ZN Cine – Crítica de Open Windows, de Nacho Vigalondo

Por
10
627

 

Dirección: Nacho Vigalondo
Guión: Nacho Vigalondo
Música: Jorge Magaz
Fotografía: Jon D. Domínguez
Reparto: Elijah Wood, Sasha Grey, Neil Maskell, Adam Quintero, Ivan Gonzalez, Jaime Olias, Rachel Arieff, Jake Klamburg
Duración: 100 minutos
Productora: Wild Bunch / Apaches Entertainment / Antena 3 / Woodshed / EITB / Canal +
País: España

 

La crítica especializada y un selecto grupo de aficionados nos hemos obstinado en convertir a Nacho Vigalondo en una de nuestras mejores apuestas, en una de nuestras esperanzas, en definitiva, en una de esas interesantes promesas de futuro que nos haga sentirnos orgullosos del cine español. Para comprender la verdad sobre toda leyenda hay que intentar analizar su base histórica. En este caso esta aparece en forma de sólidos antecedentes cinematográficos. El primer hecho a remarcar en la carrera de este director cántabro lo encontraríamos en el éxito de su corto musical en blanco y negro titulado 7:35 de la mañana, con el que el también guionista, actor y compositor lograría la hazaña de obtener una nominación en 2004 al premio Oscar al Mejor Cortometraje. También hemos de recordar el buen regusto que nos dejaría hace unos años Los Cronocrímenes, su primer largometraje, un filme de ciencia ficción sobre viajes en el tiempo protagonizado por Karra Elejalde y Bárbara Goenaga. Una propuesta atípica en nuestro cine que pese a una caótica, indignante e injusta distribución ha logrado con el tiempo convertirse en una pequeña producción de culto para Tom Cruise y un buen puñado de aficionados. Lo que ha demostrado Nacho Vigalondo en estos trabajos y en su ya amplia labor como cortometrajista no deja de ser un hecho reseñable, convirtiéndose en el padre de una serie de historias manchadas con un fresco ingenio y una desvergonzada personalidad capaz de asumir riesgos como pocos compañeros suyos de profesión se atreverían a hacer. Marcando terreno con propuestas muy modestas y calculadas, con presupuestos muy limitados, guiones basados en sus personajes, localizaciones casi claustrofóbicas y repartos pequeños, manejables y manipulables.

Estas características se repetirían en Extraterrestre, su producción de 2012 nuevamente con guión pagado de sí mismo para presentarnos una inusual e inclasificable comedia romántica de ciencia ficción con Michelle Jenner, Julián Villagrán y los compañeros de Muchachada Nui Carlos Aceres y Raúl Cimas. El resultado de esta cinta sería más desconcertante, un delirio propio de algunos de los sketches humorísticos en los que ha participado la mitad de su reparto y, por ello, especialmente apreciada por los espectadores que fueron capaces de conectar con el particular sentido del humor de su director y los excesos histriónicos de sus actores. Pero lo que quedó claro con Extraterrestre era la voluntad de Nacho Vigalondo de seguir dando guerra. Muchos comenzamos a imaginarnos que podría hacer el español con un presupuesto más holgado, con una oportunidad para dar rienda suelta a su genio, nos picaba la curiosidad por descubrir si mantendría su sello personal o renunciaría a él para abrazar los convencionalismos y caminos más transitados por el cine de género y entretenimiento hollywoodense. Ha sido con el reciente estreno de Open Windows, la última aventura del director de Los Cronocrímenes, con la que hemos tenido la oportunidad de dilucidar (al menos en parte) alguna de estas cuestiones.

Open_windows_nacho_vigalondo_2
Esta es una de las escenas habituales en Open Windows

Para Nacho Vigalondo esta ha sido su primera película rodada en inglés, una coproducción entre España, Estados Unidos y Francia en la que colaboran Antena 3, EITB y Canal + en la que el cántabro ha podido explorar el apartado técnico y visual de su historia como no había tenido oportunidad de hacer hasta ahora en ninguno de sus proyectos. En el reparto, una vez más pequeño, manejable y manipulable, destaca primeramente la presencia del actor estadounidense Elijah Wood que parece haber encontrado en los cineastas españoles -véase sus colaboraciones previas con Álex de la Iglesia o Eugenio Mira– y el thriller psicológico -en las respectivas Los crímenes de Oxford y Grand Piano– la mejor manera para distanciarse de su trabajo en la trilogía de El Señor de los Anillos de Peter Jackson. Haciéndole compañía en este caso una inesperada y sorprendente Sasha Grey, actriz retirada del cine para adultos afrontando en Open Windows uno de sus primeros papeles protagónicos en el cine convencional -aunque sea un poco menos convencional en manos de Nacho Vigalondo– después de haber participado en filmes menores como I Melt With You de Mark Pellington, Would You Rather de David Guy Levy o The Scribbler de John Suits. El casting lo completan nombres como Neil Maskell, Adam Quintero o Iván González.

¿Y de qué trata Open Windows? La historia concebida por Nacho Vigalondo, a la que algunos medios se han apresurado a considerar como “La Ventana Indiscreta de siglo XXI”, alabando el tono hitchcockiano del filme, comienza cuando Nick Chambers, manager y propietario de una página web dedicada a la superestrella Jill Goddard, recibe una misteriosa llamada de un hombre llamado Chord que afirma pertenecer a la campaña de promoción de la última película de la actriz. Este le comunica que la cena con la famosa que Nick había ganado en un concurso online en internet ha sido cancelada. Para compensárselo, Chord le ofrece la oportunidad de espiar a Jill a través de la webcam de su portátil, pero después de aceptar tan sugerente oferta la situación comenzará a ponerse cada vez más extraña y peligrosa. Esta premisa sirve a Nacho Vigalondo para ofrecernos un arranque desconcertante pero prometedor, con homenaje al cine de serie B y cierto espejismo al cine dentro del cine, una sensación acrecentada cuando descubrimos al director de Open Windows encarnando a su homónimo de ficción responsable del nuevo filme de la atractiva Jill Goddard. El juego de apariencias se siente sugestivo y nos hace creer que podemos estar ante una astuta deconstrucción de los clichés y convenciones habituales del thriller como lo fue al terror La cabaña en el bosque de Drew Goddard y Joss Whedon.

Open_windows_nacho_vigalondo_1
La narrativa a través de varias ventanas en el entorno ficticio de Open Windows

Hay ciertamente algo de esto último en Open Windows, como se desprende de la astucia de un planteamiento enfocado sobre los cauces y maneras que pueden tomar en el mundo moderno el poder de la fama, las nuevas tecnologías y, sobre todo, el del poder por el mismo poder. Pero su director y guionista no acaba de apuntalar las posibilidades de las ideas que pone sobre la mesa, bien sea porque su plan sigue otras directrices o porque prefiere apostar todo a una sola carta con un final de esos que pretenden ser una vuelta de tuerca capaz de indignar y sorprender al espectador a partes iguales. No obstante, no perdamos la perspectiva, lo primero que llama la atención de Open Windows ya estaba presente en sus tráilers: su apartado técnico y visual, réplica de un universo virtual utópico en el que los ordenadores nunca se cuelgan y soportan las más duras y difíciles condiciones, como base misma de la narrativa del filme. En este apartado la película se muestra pletórica, llevando a su máxima expresión recursos que hemos visto aplicados, sobre todo, en la pequeña pantalla, en series como Person of Interest, manteniéndonos distraídos del fondo y obligándonos a ignorar la condescendencia de los personajes y una factura mucho más sobria y gris cuando pasa ocasionalmente la acción al “mundo real”.

La película maneja muy bien la tensión de la historia, aún cuando parece primar en ella un cierto tono satírico en muchos momentos y al que colaboran algunos secundarios prescindibles que realmente sólo hacen que enmarañar el guión y servir como continuo deus ex machina. La intriga va decayendo a la largo del metraje por puro agotamiento, una vez el espectador se acostumbra a la novedad del entorno virtual movido por los hilos de Nacho Vigalondo y pasa a saturar y hacerse repetitivo fallando al intentar impulsar nuestro entusiasmo por la trama. El apartado técnico parece incluso digerir o entorpecer las interpretaciones de sus protagonistas y llegado a su último acto el filme opta por jugar su última carta con un resolución forzada y tramposa -como suele ser siempre en estos casos- que va en detrimento de la atmósfera e incluso la amenaza que se había estado construyendo durante toda la película. En definitiva, Open Windows se queda en una promesa, en un disparo en la buena dirección, uno bien dirigido en su parte técnica por un Nacho Vigalondo que sigue experimentado, apostando y jugándosela (e intentado jugárnosla a nosotros) como un haría un buen trilero y como ningún otro cineasta del panorama patrio pero acaba siendo pasto de una excesiva hambre y avaricia por intentar deslumbrar.

  Dirección: Nacho Vigalondo Guión: Nacho Vigalondo Música: Jorge Magaz Fotografía: Jon D. Domínguez Reparto: Elijah Wood, Sasha Grey, Neil Maskell, Adam Quintero, Ivan Gonzalez, Jaime Olias, Rachel Arieff, Jake Klamburg Duración: 100 minutos Productora: Wild Bunch / Apaches Entertainment / Antena 3 / Woodshed / EITB / Canal +…

Review Overview

Dirección: - 70%
Guión: - 60%
Reparto: - 60%
Apartado visual: - 80%
Banda sonora: - 60%

66%

Vosotros puntuáis: 8.8 ( 2 votos)
10 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
frankbanner71
frankbanner71
Lector
17 julio, 2014 9:47

nunca,repito,nunca he llegado a entender como una tontá como ese corto de 7:30 de la mañana llega a ser nominado a los oscars.en serio,me resulta inexplicable.

a mí el tipo me cae realmente bien.es verlo en alguna entrevista,y quedarme enganchado viéndole.pero me pasa como a jose luis garci,que me flipaba escucharle hablar de cine en su programa,ó el mismo Daniel monzón(de la que salvo su celda 213).ahora ya el cine que hacen,ya es otro cantar….

y comparar esto con LA MEJOR película de hitchcock ya raya en la herejía.la peli no deja de ser un experimento curioso…y ya.

a ver que sale de ese SUPERCROOKS que imagino que sigue adelante.

jorgenexo
jorgenexo
17 julio, 2014 10:08

De Vigalondo sólo he visto, aparte de alguna de lo que hizo para Muchachada, Los Cronocrímenes y para mí conforma con Abre los Ojos e Intacto la trilogía de mejores películas fantásticas de factura patria en los últimos 20 años (antes de que alguno de sus fans saquéis a colación las de REC me adelanto para pediros por favor que no lo hagías salvo que queráis que os diga lo que pienso de ellas con mi habitualmente hiriente sinceridad).

Lo que no quita para que ni ésta, ni la anterior ni la próxima me generen el menor interés por lo que sé de ellas.

Si no has visto Los Cronocrímenes, Frankie, ya estás tardando: del resto no te digo nada porque ni las he visto ni preveo verlas.

Pikodoro
Pikodoro
Lector
17 julio, 2014 16:46

Lo cierto es que desde el momento que el propio reseñista se autoproclama “selecto” porque le gusta Vigalondo, la crítica (?) ha dejado de intersarme por completo. La crítica “especializada”, por otra parte, ha sido bastante tibia con la película.

Los cortos de Vigalondo son geaciosetes. Los Cronocrímrnes es una peli maja e incluso interesante (aunque a mi entender a años luz de Tesis o Intacto). Lo que pasa es que Vigalounge ha sabido crearse una reputación en las redes muy superior a la de su propia obra y ha sabido promover toda una legión de groupies que jalean sus obras (ese graciosisimo “selecto grupo de aficionados”) que posiblemente estén limitando con su adulación absoluta la evolución potencial de quien, la verdad, era una apuesta interesante de nuestro cine.

Una versión 2.0 de quienes arruinaron a Medem riéndole igualmente las gracias en los 90.

samanosuke
samanosuke
17 julio, 2014 16:48

Pues coincido con frank en lo de 7:30 de la mañana (no le vi la gracia ni el interés por ningún lado) y con jorge en lo de Los Cronocrímenes. Tengo ganas de ver ésta en pantalla grande, la verdad, a mí al menos la idea sí me parece muy prometedora, ya veremos cómo se desarrolla después.

Juan Luis Daza
Autor
17 julio, 2014 16:56

“Lo cierto es que desde el momento que el propio reseñista se autoproclama “selecto” porque le gusta Vigalondo, la crítica (?) ha dejado de intersarme por completo.”

Mi no entender.

Pd: Excelente reseña como siempre, yo tengo ganas de verla ya está siendo recibida con opiniones muy encontradas y como comenta Jordi muchos apuntan a que es un buen intento pero no del todo certero.

