ZN entrevista a Ricardo Esteban, editor de Dib buks

Por
7
280

Como cada año por estas fechas, intentamos ofreceros alguna entrevista extensa con un editor de nuestro país para que podáis conocer su catálogo y su labor más a fondo. En esta ocasión ha sido Ricardo Esteban Plaza, de la editorial madrileña Dib Buks, quien ha tenido a bien de dedicarnos un poco de su tiempo en un año que, para esta editorial, ha venido marcado sin duda por el debut de la revista de historietas El Manglar.

¿Cómo surge el proyecto Dib Buks y a qué necesidad responde?

El proyecto de Dibbuks nace de una necesidad puramente personal. Hace más de veinte años ya edité junto con algunos amigos uno de los primeros fanzines de cómic, Albanta, de cierto éxito en la época. Posteriormente editamos una preciosa colección de postales estilo caribeñas. En ambas iniciativas ya colaboraban algunos de los que ahora se ganan la vida en el sector, Ricardo Machuca, Javier Olivares… Fueron tiempos muy divertidos. Yo hice algunas colaboraciones en la mítica y añorada revista Madriz. Pero debido a mi lentitud dibujando no me veía ganándome la vida con ello. Es por lo que me dediqué por entero a la que ahora es mi actual profesión, consultor de recursos humanos, dejando los cómics a un nivel sólo de comprador (compulsivo, eso sí).

Pero la pasión puede más que todo y tuvo que salir por algún lado. Desde hace ya más de diez años dirijo y edito la revista de recursos humanos Training & Development Digest, toda ella ilustrada, desde el primer número, por los dibujantes más prestigiosos y conocidos de nuestro país. Aun no me lo creo, pero por ella pasan habitualmente profesionales como Javier de Juan, Ana Juan, Toño Benavides, Fernando Vicente, Raúl, Ulises, Max, Ricardo Machuca, Javier Olivares, José Luis Ágreda, Linhart, Alex Fito, Víctor Rivas y un sin fin innumerable de muchos de los que ahora están destacando en el mundillo. Naturalmente tenía que aprovechar estos contactos y esta grata experiencia editorial. De aquí nace hace ahora dos años y medio Dibbuks.

¿Cual es la filosofía de inicio del proyecto? ¿Por qué tipo de producto apuesta y por qué motivos? ¿Hasta qué punto creéis que vuestra oferta se distingue de la de las que definís como editoriales amigas (La Cúpula, Astiberri, De ponet, Sins Entido, Dolmen)?

Cuando uno viaja, lee revistas, navega por internet o se interesa un poco más por lo que en el mundo se edita, encuentra que en España aun nos falta una visión más globalista de estilos, autores, temas, formas de contar y de expresar. Desde hace unos años esta falta viene siendo suplida por editoriales de un tamaño más pequeño, más arriesgadas en su línea editorial y más difícilmente sustentables económicamente. Las cinco que citas son ya grandes editoriales simplemente por el valor de apostar por nuevas formas y por su empeño en introducir en el mercado obras a las que nadie prestaba atención en España. Dibbuks no quería ser menos. Sin embargo ahora vemos como las grandes están fijándose en estos autores o temas en las que las pequeñas hemos arriesgado. Algo muy parecido a lo que está sucediendo con La Asociación en Francia, pero a nuestro tamaño. Quizás Sins Entido y Astiberri sean las que hasta ahora tienen la línea más definida en cuanto a lo que quieren ser y ofrecer a medio y largo plazo. Ambas tienes ya más de cinco años de vida. Nosotros solo dos y medio, pero empezamos a darnos cuenta de por dónde debemos dirigirnos, aunando nuestros gustos con lo que el mercado espera que hagamos.

¿Qué es lo que os hace intuir, como editorial, que resultaría interesante y coherente difuminar de alguna manera en vuestro catálogo las fronteras entre libros infantiles, cómic e ilustración para incluirlos a todos dentro de la categoría de “libros dibujados”?

Disponemos de muy buenos autores en España, quizás demasiado buenos para el mercado que tenemos. Les deberíamos de ver en publicidad, televisión, revistas, libros infantiles, juveniles, cómics… Sin embargo, salvo unos muy pocos reconocidos, el esfuerzo que realizan no está siendo recompensado. Dibbuks está intentando esta mezcolanza. Editar libros infantiles por parte de dibujantes de cómics, también juveniles, juntar sus ilustraciones de otras facetas de su arte en libros de ilustración, ayudarles a publicar en otros medios (la revista Training & Development Digest puede ser una buena muestra de esto). Desde mi otra empresa encargo multitud de dibujos ilustrativos para proyectos de comunicación para clientes. Ejemplos como Ricardo Machuca, Juan Berrio, Toño Benavides en proyectos para la EMT, Telefónica, Indra… son sólo algunos ejemplos.

