Este del Oeste. Libro 5.

Reseña del quinto tomo de Este del Oeste, de Jonathan Hickman y Nick Dragotta, una de las series más respetadas de Image. Publicada en España por Norma Editorial.

Por
0
1096
 
Este_del_Oeste_Libro_5 original: East of West, Vol. 5: All These Secrets TP.
Edición nacional/ España: Norma Editorial (2016).
Guión: Jonathan Hickman.
Dibujo: Nick Dragotta.
Entintado: Dean Martin.
Color: Dean Martin.
Formato: Rústica de 140 páginas a color.
Precio: 17.5 euros.
 

En las entrañas del poder hay lobos. No es nada sorprendente si atendemos a todo lo que pasa día tras día en las noticias. Informaciones de cómo la riqueza cada vez está más concentrada en manos de unos pocos, de que las condiciones laborales son cosa del pasado, y que los derechos sociales se deben eliminar de cualquier diccionario porque no son competitivos. Eso mientras se da un caldo de cultivo de un grado de intolerancia, machismo, prejuicios y racismo completamente intolerable e incomprensible para una civilización, supuestamente, educada y desarrollada que tiene acceso a un nivel de información sin precedentes. Resulta contradictorio como nos hemos vuelto más fácilmente manipulables y más pusilánimes precisamente en esta época, pero son los tiempos en los que por alguna extraña razón nos ha tocado vivir.

Para ser guionista, primero debes ser observador. Y si bien en Este del Oeste, hay ciertas referencias literarias, creo que la principal es la realidad. Se trata de un High Concept, que, como buena pieza de ciencia ficción, pretende prevenirnos de donde podemos llegar si se sigue con una determinada senda iniciada hoy mismo.

Desconozco cuanto tiempo ha estimado Hickman que debe durar esta creación, pero cuando uno se enfrenta a este quinto tomo, le deja a uno la sensación de que la catarsis final está cerca. En estos números, asistimos a unos prolegómenos de algo que parece que va a estallar, algo que se nos ha estado anticipando en los anteriores arcos. Hickman si algo nos ha dejado claro aquí es que el climax está cerca y que no será uno particularmente optimista ni positivo para ninguno de los personajes que protagonizan su serie.

El ritmo, si bien nunca ha sido lento (puesto que siempre han estado sucediendo cosas, tengan que ver o no, con el objetivo principal. Es el modo en el que Hickman tiene de contar sus historias, en el que hasta la subtrama más aparentemente inocua, tendrá algo que decir cuando llegue el momento), en este tomo se aprecia que se ha fortalecido. Se entiende que todos los personajes de su plantel, no son compartimentos estancos, si no que forman parte de un mismo mundo universal, que las decisiones que toman, erráticas o no, tienen efectos directos sobre el resto de personajes. Eso hace que el lector sienta que los márgenes de maniobra para los personajes cada vez son más estrechos, que el conflicto cada vez es más potente, y que la intensidad dramática está cerca de llegar a su culmen.

Respecto al uso de personajes, este tomo presenta una particularidad y es que obvia (salvo en el último número) a sus personajes más icónicos: los jinetes. Es un acierto al centrarse en los poderosos, para manejar la idea de que al fin del día es el hombre y sus vicios los que finalmente acaban causando la destrucción, sin necesidad de nada más.

Hickman dentro de la coralidad entre los distintos “reinos” que maneja en este mundo, trata en todo momento de que se alcance un complicado equilibrio, y que ninguno de sus personajes quede caricaturizado. Ejemplo de ello está en este mismo tomo, en el que La Eterna Nación, tiene un peso predominante. Estos indios tecnológicamente avanzados, eran los únicos que se habían visto privados de un acercamiento, hasta este momento.

