Zona Negativa entrevista a Brian Azzarello

Por
22
243
FavoriteLoadingAñadir a favoritos

Cuando uno presenta a alguien como Brian Azzarello más le vale presentarse a sí mismo, porque sin duda a este guionista de Cleveland (Ohio) le sobran las presentaciones. Casado con otra profesional del noveno arte tan reconocida y querida como Jill Thompson, el escritor comenzó su andadura en esto de los cómics durante la década de los noventa en pequeños trabajos hasta arribar a esa patria editorial en la que parece haber convertido la línea Vertigo, para la que trabajó en pequeñas cabeceras temáticas (Weird War Tales, Gangland, Heartthrobs, Flinch) antes de lanzar la miniserie Jonny Double y de consagrarse como guionista gracias a 100 Balas, un ambicioso proyecto de 100 números y 10 años de duración. A partir de ahí, Azzarello continuó aceptando proyectos en el sello adulto de DC Comics (Hellblazer, Loveless, Asquerosamente rica) mientras poco a poco ofrecía su visión sobre personajes como Batman (y su némesis en Joker, junto a Lee Bermejo) o Superman (y su némesis en Luthor, junto al mismo dibujante). Todo ello con un denominador común: una acusada querencia por el género negro y su arquetipo clásico (el del perdedor) y una compenetración sublime con el dibujante argentino Eduardo Risso. Recientemente se ha embarcado en una revisitación pulp de personajes clásicos y superheroicos en First Wave, proyecto que compagina con los lanzamientos de un tie-in de Flashpoint y de Spaceman, una nueva colección de ciencia ficción para el sello Vertigo (ambos con Eduardo Risso y Dave Johnson, el equipo autoral de 100 Balas).

Dicho esto, aprovechando su paso por el pasado Salón de Barcelona como autor invitado, tuve la ocasión de hacerle llegar mis preguntas por boca de David Fernández. Pocas preguntas, muchas menos de lo que me habría gustado, mediante las que decidí indagar en 100 Balas (porque me gusta y es su obra más importante), en Spaceman (su futuro inmediato), y en su tratamiento del género superheroico. Para colmo de males Azzarello llegó a la entrevista algo huraño y cabreado por una entrevista previa y sus primeras respuestas son lacónicas a más no poder, si bien a medida que transcurrió nuestro encuentro consiguió relajarse y adquirir mucho mejor humor. Gran parte del cambio, por cierto, se lo debemos a Joanna, la misma traductora que nos asistió en la charla con Dave Johnson y a la que deseamos ver muchos años más por el evento: no sólo es extraordinariamente válida como profesional sino que goza de una inteligencia, un saber estar y un buen humor totalmente encantadores (y eso que yo sólo la conozco “de oídas”). Sin más, ahí va la entrevista… preparada, traducida, transcrita y maquetada por un servidor. Espero que os guste dentro de sus características y os cito en un futuro lejano (o no) a repetir experiencia con un documento mucho más extenso en el que podamos revisar junto a Azzarello toda su trayectoria.

Entrevista a Brian Azzarello

Zona Negativa: Aunque ya han pasado dos años desde que terminó 100 Balas, en este mismo Salón vuelve a ser la estrella de una de las editoriales más importantes del país y probablemente en USA la reeditarán dentro de poco. ¿Qué siente cuando una obra cuyo proceso creativo terminó para usted hace tanto tiempo sigue más viva que nunca y aún demanda su atención y la de la prensa especializada? ¿Para un guionista aún joven una obra tan inmensa es más un impulso o algo que no deja avanzar sin mirar atrás?

Brian Azzarello: Pues es una cosa estupenda para un cómic: tener siempre a gente nueva descubriéndolo. Y no es nada intimidatorio. Porque yo no soy popular. El trabajo que hago puede ser popular entre la gente. Ése es el asunto: no hago esto para que alguien me conozca a mí, sino a mi trabajo. Eso es lo importante para mí.


