Clásicos en Grapa: ¿Qué tiene de divertido la Verdad, la Justicia y el estilo de vida americano? - Zona Negativa
Home » Reseñas » Clásicos en Grapa: ¿Qué tiene de divertido la Verdad, la Justicia y el estilo de vida americano?
1757

Clásicos en Grapa: ¿Qué tiene de divertido la Verdad, la Justicia y el estilo de vida americano?

FavoriteLoadingAñadir a favoritos
 

Action Comics Vol 1 #775
“¿Qué tiene de divertido sobre la Verdad, la Justicia y el estilo de vida americano?”
(“What is so funny about truth, justice, & the american way?“)
Edición original:
Marzo 2001.
Editorial: DC Comics.
Guión: Joe Kelly.
Dibujo: Doug Mahnke y Lee Bermejo.
Entintado: José Marzan, Jr., Wade Von Grawbadger y Wayne Faucher.
Color: Rob Schwager.
Formato: comic-book 40 pags.

 

A principios de siglo, la moda Image y el resurgir del esplendor icónico de los héroes clásicos dio como resultado una nueva tendencia que combinaba lo mejor de cada casa. Entrabamos en una época de héroes modernos, descarados y sin limitaciones que no dudaban en emplear fuerza letal a la hora de detener a las amenazas que pusieran en peligro a la humanidad.

Lejos de ser parias desarraigados o vivir afectados por las implicaciones de estas medidas, se comportaban como deslumbrantes superestrellas con poderes que apelaban a los grandes ideas y que parecían ser perfectamente cool en todo lo que hacían. Detras de esta nueva ola estaban un puñado de incorregibles guionistas británicos como Warren Ellis o Mark Millar, irrumpiando con tanta fuerza que casi parecía que los héroes clásicos se habían convertido en algo obsoleto y antidiluviano. Bienvenidos al reinado de Authority. Sed buenos, u os patearemos el culo.

Soñar nos salva. Los sueños nos elevan y empujan a ser mejores, y por mi alma… juro que hasta que mi sueño de un mundo donde la dignidad, el honor y la justicia se conviertan en una realidad, no dejaré de luchar

Por aquel entonces Joe Kelly estaba al frente de la cabecera con más solera del último hijo de Krypton y, lejos de quedarse de brazos cruzados, supo leer la situación para dar un contundente golpe sobre la mesa devolviendo al padre de todos los superhéroes al lugar que le pertenecía. Con un título que es un que es una declaración de intenciones en si mismo, el conmemorativo número 775 nos presentaría a un nuevo grupo de superhéroes modelado a la imagen de las creaciones de Ellis y compañía. Teníamos una suerte de híbrido entre Spider Jerusalem y Jenny Sparks, un forzudo de color en la línea de Milestone, una suerte de Witchblade y un cruce entre The Drummer y Constantine. Al otro lado del cuadrilatero, Superman.

Nadie durante los últimos veinticinco años ha sabido entender al Hombre de Acero tan bien como lo hizo Kelly. Su Superman es inspirador, mesiánico, y a su vez tremendamente cercano y lleno de humanidad. El cruce perfecto entre Spider-Man y Jesucristo. Enfrentándolo contra esta panda de déspotas metahumanos, Kelly pondría sobre el tapete varias cuestiones interesantes sobre las barreras morales a las que se enfrentan los supérheroes y la esencia que los define así como de la propia funcionalidad de su protagonista en el mundo actual.

Pero lejos de hacerlo de una manera superficial o pedante, Kelly traslada la duda al personaje mientras lo envuelve en un vertiginoso espectáculo superheroico que no nos deja momento para el descanso. Brindado por Lee Bermejo y Dough Mankhe, la mayor habilidad de Kelly es cubrir la cercanía con grandilocuencia. Porque aun con todo el poder de los contendientes y la relevancia de los temas que se tratan, tenemos la sensación de estar ante la mitificación de una pelea en un patio de colegio usada para propiciar un brillante discurso sobre Superman y todo lo que respresenta. ¿Alguien ha vuelto a saber de Authority desde entonces?

176017591758

The following two tabs change content below.
Nací en el sur de España, aunque desde pequeño tenía la cabeza perdida entre mundos de fantasía. Descubrí los cómics a través de un baúl en casa de mis tíos, y nunca he salido de aquel cofre del tesoro. Enemigo de la nostalgia pero amante de la Historia, mis fascinación por cualquier medio de narración ha ido puliéndose hasta transformarse por pasión por el cómic en general y el universo Marvel en particular. Redactor de Zona Negativa desde 2010, es imposible mirar atrás sin pensar en este periodo compartido con vosotros como una experiencia irrepetible, de esas que dejan huella.

Te puede interesar

Destacada_conquistador_1

Conquistador

Reseñamos el primer volumen integral de esta serie que nos trasporta a los primero años de la conquista de América y a una lucha a muerte entre los conquistadores españoles y las fuerzas sobrenaturales de los antiguos dioses aztecas.