Con ello el guionista consigue que su obra gane en complejidad, puesto que hay un mayor relativismo moral. Todos los bandos son agresores y son víctimas, todos hacen artimañas para imponerse, pero también son vulnerables a que les hagan lo mismo. Pero, sobre todo, todos tienen una justificación y unas motivaciones que pueden ser o no defendibles, pero sí que son comprensibles. El hecho de que Hickman huya de maniqueísmos hace que su conflicto sea infinitamente más interesante para el lector, que en lugar de posicionarse es testigo (teniendo, además, la información de que todos y cada unos de estos personajes con grandes egos, no son más que peleles que están llevando a cabo inconscientemente los planes de alguien con mucho más poder del que ellos jamás entenderán: y no es otro que el de la completa destrucción de la raza humana, el apocalipsis) de la gran estupidez humana cuando se trata de poder.

Si tuviera que definir el tema principal de la serie, sería como los pocos que ostentan puestos superiores en el organigrama social, manejan el destino de muchos, de forma lesiva, caprichosa, egoísta y arbitraria, llevándolos (tanto a ellos mismos como al “populacho”) inexorablemente a un descenso hacia la muerte. Esta serie es un gran símil de nuestro mundo. Hickman hace una autopsia de la decadencia sobre la que nos movemos, y busca las causas por las que nos hemos visto en esta situación. Aunque, este universo es mucho más artificioso y nuestro mundo, es más sutil, sí que se pueden apreciar que por ficticio y estrambótico que sean los reinos de Este del Oeste, los diagnósticos aquí presentes son comunes y reconocibles para cualquier habitante mínimamente informado.

Los dibujos de Nick Dragotta siguen siendo totalmente espectaculares, manteniendo una coherencia visual con el resto muy férrea y consistente. Es particularmente llamativo como logra seguir ofreciendo reconstrucciones visuales de civilizaciones distintas entre sí a estas alturas. Su plasticidad y su narrativa es lo suficientemente potente como para que el guionista le confíe un número prácticamente mudo, y este sale con un ejercicio más que notable a los ojos del lector.

Dragotta, de todos modos, se ve fortalecido por el empleo de los colores de Dean Martin, que aquí se aprecia un uso más violento más chocante que en los tomos anteriores. Se aprecia la progresión y la situación de punto y aparte sin marcha atrás en la que estamos sumidos al comienzo del tomo gracias a ese aspecto.

El tomo de Norma Editorial incluye, aparte de los números 20-24 USA, unas breves biografías del equipo artístico de Este del Oeste.

Concluyendo, sigue siendo tan aguerrido y mordaz como nos tiene acostumbrados. Pero en estos números da un paso más allá respecto a su planteamiento argumental, complicando el conflicto, haciendo que sea imposible categorizar en términos sencillos como bueno o malo. Este del Oeste tiene unas señas de identidad propias que a estas alturas están bien establecidas, Hickman ha cimentado poco a poco todo lo necesario, y todo ello le va a permitir alcanzar un climax que se antoja, cuanto menos, dolorosamente certero y bello. Los tambores de guerra comienzan a sonar. Puede que sea la última vez.

  original: East of West, Vol. 5: All These Secrets TP. Edición nacional/ España: Norma Editorial (2016). Guión: Jonathan Hickman. Dibujo: Nick Dragotta. Entintado: Dean Martin. Color: Dean Martin. Formato: Rústica de 140 páginas a color. Precio: 17.5 euros.   En las entrañas del poder hay lobos. No es nada…
Guión - 9
Dibujo - 8
Interés - 8.5

8.5

Este del Oeste mira al abismo y el abismo le devuelve la mirada. El climax se acerca y cuando lleguemos, será tarde.

Vosotros puntuáis: 9.4 ( 3 votos)

Déjanos un comentario

Please Login to comment

Se prohíben las injurias y calumnias a cualquier persona o colectivo -ya sea por razón de raza, sexo, orientación sexual u opinión política-, esto incluye los mensajes que fomenten el odio por alguna de las razones anteriormente citadas; o conduzca a desviaciones del tema propuesto (off topics). Del mismo modo, queda prohibido el spam, trolleo, uso masivo de mayúsculas y enlaces de descarga, además de todo tipo de contenido ilegal. Los comentarios con más de un enlace precisarán ser aprobados por los moderadores.

Si quieres, puedes usar un avatar.

Puedes utilizar la etiqueta de spoiler: [spoiler] TEXTO [/spoiler]