si ha sido tan acertado como valiente y arriesgado.

Ya al frente de la más popular cabecera de la franquicia mutante, y contando con un dibujante elegido personalmente –Billy Tan, artista malayo autor de X-23, o Marvel Knights: Spiderman, entre otros tebeos–, Brubaker dejó a un lado cualquier tipo de complejo para embarcarse en una primera saga de doce entregas de extensión. Ni más ni menos que un año completo para narrar una épica y dramática historia de venganza que, a modo de space opera, ha devuelto a los mutantes al espacio exterior, para propiciar un reencuentro con el Imperio Shi’ar.

En las líneas que siguen a continuación, centraremos nuestra atención en este arco argumental titulado Ascensión y caída del Imperio Shi’ar, además de rememorar la llegada de Brubaker a la franquicia mutante, y recoger diversas declaraciones realizadas por el guionista en relación al que puede ser considerado como uno de sus más ambiciosos proyectos. Sin más dilación, entremos en materia…

Génesis Mortal: Ed Brubaker toma las riendas de la franquicia mutante

En los meses de enero y julio de 2006, los fieles seguidores de la franquicia mutante recibieron con especial interés la miniserie X-Men: Génesis Mortal, no sólo por las revelaciones que las campañas publicitarias de Marvel Comics prometían, sino también por el atractivo equipo creativo encargado de indagar en los más oscuros acontecimientos relacionados con el ya mítico Giant-Size X-Men #1, obra de Len Wein y Dave Cockrum. Los elegidos para encabezar esta pequeña revolución mutante fueron el fan-favourite Ed Brubaker, consagrado como uno de los escritores que marcan las pautas del cómic comercial americano contemporáneo, y Trevor Hairsine, interesante aunque irregular dibujante en cuya bibliografía destacan títulos como Judge Dredd o Cla$$War. Para redondear la apuesta ganadora, Marc Silvestri se encargó de realizar las portadas, y Pete Woods de ilustrar historias cortas que servirían para profundizar en la retrocontinuidad mutante.

Comentario Comentario Comentario Comentario

En las líneas que siguen a continuación, comentaremos detalles acerca de la trama de esta miniserie –claves para comprender Ascensión y caída del Imperio Shi’ar– que, pese a haber transcurrido casi dos años desde la publicación de su edición original, y catorce meses desde la finalización de la edición española, bien podrían ser considerados como SPOILERS. Tras esta advertencia, retrotraigamos a un momento clave en la Historia de La Patrulla-X:

Cuando Christopher y Katherine Summers fueron secuestrados por los Shi’ar, ésta estaba embarazada de su tercer hijo. Durante el cautiverio, un frustrado intento de fuga protagonizado por Christopher derivaría en el asesinato de su esposa, y la extracción del bebé del útero materno. Dado por muerto por su progenitor, Gabriel fue mantenido por vida e incubado por los Shi’ar, para desde una edad muy temprana, padecer el yugo de la esclavitud. Años más tarde, Gabriel –mutante, al igual que sus hermanos Scott y Alex– logaría escapar mientras estaba bajo la custodia de Eric el Rojo, para, tutelado por Moira McTaggert, terminar dominando sus poderes mutantes, consistentes en la manipulación de energía.

Comentario Comentario Comentario Comentario

Sin embargo todo cambió cuando Cerebro detectó la presencia de un poderoso mutante emplazado en una isla del Océano Pacífico. Ante tal descubrimiento, Xavier envió a La Patrulla-X a investigar la situación. Pero una vez allí, fueron rápidamente derrotados. Ante tal situación, y contra la opinión de Moira, Xavier se vio obligado a recurrir al equipo que ésta estaba entrenando. Tratando de suplir su poca experiencia mediante técnicas telepáticas, cayó en el error de considerar preparados a un equipo de novatos integrado por Petra, Darwin, Dominio, y Vulcano, que tras rescatar a Scott, no tardaría en sufrir la misma suerte que sus predecesores. Xavier no sólo borró de la mente de sus estudiantes el recuerdo de este segundo grupo, sino que les hizo creer que Krakoa había permitido escapar a Cíclope.

Tras la exitosa misión encabezada por Coloso, Lobezno, Banshee, Rondador Nocturno, Fuego Solar, Tormenta y Ave de Trueno, la isla sería enviada al espacio, con unos moribundos Vulcano y Darwin en su superficie que lograrían mantenerse con vida gracias a los poderes mutantes del segundo. El trasvase de energía derivado del Día M despertaría de su letargo al tercer hermano Summers, ansioso de vengarse no sólo de la Patrulla-X, sino también de D’Ken, Emperador del Imperio Shi’ar.

Ascensión y caída del Imperio Shi’ar: análisis argumental

Con la motricidad de sus piernas recuperada, privado de sus poderes telepáticos, y con la mayoría de sus estudiantes en contra debido a la desconfianza derivada de las manipulaciones reveladas en Génesis Mortal, el Profesor Xavier tendrá que asumir las consecuencias de sus actos.

Sintiéndose responsable de la necesidad de venganza de Vulcano, reclutará a Kaos, Polaris, Rondador Nocturno, Chica Maravillosa –Rachel Grey–, Ave de Trueno y Darwin, como miembros de un equipo que tendrá que acometer la misión de detener los planes de Gabriel Summers. Con motivaciones de lo más variadas, que van desde la venganza, hasta la lealtad, pasando por la desconfianza, y el sentido de la responsabilidad, el grupo recuperará una nave Shi’ar oculta en la Tierra, para emprender un viaje estelar con destino al Mundotrono Chandilar. Una situación ciertamente grave, pues desde la anulación del matrimonio entre Xavier y Lilandra, las comunicaciones con la longeva raza alienígena se han interrumpido, de modo que se trata de una misión contrarreloj.

Comentario

De forma paralela, asistiremos a la larguísima travesía espacial de Vulcano, cuya duración, lejos de aplacar su ira, le servirá para perfeccionar sus destructivos planes. Tras toparse con una nave imperial, y demostrar su insultante superioridad, el menor de los hermanos Summers aprovechará la oportunidad para aprender tanto como pueda de una raza a la que pretende eliminar. Aunque para ello tenga que enfrentarse con la Guardia Imperial.

Por su parte, lejos de quedarse cruzados de brazos, los Shi’ar tratarán de frenar el avance de La Patrulla-X, recurriendo para ello a un misterioso individuo encerrado en una prisión de máxima seguridad ubicada en la tercera luna de Phygim. Un individuo de algún modo relacionado con la leyenda del Fénix.

La obra, en palabras de Ed Brubaker

Punto de no retorno: “Hacia la mitad de X-Men: Génesis Mortal, Mike Marts me preguntó si estaría interesado en hacerme cargo de una etapa de una de las series regulares. Me estaba divirtiendo con Génesis Mortal…y dije ‘sí, quizás’. Y de repente estábamos hablando acerca de ello, comentando qué haría si me encargara de ello, lo que creo que es un truco de editor: conseguir que quieras escribir un libro. Una vez que tuve una idea para una historia que realmente quería contar, se convirtió en un ‘De acuerdo, ¿cuándo empezamos?’.”

Escritor y fan: “Se me había ocurrido una idea que me gustaba, un modo de hacer por un tiempo un tipo diferente de cómic de los X-Men, de escribir el tipo de historias que casi nunca escribo, y me imagino que esta era mi parte de escritor aceptando la idea. Mi parte de fan, una vez que comenzamos a hablar de artistas, y conseguí al que quería, no había modo de rechazar la oferta”.

