Bogey. Tradición y ruptura

Antonio Segura y Leopoldo Sánchez firman una serie tensa, intensa y llena de aciertos. Una mezcla de géneros que influirá a varias generaciones de artistas.

Por
1
1726
 

Edición nacional/ España:Bogey. Edición integral
Ponent Mon. Noviembre 2016
Guion:Antonio Segura
Dibujo:Leopoldo Sánchez
Formato:Cartoné. 184 páginas
Precio:27€

 

Tenemos a nuestra disposición una oportunidad magnífica para descubrir o revisar una de las obras capitales del comic negro mundial del último tercio del siglo pasado. Se trata de la serie Bogey que la editorial Ponent Mon ha publicado en una edición integral en 2016.

Una de las razones por las que desde adolescente me gusta el género negro, aparte de La Dama de Shangaï y Gilda, es por Bogey. Luego vendrían Raymond Chandler con su Philip Marlowe y Blade Runner y más tarde Ross McDonald, los hermanos Coen, Lawrence Block, Henning Mankell o Fred Vargas… pero Bogey fue uno de los primeros.

En los 80, esta serie escrita por Antonio Segura y dibujada por Leopoldo Sánchez fue el comic negro español más trascendente. Remitía al glorioso pasado del género (el diminutivo de Humprey Bogart, icono del detective privado en Hollywood, era Bogey) y también al presente más rabioso; cabe recordar que el primer álbum de la serie – auto editado por ambos creadores – es del 1980 aunque fue publicado en 1981 y la película Blade Runner por ejemplo se estrenó en 1982.

Bogey Nicolson o Nicholson, es un detective privado del siglo 29 con un evidente parecido a Humprey Bogart y radicado en el planeta minero Blekos II. Bogey resuelve casos intrincados y se mete en toda clase de líos de los que normalmente suele salir bastante malparado. La novedad de la serie consistió en su momento en la original fórmula del cruce de géneros entre serie negra y ciencia ficción. La confirmación estriba hoy en ver que la simbiosis entre los textos incendiarios de Segura y la narrativa elegante y flemática de Sánchez funciona como el primer día, acaso mejor.

La serie consta de 13 historias todas publicadas en la revista Cimoc salvo la última y más larga serializada en la efímera revista K.O. Comics. Se editaron también tres álbumes recopilatorios; el primero de 1981 recoge las historias Adiós muñeca! y El hombre que floreció. El segundo titulado Archivo secreto del comisario Kelele y publicado en 1983 por Norma reúne 5 historias que son: Only you, “H.p.”, Aquellos viejos tiempos, El largo transcurso de la eternidad y la maravillosa historia breve As time goes by y por último el álbum también editado por Norma en 1991 titulado Nunca jamás que recopila la historia homónima serializada en K.O. Comics y otros dos relatos breves titulados “Tutti Frutti” y La dama del castillo. En su momento quedaron por recoger en álbum 3 historias: Las plumas de la serpiente, ¡Cuéntemelo Sr.Bogey! y El dandy (único episodio en color).
Todas estas historias están incluidas ahora en la edición integral de Ponent Mon que además cuenta con Bye, bye! un relato de tres páginas a color escrito y dibujado por Leo Sánchez a propósito para esta edición.

Leopoldo Sánchez es uno de los más grandes artistas europeos de finales del siglo XX. Su carrera abarca unos 30 años y empieza en la editorial valenciana Maga donde trabajaban sus primos José y Leopoldo Ortiz junto a Luis Bemejo y otros. Cursó estudios de Bellas Artes y empezó a trabajar para el mercado nacional y exterior en editoriales como Bardon Art, Fleetway, Editorial Ferma o la francesa Aredit. En los 70 publicó la primera parte de la adaptación de El Quijote en la revista Trinca para luego engrosar la lista de dibujantes españoles que colaboraron con la editorial norteamericana Warren en lo que se llamó la spanish invasion. A finales de la década vuelve al mercado español creando junto al guionista Antonio Segura la serie Bogey que acabó publicándose en Cimoc. Participó junto a Manfred Sommer, Andrés Hispano y José Ortiz entre otros en la fundación de la Editorial Metropol que publicó las revistas Metropol, K.O. Comics y Mocambo. Otras obras de esta época son Diario de Arena y El justiciero enmascarado. Dejó la historieta a principios de los 90 para dedicarse a la pintura y el dibujo publicitario. Sánchez ha influido tanto en autores españoles como extranjeros destacando por su trascendencia el peso que tuvo la serie Bogey en el diseño de las páginas de Watchmen tal y como confesó en su momento el propio Dave Gibbons.

Antonio Segura (1947-2012) ha sido uno de los mejores guionistas españoles de finales del siglo pasado. Trabajó para numerosas revistas de los años 80 y 90 como Creepy, Cimoc, Metropol y Zona 84 donde creó grandes series como Kraken y Sarvan junto a Jordi Bernet, Hombre, Ives/Morgan, Burton y Cyb o Las mil caras de Jack el Destripador con José Ortiz como dibujante y Eva Medusa con dibujos de Ana Miralles. Participó en la creación de las revistas K.O. Comics y Metropol y al final de su carrera escribía guiones de la serie Tex para la editorial italiana Bonelli. Su estilo seco, directo y sin concesiones le hacían especialmente apto para la serie negra donde nos ha dejado grandes ejemplos como Ives/Morgan y sobre todo Kraken y la que nos ocupa Bogey; dos obras maestras del género.

