¿Estamos unidos los lectores?

Por
0
73

Imaginemos el siguiente escenario: La Editorial de turno, decide que en breve fusionará colecciones o volverá a subir el precio, bajar la calidad del papel, disminuir el número de páginas…Situaciones imposibles, ¿no?.

La primera reacción sería de sorpresa; la segunda de rabia y la tercera…resignación.

Si, es duro de aceptar, pero pasados los primeros momentos y una vez dejada constancia en foros, webs y más tarde en las tertulias en tu librería especializada, la indignación y la poca seriedad de la Editorial, seguro (y apuesto la mano izquierda) que, si en la estantería está el último número publicado por esa misma Editorial, le preguntarías al librero: ¿¡Ya ha llegado!?; ¿Merece la pena?…¡Me lo llevo!.

Y es que agacharíamos la cabeza y diríamos. “Que le vamos a hacer, es lo que hay”.

Un caso hipotético, que nunca ha pasado en España, claro. Aceptamos todo lo que nos echen, alzando la voz, pero en bajito.

Pero, ¿Por qué una editorial llega a tomar decisiones que en otros campos empresariales equivaldrían al suicidio? Fácil, no estamos unidos.

No, no estamos hablando de que exista una ASOCIACIÓN DE DEFENSA DE COMPRADORES DEL CÓMIC, sino de algo de unión para defenderse de las decisiones editoriales.

Actualmente, cualquiera que edita cómics, tiene una coletilla perfecta: “en España no es fácil publicar” que viene a ser lo mismo que decirnos “Bueno, lo hago así porque quiero sacar el máximo beneficio. Esto es lo que hay. Si no quieres no compres, pero ya sabes que esa colección que tanto te gusta la publico yo, así que…”.

Con esa excusa, tenemos cómics por las nubes, traducciones imposibles, cancelaciones repentinas…Y nosotros, calladitos y rezando para que tal o cual colección no la toquen.

Ahora pensemos que alguien decide tomar cartas en el asunto y proponer algún tipo de represalia. Puede ser boicot a próxima publicaciones, envío masivo de cartas, mails pidiendo explicaciones…Todos le animaríamos y apoyaríamos. ¡Eso es lo que hace falta; Acción!. La frase, alabando al responsable de la idea, correría de boca en boca. “Ya está bien, hombre, ¿Se creen que somos tontos?…Pues sí, lo somos.

Porque a la hora de la verdad, cuando la persona/s que quieren hacerse notar pidan favores del estilo: “No compres en Diciembre”; “Envía estos mails a tal o cual dirección”…algunos mirarían a otro lado, y pensarían “como voy a dejar de comprar si estamos en mitad de la mejor saga de todos los tiempos”, “Si envío un mail al responsable editorial, que encima es amiguete, se acabó el tener información privilegiada…” Excusas, las hay de todo tipo.

Por otro lado, aquellos que flojean en el inglés, dirían que los que compran la edición americana no son solidarios, y los que tienen dinero dirían que por qué deben de dejar de comprar y los…La supuesta unión de las primeras horas, en las que todos hablábamos de tomar decisiones, se resquebrajaría como el hielo de un lago con los rayos de Sol.

Somos tantos y tan heterogéneos que es difícil tomar decisiones…y las editoriales lo saben. Por eso se frotan las manos con cada decisión que aumente sus beneficios, por muy impopular que sea. Saben que pasada la tormenta inicial, todo seguirá igual.

Porque los cómics al final son como la gasolina o el tabaco: los necesitamos. Ya recortaremos gastos en otras aficiones.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments