#ZNSeries – Star Trek: 51 años de viaje estelar

Un viaje por el universo Star Trek a través de cinco de sus episodios

Por
6
1796
FavoriteLoadingAñadir a favoritos

Este domingo, CBS estrena la que será la sexta serie de acción real de la franquicia de Star Trek, apenas un día después, Star Trek: Discovery llegará al publico del reino de España a través de la plataforma Netflix.
Con la intención de que la espera se haga mas corta, desde Zona Negativa, recordamos de manera breve, este viaje que se inició hace 51 años y que se ha ido desarrollando canónicamente en el medio audiovisual.
Sin más preámbulos, digamos: ¡Engage!

Espejito, espejito. Star Trek: La Serie Original 2×04

El 8 de Septiembre de 1966, es la fecha de emisión del primer capitulo de Star Trek: La Serie Original, La Trampa humana, pero el origen de una de las franquicias de ciencia ficción mas exitosas del mundo de la televisión data de 1964, cuando un joven y entusiasta Rodenberry alcanzó un acuerdo con la productora independiente Desilu, para crear una serie de televisión que sería una especie de “ western en el espacio”. Pero el episodio piloto La Jaula que enseño a la NBC difería mucho de lo propuesto; y aunque no fue aprobado, se pidió un nuevo episodio piloto. Este fue presentado al año siguiente, con el título de Un lugar jamás visitado por el hombre, para el que Rodenberry había realizado grandes cambios respecto a la tripulación, introduciendo al Capitán Kirk (William Shatner), al ingeniero Scott (James Doohan) y al piloto Sulu (George Takei), así como cambiando el rango de Spock (Leonard Nimoy). El carismático doctor McCoy interpretado por DeForest Kelley, no tardaría en enrolarse en este viaje espacial, hallándose en el primer capítulo emitido La Trampa Humana, pero que era el 5º en grabarse de TOS.

Como detalle, recordar, que fue McCoy y no Kirk, ni Spock, el que dio el cambio de mando característico en las series de Star Trek, aunque también es cierto, que el Capitán Kirk compartió historia con el capitan Picard en el film Star Trek: La Nueva Generación y el primer oficial participo, ya en su papel de embajador, en uno de los excelentes dobles episodios de La Nueva Generación, Unificación (5×07, 5×08). Scoot también aparecería en la serie que les sucedió, en el emotivo Reliquias (6×04). En cuanto a Sulu, que junto a Scott y Kirk, apareció en la escena inicial de la primera película de La Nueva Generación, tuvo su presencia en un capitulo de Star Trek: Voyaguer, Flashback (3×02) que conmemoraba los 30 años de Star Trek y que homenajeaba a la franquicia con un episodio situado en los sucesos de una de las mejores películas de Star Trek, Star Trek VI: Aquel país desconocido. No olvidemos que en 1996, Espacio Profundo Nuevo se hallaba por su quinta temporada, y en ella se pudo ver uno de los mejores homenajes que se pueden realizar a la Serie Original, con uno de los mejores episodios de la franquicia, Trials and Tribble-ations(5×06), adentrándose en uno de los capítulos más conocidos de la tripulación original.

Los Kirk y Spock del universo espejo

La Serie Original puede resultar un poco dura pasados cincuenta y un años, pero en los 79 episodios que constituyeron el inicio de cinco años de la nave Enterprise (de los que apenas sabemos tres, pues la serie fue cancelada) se encuentra la base de todo lo que se había podido ver en el resto de series y películas. TOS es una fuente inagotable de historias, que a pesar de su aparentemente carácter cerrado, posibilitó inimaginables aventuras de cualquier estilo. Puede parecer un tópico, pero es verdad, en Star Trek tiene cabida todo tipo de historias: de aventura, de acción, de ciencia ficción, de humor, de misterios, de abogados, intimistas, etc. Pero a pesar del amplio espacio que mostraba, de los viajes en el tiempo y de las diferentes formas de enfocar las historias, tres años después de que DC creara Tierra 3, Jerome Bixby, expandió el universo de Star Trek con el Universo Espejo, que tan buenos capítulos ofreció en Espacio Profundo Nueve y que también tuvo doble presencia en Enterprise.