Vamos a dar una pequeña ración de sopa de fechas para entender la trascendencia histórica de Bogey. En 1979 los autores prepararon una historia del personaje para una revista que no llego a salir al mercado llamada Kraken; posteriormente la incluirían en un álbum auto publicado en enero de 1981. La primera aparición de la serie en la revista Cimoc es de noviembre de 1981 en el número 9 de la publicación.
Su principal antecedente, The long tomorrow – comic de 16 páginas de Dan O’Bannon y Moebius – vio la luz en la primavera de 1976 en la revista francesa Métal Hurlant. La prodigiosa película de Riddley Scott Blade Runner se estrenó en 1982. La novela en la que se basó levemente esta película ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? de Philip K.Dick se publicó en 1968. La famosa revista británica 2000 AD empezó su andadura en febrero de 1977, una de sus series principales Judge Dredd creada por John Wagner y Carlos Ezquerra se estrenó en el número 2 publicado el mismo año. Finalmente el primer episodio de El Incal de Alejandro Jodorowsky y Moebius se publicó en la revista Métal Hurlant en diciembre de 1980.
Por todos estos datos se puede deducir que Bogey forma parte de la primera oleada de manifestaciones artísticas que renovaron tanto la serie negra como la ciencia ficción fusionando las principales y mejores características de ambos géneros.

Si Bogey es una obra que se recuerda es, a parte de los críticos y novedosos guiones de Segura, por el portentoso arte de Leopoldo Sánchez. En cada historia nos regala al menos con una página memorable. Su dibujo y su narrativa tienen la heterodoxia de Josep Mª Beà, el dominio del blanco y negro de Jordi Bernet y la narrativa visual del mejor Carlos Giménez. Es además un mago del diseño de los títulos y del dibujo de mobiliario e interiores. Es conocida la influencia de Sánchez en Dave Gibbons que citó esta serie y en concreto la distribución de nueve viñetas por página como uno de los referentes que usó para planificar la narrativa de Watchmen.
Es una auténtica lástima que el mundo del comic español no pueda retener a gente como el maestro Leo Sanchez.

En cuanto a las historias, Antonio Segura nos entrega una serie de episodios cínicos, críticos y violentos que rompían moldes en el panorama del comic español de los 80. Los relatos cortos como ¡Cuéntemelo, sr. Bogey!, Las plumas de la serpiente y As times goes by son auténticos clásicos. Otra historia titulada El hombre que floreció es un duro y melancólico cuento que se sitúa entre lo mejor escrito por el guionista valenciano equiparable a los momentos más brillantes de Las 1000 caras de Jack el Destripador que junto con Kraken y por supuesto Bogey forman la trilogía de obras maestras de este escritor en su paso por el género negro.

A pesar de su estilo rompedor, los autores nunca olvidaron la tradición de la mejor serie negra publicada y filmada hasta la fecha. El nombre del protagonista es un ejemplo y títulos como Adiós muñeca! o As time goes by también remiten al pasado glorioso del género. En la conclusión de la historia El hombre que floreció, Bogey acaba entregando a la mujer que ama a la policía. Segura lo remata con este texto: “Teresa se refugió en mis brazos, calladamente empezó a sollozar, pero eso era algo que había dejado de preocuparme hacía, tal vez, un siglo”. Es evidente que con Bogey los autores habían encontrado el material con el que se forjan los sueños.

La edición integral que publica Ponent Mon es espectacular, cuenta con un intenso prólogo del propio Leopoldo Sánchez centrado en la figura de su compañero y amigo Antonio, la entrevista realizada por Javier Mesón al dibujante es también muy interesante pero por encima de todo esto, poder ver el folio donde Antonio Segura escribió el guion de la historia corta As time goes by resulta realmente emocionante.
Por otra parte, la reproducción del álbum es muy correcta, su tamaño es el adecuado y cuenta con el aliciente de incluir una historia corta inédita escrita y dibujada para la ocasión. Solo contiene un error: las páginas 129 y 130 están intercambiadas, al menos en la edición que manejo.

A menudo nos quejamos de que el mercado nacional no trata como se merecen a los clásicos del cómic español. Y a menudo es verdad. Ahora que disponemos de una edición impecable de una de estas obras es casi un deber como aficionados prestarle la atención que se merece. Un deber que por otra parte se convierte literalmente en una auténtica gozada.

  Edición nacional/ España:Bogey. Edición integral Ponent Mon. Noviembre 2016 Guion:Antonio Segura Dibujo:Leopoldo Sánchez Formato:Cartoné. 184 páginas Precio:27€   Tenemos a nuestra disposición una oportunidad magnífica para descubrir o revisar una de las obras capitales del comic negro mundial del último tercio del siglo pasado. Se trata de la serie…
Guión - 9
Dibujo - 9
Interés - 10

9.3

Clásico

En definitiva estamos ante una magnífica edición de un clásico del comic europeo. No se puede pedir nada más.

Vosotros puntuáis: 9.5 ( 2 votos)
1 Comment
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Radar
Radar
Lector
27 agosto, 2017 21:24

¡Me convenciste! Últimamente estoy recuperando con mis compras clásicos españoles de los 70, ya me toca cambiar de década