126.000 dólares, 35 centavos. La S cotiza al alza.

Por
13
323
La Noticia del Mes

Sorprendidos quedaréis algunos –e indignados otros, imagino– al conocer el contenido de esta noticia. Y es que, el número uno de Action Comics, ese en el que hacía su primera aparición Superman, ha salido a subasta cotizándose, ni más, ni menos que a 126.000 dólares el ejemplar. No está nada mal la inversión, teniendo en cuenta que la creación de Jerry Siegel y Joe Schuster apareció por vez primera en junio de 1938, con un precio de cubierta de tan sólo 10 centavos.

Cierto es que este número de Action Comics podría considerarse el primer cómic de superhéroes de la Historia. Según palabras de Stephen Fishler, creador de una escala de valor que se ha convertido en un estándar para la evaluación de las historietas: “Es el Santo Grial de los cómics. Es esta la que lo empezó todo. No había superhéroes antes de ella. No había un hombre volador. Los cómics ni siquiera eran algo popular. Es el evento más importante en la historia de las historietas.

Será New York’s Metropolis Collectibles, fundada por el propio Fishler y su socio, Vincent Zurzolo, quien tendrá el privilegio de rematar la subasta de la que podríamos llamar, la historieta más cara del mundo. Si alguno quiere pujar, aquí tiene la dirección: www.comicconnect.com Pero hacedlo rápido, porque se abrirán las pujas hoy mismo y terminarán el día trece de marzo.

El propietario de tan magno objeto, codiciado por millones de seguidores del personaje y coleccionistas compulsivos a partes iguales, lo adquirió en 1950 a la tierna edad de nueve años, cuando le pidió a su padre los 35 centavos que costaba entonces. No sólo tuvo el mérito de comprarlo, sino de haberlo conservado en excelentes condiciones durante todos estos años, quizá intuyendo el valor intrínseco que poseía –y que alcanzaría un día… tal día como hoy, vamos–. Para que después digan que algunos niños no vienen con un pan debajo del brazo…

Y, ¿quién dispone de una suma semejante para gastar en un cómic? Pues teniendo en cuenta que entre los más fieles seguidores del Hombre de Acero se encuentran el popular comediante norteamericano Jerry Seinfeld, el jugador de baloncesto Shaquille O’Neil –mirad su brazo izquierdo si no me creéis– o la estrella de cine Nicolas Cage, que incluso llegó a bautizar a su hijo con el nombre de Kal-el, pues francamente, no creo que tarden demasiado en tener todo el pescado vendido.

¿Se venderá al precio solicitado o será la crisis la particular kryptonita de los seguidores más adinerados de Superman? Sólo el tiempo lo dirá.

El Diario el Mundo se hace eco de la noticia.

La Anécdota Relacionada

A título personal, si me lo permitís, os contaré una anécdota. Corrían los últimos años de la década de los ochenta. Uno era por aquél entonces pequeño en tamaño, pero grande en lo que a aficición a los cómics se refería y solía recorrer las viejas tiendas de segunda mano de su ciudad en busca de lectura algo más económica para el bolsillo de un chaval.

En una de ellas, mis ojos fueron a posarse en una atractiva portada del Hombre-Araña de cuyas andanzas sólo conocía por la editorial Bruguera, responsable de editar en España su revista semanal. Estaba en inglés. Ajado, pero bien conservado. Aquello hizo saltar mi sentido arácnido. No entendía demasiado del idioma en aquellos años, pero ¡repámpanos!, alguien había cruzado medio mundo con aquél ejemplar bajo el brazo para después ir a venderlo en una tienda de segunda mano de una ciudad costera del sur de España. También aquello tenía su magia. Así que me lo compré por la módica cantidad de ochenta pesetas de la época.

Llegué a mi casa y devoré cada viñeta –los dibujos, claro está, las palabras seguirían escapándoseme por unos cuántos años más–. Se trataba de un Spider-Man estilizado que apenas acababa de comenzar su –posteriormente– prolífica carrera contra el crimen.

Los días fueron pasando y el atractivo del cómic se fue diluyendo con el de otros, como los números de Crisis en las Tierras Infinitas, o la excelente serie de los Micronautas dibujada por Michael Golden y con la presencia de estrellas invitadas como Los 4 Fantásticos. Hasta que un día, mi padre, fiel lector de diarios, me advirtió de una breve noticia que aparecía en el periódico. El número 15 de Amazing Fantasy se cotizaba a 5.000 dólares, cuando el dólar era la moneda robusta de antaño. Mis ojos relampaguearon al reconocer la portada de cómic que, tiempo atrás, había adquirido en la caduca tienda de segunda mano. ¡No me lo podía creer! ¡Yo tenía un ejemplar de aquella revista!

Desgraciadamente, lo que fácil llega, fácil se va. Y aquél mítico cómic que habían rozado la yema de mis dedos, había partido con destino indeterminado confundido entre periódicos, revistas y otros cuántos papeles más.

Seguramente, no me habría desprendido de él, ni siquiera por aquella suma, salvo que el dinero me hubiera hecho falta de manear imprescindible o mi padre me hubiera amenazado con venderme a un mercader de esclavos. Pero, nunca tuve oportunidad de descubrir si me habría dejado tentar o no por el vil metal. Ahora, viendo que en la misma web donde se subasta el primer número de Action Comics, su valor alcanzó los 42.700 dólares, me pregunto qué habría sucedido si hubiera sido ligeramente más ordenado en mis años de infancia.