Retos y ambiciones personales: “Mi objetivo con Uncanny es recuperar lo que creo que pensaba que era genial en los tebeos de finales de los setenta y principios de los ochenta, y combinarlo con los cómics modernos, y el modo en que éstos son narrados Quiero tratar aquello relacionado con los X-Men que siempre ha sido grande. Las cosas que los fans siempre han dug. Mi objetivo con esta gran historia de doce entregas presentando a los Shi’ar en realidad era hacer una historia que tenga algún tipo de impacto importante y duradero”.

Comentario


Sentido de la épica: “Simplemente quiero contar una historia de los X-Men grande y épica, que excite a los lectores, que se aprovechara de aquello que hizo a Uncanny grande en un primer momento, y que tenga impacto. Ya tengo aprobadas algunas ideas sorprendentes, que tendrán un gran impacto en el Universo Marvel, incluso más allá del Universo-X.”

Dejando huella: “La gente que odie ver a los X-Men el espacio exterior quizás no odie ésto si es sorprendente y excitante, y los acontecimientos suceden para tener un impacto duradero y cambiar las cosas. El objetivo es hacer lo que los X-Men hacen mejor, pero no del modo en que al final se pulse el botón de reset. Es algo que odio de los cómics mainstream, que una historia finaliza, y la siguiente persona pulsa reset”.

Billy Tan, compañero de viaje: “Cuando estuve en el despacho de Mike Marts, antes de aceptar el trabajo, cogí algunas páginas a lápiz que colgaban en su pared por lo mucho que llamaba mi atención. Continué hojeándolas, sin idea de quien las había dibujado, y le pregunté a Mike y Nick (Nick Lowe, también editor en Marvel) quién era este artista, y si lo podía elegir si aceptaba el trabajo. Cuando me dijeron que era Billy Tan, pensé que debía haber dos Billy Tan trabajando en el mundo del cómic, porque su trabajo era muy diferente a lo que había visto en MK: Spiderman. Pero resulta que eran el mismo Billy Tan, básicamente reinventando y explotando su estilo. Así que no podría ser más feliz, por contar con él durante mi etapa Creo que va a sorprender mucho a la gente.”

Valoración personal

A la hora de abordar el comentario de las impresiones personales derivadas de la lectura de los números 19 a 26 de la edición española de La Patrulla-X, se plantean una serie de factores que condicionan mi opinión, siendo el nostálgico uno de los más significativos.

Partiendo de que en los últimos años he seguido las colecciones mutantes por pura inercia, no demasiado satisfecho con las aportaciones de los diferentes equipos creativos –con las honrosas excepciones de X-Factor y Astonishing X-Men–, el anuncio de que Ed Brubaker se haría cargo de la principal colección-x resultó realmente reconfortante y esperanzador. A su vez, el hecho de retomar la conexión Shi’ar a través de un extensa saga espacial parecía un claro guiño hacia los más veteranos lectores, aquellos que durante su infancia o adolescencia disfrutaron sobremanera con las historias de este mismo corte, narradas por Chris Claremont, John Byrne y el nunca suficientemente valorado Paul Smith. Pero probablemente, el planteamiento de Brubaker ha resultado excesivamente ambicioso, dándose una serie de circunstancias que han lastrado de forma considerable el desarrollo de Ascensión y caída del Imperio Shi’ar:

La imposibilidad de contar con determinados personajes utilizados en otras colecciones, ha impedido materializar un homenaje a la altura de etapas pretéritas enfocadas de forma similar. En este punto, poco o nada se le puede achacar al guionista, pues las limitaciones impuestas –o consentidas– por la editorial han sido salvadas con dignidad mediante la creación de una nueva alineación cuanto menos interesante.

La abusiva dilatación de la trama, que a todas luces se antoja excesiva, y motivadora de altibajos narrativos demasiado exagerados. El guionista de Maryland ha prestado especial atención a la construcción de un puzzle de proporciones gigantescas en el que todas las piezas encajaran, pero por desgracia, no todas las piezas resultan igualmente atractivas para el lector. Demasiados frentes abiertos que no siempre se han resuelto de forma satisfactoria.