ZN: Hablando precisamente de mirar atrás, cuando se comentó que usted, Eduardo Risso y Dave Johnson volverían a reunirse en Vertigo, muchos de sus lectores se ilusionaron (antes de que se anunciara Spaceman oficialmente) con la posibilidad de que se tratara de una cabecera titulada The Minutemen. ¿Ha pensado alguna vez en explorar bajo cualquier formato el pasado del agente Graves, Cole Burns, Wylie Times & Co?

BA: No quiero volver al pasado, no. No es un pecado que queramos cometer. No es algo que me interese en absoluto porque ya he contado las historias que quería contar con esos personajes, y lo que sabéis a propósito de su pasado es todo lo que yo quiero que sepáis.

ZN: Entrando de lleno en 100 Balas, hay una cosa que siempre me ha llamado la atención cuando se habla de los referentes: o son de dominio popular (Chandler, Thompson, Goodis, el club Bilderberg, The Millionaire) o son íntimos (el suceso automovilístico con su colega Sung Koo, etc.). Incluso el mismo agente Graves es una mezcla de Lee Marvin y de su propio abuelo, policía en Massachusetts. ¿Cree que haya dos 100 Balas, una un thriller conspirativo y la otra un drama de pequeñas historias? ¿Cree que es posible que la primera se construya a partir de esos referentes populares y la segunda a partir de sus vivencias más íntimas y personales? ¿De ese “coger el bus y leer el periódico” que, según afirma, es su inspiración más importante?

BA: Yo siempre espero que todo eso ligue bien. Estoy muy abierto a beber de influencias de todo tipo. De esa forma, cuantas más influencias tengo mejor desarrollo mis ideas cuando escribo. Aunque no es algo tan directo como lo que describes… leo cada día tres periódicos, y hay muchas historias en la sección de sucesos de un periódico. Ya sabes: alguien ha muerto, la policía ha encontrado un cuerpo… y yo me pregunto ¿cómo ha llegado ese cuerpo ahí? ¿a quién volvió loco esa persona? O una mujer que liquida a su marido, ¿que la llevó a hacer eso? Pues así con todo: encuentro la inspiración en esta clase de cosas.

ZN: Precisamente hablando de referentes, a menudo se suele preguntar por obras previas a la realización del cómic, pero casi nunca por sus contemporáneas. En este sentido, el recorrido de 100 Balas estuvo marcado por una obra relativa a otro campo artístico, como es el televisivo, que también consiguió explorar la ficción criminal de una forma superlativa: The Wire ¿Influyó de alguna manera en su forma de afrontar la colección de 100 Balas una vez ya iniciada, sobre la marcha?

BA: ¡Qué pregunta tan larga! [Risas]

Traductora: Lo cierto es que es una de sus características [de David y, por extensión, de este entrevistador]. ¡Mire qué pedazo de pregunta! Nananananaaaa… Cada vez que lo veo pienso “¡¡Oh, Dios mío!!” [Risas]

BA: No mucho, aunque me encantaba The Wire. En realidad estoy influenciado por la realidad. Uno de los últimos arcos argumentales de 100 Balas va sobre un chico que le dispara a otro chico porque un traficante se lo ordena. Eso pasó realmente: seis meses antes de que escribiera la historia, eso estaba en el periódico; que por cierto se equivocó con la identidad del chico muerto. El chico era un asesino por encargo y metió la pata, así que el traficante contrató a uno de sus amigos para matarlo. Y eso, que acabó en 100 Balas, pasó en el mundo real. Ésa es mi principal influencia. No obstante, hay una similitud fundamental de 100 Balas con The Wire: que los personajes no son 100% buenos o 100% malos, sino que es gente corriente, gente que hace cosas buenas y malas.


ZN: Aunque personalmente vemos el final de 100 Balas estupendo tal y como es, más de un lector nos ha comentado cierta precipitación en el arco final de doce números, que culmina con una entrega demasiado catártica y explosiva para la partida de ajedrez que parecía haberse jugado a lo largo de toda la colección. ¿Qué le respondería a estos lectores? ¿Siempre supo que quería acabarla así?

BA: Ahí esta la cosa… nunca fue ajedrez, sino una estructura de piezas dominó. Eso es lo que era desde el principio. Y pasé ochenta y tantos números colocando las piezas hasta que, al final, la derrumbé.

ZN: Hablemos ya un poco de Spaceman. Un programa abandonado de la NASA con niños alterados genéticamente para colonizar Marte. Acción situada en una Tierra catastrófica en el año 2050. Ciencia ficción. Sorprende en un autor generalmente relacionado con el género negro hasta cuando se encarga de trabajos fantásticos como Hellblazer. ¿Por qué un cambio tan radical hacia la ciencia ficción pura y dura?

BA: ¿Sabes? Cuando lo veas no te sorprenderás tanto, sino que vas a decir “oh, sí, por supuesto, tiene todo el sentido del mundo, éste es el tono de sus historias”. Es… es… ciencia ficción de género negro [“black science fiction”]. La idea original me vino de… mmm… tengo un amigo en la Universidad de Chicago que es profesor de Bioingeniería. Trabaja sobre todo en el campo ocular. Y un día estábamos charlando a propósito de que yo había oído que una de las cosas más difíciles de resolver a la hora de mandar a alguien a Marte es que los humanos, en el espacio, pierden masa ósea; y el viaje a Marte es tan largo que tus huesos se harían cada vez más finos, darías un paso y te romperías la pierna.

Así que hablando de esto yo le decía que el viaje en sí no se puede hacer, y el me contestó: “no se puede… ahora”. Aquí hay que tener en cuenta que además no tienen ni idea de por qué ocurre: los científicos no saben el motivo de la pérdida de la masa ósea. Así que empecé a pensar en un personaje que tuviera una gran masa ósea y le pregunté si sería teóricamente posible alguien así. Y me dijo “sí, claro”. Y a raíz de ahí creamos todo un mundo oscuro para este personaje… crear un futuro negro además es fácil: sólo tienes que coger algunas de las especulaciones acerca de cómo será este mundo en setenta y cinco años (contaminación, calentamiento global y esa clase de cosas) y pensar “vale, esto pasa, esto también, y esto otro”. Y así fue como surgió la idea.


ZN: Está claro que esta vez la vida real de coger el bus y viajar en el metro no han podido influirle, aunque los periódicos (con el cambio climático y demás) probablemente sí. Sea como fuere, ¿qué influencias ficcionales ha tenido en Spaceman? ¿Se relaciona su First Wave de algún tipo de forma con Spaceman? ¿Cree que con estas dos obras está mutando sus preferencias temáticas del género negro al pulp más puro y duro?

BA: No, no hay conexión: Spaceman no va a ser pulp para nada. ¿Influencias? Ahora mismo, en realidad, no tengo ninguna. Las mismas de siempre. Cuando le entregué el primer guión a Karen Berger, la editora jefe de la línea Vertigo, me llamó y me preguntó “en serio vas a usar estas palabras? Es slang contemporáneo”. Y yo le dije “sí, creo que funcionará”, a lo que me contesto con un “¿En serio crees que la gente en el futuro las va usar?”. ¡Pues sí! ¡La gente no cambia! Nos moverán las mismas cosas durante siglos: el miedo, la necesidad de pertenecer a algo… nada de eso va a cambiar. En absoluto. Que futuro ni futuro… ¡el futuro no es Star Trek!

ZN: Usted mantiene que en todas sus historias hay un denominador común: en todas ellas los protagonistas se ven condicionados por sus imperfecciones. ¿Cuáles son las imperfecciones, las vulnerabilidades con las que dotará a los protagonistas de Spaceman y que intentará reflejar a lo largo de la colección?

BA: ¡No voy a contestarte a eso! [Risas] ¡Tendrás que leer el cómic! [visiblemente de mucho mejor humor].

ZN: ¿Le resulta más fácil o más difícil explorar este tipo de características en personajes no estrictamente humanos o en superhéroes que acuden a arquetipos prefijados?

BA: ¿Es más fácil hacerlo con superhéroes? No, no es más fácil hacerlo con superhéroes… de ninguna manera. Aunque hace que los superhéroes me resulten más interesantes, porque si consigo encontrar las imperfecciones del personaje, si ese superhéroe comete un error y exploro las consecuencias de ese error entonces ya tengo una historia. Además, incluso siendo un niño, uno aprende rápidamente leyendo cómics que los chicos buenos van a ganar al final del número, y eso es lo que pasa en el último número y también lo que va a pasar en el siguiente. Siempre van a ganar. Y yo, lo siento, necesito que pierdan de vez en cuando para que tengan interés.

ZN: Ya por último, tenemos entendido que Spaceman tiene la voluntad de ser una serie regular. Sin embargo, hará su debut en mayo en una antología titulada Strange Adventures en la que comparte espacio con Scott Snyder o Peter Milligan. ¿Se publicará el material de esta antología en el primer número de Spaceman o la serie “empezará”, literalmente, en Strange Adventures? ¿No es arriesgado o, como poco, menos llamativo, empezar una nueva colección en una publicación así?

BA: Respecto al contenido de Strange Adventures, no, no se incluirá en el primer número… aunque probablemente sí se incluirá cuando sea recopilada. De todas formas los primeros números se sostienen por sí solos. Lo que hemos hecho en Strange Adventures es únicamente proporcionarle un avance a los lectores: establecemos quién es el personaje protagonista y en qué tipo de mundo vive. Y bueno, Spaceman va a ser más bien una serie limitada, más o menos. Lanzaremos nueve números este año y estará estructurada más bien como la primera temporada de una serie de televisión que como una serie regular.


ZN: ¿Y habrá más temporadas?

BA: Bueno, todo depende. ¡Las temporadas de televisión las cancelan si nadie las ve! [Risas]

Enlaces recomendados

  MySpace de Brian Azzarello y ficha en Comicbook Database. Además, entrevista a Dave Johnson realizada durante la misma edición del Salón de Barcelona y crónica de la mesa redonda en la que participó el autor.

  Reseñas en Zona Negativa de Jonny Double, 100 Balas, Loveless, Joker y Asquerosamente rica. Además, noticias en Zona Negativa sobre Flashpoint, Spaceman y First Wave.

Leave a Reply

22 Comentarios en "Zona Negativa entrevista a Brian Azzarello"

Notifícame
Ordenar por:   Recientes | Antiguos
samanosuke

Ahora mismo estoy releyendo los prestigios de Planeta, y la verdad no sé si pasarme a la pedazo de edición en tomos. ¿Tenéis pensado comentarla? Que tal anda de extras, la traducción, la robustez del tomo para leer tantos números…
 
La entrevista ha estado bien, pero la verdad hecho en falta más “chicha” y, por supuesto, más colaboración de Azzarello, que se muestra bastante parco en palabras. Pero gracias de todas formas por este acercamiento al autor. 😀

Armin Tamzarian

Felicidades por la entrevista, a pesar de que Azzarello estaba parco en palabras la información que facilita es harto interesante. Excelente trabajo de Torralba, Fernández y Joanna la traductora, que se ve que es un encanto.

José Torralba

Gracias… soy consciente de que es algo muy ligerito y por eso lo he sacado en domingo, para entretener un poco. Con el tiempo espero poder hacerle algo más consistente, pero de momento nos quedan un par de frases molonas (la del dominó, la de Star Trek) e información de primera mano. ¡Un saludo!

Phantomas

Hostias, José, ya hasta Joanna te ha calado con el estilo de preguntas XDDDDD
 
Por cierto, para mi genial la frase sobre los SH’s donde dice Siempre van a ganar. Y yo, lo siento, necesito que pierdan de vez en cuando para que tengan interés. ¡¡¡Qué gran verdad!!!

nenoskoda

Buena entrevista, José. Hoy no ha entrado nadie a quejarse ni trolear, eh?