Deja un comentario

78 Comentarios on "Clásicos en Grapa: ¿Qué tiene de divertido la Verdad, la Justicia y el estilo de vida americano?"


Lector
Kaulso
3 febrero, 2013

¿Esta gran cómic de Superman esta publicado en alguna parte en español o recopilado en algún tomo?

Lector
3 febrero, 2013

 ¡Reedición del Superman de Joe Kelly ya!

Lector
Superman95
3 febrero, 2013

 Gran parte del filme “Superman Vs. La Elite” está brillántemente transladada a la pantalla. Inclusive, algo que mucha gente no entendió es que el estilo de animación (A medio camino entre el estilo de “The Real Ghostbusters” y algunos productos menores ochenteros de Toei Animation para el mercado americano) buscaban ser el equivalente al “feismo” (En el buén sentido de la plabara) que le imprimió a la historia Doug Mankhe. Superman probó su punto brillántemente, siguendo la linea de muchos escritores de mostrarlo como un pacifista al que no le tiembla la mano a la hora de enfrentar un mal mayor por la fuerza. Se puede decir lo que sea de Kelly, Loeb, Schultz y DeMatteis, pero las series de Superman entre Diciembre de 1999 y justo antes de “Mundos en Guerra”, sin ser obras maestras eran bastante entretenidas y variadas. Lástima que en esa epoca, hubo números que quedaron inéditos tanto para España como para América Latina.

Vid (Que iniciaba su decadencia) optó por mostrar números sueltos que dejaban vacios argumentales inexplicables, mientras que Norma publicaba muy bonito, como no, pero debías vender un rioñon para comprarlo.

Lector
the drummer
3 febrero, 2013

y supongo que el título del tebeo rinde tributo al temazo de nick lowe (que más tarde popularizó elvis costello)

Autor
3 febrero, 2013

 De hecho creo que Kelly se basó en la de Costello :wink:

Completamente, Superman95. De hecho, para mi gusto nadie entendió al hombre de acero tan bien como el guionista de Masacre. El gran problema de esa etapa es que aunque dieron historias bastante interesantes, las cuatro cabeceras del hombre de acero vivían en un proceso de crossover constante incluso más acusado que el de las dos series de los Vengadores de Bendis. De hecho, estoy pensando que aunque fue una etapa muy interesante, podría ser la prueba viviente del mal que le puede hacer la sobreexplotación a una franquicia…

P.s.: Diamond, que ECC te oiga :)

Lector
Ataúd Johnson
3 febrero, 2013

Como te oigan como me han oído a mí los de Panini con El Hombre Cosa!!Estas cosas hay que dejarlas en manos de Reverend que es un profesional.

Lector
LASTSON
3 febrero, 2013

Tiene más de 24 páginas. Creo que llega a las 40.

Lector
SICKBOY
3 febrero, 2013

 Este cómic fue elegido el mejor número único del año 2001 en la revista WIZARD, nunca pude llegar a leerlo eso sí, la peli animada me pareció una mierda 

Lector
Goto Dengo
3 febrero, 2013

 Kaulso
ha comentado el 3 febrero, 2013 a las 21:59h

¿Esta gran cómic de Superman esta publicado en alguna parte en español o recopilado en algún tomo?

Lo puedes encontrar en el tomo nº7 de la LJA de Planeta, junto con los números 96 al 100 de la JLA.

ventajas de apuntar en mi lista los números américanos… y dar la casualidad que lo compré esta misma semana ;)

Lector
Mr. X
3 febrero, 2013

 Yo también lo he leído -en formato digital, I confess- y también juraría que tiene más de 24 páginas…

En cualquier caso, si, uno de los grandes one shot del kriptoniano.

De Joe Kelly también me encanta su “Soy una matagigantes”.

Lector
Jerónimo Thompson
3 febrero, 2013

 Lo que no entiendo es por qué Kelly convirtió a continuación a este grupo en el protagonista de su propia serie durante los 12 números que duró. ¿No se suponía que eran una simple herramienta para contraponer a Superman frente al concepto “Authority”? ¿Qué sentido tenía “criticar” a Authority a través de ellos para después “encumbrarlos” con una serie que venía a ser un remedo de Authority? (por lo que tengo entendido, que yo nunca llegué a leer JL Élite).

Lector
Goto Dengo
3 febrero, 2013

 y efectivamente es de 40 páginas.

otra cosa que también he mirado y es verdad, es que de esa época hay mucho material de Superman inédito… si no me faltan datos del Action Comics 768 a 798 solo hay publicados unos 3  o 4 números), igual que el de Mano of Steel 103 alo 133. De Adventures y de Superman aún hay algo más.

Incluso cuando Planeta sacó los 6 tomos de Universo DC de Superman, solo reeditó lo mismo que Norma excepto parte de los tomos 5 y 6.

Si las críticas eran buenas no entiendo que hayan dos años y medio inéditos y no se aprovecharan los tomos Universo DC

Lector
Sputnik
3 febrero, 2013

 “Nadie durante los últimos veinticinco años ha sabido entender al Hombre de Acero tan bien como lo hizo Kelly. Su Superman es inspirador, mesiánico, y a su vez tremendamente cercano y lleno de humanidad. El cruce perfecto entre Spider-Man y Jesucristo.”