Comentario Comentario Comentario Comentario

El nulo carisma de Vulcano, personaje arquetípico que, más allá de una inmadurez mental y emocional derivada de su propio origen, no ofrece demasiados matices. Un cúmulo de clichés reiterativos y cansinos impropios de un guionista de la talla de Brubaker. Las entregas protagonizadas en solitario por el personaje no sólo pecan de aburridas y previsibles, sino que propician una acusada arritmia que afecta al global de la saga.

El apartado artístico, por cuenta de Billy Tan y Clayton Henry: ésta es una opinión muy personal, pero entiendo que Tan –de un estilo a medio camino entre Marc Silvestri y David Finch– no es el dibujante idóneo para una colección como ésta. Bien es cierto que su estilo ha progresado de forma espectacular, alcanzando en La Patrulla-X un nivel hasta ahora inédito. Por momentos, la conjunción de su lápiz con el entintado de Danny Miki y Allen Martinez, y el coloreado de Frank D´Armata, resulta muy atractiva –impresionante la primera aparición de Sendero de Guerra– pero no tarda en relegarse a un segundo plano tras la sucesión de posturas imposibles, anatomías incoherentes y planos que rozan lo surrealista. Henry cumple, como en él suele ser habitual, pero parece demasiado encorsetado por los cánones del género, y la alternancia estilística entre sus páginas y las dibujadas por Tan es demasiado heterogénea como para mantener una uniformidad mínima, que podría haber enriquecido el resultado final.

Pero no todo son reproches hacia el trabajo desempeñado por este equipo creativo: Brubaker ha seleccionado a cada integrante de “su” Patrulla-X por razones muy concretas, confiriéndoles un rol determinado dentro del equipo. Así, se propicia una interrelación que, sumada a la acción desencadenada, provoca sensibles cambios en el status quo de determinados personajes hasta ahora infrautilizados. Cambios que en su mayor parte resultan razonables, y muy probablemente positivos para el desarrollo de sus personalidades, hasta ahora eclipsadas por compañeros de equipo que siempre han gozado de mayor popularidad y por ende, presencia en las páginas de las numerosas colecciones que en los últimos años han integrado la superpoblada franquicia mutante.

A su vez, el desarrollo de intrigas políticas relacionadas con el trono Shi’ar confieren un atractivo tono conspiratorio a la trama, marcando un interesante punto a partir del cual aprovechar las consecuencias de esta historia para potenciar la presencia de la mítica raza dentro del universo Marvel en general, y mutante en particular. Además, el modo en que ha hilvanado tramas argumentales derivadas de arcos como El fin de los Grey, Dinastía de M, y X-Men: Génesis Mortal, resulta realmente meritorio.

Siendo el proyecto más atípico de cuantos ha abordado desde su conversión en autor indie a cabeza más visible y destacada de una nueva generación de guionistas que han revolucionado el mainstream norteamericano, La Patrulla-X de Ed Brubaker ofrece un resultado un tanto irregular, sin que ello sea obstáculo para que este inicio de etapa deje al lector con ganas de conocer qué planes tiene en mente este talentoso escritor para una colección necesitada de estabilidad e inspiración. Crucemos los dedos para que lo logre.

Enlaces de interés

Página web oficial de Ed Brubaker.
Página web oficial de Billy Tan.
Galería Devianart de Clayton Henry.

Un saludo y hasta la semana que viene! (eso espero)

16
Déjanos un comentario

Please Login to comment

Se prohíben las injurias y calumnias a cualquier persona o colectivo -ya sea por razón de raza, sexo, orientación sexual u opinión política-, esto incluye los mensajes que fomenten el odio por alguna de las razones anteriormente citadas; o conduzca a desviaciones del tema propuesto (off topics). Del mismo modo, queda prohibido el spam, trolleo, uso masivo de mayúsculas y enlaces de descarga, además de todo tipo de contenido ilegal. Los comentarios con más de un enlace precisarán ser aprobados por los moderadores.

Si quieres, puedes usar un avatar.

