#ZNCine -Crítica de Jurassic World: El Reino Caído, de J.A. Bayona

Reseña de Jurassic World: El Reino Caído, nueva entrega de la reiniciada saga jurásica ideada por Steven Spielberg, a partir de los libros de Michael Chricton, y que en esta ocasión cuenta con el español J.A. Bayona en la dirección.

Por
4
2445
FavoriteLoadingAñadir a favoritos
Aviso de Spoilers: Esta reseña contiene algunos leves spoilers sobre la trama de la película Jurassic World: El Reino Caído.
 
jurassic

Dirección: J.A. Bayona
Guión: Colin Trevorrow y Derek Connolly, basado en personajes de Michael Chricton
Música: Michael Giacchino
Fotografía: Óscar Faura
Reparto: Chris Pratt, Bryce Dallas Howard, James Cromwell, Rafe Spall, Toby Jones, Justice Smith, Daniella Pineda, Ted Levine, Geraldine Chaplin, Jeff Goldblum, B.D. Wong, David Olawale Ayinde
Duración: 128 min
Productora: Universal Pictures / Amblin Entertainment / The Kennedy/Marshall Company / Perfect World Pictures / Legendary Pictures. Distribuida por Universal Pictures
Nacionalidad: Estados Unidos

 

Después de dormir el sueño de los justos durante casi quince años Steven Spielberg decidió resucitar en 2015 una de las franquicias, adscritas a su filmografía, más exitosas de la historia del cine comercial reciente. Jurassic World venía a tomar el relevo de aquella trilogía nacida en 1993 con la adaptación de Parque Jurásico, el exitoso best seller de Michael Chricton que el autor de La Lista de Schindler convirtió en un producto ejemplar aunando calidad y comercialidad, y teniendo su continuación en las menores El Mundo Perdido (1998) y Parque Jurásico III (2001). El director elegido por Spielberg para ponerse detrás de las cámaras fue Colin Trevorrow (Seguridad No Garantizada), del guión se ocuparon este último junto a Rick Jaffa, Amanda Silver y Derek Connolly y el reparto estuvo formado por estrellas como Chris Pratt (Vengadores: Infinity War), Bryce Dallas Howard (Spider-Man 3) o Vincent D’Onofrio (Daredevil) entre otros. El éxito de taquilla fue descomunal y la crítica abrazó con agrado este reinicio de la saga que no dejaba de ser un producto construido sobre la nostalgia y el fanservice agradablemente servido para contentar tanto a los que se criaron con las anteriores entregas y vivieron de primera mano la “dinomanía” como a las nuevas generaciones de espectadores que disfrutaron de esta isla temática en la que dinosaurios de todo tipo campaban a sus anchas sembrando el caos y el terror para desgracia de los humanos que allí se encontraban confinados. La inevitable secuela, titulada Jurassic World: El Reino Caído, llegó este fin de semana a las carteleras de todo el mundo tres años después de su predecesora y el mayor cambio con respecto a aquella es en la dirección, cediendo Colin Trevorrow su puesto al español J.A. Bayona sumergiéndose este por primera vez en una gran superproducción estadounidense después de llamar la atención internacional con Lo Imposible y Un Monstruo Viene a Verme o haber participado en series de renombre como Penny Dreadful.

Jurassic World: El Reino Caído se revela, en cierta manera, como la evolución natural de su predecesora y lo es de modo tan ortodoxo que esto se convierte en uno de sus mayores defectos. La segunda entrega de este reinicio del universo jurásico inspirado en la pluma de Michael Chricton sigue en varios aspectos los preceptos establecidos por la anterior trilogía y no es descabellado ver en la estructura de su narración un émulo de lo que supuso El Mundo Perdido para Parque Jurásico, una continuación a la búsqueda de expandir su universo y ofrecer una faceta más oscura de lo planteado en su primer y exitoso episodio, pero sin encontrar la inspiración y el equilibrio necesarios para estar a la altura de las circunstancias. Por tanto la historia comienza en un entorno selvático, el de la famosa isla temática en la que se había desatado el caos una vez los dinosaurios se descontrolaron y tomaron todo el territorio, para más tarde volver a la civilización y extrapolar allí la acción con no pocos paralelismos estructurales con las distintas versiones cinematográficas ofrecidas a lo largo de los años de King-Kong. De esta manera podemos dividir Jurassic World: El Reino Caído en dos películas diferenciadas, una aventura clásica en un terreno hostil y una cinta de terror con resonancias góticas localizada en la mansión de Benjamin Lockwood y sus inmediaciones.

jurassic4

Estas dos localizaciones sirven, sobre todo, para que J.A. Bayona demuestre su versatilidad como narrador de historias y realizador que sabe adaptarse a un proyecto tan descomunal como el que nos ocupa. Tanto en la primera mitad en la que los personajes de Chris Pratt y Bryce Dallas Howard, acompañados por los hombres de Eli Mills (Rafe Spall), deben rescatar a los dinosaurios de la Isla Nublar cuyo volcán se encuentra en erupción como en la segunda en la que dichas criaturas llegan a la mansión del magnate Benjamin Lockwood (James Cromwell) el director de El Orfanato hace gala de una soltura encomiable a la hora de ofrecer lo que se le exige, espectáculo puro y duro. La principal misión de un profesional contratado por Steven Spielberg para dirigir una de las entregas de su franquicia es clara, hacer que los dinosaurios, los verdaderos protagonistas de la velada, luzcan de manera vibrante en pantalla y a fe mía que el barcelonés lo consigue. La fauna y los cuantiosos efectos digitales que ponen a disposición del director hacen que este saque lo mejor de sí mismo como un artesano que sabe cual es su cometido y las limitaciones impuestas a la hora de abordar una pieza como esta, llegando a ejecutar pasajes bordeantes en la genialidad como el que tiene lugar dentro del vehículo esférico sumergido en el agua o esa peculiar visita a la habitación de Maisie Lockwood (Isabella Sermon) con reminiscencias visuales deudoras hasta del expresionismo alemán.

jurassic3

Por desgracia la destacada labor de J.A. Bayona como trabajador con suficientes aptitudes para adaptarse a la maquinaria hollywoodiense sin mayores problemas se ve ensombrecida por un deficiente guión a manos de Colin Trevorrow y Derek Connolly cuya inconsistencia delata la posibilidad de haber sido elaborado de manera tan escasa como poco profesional. El libreto de Jurassic World: El Reino Caído es un compendio de lugares comunes, ideas trilladas y decisiones arbitrarias paupérrimamente justificadas sustentadas en una previsibilidad alarmante que nos hace descifrar desde el mismo arranque del film no sólo todos los hechos que van a ir tomando forma a lo largo del metraje sino también hacia dónde virarán esos personajes que “no son lo que parecen” y a los que se ve venir a kilómetros. Estas carencias con respecto a una originalidad que brilla por su ausencia ofreciéndonos así un blockbuster prototípico sin deparar ninguna sorpresa y aferrándose a un conservadurismo narrativo que bordea lo insultante se ensambla con una construcción argumental endeble en la que muchas de las situaciones se suceden en pantalla de manera forzada, inconexa y con una predisposición a dejar cabos sueltos y agujeros de guión que terminan por dilapidar un apartado de escritura que sólo destaca a la hora de mostrar el sufrimiento de los dinosaurios siendo utilizados a modo de mercancía o cobayas por la egoísta mano del ser humano, aunque el hecho de que la platea empatice con dichas criaturas recae de nuevo en un J.A. Bayona que ofrece verdadero sentimiento en los pasajes más dramáticos relacionados con ellas gracias a su puesta en escena.

jurassic8

Para colmo estas deficiencias en lo referente a la correcta viabilidad del guión también se extienden a unos personajes que en su mayor parte no dejan de ser estereotipos andantes. Más allá del buen hacer de Chris Pratt y Bryce Dallas Howard, dando vida a Owen Grady y Claire Dearing, que ya conocen a unos personajes con los que se sienten cómodos, aunque en esta ocasión la química no es tan compacta como en Jurassic World, los secundarios de esta secuela se sustentan en una dimensionalidad plana que o bien los muestra en pantalla como los roles maniqueos que son o por medio del artificio intentando jugar al despiste con respecto a sus verdaderas intenciones, pero haciéndolo con cartas marcadas y yendo de farol durante toda la partida, delatando sus intenciones bien pronto. Por mucho que contemos en el reparto con respetados veteranos como James Cromwell (A Dos Metros Bajo Tierra) o Geraldine Chaplin (El Hombre Lobo), profesionales de sobrado talento como Toby Jones (Capitán América: El Primer Vengador) o nuevas promesas como Rafe Spall (The Ritual) y todos ellos acometan su labor con la profesionalidad esperada ninguno puede sacar oro de unos personajes apenas esbozados moviéndose entre clichés manoseados hasta lo extenuante dentro de este tipo de producciones, llegando en ocasiones a parecer émulos sin carisma de varios de los secundarios que pudimos ver en la primera trilogía en general y las dos cintas rodadas por Steven Spielberg en particular.

jurassic2

Si bien es cierto que como carta de presentación para J.A. Bayona de cara a labrarse un futuro en Hollywood el resultado no puede ser mejor como secuela de su predecesora o simple blockbuster Jurassic World: El Reino Caído se revela como una oportunidad desaprovechada de haber extendido lo ya planteado en 2015 por culpa de su conservadurismo y deficiente escritura. Sí, tenemos la diversión, el escapismo, el fanservice y la espectacularidad, siendo la de entretener al respetable la principal y única misión autoimpuesta por una producción como esta que no busca nada más que eso a lo largo de 128 minutos de metraje y consiguiéndolo en todo momento. Pero llega a ser agotador volver a ver por millonésima vez la misma fórmula de siempre a la hora de facturar superproducciones estadounidenses, entregándose a los prostituibles brazos de la facilidad y eludiendo cualquier atisbo de riesgo o aspiración artística, para colmo con un guión que deja mucho que desear en no pocos aspectos. Más allá de eso nos queda un pasable fuego de artificio cuyo clímax nos deja patente su naturaleza de “película bisagra” que deja el terreno fértil para el cierre de esta nueva trilogía en el que Colin Trevorrow volverá a ponerse detrás de las cámaras y con ello dar supuesto final a un reinicio cuya intencionalidad puramente recaudatoria sustentada en la desgana y la nula originalidad nos deja cada vez más patente que su mera existencia es tan intrascendente como innecesaria.

Aviso de Spoilers: Esta reseña contiene algunos leves spoilers sobre la trama de la película Jurassic World: El Reino Caído.   Dirección: J.A. Bayona Guión: Colin Trevorrow y Derek Connolly, basado en personajes de Michael Chricton Música: Michael Giacchino Fotografía: Óscar Faura Reparto: Chris Pratt, Bryce Dallas Howard, James Cromwell,…
Dirección - 7
Guión - 4
Reparto - 6
Apartado visual - 7
Banda sonora - 6

6

Más allá del poderío visual y narrativo desplegado por un J.A. Bayona en estado de gracia que no se amilana con grandes presupuestos Jurassic World: El Reino Caído no es más que una pasable y entretenida secuela por culpa de un previsible guión que ensombrece el resto de apartados del largometraje.

Vosotros puntuáis: 7.64 ( 19 votos)

4
Déjanos un comentario

Please Login to comment

Se prohíben las injurias y calumnias a cualquier persona o colectivo -ya sea por razón de raza, sexo, orientación sexual u opinión política-, esto incluye los mensajes que fomenten el odio por alguna de las razones anteriormente citadas; o conduzca a desviaciones del tema propuesto (off topics). Del mismo modo, queda prohibido el spam, trolleo, uso masivo de mayúsculas y enlaces de descarga, además de todo tipo de contenido ilegal. Los comentarios con más de un enlace precisarán ser aprobados por los moderadores.

Si quieres, puedes usar un avatar.

Puedes utilizar la etiqueta de spoiler: [spoiler] TEXTO [/spoiler]
4 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
4 Comment authors
AlbierZotultron_ilimitadoKaulsofrankbanner49 Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
frankbanner49
Lector
frankbanner49

Muy interesante reseña, Juán Luís Daza.

por ir al grano.

