¡Por mi tía Petunia!

Por
23
2261

Los secundarios, esos magos de la escena

Los personajes secundarios, esos grandes olvidados. Están ahí, aunque muchas veces no reparemos en ellos, simplemente rellenando la viñeta o dando motivos al héroe del momento para mayor gloria y lucimiento del mismo. También ayudan a plantear tramas y sus apuros suelen convertirse en una gran aventura que nos hará disfrutar.

Muchos de los lectores más jóvenes o aquellos que se hayan iniciado tardíamente en la afición –nunca es tarde si la dicha es buena– no lo sabrán, pero en el número 25 de la serie de Los 4 Fantásticos editada por Panini este mes de enero, hemos asistido –con récord de viñetas– a la despedida de uno de estos secundarios antes mencionados más queridos por la afición treintañera marvelita. Nos referimos a la tía Petunia.

Yo, con Personajes Denostados de por medio o sin ellos, me veía en la obligación de dedicarle un artículo a la dama, aunque se haya convertido sin quererlo en una especie de obituario.


Hola, tía Petunia

La tía Petunia era uno de esos grandes misterios que encierra el mágico universo de los cómics. Siempre en boca de su sobrino favorito, Benjamin J. Grimm, la adorable Cosa de ojos azules de Los 4 Fantásticos, todos evocábamos sin demasiado esfuerzo la imagen de una dulce ancianita a la que Ben debía tener en muy alta estima, tanto que no dudaba en convertirla en una exclamación constante.

Para sorpresa de propios y extraños –si no me creéis echad un vistazo al Fantastic Four #238 y mirad la cara de Johnny Storm–, resultó que la tía Petunia era una moza joven, esbelta, atractiva y de indudables cualidades tantos físicas como mentales (bueno, está bien, como sé que es un número difícil de encontrar hoy en día, os coloco algunas viñetas para que os hagáis una idea… si es que os tengo mimados).



¿Quién podía sorprendernos de esta manera? Pues está claro, el maestro John Byrne que, a su paso por la serie de la Primera Familia, desvelaría la madre de todos sus misterios: la identidad de la afamada –y tantas veces mencionada– Petunia. Y es que, la cosa viene de antiguo… La tía de Ben fue mencionada por primera vez en el número 25 de Los 4 Fantásticos, en tiempos de Stan Lee y Jack Kirby, aunque tendríamos que esperar la friolera de 213 números antes de poder verla, para ser precisos en junio de 1982.


El caso es que, mientras todos pensábamos que Petunia era una venerable octogenaria al más puro estilo tía May, resultó que la verdad estaba muy alejada de este concepto.

Petunia “Penny” Grimm –apellido de casada–, era una joven enfermera en prácticas que trabajaba en un hospital neoyorquino cuando el Dr. Jacob Grimm, tío de Ben, fue ingresado tras sufrir un accidente de tráfico que le había costado la vida a su esposa dejándole a él parcialmente impedido. A pesar de la sustancial diferencia de edad, mientras Jake se recuperaba, sucedió lo imposible, ambos se enamoraron perdidamente. Tras la recuperación del doctor Grimm, Penny se convirtió en su alumna y, poco tiempo después, en su esposa –de paso también se transformó en la tía favorita del joven Ben–. Al poco, ambos se mudaron a Benson, un pequeño pueblo de Arizona.

Sus vidas transcurrieron envueltas en la paz y la tranquilidad de Benson hasta que una serie de misteriosos casos de muertes inexplicables por pánico obligaron a Penny a viajar hasta Manhattan en busca de la ayuda de Ben y el resto de Los 4 Fantásticos.


Solucionado el misterio, no volvimos a ver a Petunia hasta el segundo volumen de la colección dedicada a su sobrino favorito, The Thing #8 (agosto de 2006), en la que participaba en el bar mitzvah de Ben, que celebraba de paso los trece años transcurridos desde que se transformó en el gigante de piedra anaranjada y tierno corazón que todos conocemos hoy en día.


Adiós, tía Petunia

Desgraciadamente, en el caso de Petunia, a la tercera no va la vencida. Más bien todo lo contrario. Su tercera y última aparición ha sido para abandonarnos por siempre jamás. Gracias a Mark Millar y al maestro de Victor Von Doom, el Marqués de Muerte –otra cosa no sé, pero en el nombre no se ha desgastado las neuronas precisamente–, que tras un chascarrillo de Ben en el que mencionaba precisamente a su querida tía, tomó cartas en el asunto y lo que te rondaré morena.

La bromita de marras pareció incitar al villano a dar una lección al superhéroe mediante la muerte de la mujer. Y nos la mató mientras se preparaba un café. ¿Se puede morir de manera más digna que degustando un suculento café? Muy bohemio todo.

Aviso de Spoiler





Nota: Dada la reciente edición del tebeo en España y la manía de algunos por no leer los avisos de las entradillas, he colocado las imágenes en spoiler para evitar males mayores.

Sea como fuere, el tema es que hemos perdido un pequeño mito de la historia de la Cosa que ha formado parte de la colección de Los 4 Fantásticos prácticamente desde sus inicios.

No creo que volvamos a escuchar eso de: “¡Por mi tía Petunia!

Menos mal que aún nos queda esto otro de: “¡Es la hora de las tortas!” porque, por mucho que se esfuerce el Marqués de Muerte, a esas no las podrá destruir nunca.

Antes de terminar, permitidme un pequeño apunte. No deja de resultar irónico que la primera mención a la tía Petunia se realizara en el número 25 USA de Los 4 Fantásticos y su desaparición haya coincidido con el mismo número de la edición española.

Y una pequeña nota. Conservemos la esperanza de que al final de la saga, Mark Millar deshaga todo el desastre provocado por el bueno del Maestro de Muerte, incluyendo el regreso a la vida de nuestra tía favorita. Soñar es gratis.

Mientras tanto, descansa en paz, Penny. Somos muchos los que te añoraremos,


Desde la Tierra 617 –por lo que pueda pasar– informó Iván para Zona Negativa.

23 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
alfa primitivo
alfa primitivo
21 enero, 2010 8:32

¡Salve tía Petunia!
Ese número me dejó completamente helado, es verdad que la aparición de la tía me dejó con la cara igual que la antorcha, pero más adelante la trama me sacó y sigue sacando de mis cacillas, que terror de historia =S

Y la manía de impactar, no sigo la edición américana, pero me adhiero a tu moción de soñar gratis y ójala la tía vuelva al final 😉

Saltodemata
Saltodemata
Lector
21 enero, 2010 9:26

A mí lo que me descolocó fue el dibujo de Bryan Hitch… por un momento pensé que se estaba cargando a la prometida de Ben, las dibuja muy parecidas…

De todas formas, supongo que tarde o temprano la traerán de vuelta. Me pareció una muerte de lo más gratuita (por no hablar del hecho de que en esa aventura, Muerte tenga un maestro. Un maestro! Muerte!! Vamos hombre, eso es no entender al personaje…)

Luisru
Lector
21 enero, 2010 9:50

Efectivamente. Todo el mundo canta las alabanzas de Millar, pero abusa de las muertes gratuítas como cualquier guionista de tres al cuarto. En fin, otra etapa de los 4F que se queda en las expectativas generadas. Y, ¿soy yo o Hitch cada vez dibuja peor?

northstar
northstar
21 enero, 2010 10:16

Ademas está narrado de puta pena. Tuve que releerme las paginas un par de veces para comprobar que

1.- El personaje era Petunia y no la prometida de Ben.
2.- Que la habia matado y no dejado inconsciente (los huesos apenas se ven).

Y es que el metodo ‘cinemascope’ que usa Hitch queda muy bien casi todas las veces, pero limitar la narrativa de un comic a eso, es quitarle muchas posibilidades.

Y no es que dibuje peor, es que dibuja mas deprisa.

frankie frank
frankie frank
21 enero, 2010 10:50

Ciertamente, la muerte era innecesaria… como toooooda la etapa del Millar en los 4F

brodie
brodie
Lector
21 enero, 2010 11:27

No es por ser puntilloso pero repasando mi coleccion USA de los 4f el comic en cuestión es el 239 (la portada de la derecha) no el 238 (la portada de Muerte con el cartel)

ernie
21 enero, 2010 11:46

Que lo resuelva el señor Millar como mejor le parezca. Por mí, mientras no sea otro Mefistazo.

D.
D.
Lector
21 enero, 2010 13:08

Nadie recuerda que no sólo se suponía que la tía Petunia sería una agradable ancianita sino que en un momento determinado, Ben grita “por mi anciana tía Petunia?”. no sabría dar la referencia exacta del comic en que lo dice pero sé que lo leí en algún número de la Biblioteca Marvel 4F, por lo que nunca me convenció el golpe de efecto de Byrne al presentarnos a una Petunia joven y atractiva… igual que no me convence el de Millar al matarla…

_Carmen_
_Carmen_
21 enero, 2010 13:40

Coincido con Saltodemata, creia que el marques muerte habia matado a la prometida de Ben, no a su tia, en fin, esperemos que vuelva para que Ben pueda decir de nuevo:”¡Por mi tia Petunia!”.

JL
JL
Lector
21 enero, 2010 14:01

Y el Doom morado SSaiya level 2 tambien se ha esfumado del mapa parece ….

Pastor
21 enero, 2010 14:13

Mira que tenía un poco en el olvido a este personaje. Son de esas cosas que por suerte o por desgracia ya no se hacen.

Jean Paul Valley
Jean Paul Valley
21 enero, 2010 14:53

En la segunda viñeta del Spoiler, el Marquez de la Muerte tiene una erección!!?? 

billyboy
billyboy
Lector
21 enero, 2010 16:02

Y que mas da,si la etpa Millar no cuenta ¿alguien a vuelto a ver al doctor muerte supersayan LV2?,pues eso,que parece que la coleccion Millar/Hich a sido un ¿Y si? como los que habia antes,total que si muerte se pasea por hay como si lo esa parte de la historia nunca hubiese pasado no se porque no la tia Petunia no podria aparecer por hay como si nada.

jorgenexo
jorgenexo
21 enero, 2010 16:18

¿Que “los huesos apenas se ven”? Ok a que Hitch dibuja cada vez peor (parece mentira que se cascara los Ultimates), ok a que no se distingue a la tía Petunia de la novia de Ben (como tampoco se diferenciaría a Sue si no fuera por el color del pelo… o a Valeria) pero no digas que no ves los huesos, tío…

I´m with a Skrull!
Lector
21 enero, 2010 16:19

En Factor X un muerte un poco envejecido (y en silla de ruedas) no le calza un ostion del 15 a un ciclope con canas devolviendole a Utopia?

Sputnik
Sputnik
Lector
21 enero, 2010 16:27

Joer. A mí me está gustando bastante la serie de Millar en los 4F…

madflash
madflash
21 enero, 2010 19:46

millar=killer.+ las muertes innecesarias del comic,ya no sorprenden a nadie,el dramatismo no esta bien representado,si en la agonia.

Darth Sidious
Darth Sidious
21 enero, 2010 20:24

Millar ya no mola

Iván
Iván
22 enero, 2010 0:45

¿Que la han matado sin venir a cuento y sin dar mayor importancia? Claro, es que los malos hacen cosas como esas, por algo son los malos 😉

Tanto quejarnos que aquí no se muere nadie, que todo el rato están resucitando a la gente y en cuanto tocan a una secundaria ya estamos pidiendo que resucite.

obocarale
22 enero, 2010 2:50

Bueno ahora Ben podría decir “por mi (difunta) tía Petunia…” xD