El episodio 4 de la segunda temporada de La Serie Original, Espejito, Espejito, fue toda una sorpresa para los espectadores, incluso, a día de hoy, es imposible que no te impacte el ver una Enterprise y a su tripulación, en un mundo de contrarios, donde la Federación es sustituida por el dictatorial Imperio Terrano, y los personajes que conocemos son una versión malvada de ellos. Los Kirk, McCoy, Scooty y Uhura de ambas dimensiones, tendrán que lidiar con una Enterprise opuesta a la suya, permaneciendo como ancla, el Spock de cada universo.

Lo mejor de ambos mundos. Star Trek: La Nueva Generación 3×26 y 4×1

Sin lugar a dudas estos dos episodios supusieron una antes y un después para la considerada para muchos, la mejor serie de Star Trek. Hay que recordar que la emisión de esta Nueva Generación, chocó frontalmente con los seguidores de la Serie Original, que en aquella época, no compartían que una nueva tripulación pudiese controlar el puente de mando de la Enterprise, a pesar de que esta fuese una nueva nave y el arco temporal trascurriese 100 años más tarde. A estos hubo que sumarle los desacuerdos, con la nueva visión, del creador de la serie de los setenta, Gene Rodenberry. Un simple ejemplo de ello, sería el personaje de Worf ¿Un klingon licenciado en la Flota Estelar e integrante de la mítica Enterprise? Ante este ambiente nada halagüeño, se decidió tener manga ancha y ceder a ambos frentes. Por un lado, Rodenberry formo parte como consultor y ¿creador? Y los capítulos de la primera temporada recuerdan a las aventuras de Kirk, Spock y McCoy, incluso alguno era una versión actualizada. Aquella solución, resultó acertada, pues al calmar los ánimos del creador y de los aficionados, TNG, obtuvo buenos resultados de audiencia, y al finalizar la primera temporada, la nueva tripulación era reconocida y aplaudida por los viejos y nuevos seguidores.

Cualquiera que ahora se introduzca en la Enterprise del capitán Picard, observará que las primeras tres temporadas son amenas, entretenidas, que en ocasiones plantea cuestión de importante calado, pero que todo ello se expande a otro nivel a partir de la cuarta temporada, siendo el punto de inflexión el episodio con el que finalizó la tercera temporada y que dejo al público estadounidense con uno de los mayores cliffhanger de la historia televisiva.

No digas Picard, di ¡Locutus!

En principio, el episodio 74º de TNG, podía haber sido una aventura más de la Enterprise a causa de las acciones del juguetón Q. Pero, no supuso solamente una historia en un lugar alejado de la galaxia y el enfrentamiento con una especie de alienígena nueva, sino que fue una importante ampliación del universo Star Trek, al mostrar el cuadrante delta y crear unos nuevos villanos a sustituir a los Romulanos y a los Klingon: los Borg. Hasta entonces, habían ido apareciendo diferentes razas, incluso se intento que los Ferengi, fuesen la nueva amenaza de la Federación, pero aquellos, como se demostró en Espacio Profundo Nueve, lo eran a otro nivel. Pero los Borgs, que se veían en la pantalla, eran temibles; cómo abejas, actuaban al unisono, una especie alienada por completo, cuyo fin era asimilar al resto de especies y para los que cualquier resistencia era fútil. Tal fue su impacto, que con apenas dos capítulos, pasaron a formar parte importante dentro de la mitología de Star Trek. Pero además de la presentación de unos nuevos villanos y su desarrollo, se creaba uno de los mejores finales vistos en Star Trek; el carismático capitán Picard era asimilado por los Borg al final del episodio con el que concluía una tercera temporada que había sido mejor que las dos anteriores.

¿Qué pasaría a continuación? Lo cierto es que aquella escena final fue pensada y escrita por Michael Pillar como un golpe de efecto genial, pero sin tener ni idea de como continuarla. Pero finalmente lo hizo, logrando no solo inaugurar los ya clásicos dobles capítulos de Star Trek con los que se finalizaba temporada y se iniciaba la siguiente, sino que este fuese uno de los más recordados y aclamados, y que, como muestra del calado de lo sucedido, sus consecuencias no fuesen olvidadas al siguiente capítulo, de modo que el segundo de la cuarta temporada, Familia, nos trasladase a la campiña francesa, donde Picard se reuniría con su hermano, su cuñada y su sobrino, para recuperarse de su asimilación. Interesante contraste, que creaba cierta continuidad, en una serie que hasta entonces, no tenía, y que de manera puntual, se hacía eco de ella, en historias de Worf, Data o en el penúltimo capítulo de la primera temporada, La Conspiración (1×25).

El Visitante. Star Trek: Espacio Profundo Nueve 4×03

En 1993, los seguidores de Star Trek ya habían podido disfrutar de 79 capítulos y 6 películas de la tripulación original, y 137 episodios de La Nueva Generación, de modo que ante la realización de una nueva de franquicia había de ir hacia la exploración por otro camino, y en lugar de una nave que trcorriese el espacio a velocidad WARP, se pensó en un estación espacial, un lugar de paso donde se pudiesen ver todo tipo historias y de razas. Pero este cambio, no era el único que iba a presentar la tercera serie de la franquicia producida por Rick Berman y Michael Piller, pues del mismo modo que Piller, sin encontrarse al inicio de TNG, se convirtió en un creador importante para la serie de Picard junto a Ronald D. Moore, este último, llevó DS9 a un nivel distinto nunca antes visto en Star Trek.

Desde el primer episodio, Berman y Piller, muestran que DS9, no va a ser una serie puramente episódica, al narrar una trama que relaciona a Sisko, que es el comandante de la estación Espacio Profundo Nueve, con el agujero de gusano estable que tienen frente a ellos, los Profetas que habitan en el, y la religión de los bajoranos, que recién se han liberado de la ocupación Cardasiana. Si, un primer episodio, donde se nos cuenta historias de religión, guerra, liberación e insurgencia, y en el medio, la Federación, con su mensaje de paz, tolerancia y agnosticismo. Esta última cuestión, que en Star Trek estuvo clara y meridiana mientras Rodenberry vivió, presentó diferentes capas en DS9, por el papel de emisario de Sisko y su final, así como alguna que otra referencia en Voyager.

Por si esto era poco: Maquis, Cardasianos, Klingons, en el episodio final de la 2º temporada, Jem’Hadar (2×26), aparecían por primera una raza de mismo nombre, que abría el camino para los Vorta, los Fundadores y el temible Dominio. A causa de estos últimos personajes y trama, donde Moore tuvo un papel crucial, y muestra las intenciones que posteriormente desarrollaría en Battlestar Galactica, Espacio Profundo Nueve recibio duras críticas por una parte de los seguidores, al romper el espíritu de la franquicia, pues la trama central a partir de la cuarta temporada es el desarrolló de una guerra. Aun pudiendo ser así, DS9 es un soplo de aire fresco para Star Trek, incluso se podría decir, que es la serie de la franquicia que mejor puede atrapar a un espectador actual.

Padre e hijo

Cómo muestra de la heterogeneidad que siempre han presentado las series de Star Trek, en Espacio Profundo Nueve, dentro de su oscuridad y sus batallas, también tenían cabida capítulos con dosis de comedia como los excelentes Mas allá de las estrellas (6×13), ambientada en los años 50 y con los actores sin el maquillaje de sus personajes o Pequeños hombrecillos verdes (4×08) que sitúa a los carismáticos y capitalistas Ferengis en Roswell. Así como episodios mas intimistas y reflexivos como El visitante. La profundidad de este episodio, no es algo novedoso, pudiendo establecerse un hilo conductor con los magistrales La ciudad al borde de la eternidad (TOS 1×28) y La luz interior (TNG 5×25). Este tríptico conforma una excelente ciencia ficción emocional, que tan en boga se halla actualmente.

En el multipremiado capitulo de la Serie Original, resulta conmovedor la relación que se establece entre Keeler y McCoy, e impacta su sobrecogedor final. Veinticinco años más tarde, La Luz Interior también recibía el premio Hugo, con un capitulo protagonizado por Picard, que vivía toda una vida en el planeta Kataan, tras recibir un rayo de energía de una sonda desconocida. Del rechazo a la aceptación, pasando por el enamoramiento, la integración, y tener descendencia, pero sin dejar de olvidar,que una vez tuvo una vida en una nave estelar. Como curiosidad, señalar que un servidor ha podido ver un homenaje a este capitulo en la serie de animación, Hora de Aventuras (Fantasía de cojines 5×16).
El Visitante, que no gano el Hugo, aunque estuvo nominadoa el, es deudora de los dos capítulos mencionados; por un lado, la solución al problema es estremecedora y por otro, se narra toda una vida de un personaje, en este caso de Jake, el hijo de Sisko. Es un capítulo que trasmite el amor que se profesan hijo y padre, el cual, va mas allá del espacio y del tiempo. Una historia de toda una vida que fue, que no fue ficticia, pero que por amor, se desvanece.

Final del juego. Star Trek: Voyager 7×25 y 26

Star Trek: Voyager, aun surgiendo de una trama argumental de Espacio Profundo Nueve, los maquis, era una serie que recuperaba el espíritu de viaje a lo desconocido, de mundos y razas nuevas, que poseía la Serie Original. Trayecto que partía desde la tolerancia, al juntar en la nave estelar a miembros de la Flota Estelar, con los rebeldes maquis. Cómo curiosidad, he indicativo de que en las series de Star Trek siempre ha habido cambios a última hora, comentar que al igual que sucedió con la Serie Original, donde la existencia del Capitán Kirk, se debió al rechazo del episodio piloto, o que Patrick Stewart no deshizo la maleta durante la primera temporada al pensar que TNG iba a durar poco, o que el papel de Kira de DS9 interpretada por Nana Visitor, en principio iba a ser para la teniente Ro (Michelle Forbes) que como bajorana apareció en TNG por primera vez en el capitulo Enigma (5×14). En Voyager, para el papel de la capitana Janeway, se eligió a la actriz Geneviève Bujold, pero esta, al segundo día de filmación del episodio piloto, abandonó la nave, obteniendo el papel Kate Mulgrew durante 172 capítulos y una breve aparición en el film Star Trek X: Nemesis. Además, reseñar, que si dos personaje de TNG obtuvieron nueva vida en DS9 ( el jefe O´Brien y el personaje que ha aparecido en más episodios de Star Trek, el klingon y carismatico Worf) en Voyager, forma parte de la tripulación, Tom Paris, con una importante referencia al personaje Nick Locarno de La Primera Obligación (TNG 5×19)

Aun queriendo dar con Voyager, lo que el seguidor quería, las audiencias no respondían como se esperaba, así que tras capítulos procedimentales, homenajes a la Tripulación Original (el doble capitulo El fin del Futuro (3×8 y 9), bebe directamente de la película más conocida de Star Trek, Star Trek IV: Mision salvar la tierra – en inglés The Voyage Home) y la trama del enfrentamiento contra Seska y los Kazon, en el episodio Unidad (3×17) aparecen los Borg, cuya presencia no sería circunstancial, y se revelaría mas importante en la serie a partir del estupendo doble capitulo con en el que acabó la 3º temporada y comenzó la 4º, Escorpión, donde además de adentrarse en territorio Borg, aliarse con ellos y aparecer por primera vez la recordada Siete de Nueve, también hacía acto de presencia la temible especie 8472. Destacar, que Voyager es la serie de Star Trek donde mayor presencia tienen los Borg: 20 capítulos, incluyendo el fantástico final de serie, El Final del Juego.

Frente a frente: Janeway y la reina Borg

Star Trek, es una franquicia que no falla en los finales de temporada ni en el final de la serie – obviando el final de la Serie Original y Enterprise por su cancelación- ofreciendo siempre grandes episodios. Todas las cosas buenas de La nueva generación, fue una ingeniosa forma de cerrar el circulo – excepto por la relación de Worf y Troy- con un viaje de Picard por tres momentos temporales: el pasado, 2364 fecha de su primera misión con el Enterprise (Encuentro en Farpoint 1×01 y 02) el presente, 2370 y el futuro 2395, a causa de Q.
El final de DS9 con Lo que se deja atrás, fue, además de la conclusión de todas las tramas: los Profetas, los Fundadores, el Emisario, la batalla final en el espacio y la liberación real de Bajor, un capitulo muy emotivo ¿quién puede olvidar la escena en la sala de fiestas de Vic Fontaine? y reflexivo respecto al papel futuro de Sisko.
Voyager, por su parte, estuvo a la altura de la historia de la franquicia, dando en su último respiro, uno de los mejores capítulos de la serie. En El final del juego, se muestra que la Voyager por fin alcanzó la tierra ¡23 años después de su perdida al cuadrante delta! Pero aquel deus ex machina, se arregla al conocer, que el periodo que se narrá es el décimo aniversario de su regreso, pero como se irá viendo con el avance del doble capitulo, no todos regresaron vivos, ni siguen vivos ni cuerdos. Tal hecho, para un capitán tan integro como Janeway, es algo inaceptable y que debe solucionarse. Y ello se logra, con un trepidante doble capitulo, donde habrá viajes en el tiempo, confrontación de dos versiones de un mismo personaje y los Borg.

