¿Pulso de genio y prestigios en DC?

Por
0
115

Mark WaidSorprende la noticia de la que el compañero Juanjo Palacios se hacía eco esta mañana, según la cual Mark Waid anunciaba una era de luz en DC para cuando las Crisis terminen.
Las declaraciones en cuestión han sido extraidas de la siguiente entrevista y resultan sorprendentes al compararlas con lo que hasta ahora habíamos venido sabiendo de lo que Dan Didio se llevaba entre manos para con los personajes de la editorial.
Desde que Identity Crisis empezó a anunciarse, Dan Didio ha venido diciendo y repitiendo que los héroes de su compañía necesitaban más tonos de gris. Más tragedia, ambivalencia y drama en sus vidas. Con la miniserie de Brad Meltzer se dio sólo el primer paso. Posteriormente vendría la famosa reunión entre él, Jud Winick, Greg Rucka y Geoff Johns para urdir Countdown to Infinite Crisis y lo que vendría después. Todo en esa línea de oscurecer la colorista trinidad del Universo DC y personajes circundantes.
Pero a medida que el viaje hacia esas Crisis definitivas continuaban, dos guionistas de prestigio en el mundillo se subieron al carro de la compañía, se diría que desbancando a Winick y Rucka por el puesto que se les otorgó. Eran, ya lo saben, Grant Morrison y Mark Waid.
Y ahora Mark Waid nos sale con eso y Rich Johnston añade que Morrison está con él y Rucka y Winick no lo están. Queda Johns en la indefinición, el otro “creativo influyente” de la editorial.
Está claro que Morrison es tanto capaz de un roto como de un descosido. Ahí están dos obras tan distintas como Kid Eternity o JLA para atestiguarlo. No queda tan claro que todos los demás sean capaz de lo mismo. Quizás Johns si que pueda moverse en esas dos direcciones distintas con comodidad, quizás. Pero cuando más brilla Waid es, claramente, en esas historias de heroismo fresco y brillante como las que nos brindó en sus 4F o JLA: Year One. Winick, por su parte, sólo parece ser capaz de atraer la atención de la gente cuando le da por ponerse trascendente con temas relacionados con el VIH. Y Rucka, hasta ahora, siempre nos ha brindado también historias de inspiración “noir“.
¿Qué pasará? ¿Quién ganará? ¿Por qué Didio ha decidido apostar por ese cambio de rumbo cuando él parecía ser el primer defensor de la línea oscura? ¿Pesan tanto Waid y Morrison? ¿Tiene derecho una editorial a imponer un determinado tono a todas sus colecciones y personajes? ¿No limita eso en demasia la libertad creativa de sus autores? ¿No han hecho siempre eso las Dos Grandes?
Sea como fuere, rumores hay de una nueva línea en la DC sobre superhéroes “para lectores maduros” que se apartará del grueso del Universo DC en el que volverá a brillar el Sol. Vaya usted a saber hasta cuándo.

Artículo anteriorExposición Negativa: el talento de Bryan Hitch
Artículo siguienteMe podría quedar sólo con Planeta
“Me llamo Toni Boix y soy un DC-Adicto”. A pesar de que mi niñez esté inundada de Sal Buscema y mi adolescencia de Spirit, Metropol, Cimoc y Zona 84. Porque Zinco me devuelve al redil. Zinco y Wolfman y Perez y Moore y Totleben y Gibbons y Miller y Bolland y García López. Después, el ansía. La escasez. La falta absoluta de alegrías. Mueren las revistas de cómics y Zinco vegeta. Mi ilusión se marcha a hacer las Américas. Suerte del Previews… y de los cómics que se malvenden. Le pido a Raúl López que me deje escribir una reseña en Zona Negativa promocionando Fallen Angel… y el resto es esta historia.
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments