… y casi una década de Quesada - Zona Negativa
Home » Artículos » … y casi una década de Quesada
“Había tres genios que quería volver a meter en la botella. Recortar el número de mutantes para que se volvieran especiales de nuevo. Ver House of M. Hacer el Universo Marvel tan impredecible como a comienzos de los 60. Ver Civil War. Regresar a Peter Parker a la soltería. Ver One more Day. De momento he cumplido todas las misiones, y sólo me ha llevado algo menos de diez años”. Además de los 10 años de ZN recién cumplidos, estamos a punto de alcanzar la primera década del reinado de Joe Quesada en Marvel, tras su llegada al trono de Editor en Jefe en 2000. Casi diez años en los que, desde el punto de vista creativo, se ha revitalizado la franquicia de Vengadores y propiciado gloriosas etapas en Daredevil y Capitán América. Pero también son casi diez años en los que Quesada ha gobernado a golpe de crossover e impulsado numerosas decisiones polémicas, como el famoso “Mefistazo” contra Spiderman. Quesada, ¿héroe o amenaza?

… y casi una década de Quesada

FavoriteLoadingAñadir a favoritos

Este nativo de Queens –el mismo barrio de Peter Parker, lo que para algunos hizo su “traición” más sangrante- nacido de padres cubanos, que pasó por ser dibujante de moda en el cómic de superhéroes más o menos independiente (Ninjak, Ash) y en las Dos Grandes, no deja a nadie indiferente con sus decisiones. “Joe Q” es como Madonna: no le importa que se hable bien o mal de su trabajo, sólo que hablen. Ayuda a vender tebeos.

A pesar de las varias polémicas en las que se ha visto involucrado por la dirección creativa del Universo Marvel, ha demostrado gran visión comercial y va camino de convertirse en uno de los gobernantes marvelitas más longevos. Sus nueve años igualan ya a la Era Shooter (1978-1987) y casi duplican la Era Harras (1995-2000). A las puertas de su aniversario, Quesada mantiene a Marvel como la primera editorial en cuota de mercado y demuestra una salud de hierro al frente de la compañía. Las noticias sobre la adquisición de la compañía por Disney no le inquietan, al contrario. Lo ve como una oportunidad para añadir lectores.

“Joe Q” es un hábil prestidigitador, capaz de lidiar con las (numerosas) críticas lanzadas hacia él y convertirlas en una oportunidad para generar nuevas expectativas hacia Marvel. Gracias a su voluminosa agenda de contactos en el lado más indie del cómic estadounidense, a su apertura hacia nuevas formas de negocio y al extenso catálogo de personajes que controla, Quesada es capaz de tentar a casi cualquier autor con el proyecto de sus sueños. Convertido en uno de los nombres más influyentes de la industria, a casi diez años de su llegada, uno no puede dejar de preguntarse si no habrá hecho un pacto con Mephisto a cambio del éxito. O… ¿no será el propio Quesada una encarnación de Mephisto?

El caballero Marvel

El encumbramiento de Quesada era algo que nadie vio venir. De “simple” dibujante y creador de series como Ash, este neoyorquino de raíces hispanas, que pasó con éxito por series de DC como The Ray y Sword of Azrael (limitadas ambas), además de Factor X y Sleepwalker en la Casa de las Ideas, recibió el encargo de revitalizar la esquina de héroes urbanos de Marvel junto a su compadre en Event Comics, Jimmy Palmiotti. Y vaya si cumplieron. El sello Marvel Knights se convirtió en un éxito –con algún tropiezo, como el Punisher de ultratumba de Berni Wrightson- gracias a sus contactos con autores de la llamada esfera independiente, como David Mack (Kabuki) y a su amistad con el director de cine Kevin Smith, que revitalizó al Cuernecitos cuando más falta le hacía (matando a Karen Page, por cierto, y a Mysterio, a éste último sin pedir permiso a la oficina spidermaniana).

“Marvel estaba jodida (…), ideamos una estrategia, sabíamos que había un par de diamantes en bruto”, explicaba Quesada en una entrevista en Newsarama en mayo de 2008, en referencia a Pantera Negra, los Inhumanos y Daredevil. “Íbamos a trabajar desde las oficinas de Marvel, lo que les intrigaba”, añadía entonces Quesada. Los pusieron en el ático, en el piso 13. tres plantas por encima de Marvel. De vez en cuando, alguien subía por allí para charlar un rato porque el ambiente estaba menos cargado. Pero aun así, los trabajadores de la Casa de las Ideas tardaron cerca de un año en aceptar a sus dos nuevos compañeros.

Poco después, en 2000, y gracias a su éxito al frente de Marvel Knights, con los aires de renovación que llevó la llegada a la presidencia de Marvel del polémico Bill Jemas, sale Bob Harras del cargo de Editor en Jefe y comienza la Era Quesada: es el primer dibujante en alcanzar el puesto. El nuevo (y también polémico) Jemas pretende que el artista neoyorquino replique el éxito de Marvel Knights a toda la editorial.

Así que “Joe Q” sacó la escoba y comenzó a barrer a su gusto.

Rejuveneciendo Marvel

Un año más tarde, las ventas de cómics de Marvel –en una industria que renqueaba tras la explosión de la burbuja especulativa- subían un 75%. La discutida llegada del Universo Ultimate en 2000, con una reinterpretación de sus héroes clásicos, una narrativa más actual y un formato más cercano al “widescreen” puesto de moda con The Authority, supone una de las primeras apuestas de Quesada y Jemas para ampliar y rejuvenecer la base de fans.

“Gareb Shamus (fundador de Wizard) vino a visitarme y comenzamos a hablar sobre qué estaba mal en el Universo Marvel. Parte de ello era que personajes que habían sido concebidos como adolescentes, iban por ahí con perillas, barbas e hijos. Y recuerdo que una frase fue ‘pronto empezarán a tener problemas con la próstata’”, recordaba Jemas el año pasado sobre los precedentes del Universo Ultimate.

“Todo el mundo quería que Marvel llamara la atención de los adolescentes y todo el mundo pensó que los personajes eran mejores cuando eran jóvenes. Joe fue uno de los pocos en la comunidad creativa que estaba dispuesto a levantarse y decir, ‘Quiero hacer que esto suceda. ¿Cómo puedo ayudar?, apuntaba asimismo.

Quesada lo recuerda así: “La industria estaba hundida en la mierda y literalmente cualquier cosa que hicieras podía ser la última. Aunque era algo enervante, también era bastante liberador porque no teníamos nada que perder. Y con ello, nacía una apuesta que ha recorrido un camino irregular y que ya comienza a experimentar sus primeros achaques (ejem… Ultimatum, el equivalente a unas Crisis), pero que logró algunos de sus objetivos. El poder de atracción de Ultimate Spider-Man para las nuevas generaciones supuso una redituable y fresca reinterpretación del clásico; igualmente, los Ultimates de Millar y Hitch le dieron a Marvel uno de esos éxitos de crítica que tan poco se prodigan en un catálogo más preocupado por rentabilizar sus franquicias.

Quesada ha sido lo suficientemente listo como para nadar entre dos, o mejor dicho, tres aguas. Por un lado, ha buscado ofrecer algunos productos para lectores más maduros que buscan algo más que la pelea del mes. Por el otro, ha cuidado la incorporación de nuevos lectores jóvenes al mundo de los superhéroes. Y mientras, ha logrado no descuidar al grueso que sigue mes a mes las últimas correrías de Ultrón, los cambios de look de Apocalipsis y el eterno debate sobre ¿Quién debe liderar los Vengadores?

El ejemplo perfecto ha sido su maniobra más controvertida: divorciar a un Spiderman que, a ojos de muchos lectores, ya estaba mayor y devolverlo al status quo de los años 70: penurias económicas, el regreso de un Harry Osborn al que se suponía muerto y flirteos con esta o aquella. One More Day ponía a Peter Parker a hacer un pacto con el diablo (o con Mefisto, que en Marvel viene a ser prácticamente lo mismo) para salvar la vida de su anciana pero indestructible Tía May, la Venus de Acero. A cambio, “solo” tenía que perder su matrimonio con la pelirroja de fuego y papel, Mary Jane Watson. Los lectores se lanzaron a la yugular: Peter jamás haría un pacto con el Diablo, representa tirar por la borda años de continuidad, las ventas caerían en picado… ( y sin embargo no fue así).

“Si Spidey se hace mayor y muere con nuestros lectores, se acabó –se habrá ido, las futuras generaciones de fans nunca podrán disfrutarlo. Si mantenemos a Spidey joven los nuevos fans en el horizonte pueden identificarse con él, conseguimos eso y mantenerlo divertido para quienes han leído sus aventuras durante años. ¿Estará todo el mundo satisfecho con esta decisión? No, por supuesto que no (…). Al final del día, mi trabajo es conservar frescos a los personajes y listos para cada fan que pueda venir por la puerta, planeando al mismo tiempo para el futuro y para una mayor base de aficionados”, opinó Quesada en otra entrevista, en diciembre de 2007.

El nuevo editor en jefe también se atrevió a desvelar uno de los grandes misterios marvelitas: el origen de cierta mina de oro andante con garras de adamantium. Wolverine: Origin, a cargo de Paul Jenkins y Andy Kubert, situaba los inicios del mutante más famoso como un niño pusilánime de buena familia y revelaba su nombre: James Howlett. La maniobra supuso un puñetazo sobre la mesa al eterno misterio del que por tanto tiempo se había aprovechado el personaje. En alguna parte, Chris Claremont frunciría el ceño. El autor considerado “de cabecera” de los X Men, uno de los que más gloria le había dado a Logan, veía desvelado el misterio sin tener arte ni parte en él.

Y es que los aires de renovación y la diferente visión de la industria que tenía Quesada motivaron un cambio de guardia en el Universo Marvel; algunas de las vacas sagradas comenzaron a perder peso en el esquema editorial y creativo (aunque Claremont ya había sido desplazado mucho antes). En su lugar, nombres más cercanos a la esfera indie tomaron su sitio en la Cábala secreta que gobierna ahora Tierra 616.

La Cábala de Joe Q

Para empezar, en 2001 se trajo como editor de Spiderman a Axel Alonso, hasta entonces editor de Vértigo y también de ascendencia latina. Alonso estaba considerado uno de los editores más respetados del medio, con una visión fresca, y su fichaje suponía además robarle uno de sus valores en alza al eterno rival, DC. Siete años después, Quesada repetiría la maniobra con Steve Wacker, editor de 52, la gran apuesta semanal de DC, en pleno desarrollo de ésta. Wacker se encargaría de coordinar la nueva etapa de Spiderman, tras el polémico “Mefistazo”. Pero me estoy adelantando.

Una de las jugadas de Quesada que se revelaría maestra con los años sería contratar a un tipo calvo de Ohio con aspecto de genio del mal venido a menos. Brian Michael Bendis se convertiría, con el paso del tiempo, en la mano derecha de Quesada. Proveniente del mundo de las independientes, Bendis había llamado la atención de la crítica con trabajos como Torso, Jinx y Powers. Bendis lanzó el todavía exitoso e interesante Ultimate Spiderman –en el que aún sigue- y fue más tarde el más que eficaz cronista de Daredevil (apoyado por el extraordinario dibujo de Alex Maleev). Pero su explosión llegó con el encargo de ser el arquitecto del destino de los Héroes Más Poderosos de la Tierra.

Quesada puso en sus manos la tarea de revivir una franquicia en horas bajas, que no acaparaba toda la atención que debería. Y lo primero que hizo Bendis fue cargárselos en Avengers: Disassembled (cuenta la leyenda que, en una convención, un niño pequeño vestido de Ojo de Halcón se acercó a Bendis y le dijo: “¿por qué me odias tanto?”, lo que dejó al autor sin palabras). Desde entonces, Bendis ha orquestado la creación de los New Avengers, los Mighty Avengers, los Dark Avengers… y los que vendrán. La suya ha sido también la mente maestra detrás de eventos masivos que han marcado la Era Quesada (y sus ventas): House of M, que diezmó la población mutante y condenó a la Bruja Escarlata al limbo de los villanos –por no mencionar la pupita que le hizo a Magneto- y Secret Invasion, un maquiavélico plan lanzado por los Skrull que acabó poniendo ni más ni menos que a Norman Osborn al frente de la seguridad del Universo Marvel. “La idea es que todos los héroes supieran lo que es sentirse como Peter Parker”, dijo Bendis sobre el clásico enemigo de Spiderman, cuyo alter ego no es otro que el maligno Duende Verde.

Otro de los grandes aliados de Quesada en su aventura, aunque en tiempos más recientes, ha sido Ed Brubaker, quien ha brindado a la editorial un alza en ventas y, sobre todo, prestigio, por su labor continuadora en Daredevil (genial como resolvió la saga de la cárcel) y, sobre todo, en Capitán América. “Bru” ha conseguido traer de vuelta a Bucky y poner a los fans a aplaudir con las orejas ante lo que siempre se había considerado una herejía, amén de hacer interesante una serie donde el personaje principal lleva desaparecido –que no muerto, ¿verdad? -más de dos años. ¡Ah! Y regresar a primer plano a Iron Fist, ayudado por los poderosos diseños de David Aja.

Una de las iniciativas con la que ha sabido jugar para revitalizar personajes –aunque no es nueva en el mundillo, ha sido la de contratar novelistas. Siguiendo el ejemplo de DC con Brad Meltzer (Identity Crisis), Quesada intentó revivir al Caballero Luna con la pluma de Charlie Huston, especializado en el género negro. Y puso, además, al creador de Lost, Damon Lindelof, al volante de un comic que tardó años en completarse, Ultimate Hulk vs Wolverine. Entre otros ejemplos.