No definiría a Superman como el cruce perfecto entre Spider-man y Jesucristo. De hecho la “spidermanización” de Clark Kent siempre me ha parecido un error derivado de dar por hecho que la Forma Correcta de abordar a los superhéroes es darles problemas mundanos como la chorva y el recibo de la luz (método marvel), lo cual nunca me casó con Supes, el semidios disfrazado de mortal. Y diría que, en lo tocante al Superman “inspirador, mesiánico y lleno de humanidad”, Morrison es, con su All Star Superman, precisamente alguien que sí supo entender la cosa mejor que nadie en más de 25 tacos. Dicho todo ello sin intención de desmerecer a este tebeo.

Lector
Coloso7
3 febrero, 2013

Joe Kelly, deja Ben Ten y cosas variopintas y vuelve a escribir Spiderman. 

Lector
Ocioso
4 febrero, 2013

Esta grapa no me gusta y además no es un clásico, es de antes de ayer. Quiero otra.

Lector
Javié
4 febrero, 2013

 Superman aburre, tiene demasiado poder, nadie empatiza con un ser todo poderoso al que ningún enemigo puede hacerle sombra de manera coherente.

Solo mola de dos formas, una, vas y le quitas algunos poderes para igualar la cosa o dos, traes a titanes espaciales que no solo igualen sus poderes sino que lo superen, de ahí el reto.

Lector
Javié
4 febrero, 2013

 Es como si a goku en tercera transformación lo metes a pelear en el torneo de las artes marciales con karatecas normales, de pronto perdería toda la gracia y estaríamos deseando que cualquier luchador anónimo le diera una paliza, somos así por naturaleza, siempre sentimos simpatía por el mas débil.

Lector
Sputnik
4 febrero, 2013

 “Superman aburre, tiene demasiado poder, nadie empatiza con un ser todo poderoso al que ningún enemigo puede hacerle sombra de manera coherente.”

“Solo mola de dos formas, una, vas y le quitas algunos poderes para igualar la cosa o dos, traes a titanes espaciales que no solo igualen sus poderes sino que lo superen, de ahí el reto.”

Ese es un argumento esgrimido muchas veces, y solamente le veo sentido si asumes que una historia de Superman tiene que ser obligatoriamente la historia de un combate de superpoderes. Sin embargo, las mejores historias de Superman que se me ocurren son aquéllas en las que sus superpoderes no son su principal baza, sino una característica más dentro del contexto de viajes temporales y máquinas de ciencia ficción en que se mueve el personaje; y sus retos son realmente problemas pelín más complejos que se tienen que resolver con super-imaginación y super-inteligencia. Cualquiera que vea Dr Who o haya leído Planetary sabe a qué me refiero: el sentido de la maravilla y el espectáculo no van necesariamente de la mano de un pulso por ver quién tiene más poderes.

En cuanto a lo de la imposibilidad de empatizar con un tipo “todopoderoso”, me parece otra falacia derivada de la “idea marvel” de que, para que la identificación sea posible, los héroes deben ser parecidos al lector. Niego la mayor: ésa fue la estrategia de Lee, no El Único Modo. Que empatices con un personaje no depende de que tenga “tu vida” , sino de la habilidad y recursos del narrador para sacarle jugo a su forma de ser y de actuar de forma que puedas sentirte identificado. Básicamente, si es capaz de sentir cosas, es susceptible de generar empatía. Y Superman es capaz de sentir cosas.

Una suerte de divinidad que, con todas sus fuerzas, intenta tener los pies en la tierra y ser un ser humano, sí da un juego cojonudo para poner en el tablero cuestiones y conflictos que son comunes a cualquier persona, como la idea de identidad, de moral, de responsabilidad, de comunidad, de enemistad, de vejez, etc… el tipo tiene que lidiar con todo ello a su manera particular y épica.

Claro, si cometes el error de reducir a Superman a “es un boy scout modélico”, vas de culo. Pero eso pasa con cualquier personaje si lo llevas a su mínima expresión: Hulk es un bicho verde que hostia cosas y Spider-man un adolescente que suelta chistes malos. Pero no.

Lector
Superman95
4 febrero, 2013

 Hay una característica que nadie comenta de Superman y es que es ante todo un personaje “Todoterreno”: puedes enfrentarlo a gangsters, zombies, alienigenas, robots, mandarlo de viaje en el tiempo, a una realidad alterna y funciona. (El pero es encontrar al guionista correcto). Si mandas a Batman al espacio, el personaje está fuera de su elemento y chirria. Si pones a Spiderman contra Frankenstein, como que tampoco pega. Eso demuestra una virtud y una falencia de Superman: puede contra todo pero a veces no hay quien sepa escribirle.

Lector
SICKBOY
4 febrero, 2013

 Bueno, a mi me puede chirriar más ver a un Superman (que no sea de los años 40) luchando contra gangsters que a Batman en una misión en el espacio. Como han dicho antes todo depende del buen hacer del guionista….