Sin embargo reconozco que la división infantil y juvenil tiene muy poca demanda al haber una competencia tan feroz por los grandes grupos editoriales. Aunque seguiremos con alguna salida anual en cada línea vamos a hacer una apuesta más fuerte en la división de cómic en sus cuatro líneas (aventúrate, emociónate, diviértete y erotízate, ver nuestra página web www.dibbuks.com).

Ya habéis dejado claro en vuestra web lo mucho que os alegra haber recibido cuatro nominaciones a los premios del Saló del Cómic de Barcelona por El Banyán Rojo de Carlos Vermut. ¿Qué tal fueron las ventas de este álbum? ¿Esperáis que estas nominaciones las mejoren?

Coincidiendo con el Expocomic de Madrid del año pasado editamos cuatro álbumes. Tres en tapa dura y tamaño francés: “Koma 2” de Wazem y Peeters, “Los Innombrables 1” de Yann y Conrad y “Xecuencias” de Azpiri. Nos parecía de alto riesgo económico el sacar el cuarto también en tapa dura. Máxime sabiendo que se trataba de un autor desconocido (aunque unos meses antes ganara el Premio Injuve de ese año junto a David Rubín), y era su primera obra. Por eso se apostó de acuerdo con el autor, Carlos Vermut imprimir su obra, “El Banyan Rojo”, en pequeño tamaño y en rústica. Ciertamente se ha visto que fue un error. Fue el álbum que más vendimos en la feria, sus ventas se han mantenido a un buen ritmo y estas nominaciones para el Salón de Barcelona para este año lo lanzarán aun más. Pero no hay que llorar por errores pasados. Os avisamos que el próximo año editaremos el siguiente álbum de Carlos Vermut, que promete ser mucho mejor (este tío mejora día a día) y se editará como se merece. Todos confiamos en que Carlos se lleve algunas de las cuatro nominaciones que tiene, aunque la competencia es muy fuerte, aunque me gustaría que entre Carlos Vermut y David Rubín acapararan los premios, se lo merecen de veras.

¿Qué papel queréis otorgar a las obras de producción autóctona en vuestro catálogo?

Dibbuks, como hemos dicho antes, tiene un fuerte compromiso con los excelentes autores españoles. Estamos editando más de un cincuenta por ciento de nuestros álbumes de material autóctono. La prueba la tenéis en las novedades del Salón. Únicamente una es extranjera, “Koma 3” de Wazem y Peeters, mientras que las demás son de autores conocidos, “Lunas de Papel” de Fermín Solís, “Johnny Roqueta como un amoto” de Vaquer y Tharrats y “Te quise como sólo se quiere a los cabrones” de María José Giménez y José M. Fonollosa.


¿La creación de la revista El Manglar es una iniciativa en pro de facilitar la producción regular de material de este tipo que luego pueda ser editado en formato álbum?

Ciertamente la revista de historieta e ilustración “El Manglar” está dando bastante de qué hablar. Después de editar el mencionado fanzine Albanta y de llevar diez años con la revista Training & Development Digest, el gusanillo de director-editor de revistas está muy presente dentro de mí. Me pasé un año entero preguntando a dibujantes, editores, críticos, libreros su opinión. Todos coincidían y eran bastante negativos: ¡No lo hagas, ni se te ocurra! Pueden que tengan razón, pero… ya está hecho.

Pienso que el mercado de la historieta se merece tener varias revistas profesionales donde recoger historias más cortas de autores reconocidos, pruebas experimentales con nuevos autores, apostar por nuevas formas y maneras de contar. Apostar por ello en un álbum es difícil y arriesgado (aunque lo hagamos), pero comenzar a dar a conocer a un autor, bien nacional o extranjero en dosis más pequeñas, ayuda a ir sobre seguro.

En principio la recopilación de historias cortas editadas en El Manglar en un solo tomo puede hacerse, pero no es el fin por el que hemos decidido editar la revista.

¿Cuáles son las características diferenciales de El Manglar que confiáis que hagan su destino distinto del de tantas y tantas revistas de cómic ya extintas que la han precedido?