El propio Quesada alternaría de vez en cuando su labor como editor con la de dibujante, con la miniserie Daredevil: Father (creo recordar que se retrasó bastante) y el propio y polémico One More Day. Posiblemente también haría alguna portada aquí y allá, pero no lo recuerdo bien.

Discutiendo con JMS

J.M. Straczynski, además de quitarle el puesto a Bill Sienkiewicz como el comiquero con el nombre más complicado, fue otro de los grandes nombres que comenzó a despuntar en el mundo de los comics con los últimos compases de los 90, merced a su Rising Stars para Image. Ni corto ni perezoso, Joe puso en sus manos un juguete deseado por muchos: Spiderman, donde JMS permanecería siete años y llevaría a cabo pequeños pero sustanciales cambios de status quo, como los de la saga The Other.

Al final de su etapa, Quesada alteraría el final escrito por JMS para el polémico One More Day, lo que desencadenó un cruce de declaraciones en los medios especializados. JMS quiso incluso retirar su nombre de los dos últimos números de One More Day, la saga de la discordia. Quesada lo disuadió de ello.

Lo que Joe hace con Spidey y el resto de personajes Marvel, lo hace por genuino amor hacia ellos. No busca sabotear nada, o molestar a los fans, cree genuinamente en lo acertado de su visión no desde el sentido de ‘Yo soy el jefe’, sino porque ama a esos personajes, Y, ya esté en lo cierto o equivocado, hay que respetar eso”, explicó el escritor a la web CBR.

Quesada le respondería más tarde, en un cruce de declaraciones que algunos tomaron por marketing encubierto, lo que el editor desmentiría. “Lo que desafortunadamente sucedió con los guiones originales de Joe fue que no recibimos la historia y la metodología para la resolución que estábamos esperando. (…) Como se resolvía todo al final –el mecanismo detrás- fue donde estábamos en desacuerdo. Quiero decir que si Joe no hubiera estado de acuerdo con eliminar el matrimonio, habría rechazado completamente escribir la historia, difo.

El problema fue, el uso de la “magia” para solucionar el asunto. Aquí podéis leer la cobertura que le dimos en su día. Un cambio de pareceres más o menos amistoso, porque no es sabio enemistarse con uno de los hombres más poderosos de la industria, que puede darte o no trabajo mañana (como efectivamente hizo Quesada más tarde con el relanzamiento de Thor, del que JMS también saldría por diferencias acerca de la política de crossovers).

El gran villano de Marvel

A poco que despuntaban, Quesada fue incorporando a las “cumbres” donde se decide el destino del Universo –Marvel – a nuevos fan favorites como Matt Fraction, Dan Slott y Jonathan Hickman, entre otros. Pero quizás, uno de los que ha llegado hasta ese Olimpo y que goza inexplicablemente de más poder, es quien desentona a tenor de algunos bandazos publicados recientemente por la editorial: Jeph Loeb.

Las manitas ociosas recién salidas de DC de Loeb –quien pasó hace unos años por la traumática experiencia de perder a su hijo Sam víctima de cáncer- comenzaron a poner patas arriba el Universo Marvel con una imaginería más propia de los tiempos primigenios de Image –o de Heroes Reborn. Ultimates 3 fue un comic percibido por muchos, a tenor de los foros de Internet, como rematadamente malo. O mal ejecutado, porque tenía una idea interesante detrás de todo, que vino a rematarse en Ultimatum, empeñado en reformar el degradado Universo Ultimate a base de matar un personaje tras otro para crear impacto.

Por si fuera poco, y después de que el Gigante Esmeralda viviera con Planet Hulk una época de esplendor no vista en muchos años, Loeb estrenó una serie de propia con una premisa similar a la de Ultimatum: golpe de efecto tras golpe de efecto. Si bien algunas ideas pueden ser interesantes, de nuevo –ese Rulk más salvaje y perverso que su contraparte, además del misterio de su identidad – la ejecución convierte al comic en un batiburrillo barato de golpes y estrellas invitadas, donde el “show” lo es todo y el guión es sólo una excusa. Cuesta creer que este sea el brillante artífice de The Long Halloween (Batman).

El mediático Quesada

Quesada ha logrado llamar la atención de los medios de comunicación con algunos de los eventos que ha puesto en movimiento. Por ejemplo, en años recientes, la muerte del Capitán América (C.A. 25) y el desenmascaramiento voluntario de Spiderman (Civil War 2) Páginas en prensa y minutos de oro en televisión que atraían la vista de muchos sobre un mundo que, quizás, consideraban sólo para niños.

