ZN: Mis Diez Cómics Favoritos (Parte 9)

Por
49
1577
FavoriteLoadingAñadir a favoritos

Cuanto más avanzada está esta sección, más nos va costando a los que vamos llegando aportar algo nuevo sin caer en la repetición. Aunque cada uno tiene sus gustos está claro que perteneciendo a generaciones similares y siendo amantes del buen cómic había obras que aparecerían en esta sección sí o sí: V de Vendetta, El Regreso de El Señor de la Noche, Watchmen, La broma asesina, etc. Al principio pensé que la decisión de no incluir obras repetidas podría crear una lista poco realista, pero nada más lejos de la realidad. Cuando empecé a escribir me dí cuenta que tus cómics preferidos, al igual que ocurre con la música o el cine, no son sólo aquellos que aúnan una mayor calidad artística, sino aquellos que te retrotraen al momento en el que los disfrutaste y te hacen sacar una sonrisa. Releerlos es un disfrute para los sentidos que no puede conseguir ni Watchmen si no lo leíste en el momento y lugar adecuado. Así pues, este repaso no es sólo una recopilación de buenas obras, sino un paseo por la memoria. No son sólo cómics, son pequeños momentos de felicidad. ¿Y como podría yo ordenar o numerar la felicidad? Es imposible. Así que para ordenarlos os insto a vosotros y a vuestras mentes menos viscerales a votar al final de la lista. Empecemos.


Daredevil: Niebla

1986. Periferia de Madrid. Un niño de 7 u 8 años pasea por delante del kiosko de su calle y una portada de un tebeo atrae su mirada. Ya sabe lo que son los tebeos, porque desde hace años ronda por casa aquel álbum de la Legión de los Superhéroes y Superboy que tantas veces ha leído. Pero hasta ahora no había vuelto a interesarse demasiado. Pero esa portada mola, ¡Spiderman volando con el martillo de Thor! Después de pasar por casa a pedir 125 pesetas consigue tan preciado tesoro. Que chulo, el team-up es realmente entretenido. ¡Eh! ¿Pero que es esto que hay al final? Una señora en la cama gritando… “¡Matt…Matt!, ¿Me oyes? Tienes que venir, tienes que venir o…moriré” Efectivamente era una época en la que la serie de Daredevil se incluía partida en los cómics de Spiderman. Así pues, este Spiderman nº99 (Marvel Team-Up #148) incluía la primera mitad del Daredevil #220, con guión de Dennis O’Neil y dibujos (¡qué dibujos!) de David Mazzucchelli.

Recordemos que por entonces Frank Miller ya había pasado por la cabecera de Matt Murdock dejando su impronta, y de hecho está citado aquí como “Agradecimientos”. Pero los números que realizó Dennis O’ Neil en Daredevil no es ya sólo que estén a la altura, sino que en algunos casos, como en Niebla, superaron el listón establecido. A O’Neil se le suele citar mucho por sus guiones de los 70 y su trabajo editorial en Batman en los 90, pero a veces se olvida su trabajo en los 80, como son The Question y este Daredevil. Niebla contaba con dos elementos clave para dejar en shock a aquel niño que sólo quería un cómic de Spiderman. El primero, la crudeza mostrada; y el segundo que su página 11 podía pasar perfectamente por ser la última, dado que lo más importante ocurre en esas páginas. Esa crudeza nos mostraba a una ex novia de Matt Murdock que, completamente borracha, le pedía que fuera porque se sentía muy sola. En el camino, Daredevil no detiene una pelea de una pareja por ir a ver a Heather. Cuando sale, enfadado por el estado de su amiga, descubre que la mujer de la riña ha muerto y no tarda en localizar al responsable y partirle la mandíbula. Después las llamadas de Heather se siguen sucediendo, pero Matt ya no le hace caso. Al día siguiente descubre el cadáver de Heather ahoracado en su apartamento.

Todo eso en estas 11 páginas que terminan con Matt atormentándose por no haber podido salvarla. La otra mitad del cómic ya daba igual, aquel niño ya había quedado irremediablemente enganchado a los tebeos.

daredevil niebla


Kingdom Come

En esa extraña simbiosis que cada uno tenemos con nuestras obras preferidas a mí Kingdom Come siempre me recuerda al nacimiento de Internet. ¿Extraño? Puede. Os cuento. Corría 1996 y de repente, en aquel tomo de Batman encontraba la fatídica carta de despedida de Ediciones Zinco. Apagón. Sin información y sin tebeos de DC Comics. ¡Horror!. Es entonces cuando descubro tiendas con material en inglés. Y descubro el Previews ¡Bravo! Al mismo tiempo, en los ordenadores de la Universidad tienen conexión a eso llamado internet. ¿Y eso para qué es? “Abres el Netscape y buscas lo que quieras”, me dicen. Y ahí me siento yo intentando pensar que buscar. “Batman”… ¡ahí va! “DC Comics”… ¡vaya! Así empiezo a descubrir páginas y foros ahora primitivos, e imágenes de cómics desconocidos para mí que tardaban 5 minutos en cargarse y que se te iban revelando línea a línea. Pixel a pixel. Un nombre se lee por doquier en todas esas páginas. Kingdom Come. Kingdom Come.

Tuve que esperar bastante a que saliera el tomo pero cuando llegó a mis manos se convirtió de inmediato en uno de los mayores tesoros de mi comicteca. Aún con el diccionario de Espasa al lado del cómic me costaba seguirlo (iba aprendiendo inglés según leía cómics), pero con esos dibujos ¿a quién le importaba? Cuando oigo a gente renegar de los años 90 me gusta recordar que muchos de mis cómics preferidos son de esa década. Que Jim Lee o Rob Liefeld no os nublen la vista. Kingdom Come era una maravilla nunca antes vista. Primero por los hiper realistas dibujos de Alex Ross, que te dejaban boquiabierto cada vez que pasabas la página. Y luego por ese carácter épico y melancólico al mismo tiempo. Un Superman retirado que reniega de su nombre humano. Un Bruce Wayne escondido con el cuerpo destrozado por décadas de golpes y heridas, en el cuerpo  y en el alma.

El regreso de esos héroes envejecidos y su triste victoria final dejaba esa dulce sensación que consiguen algunas obras. Esa sensación de que si eres amantes de las buenas historias y te autolimitas al cine y los libros estás perdiendo un 33% de felicidad. Y a mi me gusta disfrutar del pack completo.

kingdom come


FanHunter

Cels Piñol ya llevaba unos años con su invento cuando yo conocí su obra allá por 1998. Fue gracias a aquel compañero gallego de la universidad al que tanto le gustaba hacer el Spiderman en las mesas de la última fila. Me lo recomendó encarecidamente y no tardé en comprender por qué. Hoy día es un lujo poder encontrar a lo largo y ancho de internet cientos de personas que compartan tus mismos intereses e inquietudes. Gente con quién charlar de lo que te gusta. Pero por aquel entonces la red estaba todavía en pañales, y si daba la casualidad de que en tu grupo de amigos no hubiera nadie que supiera qué es la Zona Negativa, estabas jodido. Leías cómics, veías películas…y toda esa información se iba acumulando en la cabeza sin poder encontrar salida. Para mí FanHunter fue la salida. Un solo número de esa serie ya tenía más referencias a cómics y películas de las que yo podría haber imaginado. ¡Estaba todo ahí! El VHS, las Spice Girls, Star Trek, la Guerra de las Galaxias, Constantine, Daredevil…lo que quisieras. Y no era simplemente meter por meter, no. Piñol conseguía una historia interesante y divertida en la que una especie de resistencia debía luchar en un futuro distópico contra Alejo I, el exlibrero y autoproclamado Papa que conquista Europa y erradica toda forma de cultura.

FanHunter era diversión a raudales. Igual me da si se diluyó o no con el tiempo, a aquellos ocho números de forum les tengo un aprecio especial. Bueno, y a FanHunter: Almanaque 2000 un número apaisado que me encandiló especialmente porque contaba con una historia más trabajada que el resto. Pero la verdad, más que por sus historias siempre recuerdo la creación de Piñol por sus chistes y sus escenas de acción desenfrenada. Y lo mejor es que ambas cosas iban unidas. No hay más que abrir algunos cómics al azar para encontrarse con esas referencias de las que hablo: “¡Missil stinger a las 6! ¡activo simulación Trueno Azul!”, “Recuerda tus nociones de aterrizajes de emergencia: Turbulence, Aeropuerto 75, Decisión crítica, Aterriza como puedas…”, “Repite conmigo sobre las obras completas de Arthur Conan Doyle…”.  Son cómics, creo yo, muy generacionales porque alguien más joven podía perder la mayor parte de la gracia. A mí por suerte me pilló en la edad idónea. Todavía le debo unas gracias a aquel gallego.

fanhunter cels piñol


Detective Comics de Chuck Dixon

Si Batman no cayó en los 90 en los excesos de otros superhéroes se lo debemos en gran parte a Chuck Dixon. Hoy se dice pronto pero el guionista estuvo en la cabecera prácticamente 7 años, de 1992 a 1999. Y ya desde que empecé a leerle observé que ese Batman me gustaba más que ningún otro. A menudo, y sobre todo a raíz del comienzo de La Caída del Murciélago, leíamos todas las series de Batman juntas una detrás de la otra y eso no hacía más que reafirmarme en mi postura. Al contrario de lo que pueda parecer por cómo ido evolucionando el personaje desde entonces, yo prefería el tono algo más ligero de Dixon que a la oscuridad de Doug Moench y Kelley Jones. Y Graham Nolan, compañero inseparable del guionista durante gran parte de su etapa, no era tampoco alguien dado a la oscuridad. El Batman de Dixon tenía en ocasiones ese puntillo socarrón de James Bond. A ése Batman no le importaba hablar de amor o charlar con sus aliados. No sólo era un héroe, era un buen tipo.

Aunque la etapa de Dixon quedó muy marcada por la gran saga de los 90, no es ni mucho menos lo único que hizo. Pero es que por el ya comentado cierre de Ediciones Zinco mucha de su etapa quedó en el limbo en España. Y debido al salto de tiempo que había entre la edición española y la americana también quedó un buen hueco en mi estantería, pero lo fui consiguiendo poco a poco para así conseguir esa etapa completa.

Hay tantos números remarcables que podría montar un “Mis diez cómics favoritos de Chuck Dixon” (apunto la idea). La imponente presencia de Bane dentro de la Mansión Wayne antes de darle la paliza de su vida, en enfrentamiento final entre los dos Batman en El último desafío, el mítico Detective Comics #700, sus enfrentamientos con Gearhead y Firefly….De éste último siempre guardo un grato recuerdo porque eran dos números dibujados por Nolan y entintados por Eduardo Barreto. Mejor imposible. Pero si tengo que elegir un número ahora mismo, me quedaba con Detective Comics #726 – Fool’s errand (oct’98), dibujado por Brian Stelfreeze. Esa historia puede que sea una de las mejores de Batman y el Joker. Leedla y veréis.

detective comics dixon nolan bane


Superman: Hijo Rojo

Se dice mucho pero es que resulta que es casi verdad, el mejor Superman siempre es el que más se aleja de su continuidad actual. Y así, en la distancia las cosas se ven de otra manera. Parece que a muchos guionistas los árboles no les dejan ver el bosque y sólo cuando cuando les dicen “Oye, que aquí continuidad, nada de nada, haz lo quieras”, sólo entonces empiezan a comprender quién es Superman y cuales son sus valores. Y quién nos iba a decir hace unas décadas que un Superman ruso sería uno de los mejores jamás visto. Hijo Rojo es una debilidad personal que no está basada ni en nostalgia ni en recuerdos personales, salvo aquel en el que cerraba la última página y me levantaba aplaudir.  Afirmo, y no vacilo en decirlo, que este OtrosMundos de Mark Millar fue el cénit de su carrera. Tal y como plantea sus últimos trabajos difícilmente veremos una obra tan completa como Hijo Rojo.

Como ya comenté en algunas novedades destacadas, el cómic parte de una premisa la mar de sencilla que podía haber quedado en un curioso experiemento pero que sin embargo tiene una profundidad inusitada. La premisa, ya sabemos, ¿Qué habría pasado si la nave de Kal-El hubiera aterrizado en 1938 en la URSS, en vez de en Estados Unidos? Esa variante del azar trastoca toda la historia conocida porque desde que Superman se calza el traje con la hoz y el martillo el equilibrio de poder entre ambas superpotencias se rompe, dando lugar a variantes socio-políticas muy bien ejecutadas, convirtiendo al Hombre de Acero en la mano derecha de Stalin hasta su fallecimiento. Del cómic siempre me ha atraído también su valentía. Por vestir al mayor icono americano con los colores del que hasta hace medio siglo era tu mayor rival. Por no convertir al Superman soviético en un villano. Y porque la inexistencia del bien y del mal puro en esta historia también es valentía.

¿Y qué me decís del final? ¡Qué final! Me da igual si fue idea de Grant Morrison o de Millar, porque no he venido a poner medallas. Pero es que cuando te creías que la historia había acabado con lex Luthor “derrotando” a Superman con una frase escrita en un papel, llega el otro final, aquel que te da un golpe seco en la nuca y le da la vuelta al origen de Superman. ¡Qué historia!

superman red son


Superlópez: La gran superproducción

Hay discusiones que no llevan a mucho. Si uno se pone a discutir sobre El Hombre de Acero está claro que las posiciones pueden estar muy contrapuestas. Pero si la discusión versa sobre la calidad de los primeros álbumes de Superlópez hay poco que decir, todo el mundo coincide. La única diferencia radicará en que algunos cortarán su etapa preferida en éste álbum y otros en aquel otro. Para mí el zénit de ésta creación de Jan fueron sus diez primeros álbumes, los cuales pondría sin duda entre lo mejor que ha producido jamás este país en cuestión de tebeos. Y dentro de esa gran colección de clásicos que son Los cabecicubos, El señor de los chupetes, La caja de Pandora, El Supergrupo, etc… mi preferido, aquel cuyos chistes más recordé a lo largo de años venideros, siempre fue La gran superproducción.

El personaje no era nuevo para mí cuando empecé a hacerme con los SuperHumor de Superlópez, ya que para hacerme ameno un viaje de autobús entre Asturias y Madrid que realizaba en solitario, un familiar me había regalado meses antes una revista en la que aparecía El fantasma del Museo del Prado. Y ya cuando empecé con los tomos quedé embelesado. Pero La gran superproducción tenía un algo que me llamaba más que las demás, quizás fueran las referencias a la película de Conan el Bárbaro, quizá fuera el niño irreverente siempre en busca de un cilindrín, quizá fuera la cutrez de algunas escenas con resultados como el del rodaje en el metro, quizá fueran los mamporros que volaban por doquier…No lo sé muy bien, pero dada mi afición al cine es el álbum que más he repasado con los años. Las referencias y guiños de Jan al mundo del cine enriquecen mucho más la obra, como su forma de criticar a los críticos, que una vez vista semejante desfachatez comentan: “¡Qué imaginación más barroca!”, “Hay unas reminiscencias a Orzón Telles…”, etc… Eso sí, al final nos quedamos sin saber qué era una script girl.

Y es una pena que Llauna Films cerrará para siempre, porque podía haber producido clásicos imperecederos como Amor Obsoleto

Superlopez - La gran superproducción


Magneto: Un fuego en la noche

Series infinitas, ómnibus, tomos de 1000 páginas, arcos argumantales de 12 números…y resulta que Chris Claremont y John Bolton fueron capaces de contar una de las mejores historias de Magneto en doce exquisitas páginas. Aunque bien es cierto que esas páginas ganaban mucho teniendo cuenta el contexto. La gente de mi generación que aún estabamos naciendo, o ni siquiera lo habíamos hecho, cuando Claremont y Cockrum iniciaron la Segúnda Génesis de la Patrulla-X tuvimos una segunda oportunidad a finales de los 80. Una oportunidad muy especial ya que suponía empezar a leer la historia desde el comienzo como si fuera completamente nueva, gracias a aquel genial invento conocido como Classic X-Men. Esta serie contaba con un valor añadido en forma de complementos explorando a alguno de los personajes en un tono mucho más serio y adulto que el de la serie madre.

Ya en Classic X-Men #12, debía enfrentarse por sorpresa a Magneto. Éste les derrotaba con suma facilidad y la Patrulla debía ir para salvar la vida entre las quejas de Lobezno. Inmediatamente después nos encontramos con el relato Un fuego en la noche en cuya primera página podía leerse “En aquellos tiempos aún creía que era un hombre normal, lleno de esperanzas y sueños. Ya no lo es. Quizá nunca lo fue”. ¡Caray! ¡Esto es muy distinto a lo que acabamos de ver! A través de unos sueños que atormentan a Erik Lensherr en la cama vamos conociendo detalles de su pasado. La huída de Auschwitz salvando a su amada Magda, su matrimonio, su paternidad…hasta que todo se viene abajo. Su pequeña hija Anya queda atrapada en un incendio del que no logra sacarla porque unos guardias están golpeando golpean. Mientras se levanta del suelo ensangrentado, Erik ve caer el cuerpo en llamas de Anya por la ventana. Eso hace desatar sus poderes y mata a todo el que tiene alrededor. Magda, horrorizada por su pérdida y por lo que ha hecho su marido, huye sin querer saber nada de él.

Ese final hace despertar a Magneto de su sueño, o quizá fuera el humo de un incendio cercano. Una madre y su hija se encuentran atrapadas. El primer instinto del villano es dejar morir a las humanas, pero finalmente el recuerdo de su hija le lleva a salvarlas. Ya a salvo le dice a la madre “Dígale al mundo que Magneto salvó a su familia. Magneto el terrorista, Magneto el supervillano, Magneto el mutante. Recuérdeme siempre, m’sieu. Pude dejarlas morir, pero las salvé”. Y así, aquel villano de traje tan atractivo ya no lo era tan sólo por su aspecto y sus poderes, sino porque sabíamos que debajo del casco había una persona con sentimientos tan complejos como los de cualquiera. Y no hay mejor villano que uno con esas características.

magneto fuego en la noche


The Ultimates, de Mark Millar y Bryan Hitch

Año 2054. Nueva Germania (anteriormente conocida como España). Ivan Rivas III se dispone a disfrutar en el holo-video de una vieja película de la que quedó prendado desde que se la recomendó su abuelo, Los Vengadores, se llama. El abuelo ha venido de visita y se sienta con su nieto a verla. Ya avanzada la película, el anciano menea la cabeza renegando y empieza a hablar:

“¿Sabes? Yo ya había visto mi película favorita de Los Vengadores antes de que ninguna de éstas se estrenara en un cine. Aunque se trataba de una película dibujada, un cómic vaya, como los que tengo en casa, de papel. Si, de papel, no me mires así. Pues aquella obra se llamaba de The Ultimates, y trataba de actualizar y dar una nueva visión del grupo de héroes más poderosos del planeta. Lo dibujaba Bryan Hitch, y madre mía, como dibujaba por entonces. Yo creo que aquello fue lo mejor que hizo en su vida. No se me olvidará nunca la secuencia inicial, que repasé decenas de veces ya la primera vez que la vi. Era la secuencia de una invasión en 1945, en la Segunda Guerra Mundial. Hitch movía la cámara con tal maestría que te metía en la batalla. Estabas ahí. Y recuerdo ese avión volando a ras de suelo, pilotado por el Capitán América. Que preciosidad de escena.

Pero los Ultimates tenían mucho más, tenían un Thor del que no sabías muy bien qué esperar, una relación entre la Avispa y el Hombre Hormiga cuanto menos complicada… pero sobre todo lo que tenían eran personas. Con poderes, sin ellos, héroes, villanos…pero personas de carne y hueso. El realismo no veía únicamente de los dibujos o los trajes, eso era lo de menos, el realismo venía de que Mark Millar había conseguido juntar a un grupo de personas con emociones, problemas y traumas, gente con la que podías empatizar (ya te explicaré qué es eso luego).

Aquella serie luego siguió pero ya nunca fue lo mismo. Millar y Hitch ya habían conseguido uno de los mejores cómics de Los Vengadores de todos los tiempos. Alcanzaron una cota que pocas veces fue igualada en décadas posteriores. Bueno, ya me callo, que viene lo bueno”.

“Y Hulk… ¡aplasta!”, se escucha en los altavoces.

ultimates hitch


La Saga de Martha Washington

Seguro que os ha pasado alguna vez. Cuánto menos se habla de una obra que os gusta, más os gusta. Y a mí esta obra de Frank Miller me gusta. No alcanzará cotas como las de El regreso del caballero oscuro, Sin City o 300, pero esta saga tiene tan divertida y emocionante lo que las otras tienen de formalidad. Para los que no la conozcáis, esta obra que se dividió en tres miniseries: Give me Liberty (1990), Martha Washington goes to war (1994) y Martha Wasinghton saves the world (1998). Ya en 2007 aparecería un número único a modo de épilogo titulado Martha Washington dies. En todas y cada una de estas historias Miller contó con la inestimable ayuda de Dave Gibbons. Otro caso similar. Un dibujante al que se le recuerda constantemente por su participación en Watchmen y poco se dice del gran trabajo que hizo aquí. Sobre todo en las dos primeras miniseries, porque ya en la tercera le pudo la experimentación informática y ya su trazo había decaído bastante. Give Me Liberty es especialmente taractiva porque sus colores más apagados casaban mejor con la dura historia de Miller. También porque Gibbons, quizá por tener aún fresca en la memoria la experiencia en Watchmen, jugaba  de vez en cuando con las autoreferencias que tan bien aprendió de la mano de Alan Moore.

En la vida de Martha Washington, Frank Miller volcó todas sus ansias de contar una historia futurista y de ciencia ficción. De hard ci-fi, que podría considerarse en algunos pasajes. La saga comenzaba con una Martha de niña, viviendo en un barrio pobre en una América ultra militarizada y con gran parte de la población viviendo en la miseria. Vamos, un futuro de los que hemos visto 100. Pero Miller se maneja muy bien en estas lides,e igual que hiciera en The Dark Knight Returns, en Give Me Liberty nos ayuda a conocer la realidad gracias a los medios de comunicación. Si allí era la televisión, aquí se trata de portadas de diferentes revistas que se van sucediendo a lo largo de la historia, conociendo así lo viciada y corrupta de la sociedad. Sin embargo, pese a que la primera miniserie fuera más completa en este sentido, yo entré esta saga con Martha Washington goes to war, sin conocer el pasado de la protagonista pero devorando cada página en los pasillos de la universidad. Luego vino Martha Washington saves the world, la más bizarra de todas pero, eh, es que uno es fan de la ciencia ficción bizarra.

martha washington goes to war


Detective Comics de Greg Rucka

Todo aquel que me conoce sabe que soy un fan de Batman. Para el resto de mis lecturas me guío por muchos factores, pero para Batman no hay ninguno. Se podría decir que soy coleccionista, ya que soy de los que lo compra esté quién esté y sea el material bueno o malo. Qué le vamos a hacer. Pero aquellos que me conocen un pelín más saben que Greg Rucka es alguien también muy especial para mí por lo que hizo con Batman. No se puede decir eso tan típico de “veníamos de tiempos oscuros y Rucka encendió la luz”. Qué va. De hecho, veníamos del Detective Comics de Chuck Dixon antes comentado. Pero llegó Tierra de Nadie y con ello la revolución en las series de Batman, que pasarían de mano en mano cada mes creando pequeñas historias dentro de aquella Gotham en ruinas. Ya en su primer trabajo en The Batman Chronicles #15 (dic’98) pudo verse que aquel guionista tenía algo especial. El trabajo dentro del mosaico de Tierra de Nadie le fue llegando cada vez más hasta que se hizo con el control completo de la historia. A destacar, dos pequeñas maravillas: Jurisprudence (con Dos-Caras haciendo de fiscal y abogado defensor al mismo tiempo) y Endgame (la lucha final en la que el Joker acabaría asesinando a Sarah Essen, mujer del Comisario Gordon.

Inmediatamente después Rucka se ganó un puesto fijo en Detective Comics en un relanzamiento muy especial por el aspecto visual que adquiriría la serie. Ni Shawn Martinbrough (Ladrón de Ladrones) era el típico dibujante de superhéroes ni la bitonalidad de los dibujos era normal. Esa serie tenía algo distinto. Rucka nos confirmaría su amor por los personajes femeninos fuertes con la llegada de Sasha Bordeaux, la guardaespaldas de Bruce Wayne que se acabaría convirtiendo en aliada. El personaje era uno de esos secundarios que se dan con poca frecuencia. Yo estaba enamorado de Sasha y de su historia. Luego llegó aquella cosa rara de JaqueMate y tal… pero prefiero no pensarlo mucho. Aunque me quedo con aquel “Te quiero” en un parque en el último número de Rucka en la serie, con un Bruce Wayne derribando barreras y diciendo semasiado tarde lo que siempre había sentido por Sasha. Ahora parece que Batman no puede tener novias, que tiene que ser un tipo duro que sacrifica esa parte de su vida por salvar Gotham, pero el Batman de Rucka, aunque no lo dijera ni lo mostrara, era un Batman enamorado.

Mas allá de las historias que contara el guionista se ganó mi cariño porque su visión de Batman era la mía, sus inquietudes eran las mías. Grande Rucka, grande.

detective rucka2


¿Cuál es tu obra favorita de estas 10?

  • The Ultimates, de Mark Millar y Bryan Hitch (26%, 186 Votes)
  • Kingdom Come (26%, 183 Votes)
  • Superman: Hijo Rojo (12%, 83 Votes)
  • Superlópez: La gran Superproducción (9%, 67 Votes)
  • Detective Comics de Greg Rucka (7%, 51 Votes)
  • Daredevil: Niebla (7%, 50 Votes)
  • FanHunter (4%, 30 Votes)
  • Detective Comics de Chuck Dixon (3%, 23 Votes)
  • Magneto: Un fuego en la noche (3%, 22 Votes)
  • La Saga de Martha Washington (3%, 20 Votes)

Total Voters: 715

Cargando ... Cargando ...
En capítulos anteriores…

 Mis diez cómics favoritos (Parte 1), por Pedro Monje
 Mis diez cómics favoritos (Parte 2), por Javier Agrafojo
 Mis diez cómics favoritos (Parte 3), por Alejandro Ugartondo
 Mis diez cómics favoritos (Parte 4), por Luis Javier Capote Pérez
 Mis diez cómics favoritos (Parte 5), por Sergio Aguirre
 Mis diez cómics favoritos (Parte 6), por Juan Sangrós
 Mis diez cómics favoritos (Parte 7), por Daniel Gavilán
 Mis diez cómics favoritos (Parte 8), por Jordi Molinari

49
Déjanos un comentario

Please Login to comment

Se prohíben las injurias y calumnias a cualquier persona o colectivo -ya sea por razón de raza, sexo, orientación sexual u opinión política-, esto incluye los mensajes que fomenten el odio por alguna de las razones anteriormente citadas; o conduzca a desviaciones del tema propuesto (off topics). Del mismo modo, queda prohibido el spam, trolleo, uso masivo de mayúsculas y enlaces de descarga, además de todo tipo de contenido ilegal. Los comentarios con más de un enlace precisarán ser aprobados por los moderadores.

Si quieres, puedes usar un avatar.

Puedes utilizar la etiqueta de spoiler: [spoiler] TEXTO [/spoiler]
49 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
30 Comment authors
TheBaldRockerredarrow884Lemmyticoelrulor7varola Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
Valdi
Lector
Valdi

Sabía que tu lista iba a ser con la que más iba a coincidir. Mi voto va para Chuck Dixon 😉

Alejandro Ugartondo
Autor

Buena lista, Iván, aunque veo menos Batman del que me esperaba 😉

La primera serie de Martha Washington estuvo bastante bien, una historia de futuro distópico bastante aceptable. La siguiente ya no me gustó tanto porque empezaba verse al Frank Miller más exagerado de los últimos tiempos. Con la tercera ya ni me atreví.

MrKeating
Lector
MrKeating

El mejor de todos es el que nombras en el apartado de Daredevil,

¡¡¡¡¡Superboy y la Legión de Super-Héroes!!!!!

La boda de Saturn y Relámpago por Levitz y Grell, mi número uno personal.

frankbanner71
Lector
frankbanner71

aunque mucha gente suele echar pestes de esa epoca de denny o neill en daredevil,yo tengo un recuerdo buenisimo de ella.

recuerdo a esa especie de cocodrilo dundee que era micah synn,que comienza siendo un simple salvaje para ir evolucionando a algo mas temible.pero especialmente tengo un recuerdo maravilloso de un numero en concreto(que no se si era de o neill)pero que estaba dibujado por un artista maravilloso llamado william johnson.

daredevil en japon.combatiendo a lord viento oscuro,un kamikaze que necesita expiar su honor ante el mundo al no haber estallado su avion.que tiene una hija a la que tiempo despues conoceremos como dama mortal.que arregla la espalda rota de bullseye sustituyendola con adamantium a cambio de favores(que jamas realizara porque termina huyendo)y sobre todo una secuencia de artes marciales(william johnson fue uno de los ultimos artistas con los que conto dough moench en master of kung-fu)absolutamente maravillosa de daredevil contra tres samurais fantasticamente dibujada.

ah¡y el vinculo psiquico entre matt y bullseye.¿cogeria ideas jason aaron de aqui?.

en definitiva,una etapa algo distinta de lo de siempre y con un punto original.

¿alguien sabe si el tomo que se publico en estados unidos llamado “trabajos de amor perdidos”(con una portada estupenda de mazzuchelli)llego a publicarse aqui en españa?
no se.a mi no me suena,mas alla de las multiples reediciones del “born again”.

