Alicia en un mundo real

Por
0
966
 

 

Alícia en un mundo real es una obra que muy probablemente pasó por alto en el salón del comic de Barcelona, de hecho, yo mismo probablemente no me habría detenido en ella si Jose Blaya de Norma Editorial no me hubiese hecho especial hincapie en la obra, ella me decía, “tienes que leerlo, es una obra que a poco que la gente comience a leerla la va a disfrutar“. Ante tanta insistencia la obra paso a la montaña de comics por leer hasta que tras leer la estupenda entrevista que Toni Boix le hizo a las autores rapidamente la pasé arriba del todo de la montaña.

Tras leer la obra tengo que reconocer que tanto Toni como Jose estaban en lo cierto, esta es una obra que hay que leer, no porque la historia sea especialmente original, ni porque el dibujo sea espectacular, sino porque nos encontramos ante una historia sencilla pero que transpira naturalidad en cada una de sus viñetas y dialogos, una historia que derrocha simpatia y complicidad con la protagonista desde su primera aparición, haciendo que por momentos nos riamos con ella y de golpe compartamos su sufrimiento por las situaciones que tiene que vivir, claro que también está llena de algunos pequeños momentos en los que le dariamos un pequeño capón a Alicia para hacerla reaccionar y ver la vida como lo que es, un regalo desde el momento en que vemos nacer un nuevo día. Decir esto cuando se pasa por una enfermedad tan dura como un cancer puede parecer excesivamente banal, y sino decidle que la vida es maravillosa para alguien que está pasando por esa dura enfermedad en todas sus variables, por el contrario, la escritora de la obra nos demuestra que aunque existen días malos, que aunque la enfermedad es terrible hay que mirar la vida de forma positiva y tratar el asunto con la mayor naturalidad posible.

Pero me estoy yendo por las ramas y no querría, como habreis podido suponer, Alícia en un mundo real, es la obra en la que la escritora Isabel Franc nos narra el que probablemente haya sido uno de los momentos más duros de su vida, tener que hacer frente a un cancer que aunque no tiene la mortalidad que tenía antaño si que deja en ocasiones marcado aquello que a priori más nos preocupa el físico, es dificil para un hombre ponerse en la piel de una mujer que ha perdido un pecho, y en cambio Isabel consigue que nos empapemos de su situación que nos sintamos en su propia piel y que la veamos como toda una superheroina, de hecho resulta muy curiosa es forma de enseñarnosla en ocasiones disfrazada con ese traje cuyo emblema es un símbolo de radiación en clara alusión al duro tratamiento al que tiene que hacer frente.

Alícia no es un comic que busque entristecernos, muy al contrario, la guionista acompañada por la dibujante Sussana Martín es capaz de presentarnos un relato lleno de gags y situaciones divertidas a pesar de estar narrandonos un autentico drama, y es que, ¿que es la vida sino la constante transición entre situaciones cómicas y dramáticas? Como os decia, las autoras son capaces de hilvanar un relato de lo más entretenido que nos acerca a una cruda enfermedad, una historia en la que terminaremos aplaudiendo la valiente decisión de Isabel ante su perdida y es que hay que ser muy valiente para hacer lo que hizo, tanto como para afrontar la vida con el optimismo que destila y que nos hace llevar a traves de estas páginas.


Descubriendo la cruda realidad

Como podeis suponer por mis palabras, me faltan adjetivos para decir cuanto me ha gustado la obra, no me esperaba encontrar una historia tan sencilla y a la vez tan inteligente, tan bellamente ilustrada con un trazo tan sencillo, tan humana como la vida misma y llena de grandes momentos que sirve para que hasta la persona menos optimista vea la vida de otra forma, como ese regalo al que os hacía alusión anteriormente por el simple hecho de haberse despertado en un nuevo día.


El momento más duro, escuchar lo que nos espera


Por todo lo que os decía antes y por lo que no os he querido contar para evitar chafaros la sorpresa, considero que Alícia en un mundo real es una obra que todo amante del buen comic debería leer, una obra que sería muy aconsejable que recibiese un trato de favor por la prensa generalista – como así fue en cuanto se supo de su temática y de la calidad de la misma -, una obra que habría que regalar o prestar a aquellas mujeres que les cuesta acercarse al comic, en definitiva, una obra que tendría que recibir una mayor repercusión no solo en los medios generalistas sino en los medios a los que pertenece esta obra, el del comic.

Información complementaria

Déjanos un comentario

Please Login to comment