“Joe Q” ha sabido aprovechar su minuto de gloria ante las cámaras (aunque fuera a costa del llorado Steve Rogers) para decir que no, que los cómics son un medio muy digno donde también se tratan temas adultos, para enganchar a nuevos lectores o recuperar a aquellos que alguna vez lo fueron y mantener la atención de ese nicho de lectores que han ido madurando al tiempo que Iron Man cambiaba de armadura una y otra vez y Fénix repetía su numerito de “no estaba muerta, estaba parranda”.

También fue lo suficiente teatrero como para orquestar, en 2000 y junto con la revista Wizard, la creación de The Sentry (El Vigía, en España), un personaje de nuevo cuño para el que se inventó una historia ficticia que iba hasta los primeros días de Marvel, como si se tratara de un “personaje perdido”, hallado por casualidad tras la muerte de su co-creador en una caja vieja por su viuda. La tontería, capitaneada por Quesada, duró unos meses y, aparte de poner en duda la ética de Wizard y “Joe Q”, logró llamar la atención sobre el personaje y justificar todo después diciendo que era inocente marketing.

Su último hit fue el incluir a Barack Obama en un comic de Spiderman -como hicieron otros colegas de la industria, por ejemplo Erik Larsen- en una pequeña historia donde el villano era el Camaleón. Ni que decir tiene que se vendió como churros calientes tras una Nochevieja etílica y vio varias reimpresiones. No obstante, otro de los planeados golpes mediáticos llevado a cabo en los últimos meses no acaparó la atención esperada: el regreso del Capitán América de la muerte.

Y, ya de cara a los fans y no a grandes medios, tal y como anunció en la San Diego Comic Con de este año, veremos en que queda otro de sus grandes anuncios: el retorno de Marvelman, un personaje de culto tocado por las manos divinas de Alan Moore, perdido en el limbo de los derechos y que planea un triunfal retorno. Veremos si Todd McFarlane lo permite.

A golpe de crossover

Un lector comentaba aquí en ZN que es como si Marvel tuviera ahora “temporadas” al estilo de las series de TV: Civil War, World War Hulk, Secret Invasion… etc. Nada más cierto. Quesada se ha caracterizado por articular los crossovers como la espina dorsal del Universo Marvel para definir el ambiente que pululará sobre el imaginario común de sus comics durante una temporada. Anteriormente se había hecho –Actos de Venganza, Secret Wars, etc- pero creo que nunca a esta escala.

En un principio, cada crossover está pensado de tal forma que no sea necesario leer las múltiples ramificaciones en otras colecciones para seguir la historia principal. Y así es. Pero en la práctica, la gran mayoría de las colecciones se ven afectadas por el evento y su guionista suele tener que hacer malabarismos para integrarlo en la trama que venía siguiendo. O, si el equipo creativo es “de prestigio” (como los 4F de Millar y Hitch) o altera en exceso la línea que sigue la trama, o no se quiere interrumpir el ritmo, se lanza una serie limitada y ya está. Cada vez se hace más engorroso, como con el actual Dark Reign, donde Osborn mete mano por doquier.

Satisfactorio o no por el lado creativo, hay que reconocer que las argucias de Quesada han propiciado el que Marvel siga llevándose la parte del león en cuanto a cuota de mercado y cope habitualmente el Top 10 de ventas. Lo cual, por cierto, ha obligado a DC a apretar el acelerador (es decir, explotar a Geoff Johns y encadenar a la mesa a Grant Morrison) para mantener el paso. Aquí van los porcentajes de la industria en agosto de 2009 según la distribuidora Diamond Comics, la mayor del mercado.

1. Marvel Comics – 43.86%
2. DC Comics – 36.04%
3. Dark Horse Comics – 4.06%
4. Image Comics – 2.94%
5. IDW Publishing – 2.83%
6. Dynamite Entertainment – 1.89%
7. Boom! Studios – 1.45%
8. Archie Comics – 1.16%
9. Viz Media – 0.72%
10. Wizard Entertainment – 0.52%
11. Otros – 4.52%

Y el Top 10 de ventas de series mensuales, donde DC saca esta vez cierta ventaja gracias al impulso de Blackest Night y el reciente relanzamiento de las series de Batman.

1. Blackest Night #2
2. Captain America: Reborn #2
3. Batman and Robin #3
4. Green Lantern #45
5. Ultimate Comics Avengers #1
6. Dark Avengers #8
7. Uncanny X-Men #514
8. New Avengers #56
9. The Marvels Project #1
10. Blackest Night: Batman #1

El rey del Hype

Precisamente es la continua tentación que pasea Quesada por cuanto foro o entrevista se le cruce donde se encuentra la clave de su éxito. Promete y promete, cual candidato presidencial, escondiendo el futuro tras un velo translúcido a través del que muchos ven lo que quieren ver. Es el rey del “hype”, el rey de las expectativas.