¿y donde acabaria el tal johnson? apuntaba maneras casi a la par de mazzuchelli.de un dibujante que podia haber explotado en algun momento a algo espectacular.pero el tipo desaparece como “en la niebla” y ya no se sabe nada mas.

una verdadera lastima.

Carlos Cruz
Lector
Carlos Cruz

“Recordemos que por entonces Frank Miller ya había pasado por la cabecera de Matt Murdock dejando su impronta, y de hecho está citado aquí como “Agradecimientos”. Pero los números que realizó Dennis O’ Neil en Daredevil no es ya sólo que estén a la altura, sino que en algunos casos, como en Niebla, superaron el listón establecido”.

Anda ya.

Esfingo
Lector
Esfingo

Lo de Fanhunter alguien es capaz de explicármelo porque siempre me pareció bastante lamentable, pero el Cels medro con ello.

Elric
Lector
Elric

¿ en serio ?

Iván
Lector
Iván

Una lista con la que coincido mucho, veo en ella muchos momentos que yo he vivido: El tebeo de peque que te deja marcado (en mi caso el último número de Vigilante, que el final también se las traía), el comic de Batman (en mi caso recuerdo con cariño a la KGBestia xD), el descubrimiento de Cels en la universidad, y un montón de obras con las que coincido (precisamente ayer me reía con los amigos hablando de “La gran superproducción”, “Ozú con el niño!!).

Me ha gustado mucho 🙂

Louontherocks
Lector
Louontherocks

Buena lista Iván, yo de Superlopez siempre me quedo con La semana más larga, pero por lo demás y aunque no coincidamos si que me parece muy similar a lo que yo podría elegir.

Daniel Gavilán
Autor

Antes de nada felicitar a Ivan por su selección y conseguir que se me erizasen los pelos de la nuca con el texto dedicado a sus dos etapas de Batman elegidas (y que esbozase una sonrisa de oreja a oreja con el texto de The Ultimates).

Cualquiera de esos tres textos -o el de la gran Superproducción, ya puestos- podría haber salido de mi puño y letra (pero el que te adelantases eligiendo el Batman de Rucka lo impidió :lol:).

A pesar de sus más y sus menos, al Batman de Dixon le guardo un gran aprecio gracias a momentazos como el origen de Bane o su plan para dinamitar la voluntad de Batman paso a paso antes de darle caza en su guarida, el enfrentamiento entre el de Santa Prisca y Azrael o el cara a cara final entre los dos Hombres Murciélago.

Pero también coincido en que cuando de verdad alcanzó el personaje su apoteosis fue con Rucka. Demonios, siempre he dicho que para mi nunca ha habido Batman como el que dibujaba Martinborough y las portadas de Dave Johnson.

Adentrarme en aquellos cómics de delicioso tono noir, con villanos como Susurro A’Daire y el Señor Abbot, Hiedra Venenosa con su jardín de los niños perdidos o la relación entre Montoya y Dent fue una de las razones por las que volví a meterme en el cómic de lleno (con un Rucka capaz de alternar entre la clase para abordar la dualidad en la relación Batman / Wayne, y sobradas como “Serpientes, Hombres Lobo… esto empieza a parecer un maldito circo, y si algo deberías saber sobre mi es que no me gustan los payasos”).

Con los Ultimates coincido igualmente en que es el storyboard de la mejor película de los Vengadores jamás hecha (lo cual nos devuelve a la cuestión de lo inferior que resulta la película de Whedon frente a la mayoría de etapas del grupo). Ultimamente se tiende a infravalorar la serie tildándola de un mero espectáculo pirotécnico -cosa que nunca he entendido, dado que a penas se enfrentan a un par de enemigos en 27 números- pero a mi me conquistó precisamente por lo contrario: Su descarnado retrato de los personajes -y como van evolucionando estos-, con una nada velada crítica a la política norteamericana de aquel entonces.

Aplaudiendo de paso la inclusión de La Gran Superproducción, por discrepar voy a añadir que The Kingdom Come nunca me ha gustado. Unos dibujos muy bonitos y tal, pero no me mola demasiado esa actitud de “Los jóvenes no tenéis ni idea, los viejos somos lo más” que desprende (ni aun estando cada vez más cerca de los segundos que de los primeros)

Mr. X
Lector
Mr. X

-¿Esa historia de Daredevil estaba en aquel añoso coleccionable? Tendría que comprobarlo…

-No he leído entero el Batman de Dixon, tienen que ser muchísimos números, pero es verdad que una etapa, por lo que he leído, más que digna y desde luego bastante minusvalorada.

-Gracias por recordarme que me gustaron mucho los dos primeros tomos de Martha Washington. Y que no he leído lo demás… no sé por qué.

-Pues al contrario que el Sr Gavilán, a mí me gusta mucho Kingdom Come y nunca me han parecido para tanto The Ultimates. De hecho, me alegro mucho que The Authority los apalizara al comienzo de la etapa de Millar… si, ya sé que eso es anterior, pero, en fin… taquiones.

dhaldon
Lector
dhaldon

Pues otra lista en que estoy bastante de acuerdo, quitando un par de detalles (para mi la mejor historia de SuperLopez, supergrupo aparte, es “El señor de los chupetes”) la mayoría del resto de cosas las tengo también en mi lista particular.

Me alegra ver que los Ultimates están de los primeros de la lista, leo con frecuencia criticas a la serie en las que la califican como mero entretenimiento visual, cuando para mi el punto fuerte es la caracterización de los personajes y esa disección/critica a la política exterior americana, que muchos, quizás por edad o falta de interés en el tema, obvian.

Y mucho mas me alegro por Kingdom Come, uno de los mejores comics que el genero ha producido y que últimamente, incluso aquí, le dan bastantes palos. No estoy de acuerdo con que tenga una actitud de “Los jóvenes no tenéis ni idea, los viejos somos lo más” eso fue una reacción a la Image de los 90, a los Youngblod, Spawn y demás psicokillers de Image y las versiones “molonas” de los superhéroes clásicos de la Marvel que la misma editorial hacía (Thunderstrike, War machine, etc)

Es es un comic que rezuma sentimiento y épica.

Hijo rojo lo coloco directamente como una de las mejores historias de Superman de siempre, y sobre Fanhunter, yo viví la apoteosis narizón y aunque Cels piñol es el ejemplo claro de no saber cuando dejarlo (sus últimos chistes aquí publicados son ejemplo de ello) he de decir que en su omento era lo m as divertido e imaginativo que podías leer, un soplo de aire fresco en el mundillo que se apropiaba de cualquier moda y referencia y la convertía en parte de su universo.

Ocioso
Lector
Ocioso

En tiempos pre-interneteros en los que cada lector de superheroes creía ser el único tío del mundo que leía esas cosas los chistes meta de Cels Piñol fueron todo un acontecimiento porque, aunque esas tonterías ya se nos hubieran ocurrido(o no)a nosotros, era el primero que las ponía a la vista de todos.
Claro, llega Internet y todo se comenta en tiempo real, los graciosos surgen como setas, y es casi imposible hacer una observación que no haya hecho alguien antes.
La fórmula está gastada porque lo que antes solo lo hacía uno, ahora lo hacemos casi todos.
Sí, están los dibujitos, pero por muy simpáticos que resulten son un mero soporte para el guión.

dhaldon
Lector
dhaldon

Yo no creo que la formula este gastada; había en la sección de noticias de “El otro lado” la web sobre informática y videojuegos, una sección semanal de noticias que contenía una tira semanal prima humana de la del Ñolo; un grupo de frikis, en este caso de videojuegos, en los que el gag se basaba en las noticia del medio, y era bastante divertido.

Lo que ya no es divertido son los chistes de Cels, que mira que le tengo cariño (aun tengo un dibujo dedicado suyo de X-tremo apuñalando a Antonio martin en mi cuarto) pero es que cada vez que hace un “retorno” leo las tiras y no me sacan ni una sonrisa.

frankbanner71
Lector
frankbanner71

yo al que si que hecho de menos es a david ramirez,que desde que lo defenestro antonio martin no he vuelto a verle el pelo por ninguna parte.

y mira que era bueno el jodio.

dhaldon
Lector
dhaldon

Joder si! David ramirez es un puto genio del humor, tengo su tomo de B3 como oro en paño 🙂

Ahora esta haciendo para una revista de Norma los Minimonster pero es humor muy infantil, nada que ver con su niñotaku o el B3 (que en estos tiempos de correctismo político dudo mucho que le hubieran dejado publicar tal cual)

frankbanner71
Lector
frankbanner71

o esas parodias sangrantes que hacia para sus jefes en en la “dolmen”…es que me temo que desde la querella no volvio a levantar cabeza.

pero en su epoca mas “killer” tenia unas paginas gloriosas.si alguien tiene oportunidad de encontrar en algun segunda mano el “haciendo amigos” o el “sexo raro” que se lance a por el sin pensarlo.

cosa fina,oygan¡.

manolin
Lector
manolin

Muchas joyitas en esa lista, eh?, pero de todas las que mencionas te destacaria tres:

– EL Batman de Dixon, otro guionista noventero a reivindicar, sin tener obras brillantes es un profesional como la copa de un pino que, como Nicieza , o en otras épocas Bill Mantlo, lo mismo valian pa un roto que pa un descosio y le echaban horas a este curro pa sacar comics mes tras mes a la calle. Los que verdaderamente permiten que Marvel o DC puedan tener la producción que tienen mes a mes son curritos como estos, y no los “artistas” que quieren sacar una obra maestra de vez en cuando y después vivir de la fama y las rentas,,……y aquí que cada uno piense en quién quiera pensar.

-La Superproducción de Superlopez, mi comic preferido de el Superman patrio es la Caja de Pandora, pero esta no le va a la zaga, escenas (nunca mejor dicho) como las del actor que interpreta a Tronak el Tartero no atreviéndose a darle un cachetón como Dios manda a la actriz principal son simplemente descacharrantes.
-En general todas las historias de complemento de Classic X-Men. Yo ya habia leido algo de los X-Men de Claremont y Byrne con Vertice, pero fué con los Classic X-Men que lei toda su etapa, y la de Cockrum, completa, y fué alucinante, la visita al quiosco más esperada, ..las portadas de Adams, las páginas añadidas de Kieron Dwanyer, las contraportadas y creditos y todas estas historias de complemento hacian un producto de una calidad superlativa. Estaba claro que en las historias de complemento Claremont metía ideas desarrolladas a posteriori d elos comics que complementaban, lo veias claro cuando en la historia principal Magneto aparecía aún como un villano corriente y moliente, gritón y arrogante, y en historias de complemento como la que destacas ya aparece un personaje complejo, con aristas, conciencia, dudas, etc… El contraste entre ambas historias no le restaba calidad en absoluto a ninguna de las dos. Aunque envidio a los que estan descubriendo esta etapa del grupo en los Omnigold de Forum, también creo que sin estos complementos les va a faltar algo, para mi al menos la lectura de los X-men no hubiera sido lo mismo sin ellos.

Arturo Porras
Autor

Bravo, dos obras de Mark Millar en un top y nadie parece sentirse ultrajado. Lo digo por aquello de que el escocés genera grandes controversias y tiene no pocos detractores. Mi experiencia con las dos obras citadas difiere y debo decir que me gustan más Autorithy y El Viejo Logan, dentro de la producción del autor.

Superman: hijo rojo. Lo reconozco, tengo un problema con Superman. Más que un problema, un prejuicio. Un ser superpoderoso y casi perfecto me parece taaaan aburrido. Se que por ese prejuicio me puedo haber perdido gran cantidad de buenas historias. Así que intenté empezar. Y probé con esta obra de Millar, por aquello de que esta fuera de la continuidad, además de que me interesaba la historia. Esa visión de una posible Unión Soviética triunfante y sus repercusiones me parece una idea brillante. Y al principio no fue mal. Pero conforme fui avanzando fue perdiendo interés. Supongo que por faltarme mucha información acerca del personaje. Me dejo frío y, de momento, no ha hecho que me interese por el superhéroe más famoso del mundo.

Ultimates. Coincido plenamente con el Sr. Rivas de que esta obra es lo más parecido a una superproducción cinematográfica. LLena de poses molonas y frases quedonas ( ese A de Francia), Millar consiguió llamar la atención con este grupo disfuncional de héroes, llenos de taras e inseguridades, actualizando el concepto “Vengadores” para el siglo XXI. A ello contribuyo un gran Brian Hitch, todavía no aquejado del virus “escombro” con que nos deleito en La Era de Ultrón. No será la mejor historia del mundo, pero si la que necesitaba la nueva linea Ultimate que estaba empezando a despegar. Una historia que dejaba con ganas de más. Lástima que después de Millar no se mantuviera ese nivel en los Ultimates (Loeb, Ultimatum y cuesta abajo)

NobTetsujin
Lector
NobTetsujin

“Bravo, dos obras de Mark Millar en un top y nadie parece sentirse ultrajado”

Pero eso es porque me acabo de levantar ahora. Y de todas formas, tengo que darle la razón a Iván con que los Ultimate son una peli de los Vengadores en cómic: mucho golpe de efecto, mucha espectacularidad, poca chicha. 😀

x-ternon
Lector

El tebeo de Daredevil reseñado es muy bueno, pero la etapa de Dennis O’ Neil a mi parecer es un tostón de cuidado, tanto es así que nunca me he terminado de creer que lo escribiera él.

De esa lista mis favoritos son Ultimates, la gran superproducción e hijo rojo, en ese orden

Daniel Gavilán
Autor

los Ultimate son una peli de los Vengadores en cómic: mucho golpe de efecto, mucha espectacularidad, poca chicha

Hombre Nob, no se que películas ves, pero no creo que se pueda elevar a los cómics como ejemplo de densidad y sustancia frente al cine. Ni siquiera comparando las historietas de Stan Lee, Claremont y compañía -entendidos como culmen del tipo de cómic que aquí hablamos- frente a las grandes obras cinematográficas de sus respectivas décadas.

p.s.: A mi las historias de complemento de los Classic X-Men me encantaban, salvo cuando las escribía Ann Nocenti. Las de Claremont podrían ser más o menos trascendentes, pero al menos siempre te narraban una historia de principio a fin. Todas las de Nocenti podían resumirse como “El personaje X cae a un lago / va conduciendo / se desmaya / se encuentra con un amigo, y empieza a flipar con alucinaciones lisérgicas de mil colores”. El daño que debieron hacer los frenesis de los setenta entre los escritores de aquella época

HenryJones
Lector
HenryJones

Poco he leído, pero no puedo estar más de acuerdo con meter al Kingdom Come en el Top 10. Para mi una antes y un después en la gráfica de los superheroes y con el descubrimiento de Alex Ross.

Me ha alegrado en partiular tu apuesta por Super Lopez. Mi preferido, por por ser uno de los cómics que más lei de pequeño, el Supergrupo

Antoine
Lector
Antoine

Daniel Gavilán ha comentado: p.s.: A mi las historias de complemento de los Classic X-Men me encantaban, salvo cuando las escribía Ann Nocenti

Ya sé que ha caído en desgracia pero a mí las de Ann Nocenti también me encantaban.