Regeneración. Enterprise 2×23

Desde 1987 siempre había habido en emisión una serie de Star Trek, un año antes de que acabase la aclamada TNG, se inicio Espacio Profundo Nuevo, con una premisa nueva y con un devenir contrapuesto. Dos años mas tarde, llegó Voyager, que recogía el espíritu clásico de exploración, y tras la finalización de esta Odisea cósmica en 2001, se pensó que aún había espacio para otra serie de Star Trek, pero ciertamente no lo había. 14 años ininterrumpidos donde se habían emitido 526 episodios y 3 películas, habían ocasionado cierto hastío entre el público, que buscaban recién comenzado el milenio algo nuevo, así como otra forma de hacer series de televisión.

Enterprise, es considerada por una parte del fandom, una serie fallida, situándola la última entre su preferidas, pero mirándola con perspectiva, separandola de catorce años seguidos de historias de Star Trek, es una serie a revindicar; intentó dar lago nuevo, avanzar, pero en lugar de hacía delante, hacía atrás, contar el desarrollo posterior al Primer Contacto, los años previos a la formación de la Federación, situando la acción cien años antes de la Serie Original. Además, fue la primera serie de la franquicia cuyo título no presentaba la palabra Star Trek y cuyo opening era una canción pop con letra.

Enterprise adolecio de lo mismo que las anteriores series de la franquicia; un comienzo dubitativo, de presentación de personajes y de búsqueda de su propio rol dentro del universo Star Trek. DS9 lo consiguió con el Dominio y Voyager con los Borg, y Enterprise, tenía que haber despuntado con los Xindi. Pero el verdadero problema de Enterprise es que tenía detrás de ella, el resto de series de la franquicia y al contrario de estás, cuando la cosa empezaba a resultar interesante, fue cancelada tras su cuarta temporadas, mientras que las tres anteriores alcanzaron 7 temporadas.

Las consecuencias del Primer Contacto

Cualquiera puede ver las series de Star Trek, a causa de ser en su gran mayoría historias episódicas de 40 minutos, pero Enterprise, era una serie que en su inicio, presentaba sus mejores aciertos en la referencias a hechos o personajes ya conocidos. Un ejemplo de ello, son los capítulos (Aflicción 4×15 y Divergencia 4x 16) donde se explica el por qué de la diferencia entre los Klingon de Tentativa de Salvamento (TOS 1×26) y los que aparecieron como canon en el film Star Trek III: En busca de Spock. Y otro es Regeneración, donde se recuperan los sucesos de Star Trek VIII: Primer Contacto, para que en Enterprise aparezcan los Borg.

Podría ser un ejemplo de fan service, pero más bien es una muestra de todas las posibilidades que tiene un universo tan rico como el de Star Trek, donde hay muchas puertas abiertas que no se suelen cerrar. Hecho que ya ocurrió con la tripulación original, donde la historia de Kahn narrada en Semilla Especial (TOS 1×22) tuvo su continuación quince años después, en la recordada Star Trek II: La ira de Kahn. En el caso de Regeneración, los guionistas Mike Sussman y Phyllis Strong, hacen justo lo contrario, de los sucesos acontecidos en Star Trek VIII: Primer Contacto, consiguen que puedan aparecer unos personajes tan lejanos en el tiempo y en el espacio.
Es un capitulo que para un televidente ajeno a Star Trek, le puede parecer curioso, pero para el conocedor de este universo, este tipo de retrocontinuidad es una delicia. Como detalle, el inicio, fuera de la Enterprise y de los tripulantes de ella, recuerda a La Cosa, y ya en el espacio, hay homenaje a Voyager.

Y de que mejor manera se pude terminar, que recordando los diferentes opening de las series de Star Trek

Compartir
Artículo anteriorReseñas DC: Wonder Woman/Conan #1
Artículo siguienteEspecial Batman Day: Nuestro primer cómic de Batman.
Nacido en 1978 en Palencia. Tuve una infancia donde abundaban los cómics, que aparté durante la adolescencia por otras artes: el Grunge, Tarantino, Saramago. Con la llegada del S.XXI regresé al mundo del cómic de la mano de Moore, Morrison, Ellis y Ennis. Lector de Dc e Image, coleccionista de Batman y Star Trek, seguidor de Scott Snyder, Rick Remender,Tom King, Ales Kot y Mark Russell, con la llegada de Rebirth fui llamado por la Zona Negativa para rastrear las noticias de la compañía de Burbank.