Y como la era de las cartas de los lectores (casi) pasó a la Historia, y ahora lo que manda son los foros de Internet, como buen depredador Joe Q se adapta a su entorno y habla con los fans en sus mismos términos a través de la red. Algo impensable hace unos años. Pero, si quieres venderle al cliente, hay que acercarse a él, y eso es algo que Joe sabe hacer muy bien. Aquí van algunas de las respuestas que da en su Cup O’ Joe, la sección aperiódica que mantiene actualmente en CBR –suele ser un par de veces para semana-. Antes tuvo un espacio en Newsarama (aunque algún mal rollo o exceso de trabajo debió tener y, tras desatenderla, se salió).

Hey, pandilla, la respuesta llegará, lo prometo. He visto el guión que tiene escritas las palabras que MJ susurra. De hecho, lo estoy mirando ahora mismo. No voy a mentiros, la historia no aparecerá hasta principios del año que viene, ya que hay mucho que contar que nos lleve a ese momento. Pero os daré una pista, tiene que ver con Mefisto ahorrando dinero en el seguro del coche.

Bruce es uno de los hombres más listos del planeta, sólo porque ahora no se vuelva verde no quiere decir que no esté haciendo algo que no merezca la pena leerse. ¿Qué tal finalmente ir a comprarse unos pantalones? Cuando Incredible Hulk 601 llegue a las tiendas, creo que veréis que Greg Pak nos trae un lado muy diferente de Banner –un lado que no tiene miedo de ponerse en la línea de fuego. Añadid el hecho de que Banner sabe acerca de cierto “Hijo de Hulk” que recientemente llegó a la tierra y creo que va a tener las manos bastantes ocupadas.

Va a ser increíblemente inesperado porque lo que el Universo Ultimate nos ofrece es la capacidad de hacer cosas que nunca jamás consideraríamos hacer en el Universo Marvel (…) El Universo Ultimate y Ultimatum nos ofrecen esa posibilidad, y vamos a emplearla al máximo.

Como un hábil prestidigitador, un David Copperfield de los cómics, Quesada detiene en el aire las dagas que le lanzan los lectores y las convierte en una oportunidad de promocionar su negocio. Y es un artistazo haciéndolo. Si yo le manifiesto, por ejemplo, que porqué no cuelga de las pelotas a Jeph Loeb en Siberia sobre un par de osos hambrientos a cuyas crías han matado a tiros previamente, su respuesta sería, probablemente:

“Hey Juan, compadre, de verás lamento que no estés a gusto con el trabajo de Jeph en Marvel; la verdad es que es un tipo que está trabajando al máximo y que está expandiendo el universo de, entre otros personajes, Hulk. Es increíble cómo está creando conceptos y llevando a ese y otros personajes por caminos que nunca nadie se había atrevido a explorar. Pronto tendremos una –qué digo una, ¡un montón!- de revelaciones que arrojarán nueva luz sobre lo que ha ido pasando y quizás te hagan abrazar la fe. No te desconectes. De todas formas, si el Hulk de Jeph no es para ti, échale un vistazo al Incredible Hulk de Greg Pak. Seguro que te parecerá impresionante”

¿Qué cancelan una serie? Bueno, pues aunque tanto guionista como dibujante son de lo mejorcito y han presentado su trabajo más duro, hemos decidido llevar al personaje al taller en espera de que una situación más propicia se presente y pueda atraer más la atención de los lectores, y encima se está preparando algo muy especial para él. ¡Y te va a encantar, oh sí lector!

Muy pocas veces lo escucharéis decir algo abiertamente negativo o censurar a otra persona. Quizás, la vez que lo he leído despotricar más fue cuando Chuck Dixon acusó a Marvel de engañar al veterano John Severin para que dibujase la serie MAX de Rawhide Kid, en la que el personaje se revelaba como gay. Dixon dijo que de ninguna manera la anciana gloria del comic, de más de 80 años, se hubiera prestado a algo así cuando había demostrado anteriormente un talante más conservador. Marvel tenía que haberlo engañado. Quesada, en esa ocasión, dejó su tono conciliador y propositivo a un lado y se despachó a gusto. Con educación, pero se despachó a gusto.

Salvando ocasiones puntuales, se echa de menos un enfoque menos publicitario de parte de Quesada. Sería injusto decir que no cultiva la autocrítica, porque no es así, pero quizás nunca es todo lo profunda que deba ser.