Ocioso
Lector
Ocioso

Coño Daniel, que estás comparando todo el cine con un solo género comiquero.
Si vamos por géneros, en el superheroico gana el comic por goleada.
Si vamos por medios es evidente que el cine tiene mas obrones maestrones, pero es que su producción es inmensamente mayor. De todas formas no veas lo que me jode cuando dicen que Spirit es el Ciudadano Kane del comic. ¡Que coño, Ciudadano Kane es el Spirit del cine!

Daniel Gavilán
Autor

No se Oci, solo se me ocurren dos etapas de los Cuatro Fantásticos que pondría a la altura de Los Increíbles. Y hablamos de 50 años de cómics frente a una sola película

Antoine
Lector
Antoine

Pues yo creo que La cosa del pantano del barbas no es inferior a cualquier peli de terror.

Antoine
Lector
Antoine

Daniel Gavilán
ha comentado el 22 diciembre, 2013 a las 13:12h

No se Oci, solo se me ocurren dos etapas de los Cuatro Fantásticos que pondría a la altura de Los Increíbles. Y hablamos de 50 años de cómics frente a una sola película

Hombre Daniel, supongo que hablas de Lee Kirby y Byrne. Etapas con material para adaptar 50 películas.

Ocioso
Lector
Ocioso

Yo no tengo claro que Los Increibles sea una peli de superheroes. Creo que es mas bien una peli sobre superheroes ¿Es SuperGoofy un superheroe? ¿Y Superratón? A eso me refiero.
En cualquier caso, y por mucho que me guste, pero mucho mucho, hay montones de tebeos de supers que pondrían por delante.

Deke Rivers
Lector
Deke Rivers

Los Ultimates, después de haberse leído The Authority, no impresiona demasiado.

samanosuke
Lector

Bravo, dos obras de Mark Millar en un top y nadie parece sentirse ultrajado. Lo digo por aquello de que el escocés genera grandes controversias y tiene no pocos detractores.

¡Presente! No dudo en criticar sus últimas obras, las mierdas que se marca (Kick Ass 1 aparte), pero es que lo hago con razón, ya que las leo tras haber conocido al Millar grande, el que dio algunas de mis obras favoritas, como Ultimates, MK Spiderman, Hijo Rojo, Authority… Y ahora veo en lo que se ha convertido y me da penica. Va a resultar que es verdad lo de la más que ayudita que le dio Morrison, porque desde entonces casi que no levanta cabeza.

Esfingo
Lector
Esfingo
Retranqueiro
Lector
Retranqueiro

“Bravo, dos obras de Mark Millar en un top y nadie parece sentirse ultrajado”

Pero es que son de lo mejorcito que ha parido el creador de “Flash Gordon”. Aunque, mira, teniendo en cuenta que Superman Hijo Rojo es un Otrosmundos y The Ultimates una revisión de Los Vengadores a lo mejor lo que pasa con el escocés es que, en realidad, ese es su único truco: coger personajes, ideas o elementos conocidos y retorcerlos o reimaginarlos para crear algo rompedor. Y que ahora ya no ejecuta el truco tan bien como antes. O que ya es demasiado evidente y ya no hace gracia.

Del Batman de Chuck Dixon, Bane aparte, no recuerdo muy bien qué leí. Sé que leí bastante Batman por esa época, pero no sabría muy bien qué atribuir a quién. Y de todas formas tengo que reconocer que a Diixon le tengo ojeriza a raíz de sus guiones para La Espada Salvaje de Conan.

Está muy bien la historia de complemento de Magneto que se señala en la lista. Me encantaban. Sobre todo las dibujadas por John Bolton.

No me he leído Marta Washington. Hace años, tenía unas ganas locas por leérmela; ahora casi como que me da igual, se me ha pasado el ansia.

Y confieso que nunca me han hecho especial gracia las tiras de Cels Piñol. Que tampoco es que me molestara o que no pueda llegar a entender el porqué de su éxito, pero nunca he llegado a conectar con Fanhunter, Fan con Nata y demás.
La única vez que estuve en el Salón del Cómic Barcelona fue en el noventaypico (nomacuerdoahoradelañoxacto). El día que fui estaban (entre otros) Cels Piñol y Sergio Aragonés firmando ejemplares. Además, estaban sentados el uno junto al otro. Pues bien, la cola de gente para Cels era inmensa y, en cambio, para Aragonés estábamos cuatro gatos; de verdad que me llegó al alma, aluciné por colores.

frankbanner71
Lector
frankbanner71

es como poner a belen esteban y al ultimo premio planeta,y que la cola de la esteban gane por goleada.si que tiene que joder,si.

bueno,es cierto que he exagerado en la comparacion,pero vamos entiendo lo que dice retranqueiro.

y en cuanto a los increibles,el porcentaje de 007 en la trama es tan alto ,que a medida que iba viendo la pelicula me iba cabreando mas.es una buena pelicula,claro.y si la echan por la tele fijo que la veo,pero yo queria ver una peli de superheroes pura y dura.y no,no lo es.

ross andru
Lector
ross andru

He votado por Superlópez, es mi favorito, por muy superhéroe que sea uno de sus mayores retos fue dirigir la película de Tronak el Kárbaro. Creo que no existe otro cómic de superhéroes en el que el protagonista tuviera que dirigir una película. How original (como diría Valerie Astro).

El segundo que votaría Superman Red Son. Con la de veces que se enfrentó a los comunistas en la serie de Max Fleischer y en esta historia es comunista y amigo de Stalin… muy bien resuelta.

The Ultimates, por el chiste que utilizan para enfurecer a Hulk ya vale la pena. No creo que vuelva a ver la palabra follar en un cómic de Marvel ahora que es de Disney.

Spirit
Lector
Spirit

Nos guste o no, el cine tiene mucha mas afluencia/influencia/repercusión mediática, etc…que los cómics. O sea; que una innovación en el cine tendrá siempre más repercusión que una en el cómic.

Los ULTIMATES es un Millar con ganas de innovar y hacer las cosas bien, por desgracia poco pródigo desde que descubrió que le salía más rentable escribir a medio gas y cobrar el cheque.

Antes que LA GRAN SUPERPRODUCCIÓN, yo escogería LA CAJA DE PANDORA, pero es una lista sobre gustos y subjetividades…

El Batman de Nixon, lo siento, pero es mediocre. Lo que pasa es que fue mediocre en una época en que lo mediocre era delicatesen comparado con lo que se publicaba….

Y sigo mosca porque no han hecho caso a mi lista ni siquiera me han respondido.

Antoine
Lector
Antoine

Solo he leído dos números y la verdad es que no soy muy fan de Millar.

Pero Jupiter´s Legacy me parece que hasta ahora está muy bien. Claro, que igual es que me dejado omnubilar por Quitely.

Retranqueiro
Lector
Retranqueiro

Offtopic Groot
http://imgur.com/gallery/roHuanr

Uno es un cachocarne y el otro un cachomadera. Además, Groot no tiene nariz ni orejas y sus ojos son completamente negros. Lo único en lo que podrían tener un parecido es en la boca. Y la han hecho totalmente distinta de la de Diesel.