Pikodoro
Pikodoro
Lector
17 julio, 2014 17:44

Mis disculpas por haber dejado de leer, pero ciertas connotaciones me matan, sobre todo sí son frecuentes en distintos medios. Es lo que tiene ser un aburrido.

jorgenexo
jorgenexo
18 julio, 2014 10:05

Yo es que como soy muy tonto he visto Los Cronocrímenes varias veces, e intuyo que detrás de esta peli hay un tío muy muy capaz. Aunque lo mismo me pasó con Abre los ojos y su director terminó por hacer esa mierda tamaño triceratops que fue Agora. Y qué decir de Fresnadillo, esa eterna promesa… O bueno, Alex de La Iglesia, que para mí desde Acción Mutante no ha hecho más que medriocridades o directamente basura.

Así que el hecho de que me haya gustado una película del inicio de la actividad de un director no me lleva a tirarme como un loco sobre su producción posterior: me generan interés, claro, pero lo justo.

frankbanner71
frankbanner71
Lector
18 julio, 2014 10:35

2.jorgenexo.
“si no has visto los cronocrimenes,frankie,ya estas tardando:del resto no digo nada,porque ni las he visto,ni preveo verlas”.

pues casi igual que yo,jorge.la de LOS CRONOCRIMENES y EXTRATERRESTRE las ví en su momento,y ambas me dejaron la misma sensación.su fuerte,(pero sin duda,vamos),son sus guiones.muy habilidosos,muy bien alambicados.al menos,en apariencia.pero como realizador demuestra evidentes carencias.da la impresión de que rueda a toda mecha,que da por buena la primera toma,sin descartar otras opciones.demuestra,en suma,cierta dejadez a la hora de pulir cada secuencia.por no hablar de lo lamentable que resulta como director de actores.sus actores recitan los diálogos como si estuvieran en mitad de un ensayo.carentes de emoción,de intensidad.dialogos totalmente impostados(me acuerdo ahora en los cronocrimenes,cuando el personaje de vigalondo pide a hector 1 que siga las luces de posición hasta la casa).no es el caso,por ejemplo de almodovar que es capaz de hacer recitar diálogos del todo estúpidos a sus actores y hacer que suenen verosismiles.esta falta de intensidad y dramatismo provoca que haya secuencias que rocen peligrosamente el terreno de la parodia.y,finalmente,vuelvo al principio.vigalondo parece querer supeditarlo todo al guión.a SU guión.sin darse cuenta de que cualquier director con una minima experiencia en el medio sabe que un guión trasladado desde el papel hasta la sala de montaje prácticamente no existe,que a medida que vas rodando te das cuenta de que se hace necesario efectuar algún pequeño cambio aquí y allá para que las piezas ensamblen adecuadamente dentro del conjunto.

en el fondo,el cántabro aspira a convertirse en el Tarantino patrio,pero Tarantino,al contrario que vigalondo,saca oro de sus actores,sabe mover la cámara,y crea su propio lenguaje visual,sin renunciar a su estilo,y conservando el tono de su película de principio a fín(los 8 o 10 últimos de los cronocrimenes con hector 3 tomando consciencia de sí mismo y tomando el control de la situación(aquí veo por fín a karra elejalde libre del encorsetamiento de su personaje) son para mí lo mejor de la película.

si el mismo alan moore descubrió que su fuerte no era dibujar gatetes,y que su futuro estaba en los guiones,no veo por que no pudiera pasar lo mismo con nacho vigalondo.porque lo cierto es que el tipo demuestra un talento innegable como escritor de guiones.lo mismo debería probar, aunque sea una vez, en delegar en un director más experimentado,y permanecer en retaguardia.a veces viene bien descubrir que – es +.

a Alejandro amenabar se le ve algo seco de ideas últimamente.si yo fuese productor ya estaría tardando en juntar a estos dos en un proyecto que,estoy seguro,que lo petaria.uno aportando el guión(con aportes del otro)y el otro manejando la cámara.

o lo mismo debería probar en el mundo del comic.fijo que nos llevaríamos grandes sorpresas en este sentido.

en cualquier caso quiero quedarme con lo positivo.estoy dispuesto a jugarme el brazo con el que…escribo a que el cachondo este acaba pegando el pelotazo.pero a lo grande,además.

y yo me alegraré mucho cuando cuando esto ocurra.

palabrita del niño Jesús.

frankbanner71
frankbanner71
Lector
24 julio, 2014 17:58

para completistas del trabajo del vigalondo(aunque tambien podia haber caido en el post del raul macias,xdd).

http://www.youtube.com/watch?v=-yqxg3lkhWc