Vamos a necesitar de mucha ayuda. En principio de buenos autores para configurar el producto, de buenas ventas para demostrarnos que somos necesitados en el mercado y de ayuda publicitaria para hacer viable el proyecto. Vamos a apostar durante seis números, a razón de uno cada dos meses. Al final se evaluará si tenían razón los pesimistas o, por el contrario, hay alguna forma de que el segmento de las revistas de cómic tenga un lugar. Y te aseguro que vamos a hacer todo lo posible por encontrarlo. De momento ahí están los dos primeros números, que me da vergüenza decirlo a mí, pero son dos pequeñas joyitas. En esta aventura me he rodeado de muy buenos profesionales para que no me deje arrastrar únicamente por mis gustos personales. Destacar la buena labor de Manuel Bartual, que además de un estupendo diseño es coordinador de la revista. Para publicar algo en ella debemos de estar los dos totalmente de acuerdo. Al principio está siendo duro pero en cada número que pasa estamos acertando más.


Koma, Los Innombrables, La Cofradía del Mar incluso, son obras que a pesar de su lectura adulta, acogen una magia especial que las hace disfrutables también para los niños. ¿Habéis tenido a ese tipo de público en mente al editarlas? ¿Tenéis planes de algún tipo para explorar esta parcela de lectores?

El mundo de los jóvenes está siendo bombardeado por estímulos de alta saturación y rápido refuerzo positivo (juegos de videoconsola, mp3, internet…). Parece difícil que un álbum de cómic, que hay que leer despacio, recrearse con la historia y con los dibujos y que hasta el final no se obtiene una satisfacción con él, llegue a satisfacer su actual demanda de ocio. Pero hay que seguir intentándolo continuamente. Las obras como “Koma”, “Los Innombrables”, “Las arenas del tiempo” de Ricardo Machuca, F. Naranjo y Lorenzo Díaz, deberían tener como público objetivo estos lectores más jóvenes. Sin embargo las ventas obtenidas se decantan más hacia un público adulto que ya es lector asiduo de cómics y busca la calidad que hay en sus historias. Nuestro verdadero trabajo es hacer nuevos lectores, conseguir un traspaso de los que han empezado con el manga y los superhéroes y hacerles ver en estas obras más a la europea una continuidad a sus lecturas.

La erótica tiene un lugar destacado en vuestro catálogo. ¿Os gusta ser traviesos o quereis reivindicarlo, como Alan Moore, tan capaz como cualquier otro de retratar la entraña de la vicisitud humana?

El erotismo siempre ha sido fuente de grandes dosis de creatividad, belleza y enganche con el público. A mí, personalmente, me encantan ciertos autores que se han introducido en este tipo de obras y han sabido continuar en varios frentes sin problemas (Azpiri, Richard Moore, Altuna…). Algunos ya están en el catálogo, otros intentaremos que lo estén en breve. No crecerá mucho esta línea, pero un par de títulos al año deberían verse por las librerías.

¿Algún proyecto que hayáis realizado del que os sintáis especialmente orgullosos?

Estamos especialmente orgullosos de comenzar a ser referente para los autores nacionales. Intentaremos que cada vez la presencia de estos en nuestras colecciones como en El Manglar sea más frecuente. Queremos romper esa barrera del 50% marcada al principio, pero nos lo tienen que ir demostrando las ventas, por ello el saber escoger entre tanto bueno no es siempre fácil. Por otro lado la serie “Koma” de Wazem y Peeters así como la de “Los Innombrables” de Yann y Conrad nos ofrecen la oportunidad de publicar en nuestro país a autores consagrados internacionalmente y así elevar el prestigio que Dibbuks empieza a tener entre las editoriales europeas. Tenemos acuerdos ya firmados con Dargaud, Casterman, Humanoides, Soleil, Fluide Glacial, Boite a Bullés y Paquet por la parte francesa. Con Oni Press y NBM por la parte norteamericana y con Kappa Edizioni por la italiana. ¡Y sólo llevamos dos años y medio en el sector!

¿Cuáles, de entre vuestros planes de futuro, podríais comentarnos?

A futuro queremos mantener las series abiertas mientras los compradores lo deseen. Vamos a continuar con un tipo de álbum en rústica y pequeño tamaño como el de “La Tigresa Blanca”. En ella sacaremos obras de Lapone (ADA en Paquet), Peyraud (Primeras Calenturas en Casterman), P. Alary (Belladona en Soleil), donde recopilaremos dos o tres tomos editados en Francia en uno sólo. Profundizaremos en la búsqueda de autores noveles en España mientras seguimos publicando a los conocidos (Ricardo Machuca, David Rubín, Olga Carmona, Manolo Hidalgo, Javier Olivares, Víctor Rivas, y muchos otros que aun es pronto para comentar). Y, por supuesto, trabajar duramente para que el proyecto de revista El Manglar tenga una larga y exitosa vida.

Tres obras que destacarías de entre las que vais a publicar para el salón. ¿Podrías explicarnos qué las hace especiales para ti?

Las tres obras que sacamos para el Salón, además de la de “Koma 3” de Wazem y Peeters (atención a Frederik Peeters, ya adelanto que la entrevista, la portada y una historia de 10 hojas muda en El Manglar 3 serán suya), son un gustazo para la vista y la lectura. Las tres son de autores a los que admiro mucho por su trabajo o por su tesón sin fin: Fermín Solís, Vaquer y Tharrats y José M. Fonollosa. Pasaros por el stand que tendremos este año en el Salón de Barcelona y lo comprobaréis.

¿Podrías simplemente enumerar tres obras que pienses comprar de las que sepas que vuestras distinguidas competencias vayan a sacar por el Salón?

¿Qué no me perderé este año en mi bolsa de compras? Fiel a mis gustos y principios estas tres van a ser seguras: “Lupus 4” de F. Peeters de Astiberri, “BD Banda #1” (con los que compartiremos stand –va ser una juerga continua entre gallegos y madrileños-) y “S” de Gipi de Sins Entido. Y los de Dibbuks porque ya los tengo que si no fuera así, seguro que me los compraba. Jejejejejeje…

Os recomiendo pasar por el stand de Dibbuks. Creo que llegaremos a tiempo y podréis pedirnos el Catálogo Editorial 2007. En él se encuentran todos los libros editados y los que aparecerán hasta principios del año próximo. Seguro que más de una sorpresa os podréis llevar. Según los gustos, claro.

Muchas gracias por vuestra atención y vuestro trabajo y mucha suerte con todos vuestros proyectos.

Muchas gracias por vuestros buenos deseos. Lo mismo quiero yo para este mercado que “parece” comienza a ser industria.

Compartir
Artículo anteriorEl ganador del sorteo de Norma Comics es…
Artículo siguienteSobrevivir al Salón con 100 € (José Torralba)
“Me llamo Toni Boix y soy un DC-Adicto”. A pesar de que mi niñez esté inundada de Sal Buscema y mi adolescencia de Spirit, Metropol, Cimoc y Zona 84. Porque Zinco me devuelve al redil. Zinco y Wolfman y Perez y Moore y Totleben y Gibbons y Miller y Bolland y García López. Después, el ansía. La escasez. La falta absoluta de alegrías. Mueren las revistas de cómics y Zinco vegeta. Mi ilusión se marcha a hacer las Américas. Suerte del Previews… y de los cómics que se malvenden. Le pido a Raúl López que me deje escribir una reseña en Zona Negativa promocionando Fallen Angel… y el resto es esta historia.

Leave a Reply

7 Comentarios en "ZN entrevista a Ricardo Esteban, editor de Dib buks"

Notifícame
avatar
Ordenar por:   Recientes | Antiguos
The Dillinger escape plan
Lector

““El Banyan Rojo”, en pequeño tamaño y en rústica. Ciertamente se ha visto que fue un error. Fue el álbum que más vendimos en la feria”

¿Y no ha podido ser que precisamente por ser mas economico la gente se haya decidido a comprarlo?.

spendius
Lector

Espero que el número tres de el Manglar se pueda leer, porque lo que es el segundo se caía de las manos, DE REGULAR A PÉSIMO, esto claro sólo es mi humilde opinión.

G@mbito
Lector

No estoy nada de acuerdo con tu opnion del Manglar 2 spendius. A mi me parecio mucho mas que aceptable.

Me encanta el esfuerzo quye estan hacienco con el Manglar un gran revista. Animo, aqui contais con un lector asiduo.

Gus
Lector

El problema para el MaNGLAR puede ser, como siempre, la distribución pues yo no he sido capaz de encontrar ni el nº1 ni el 2 en las librerías especializadas de Oviedo. Como lector vetereno hecho de menos los tiempos del Cimoc, Zona 84, Totem, etc. y me parece increíble que no pueda haber mercado para una revista de esas características

Toni Boix
Lector

El cambio, en sí, diría que no es sólo cosa de España. En general las revistas de cómics han ido desapareciendo en todo el mundo.

javier belló
Lector

Lanzar comics por cuenta propia como El Manglar es cosa de héroes de comic, lástima que ya sean cosas de “coleccionista” y nos perdamos grandes historias que nunca serán dibujadas.

Toni Boix
Lector

Resulta descorazonador la cantidad de buen hacer que se pierde por la apuesta marcada de lo conocido y sobado.

wpDiscuz