Y, aún así, saldrá alguien a decir que se basaron en los rasgos del actor que le presta la voz a la hora de dar forma a Groot.

marcus
Lector
marcus

Mis felicitaciones para el redactor del artículo. Las referencias autobiográficas para cada elección me han hecho sentirme especialmente identificado a la hora de leer el texto.
Por desgracia, me he leído poco de lo aquí recomendado. Ahora bien, el parágrafo del Sr. Porras sobre Superman es un calco de mi experiencia y sentimientos con el personaje.

frankbanner71
Lector
frankbanner71

segun el propio actor,marvel le tienta con un papel mucho mas sustancioso,pero este se niega, no por ninguna circunstancia especial ,sino por que tiene demasiadas ofertas en la mesa como para involucrarse al 100 por cien en una peli marvel.esto de groot es lo mas que se puede permitir en cuanto a disposicion de hacer algo,pero con la promesa de hacer algo mas en el futuro con mas sustancia.un papel de”prota”,vamos.

y siguio diciendo que la maniobra mas inteligente para abordarle a alguien como el es la finalmente elegida.y creo que ya estan hablando para buscarle un nuevo destino segun he leido por ahi.

en cualquier caso dudo que vaya por lo que mas de uno quiere.que sea norrin rad.no lo creo para nada y ademas no me gustaria nada,vamos.demasiado cachas para el surfer. ¿estamos locos o que?.

r7varola
Lector
r7varola

Tengo 31 años, leo Batman desde los 10. A mis 20 años pegué un parón (cuando finalizaban los 90) y retomé hace 5.

En estos 5 años he tratado de abarcar la tarea monumental de ponerme al día con todo el batman de la primera década de este sigo publicado en español, y a la par seguir con mi vida. No ha sido fácil. He leído muchísimo y mucho más se me queda por leer.

Dicho lo anterior, y pese a que sigo amando los cómics, muy pocas obras me emocionan al nivel que lo hacían en mi adolescencia. El batmande Rucka es una de esas excepciones. El final de su etapa, con la despedida de Bruce y Sasha en el parque Robinson, me dejó un nudo en la garganta.

Al ritmo que leo, y entre una tonelada de historias prescindibles, lo visto hoy se olvida mañana, pero esas últimas viñetas las tengo grabadas. También tengo mucho cariño al Batman de Dixon, pero entre que el cierre de zinco dejó la mitad de la década inédita, salvo los crossovers (Contagio, legado, cataclismo), creo que la primera parte de su producción estaba en un muy buen nivel y la segunda decayó. Creo que después de la Caída, los años 95 y 96 fueron sus picos. Especial cariño le guardo a su especial con el Joker: Devil’s advocate.

dhaldon
Lector
dhaldon

“El día que fui estaban (entre otros) Cels Piñol y Sergio Aragonés firmando ejemplares. Además, estaban sentados el uno junto al otro. Pues bien, la cola de gente para Cels era inmensa y, en cambio, para Aragonés estábamos cuatro gatos; de verdad que me llegó al alma, aluciné por colores”

Es que Cels piñol en aquellos años era un fenómeno de masas, a la altura de cualquier hot artist del momento, y tenia montado un negocio a base de comic, juegos de rol, camisetas, figuritas y demás que ríete tu del Lucas ese.

Si, muy triste esa imagen de las colas de uno y otro en el salón del comic, a mi me paso una vez algo parecido con una sesión de formas de Pacheco y Claremont, en la que el patriarca mutante estaba de manos cruzadas sin nadie en su fila mientras que la de Pacheco daba tres vueltas al salón.

Mr. X
Lector
Mr. X

A mí Jupiter´s Legacy me está pareciendo tan floja como el resto de la producción reciente de Millar, eso si, dibujada por Quitely, gana todo una barbaridad. Pero tampoco me parece el mejor Quitely.

Ocioso
Lector
Ocioso

dhaldon ha comentado: una sesión de formas de Pacheco y Claremont

Espero que estuvieran haciendo figuras de plastilina porque la otra opción es imaginarles en tanga poniendo posturitas.

elrulo
Lector
elrulo

Creo que un troll ha suplantado a Gavilán. ¡Qué este no es mi Gavilán, que me le han cambiado!

Lemmytico
Lector
Lemmytico

“En tiempos pre-interneteros en los que cada lector de superheroes creía ser el único tío del mundo que leía esas cosas los chistes meta de Cels Piñol fueron todo un acontecimiento porque, aunque esas tonterías ya se nos hubieran ocurrido(o no)a nosotros, era el primero que las ponía a la vista de todos.
Claro, llega Internet y todo se comenta en tiempo real, los graciosos surgen como setas, y es casi imposible hacer una observación que no haya hecho alguien antes.”

Amen. Los primeros tiempos de Fanhunter eran gloriosos. Era un pastiche divertidísimo que trasladaba a la ficción toda la cosmovisión friki.

Celebro su incursión en la lista porque fue generacionalmente muy importante y de eso se supone que va esta serie de posts. Probablemente también estaría en una lista mía, porque Cels y Conan eran prácticamente los únicos comics que leía en los 90 y los responsables de que nunca abandonase del todo la afición.

Luego sí, el chiste se agotó… Pero también porque el propio Cels se dedicó a explotar el filón y perdidas las raíces, perdida la gracia. Supongo que es un camino inevitable para todo producto que pasa del underground al mainstream.

En cuanto al Detective Comics de Dixon… Todo el Knightfall previo a la victoria de Bane me gusta mucho. Como Bats se va quebrando física y moralmente… En ese momento no se había visto nunca nada parecido. Después de eso, “La Cruzada”, “La Búsqueda”, el regreso de Bruce, la mini etapa de Dick como Batman… Sinceramente me parecieron un soberano peñazo, y me lo han vuelto a parecer en posteriores relecturas.

“Hijo Rojo” me lo acabo de releer tras pillarme la edición de ECC, y me ha gustado aún más que la primera vez. Incluso ese final con paradoja temporal que en su día no me convencía y que esta vez me ha flipado. Creo que es una obra con muchas capas de lectura, inteligente y que comprende bastante bien al personaje. Sin duda una de las mejores historias de mi cada vez más estimado Hombre de Acero.

Louontherocks
Lector
Louontherocks

Fan Letal – Fan con Nata molaba, pero su evolución a Fanhunter y todos sus sucedáneos perdió la gracia por el camino. Recuerdo de cuando lei Neck y Cold que dije, “oye pues esto me gusta más que Fanhunter” y de hecho lo tengo bien guardadito para una futura relectura… 2014 será el año de las relecturas esta claro.

redarrow884
Lector

Me deja tranquilo ver que no soy el unico que ha votado por la breve historia de Magneto. Esas historias cortas que salian como complemento en classic xmen eran de lo mejor que Claremont podia ofrecer usando a los mutantes. Aun tengo un par de esas revistas, recuerdo un amor fugaz de Peter con una bailarina de la mafia rusa, Un joven James Proudstar robando el cadaver de su hermano para darle sepultura segun sus creencias, un Peter perdiendo la virginidad con una nativa de Savage Land, Un Nightcrawler atreviendose a mostrarse como era en realidad al publico…y asi muchas mas.

Claro que el dibujo de John Bolton es una completa obra de arte.

TheBaldRocker
Lector
TheBaldRocker

Otra gran selección. Enhorabuena por la parte que le toca Mr.Rivas.

En mi caso, me quedo con las etapas de Dixon y Rucka en Batman.
Las pude disfrutar las dos recopiladas en los coleccionables de Planeta y, como ya comenté en la lista de Comics Favoritos en la que se incluía la saga de la Espada de Azrael, guardo un gran recuerdo de todos esas historias del murciélago.
Y coincido plenamente con el comentario de algunos compañeros zoneros sobre el final de la historia de Sasha Bordeaux. Nudo en la garganta y corazón compungido se me quedó, oyes. Yo creo que aún no lo he superado 😉
Y es que uno, aunque sea un viejo rockero, también tiene su corazoncito. O precisamente por eso.

Rockeros Saludos