A favor:
-La excelente dirección de Bayona.
Es cierto que el guión de Colin Trevorrow es mas simple que el asa de un cubo, pero también es justo reconocer que es lo suficientemente efectivo como para que se saque oro de ella si cuenta con un realizador inspirado. Y desde luego es el caso.
El recurso del volcán en la -para mí- magnifica primera mitad en la isla Nublar, es todo un chute de adrenalina para hilvanar una secuencia de acción trás otra con muchos y variados dinos llenando la pantalla (otro de los aciertos de la cinta)
A destacar cierto momento que hace que “una criatura digital” sea capaz de “pellicarte la patata” (culpable !).
Además, es que el puto Bayona logra crear un efecto de que parezca que es Hitchcock el que está detrás de la cámara (por la forma en que sabe acrecentar y dosificar sabiamente la tensión en casi practicamente todas las escenas de acción. En este sentido, me vino a la cabeza más de una vez el prologo de Indiana Jones 2, con todo el asunto de Indy tratando de poner las zarpas sobre el bebedizo que debía salvarle de una muerte segura (una joyita de secuencia).
A eso hay que sumar homenajes varíos a la trilogia original, u homenajes evidentes como el del nosferatu de Murnau. Se nota que Bayona ha destilado mucho y bueno, y lo ha filtrado pasandoselo en grande por el camino.
El prologo, a todo esto, me ha parecido SOBERBIO con Bayona recordando, por si alguien lo olvidaba, que como “creador de atmosferas”, es uno de los que se encuentran más en forma en este momento en la industría. Vaya maravilla de fotografía, por cierto.

Y hasta aquí “el momento señor Lobo”.

En contra:

-Odio el personaje de Macey. Odio todo el rollito de la mansión Lockwood, y la mini-trama de cuento gótico con monstruito a lo Hammer. No empasta bien. Suena a forzado, y si no formase parte de la cinta NO PASARÍA ABSOLUTAMENTE NADA (y aquí alguién podría saltar con lo de “y si mí abuela tuviese ruedas, sería una bicicleta”, pero los que la hayais visto.. en fín, que ya me entendeis por donde voy).
Por no hablar de los “personajes -Guadiana”, que tal como entran, salen de la trama cuando más encariñados estás de ellos, como lo son los de el técnico y la animalista.
Aparte cierta “revelación” en torno a “cierto personaje” como que mucho impacto no deja, no.

Creo que da a entender Bayona en DÍAS DE CINE que ya venía impuesto en el propio guión. Y si lo dice, lo creeré, pero, coño, huele tanto, pero tanto a “morcilla” metida a capón que ha querído introducir el propio director que yo-que-sé/que-sé-yo…
Compramos pulpo, vá.
Si solo faltaba el finado Narciso Ibañez Menta en el papel de Lockwood, xd.

-El absurdo cameo de “ese actor español de la escuela de Marío Casas” en un momento de la pelicula.
Hasta los cameos del Segura en las pelis del “gordo” parecen magistrales al lado de “eso”.
Y, por ahora, ya está, que me acuerde (lo que indica el “poso” que me ha dejado).

Ah, sí, ya me acuerdo de algo más….¡ que “la próxima es la buena”, oygan !.

Kaulso
Lector
Kaulso

Bastante de acuerdo con la crítica de Juan Luis. Es una de esas película palomitera con uno de los peores guiones y diálogos que he visto en mucho tiempo, con personajes unidimensionales para quitarse el sombrero por lo mal escritos que están (el villano se lleva la palma) o el secundario cómico interpretado por Justice Smith que llega a niveles de Jar Jar Binks. Sin duda lo “mejor” es la dirección de Bayona, pero no es un director que me llame demasiado la atención y esta cinta no es una excepción.

ultron_ilimitado
Lector
ultron_ilimitado

O sea, lo que viene siendo más o menos como la anterior. Más de lo mismo. Ya la anterior me pareció muy poca cosa (incomprensible como recaudó ese pastón), y además me mató ese final en plan los dinosaurios buenos haciendo equipo contra el dinosaurio malo (solo les faltó guiñarse el ojo al final y decir: “me ha gustado trabajar contigo, velociraptor”) Supongo que la acabaré viendo por ver lo que hace Bayona con esto, pero sin muchas esperanzas.

AlbierZot
Lector
AlbierZot

Bueno, esto es Indiana Jones 5 con dinosaurios en lugar de nazis. A mí es lo único que me ha salvado la peli que, por lo demás, es una sucesión de escenas inconexas, muy espectaculares y de excelente factura, en otra insulsa peli de dinos (ésta y la anterior).