samanosuke

Vaya, pues se me había pasado ese post, ya lo he leído y supongo que esta edición acabará cayendo, ya que si bien no suelo ser muy tiquismiquis con las ediiciones, tener el “salteado” anterior de Planeta de prestigios más tomos que además no tienen ningún parecido en los lomos queda bastante feo para una colección de las grandes. Vamos, que yo creo que, en principio, es la única edición de lujo que caerá junto con Transmetropolitan si  un día de éstos se animan con ella. 😀
 
Gracias por la información José. 😉

zape

Pues está muy bien. Le sacais cosa interesantes y lo llevais a vuestro terreno aunque él no este muy por la albor de profundizar. Ese Spacemen promete lo suyo.

zape

La lei, La lei. Espléndida, con un Ennis sorprendentemente colaborador, muy cercano y nada pijotero. Contando cosas muy interesantes de las interioridades de la industria.

Phantomas

¡Y gracias por el capote!
 
A mandar, además sabes que es con la mejor de las intenciones…

David Fernández

Nos tiene calados a los dos: fue su primer comentario en cuanto me vió en la primera entrevista! ;D

Jerusalem

No ha estado tan sosa la entrevista. Si el autor no se suelta pues no se suelta. La nueva serie esa de Spaceman me esta llamando bastante la atención. Ya veremos que tal esta

Freakstyler

Brutal la respuesta a la pregunta sobre la influencia de The Wire. Le ha faltado a Azzarello quedarse en un “No, siguiente pregunta.”. La verdad que es una influencia complicada de dilucidar, pero vosotros sabreis porque concluisteis tal cosa. Brian tiene influencias principalmente del género pulp y noir de toda la vida, tanto en cine como en cómic. Recuerda mucho a ésas magníficas historias de zona84 o 1984 o Totem. Una delicia 100 Balas. Lo más interesante quizás sea que no va a volver al universo de 100 Balas y todos los detalles sobre su nueva Spaceman, así que gracias por la entrevista. Eso sí, pienso que quizás dirigiais demasiado las preguntas, eran muy cerradas y por eso Azzarello ha respondido así de secante.

David Fernández

Freakstyler, quizás ha sido por el tipo de preguntas, como apuntas, no sé (no soy imparcial, pero me parecen buenas preguntas, y con el poco tiempo de que dispusimos, creo que fue más práctico centrarse en el par de temas abordados). Pero personalmente creo que tenía más que ver con el estado anímico de Mr. Azzarello ese día; aunque se fue suavizando con el paso de los minutos, en el momento de comenzar la entrevista estaba de un humor de perros, bastante arisco.

Nada que objetar (sus motivos tendría). De hecho, me pareció un tipo realmente interesante. Ojalá en el futuro tengamos la ocasión de preparar una entrevista más extensa con este autor.

Freakstyler

Yo pienso que Azz es un tipo de pocas palabras y a lo mejor tiene estudiado lo que responder y todo, o estaba realmente jodido. No digo tampoco que las preguntas sean malas, que conste. Ya sabemos que este grandísimo guionista cuenta lo que le interesa en sus historias y deja muchas sombras sin iluminar, quizá en sus entrevistas actúa igual.

curioso

Gran trabajo José, una entrevista muy lograda e interesante. Ojalá en el futuro podáis entrevistar con más calma a azzarello y le pilléis de mejor humor. Pero vamos, al final tenemos detalles de lo mar interesantes, como las pinceladas dadas a su nuevo proyecto Spaceman, que cada vez tiene mejor pinta. sabemos cómo se le ha ocurrido la idea para desarrollar su proyecto, gracias ala conversación con su amigo profesor, muy interesante. Creo que ha puesto enfásis en que hay un protagonista, el spaceman, pero espero que poco a poco vaya intruduciendo personajes y la vaya haciendo más coral. de 100 balas no quiere revisitarla, supongo que para ello tenemos que pensar en una posible adaptacion televisiva. Me ha gustado lo del efecto dominó, así esplicado tiene más sentido que utilizar el ajedrez para estructurar la serie.
¿En Mayo comienza spaceman entonces?
saludoos-

Rodrigo

Le tengo ganas a su “First Wave”. ¿Alguien se lo ha leido?

wpDiscuz