Puedes utilizar la etiqueta de spoiler: [spoiler] TEXTO [/spoiler]
16 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
12 Comment authors
YBleyeralexDavid FernándezDEmo Recent comment authors
Recientes Antiguos
Nach
Lector
Nach

A pesar de que muchos digan que la etapa de Bru en Uncanny X-Men no es para tanto,a mi esta saga me gusto mucho,puede que sea un poco extensa,pero la historia me gusto bastante y todos los personajes estan bien caracterizados.El dibujo de Billy Tan no es para tirar cohetes,eso si.

Y
Lector
Y

A mi me parece uno de los peores trabajos de Brubaker; larga, tediosa, aburrida, con muertes totalmente gratuitas de personajes con años de historia en la franquicia, con un villano con 0 de carisma y por supuesto sin final ni en la saga que nos ocupa

Aviso de Spoiler

ni en Emperor Vulcan y eso que son casi 24 números en los que se desarrolla la trama

Muchas personas sólo por firmarla Bru ya la tachan de una de las mejorss sagas de los mutantes, pero seguro que si la firmara uno de esos guionistas odiados por el publico (Bendis p.e) mo opinarían lo mismo.

Si la saga hubiera tenido menos números, hubiese sido menos ambiciosa y hubiese tenido otro dibujante quizás podría haber salido algo potable.

Y los extremistas es aun peor, menos mal que en el arco que se está publicando en los USA parece que Brubaker se ha puesto las pilas y nos está ofreciendo uno de los mejores arcos de la serie.

Un saludo.

Janus2099
Lector
Janus2099

Pues a mi me pareció infumable. De Bru solo seguía xmen y daredevil, y, la verdad, tampoco me parecia para tanto. Ahora que he hechado mano a Capitan America y a Puño de Hierro, entiendo que esas alabanzas estan justificadas.

Eso sí, sus Xmen son malos malos, y encima ahora Larroca está en horas bajas…

yota
Lector

A mi personalmente me enantó, la épica cósmica de los Patrulleros siempre me ha fascinado.

Argggh..!!
Lector
Argggh..!!

A mí X-Men Genesis mortal, no me gusto naaaada.
No creo q pique con esta ascensió y caida… mi relación con los mutantes de amor odio… ahora se ha transformado en desidia.
Me temo que esta saga no caera en la saca en el futuro a pesar de estar ya finalizada.

ultron_ilimitado
Lector
ultron_ilimitado

Yo decidí dejarla cuando vi la masacre que le hizo Vulcano a la Guardia Imperial, que manía tiene este hombre de matar personajes como Pedro por su casa…

Angel
Lector
Angel

Y quienes son las bajas en esta coleccion? He oido que son muchas, y la curiosidad me puede pero mas me puede la pasta que me tendria que gastar. Je je je. Si no os importa informarme…

Ciudadano cero
Lector
Ciudadano cero

Genial. Grandiosa. Inolvidable ¿Larga? Si, ¿y que? Como si fuera algo malo, como si no se hubiera aprovechado cada viñeta de los 12 numeros para contar una gran aventura

DEmo
Lector
DEmo

un coñazo de principio a fin

Angel
Lector
Angel

Gracias David.

alex
Lector
alex

Con toda la sinceridad del mundo….me esperaba algo muchíiiiisimo mejor….saga aburridísima, los personajes son completamente planos y estúpidos, no explota practicamente nada en todo el argumento…..Génesis Mortal me había gustado bastante más…

Me está gustando mil veces más la etapa en los Xmen de Carey

Bleyer
Lector
Bleyer

Lo peor de la saga es que es aburrida. Y eso no se puede perdonar en un tebeo de superhéroes. ¡El pulp ha de ser divertido, señores! ¡Viva el espactáculo!

Y
Lector
Y

“Y, por si interesa, reseña de la primera entrega de Los extremistas la semana que viene.”

Estaré aqui para ver si coincidis con mi opinión.

Un saludo!