Lo que es seguro, es que siempre conservaré en la memoria aquellas páginas y el buen sabor de boca que me dejó haber acariciado la primera aparición de Spider-man con mis manos infantiles.

¿Qué queréis que os diga? Uno es un romántico incurable.

Un saludo desde la sala de subastas.

Informó Iván para Zona Negativa.

13 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
J Calduch
J Calduch
27 febrero, 2009 17:42

Lo único que puedo decirte es que a lo mejor lo que tuviste era un facsímil, no sé si se hicieron alguna vez de ese Amazing 15. Cuando en 1988 era el 50 aniversario de Superman volvieron a editar ese Action Comics 1 (sólo con la aventura de Superman y con suficientes anuncios y fanfarrias en el interior para que no pudiera confundirse con uno de verdad) y creo que me salió por 150 ptas.

Ziggy
27 febrero, 2009 18:47

Pues a mi me gustaria saber quien se lo va allevar al final.

Ferran Delgado
27 febrero, 2009 19:49

De los archivos de Heritage (http://tinyurl.com/brbu58):
-Flash Comics #1 NM+ 9.6: $273,125.
-Marvel Comics #1 Pay Copy VF/NM 9.0: $204,999.

Un saludo.
 

Darío
Darío
27 febrero, 2009 22:02

Me parece una burrada absolutamente excesiva máxime cuando ese mismo comic si no he mirado mal también está en Ebay mucho más barato, pero vamos aunque no estuviese.
Personalmente cada cual es libre de vender sus cosas al precio que le de la gana, pero en mi opinión los especuladores son una lacra.

Para mi ningún comic SEA EL QUE SEA vale más que el precio de portada o una extrapolación al precio de un tebeo actual. Es decir para mi este comic, por histórico y memorable que sea no vale más de o bien los 10 céntimos que costó en su momento o bien los 4 dólares que vale un comic americano de grapa en el mercado actual y punto.
El que se quiera gastar medio millón de dólares o lo que sea en un tebeo, nuevamente respeto totalmente su libertad para hacerlo si tiene ese dinero, pero que sepa que le están timando. Es asburdo, todos los que coleccionamos comics aquí somos fetichistas y nos encanta tocar y tener nuestros comics, olerlos y demás, pero pagar esas burradas por algo que con el tiempo será polvo, y que no vendrá con nosotros cuando nos muramos, es bien inútil.

Pero bueno, allá cada uno con lo que sea feliz.

Alberto Benavente
28 febrero, 2009 0:54

¿Qué os pasa? Insomnio?

menglo
menglo
Lector
28 febrero, 2009 1:12

Buenas.

Tenia entendido que ya se habia vendido un Action Comics por cerca de medio millon de dolares¿no fue asi?

Alberto Benavente
28 febrero, 2009 1:20

Hace cacho, si. Y estaba lo de aquel anormal que le compró a su hijo de 9 años uno solo por que le hacía ilu. No le pedirá un puñetero chupachups de 50 metros, no. 

RedNeo
28 febrero, 2009 2:35

Estamos hablando de 16 millones y medio de la moneda entendible de los que tenemos cierta edad¿?

Ludwig
Ludwig
28 febrero, 2009 15:31

“Pero pagar esas burradas por algo que con el tiempo será polvo, y que no vendrá con nosotros cuando nos muramos, es bien inútil”.

Darío, ¿cuáles son esos bienes de los que hablas? No se convertirán en polvo, son capaces de acompañarnos cuando dejemos el mundo de los vivos… No caigo en lo que pueden ser (¿Gemas del Infinito? ¿ El Nulificador Supremo? ¿Pipas de Adamantium?) pero jo, sean las que sean, con razón te parecen bienes útiles por los que pagar burradas…

chívame donde se pueden comprar esos bienes por los que se pueden pagar burradas ya que no se convertirán en polvo y nos los podremos llevar con nosotros cuando muramos. ¿Son bienes de adamantium? ¿Gemas del Ifinitos?

Ludwig
Ludwig
28 febrero, 2009 15:33

¿O quizá sea un quitaresacas que eviten repetir párrafos en el mismo comentario? Sorry. :S

Themurci
Themurci
28 febrero, 2009 16:49

Di click en la liga, y solo puedo citar a Mark Waik y Sergio Aragonés un uno de los número de Fanboy…

¡¿qué haces? ! ¡a un cómic como ese no se le lee, solo se le mira enbelesado.!

DNMRULES
28 febrero, 2009 19:34

Yo tenía entendido que a Mark Hamill le habían colado por un pastón una imitación unos estafadores y que Nick Cage tenía uno pero la mujer esa con mala hostia y aversión a los cómics que tuvo le hizo venderlo o deshacerse de él o algo así.

O igual lo he soñado.

Lord deu
Lord deu
1 marzo, 2009 0:25

Un comic solo vale lo que alguien este dispuesto a pagar por el.

Lo mismo que la discusion de los sueldos de los futbolistas, no ganarian eso si no estuvieramos dispuestos a ver sus partidos y pagar sus transmisiones de Cable.
Aunque no curen el cancer, ni el hambre de Africa.