Leave a Reply

6 Comentarios en "#ZNSeries – Star Trek: 51 años de viaje estelar"

Notifícame
Ordenar por:   Recientes | Antiguos
gusgus

Muchísimas gracias por este articulo. Conocí, y me hice fanático, a Star Trek con La nueva Generación, en un Canal de Cable en Argentina que creo se llamaba Uniseries, que Excepto la original pasó tanto TNG como DS9 y Voyager. Tiempo después vi TOS y Enterprise. Para mi gusto personal, siempre mi preferida fue Voyager, todavía recuerdo el capítulo de despedida de Kes y llegada de 7 of 9, o la vuelta de Kes. En DS9, si bién nunca comulgué bien con la historia mística de Sisko, si recuerdo ese final de serie inmejorable, siempre me interesó más la trama del Dominio o la frágil paz entre los Bayorianos y los Cardasianos, con Kira y Ghul Dukat como constantes contrincantes.
La verdad que Enterprise no me parece tan mala como muchos dicen, aunque si es bastante inconstante, tiene algunos capítulos muy logrados, pero si ligados a tener información específica de la franquicia. Capítulos como Cogenitor se entiende mucho mejor si se sabe que habrá una directiva principal, que sobre todo Janeway y su Voyager la tienen muy presente. Es por capítulos como este, y la trama de los Xindi que considero que no es taan mala.
Para alguien a quien le gusta la ciencia ficción, hay una verdad irrefutable en cuanto a Star Trek, los Borg tienen razón ya que “resistance is futile”.

sparkyal

Para mi las mejores fueron Espacio Profundo 9 y Voyager.
En Espacio Profundo 9 evolucionaron a la mejor raza alienígena, a los ferengi. Todos los capítulos donde aparecían eran increíblemente divertidos. Y los personajes secundarios llegaron a tener tanto protagonismo como los principales. Muchos personajes inolvidables, Jadzia Dax, Bashir, Ghul Dukat, Elim Garak, Quark y su familia, Odo, Vic Fontaine…
Siempre he tenido debilidad por Picard pero llegó la capitana Janeway y me pareció la mejor capitana de todas las series de Star Trek. Y Harry Kim el personaje más olvidable.
Siempre lamente que volviese la doctora Crusher en la tercera temporada de La nueva generación, me gustaba muchísimo más la doctor Polanski. Nunca he sabido el por qué del continuo cambio de doctoras.
Y Enterprise a mi si me gustó bastante. El mayor fallo que le achaqué fue que de siete protagonistas acabasen centrándose casi exclusivamente en tres. Y su cuarta temporada fue espectacular.
De Discovery he procurado no informarme de nada, me gusta encontrarme las sorpresas viendo la serie y no mirarlo todo por internet antes de que empiece, eso le quita toda la emoción al visionado. No sé si serán los 24 capítulos habituales o la media de 10-13 capítulos habituales hoy en día. Espero que se asemeje más a las series de antaño que a las tres películas de estos últimos años.

SgtCantamal

Gran artículo, felicidades!

Yo descubrí Star Trek con TNG en la emisión de TV3. Disfruté mucho, hay capítulos geniales, mis favoritos son los referenets a los viajes en el tiempo. Todos los personajes tenían algo interesante.

Me gusta mucho también DS9, como serie casi más que TNG. Me encantan los ferengi, esos rasteros que vendierían a su madre varias veces, en contraposición a los impolutos e incorruptos de la federación. Muy buenos personajes a los que se les cogí cariño. La trama del Dominion me encantó.

Voyager no me gustó, los personajes eran insulsos, no me atraian para nada. Algún buen episodio y un doctor holográfico que destacaba.

Todavía no he acabado con Enterprise, que me da momentos frios con alguno más interesante. Me gusta que haya tramas que continuen en varios episodios. La tripulación, más allá del capitán y T’Pool, tampoco me dice mucha cosa.

Tengo una gran deuda con la serie original, he visto las pelis pero no la serie.

Y la nueva serie me ha gustado como ha empezado, muy en la linea de las últimas pelis. A ver como sigue…

wpDiscuz