Esto es, en resumen, lo que ha dado de sí el paso de Joe Quesada por Marvel en calidad de editor en jefe. Seguro que hay mucho más que contar, pero para eso confío en que seáis vosotros los que indiqueis los puntos de interés que no han tenido cabida en este repaso. Originalmente quería contraponer la labor de Dan Didio (editor de DC) y Quesada, dos de los protagonistas de la década comiquera, pero finalmente el texto se fue alargando y decidí dejar a DD para otra ocasión

Para terminar, os propongo un vídeo de Quesada en acción en plena redacción de Marvel -¡Galactus en el lavabo de hombres!- y un What If? acorde con el artículo de hoy:

¿Y si Jimmy Palmiotti hubiera sido elegido editor de Marvel en lugar de Quesada?

Aviso de Spoiler

(El tebeo acaba con nuestro Universo implosionando después de que George W. Bush consiguiera el Guantelete del Infinito)

Gracias por estos diez años

Por lo demás, sólo esperar que, al cumplir estos diez años de Zona Negativa, el trabajo que hacemos sea de vustro agrado. Yo por mi parte tengo que agradecer a todos los compañeros el apoyo y la colaboración que me han prestado desde que me incorporé como responsable de la sección de cine dominical -sí, esa que falta hoy- hace ya un año, y con mis esporádicas reseñas anteriores. A todos, que hacen un trabajo estupendo, robándole horas al tiempo. Para mí es un placer colaborar en este proyecto conjunto que, como seguro háceis muchos, es de lo primero que leía cada mañana junto a los titulares de los periódicos y el correo. ¡Qué cojones un placer, es un honor!

Quedo como siempre abierto a cualquier sugerencia que podáis tener para ir mejorando mi labor en esta página. Si el tiempo me lo permite, espero colaborar con más reseñas de este tipo y actualidad noticiosa en un futuro. Desde hace meses tengo varios artículos en el desván de la memoria que espero compartir con vosotros a poco que me libere del fragor de la jungla del día a día. Gracias a todos por estar ahí. De verdad. Por vuestros comentarios, vuestra ayuda, ánimos y comprensión. Espero que disfrutéis leyendo ZN.

Te puede interesar

Convergence_2

Las series de Convergence – Semana 2

Resumen de los tie-ins de Convergence en su segunda semana

Deja un comentario

41 Comentarios on "… y casi una década de Quesada"


Invitado
cucurucho
4 octubre, 2009

Wooooooooooooow!!! estupendo articulo, de verdad. Conseguir que me trague todo este tocho un domingo por la mañana tiene más mérito que qué el Barça gane un partido.                                                                                     
Además resume a la perfección todo lo que quesada a dado de si.
Tambien me he dado cuanta al leerlo que aun no situo bien a algunos editores, todo es oír un poquito aquí y un poquito allá cuando tocan algo, y todos suenan por algo en concreto pero no los termino de situar. Sería posible un articulo de este palo sobre los editores con los que actualmente cuentan Marvel y DC y cual a sido su trayectoria. Gracias y enhorabuena de nuevo.
Saludos!!

Invitado
Raul Lopez
4 octubre, 2009

Pero vamos a ver Juan, ¿Tu no eras nuestro experto en cine? Vaya PEDAZO de artículo que te has marcado, tengo la mandíbula a la altura del suelo :) 

Ahora vayamos por partes… es cierto que mucha gente ha demonizado a Joe Quesada por “errores” como el Mefistazo o el hecho de no ser capaz de contentar a JMS para que se mantuviese en Thor… por lo demas bajo mi humilde punto de vista todo son alabanzas, ha relanzado la franquicia de heroes Marvel con Bendis a la cabeza como apuntas, ha ayudado a crear series de culto como Daredevil o Capitán America, la primera con un centenar de números donde TODOS ellos han rayado un nivel excelente, en Capitán America Bru nos ha enseñado que se puede hacer una serie del Capi sin el, tantos otros proyectos interesantes, el descubrimiento de dibujantes o guionistas de primer nivel como Matt Fraction o Jonathan Hickman… vamos que yo creo que si algún dia Joe decide marcharse tendremos un grave problema en Marvel pues costará encontrar a alguien que sea capaz de revolucionar Marvel como el lo ha hecho.

Invitado
Juanma
4 octubre, 2009

Hace muchos años dejé de leer tebeos pijameros, hasta que apareción la línea Marvel Knights, que volvió a engancharme a la Marvel. Creo que su principal apuesta le salió bien, ir a contra corriente y poner énfasis en los guiones. Ahora Bendis y Brubaker pueden estar consolidados, pero en esa época sólo habían hecho cómic underground. También creo que les dió bastante libertad para hacer y deshacer a gusto a todos,  salvo en los tres mandamientos de los que se ha hablado al principio del artículo. No me gusta todo lo que ha hecho, después de 10 años, si hubiera acertado siempre, sería un superhombre, pero creo que el balance es positivo.

PD: Hay una errata con el Daredevil de Bendis, que yo sepa Cary Nord no dibujó nada :)
Muy buen artículo.

Autor
4 octubre, 2009

Je je,  Raúl, me apetecía cambiar un poquito de registro, tengo unos cuantos artículos guardados en la cabeza y pensé que era buen momento para sacar alguno.

Juanma, cierto, más o menos, Cary Nord dibujo Daredevil antes de Bendis. He de corregirlo por Alex Maleev. Gracias por señalarlo, se me cruzaron los nombres.

Invitado
John Space
4 octubre, 2009

Una hagiografía de Quesada. Se nota que somos marvelitas XD

Invitado
Jové
4 octubre, 2009

Casualmente estuvi,os ablando sobre la tarea de Quesada con los colegas este finde. hay que reconocer que ha hecho una labor encomiable (opiniones sobre las descisiones editoriales a parte), ha subido las ventas de Marvel como la espuma.
Larga vida a ZN!!!

Invitado
Mistic
4 octubre, 2009

Un repaso a fondo de Quesada. Yo no le eprdono lo de Spdierman, pero lo cierto es que muchas de sus decisiones han sido geniales (la línea Ultimate, el mejor ejemplo de todos). Como la propia editorial, Quesada funciona con temporadas altibajas.

En la Cábala echo de menos la presencia de Mark Millar. El otro pilar de Ultimate junto a Bendis, el autor de varias “temporadas” en otras cabeceras y el de Civil War, el crossover más mediático de Marvel hasta la fecha.

Invitado
Rev Theory
4 octubre, 2009

A mi si este hombre se dejase de polemicas, mil y un cambios y golpes de efectos desaprovechados, y dejase de tener en tan alta estima a autores de poca calidad como Loeb, Quesada ganaria muchos puntos

Invitado
Shuji
4 octubre, 2009

Buen articulo aunque echo de menos el relanzamiento de la franquicia mutante por parte de Morrison, que creo que fue un pilar basico de la Marvel del nuevo milenio

Invitado
Gerardo
4 octubre, 2009

Muy buen artículo, pero… ¿por qué todo el mundo se empeña en traducir “editor- in-chief” por “editor en jefe”? Lo correcto es “redactor jefe”. Y tiene a su cargo al resto de “editors”, que son redactores de área (o de colección/es en este caso). Con esta salvedad, felicidades

Invitado
AxVehl
4 octubre, 2009

La verdad es que Quesada no hay que quitarle meritos(pero tampoco le pongamos mucho que se mola mogollo el colega). Es cierto que ha revitalizado muchas colecciones, pero para mi poner a Bendis como punta de lanza ha sido uno de sus errores. HA descubierto nuevas figuras ha conseguido que guionistas de otros medios (TV,libros) vengan hacer comics haciendo que tenga cierta madurez, pero ha cometido un error destruir la continuidad marvel, cada cole va con su evento su historia y luego cuando hay eventos se sacan especiales(como los de la Patrulla-X que desde la llegada de Quesada ha ido en mal en peor como la linea Ultimate)
Pienso que la buena epoca que nos ofrecio al principio ahi con los ultimates los Vengatas en su maximo auge, colecciones como las de Capi o DD, incluso un poco de luz en los 4(estancados)fantasticos, han hecho que se le de credito pero para mi hoy por hoy Marvel anda perdida, inconexa, sin estructura(no digo editorial sino a nivel de historias, de comics)
Eso si le doy el merito que ha conseguido que se expanda su  industria tanto cinematrograficamente hablando como en la industria de los videojuegos. Esa parte ha hecho que llegue a más publicos hay que reconocerselo. Pero a nivel de comics esta haciendo un desaguisado dejando tanta reponsabilidad a un gañan como Bendis, Bendis con sus historias como Ultimate Spiderman, Alias o DD pero para cosas grandes. No sirve lo ha demostrado dos veces en House of M y Secret Invansion por no decir de los Vengadores, ha destruido todo lo que le ha dado la gana para hacer sus Vengadores Oscuros. Es para meterle una patada en huevos. No hace falta destruir para crear algo.

Invitado
RAMIUS
4 octubre, 2009

Magnífico artículo, en mi humilde opinión, el mejor de esta serie sobre el 10º aniversario. Felicidades.

Autor
4 octubre, 2009

Estimado Space, te digo lo mismo que el niño disfrazado de Ojo de Halcón a Bendis: ¿por qué nos odias tanto? ¿Ya nos has felicitado los 10 años? XDDD Bueno, al menos te lo has leído lo que ya compensa. Creo que las impresiones que doy, sin dejar de ser personales, tienen el respaldo de los datos. Y las hay tanto buenas como no tanto.  Anda, déjate de escudar tras la ironía y aporta tu granito de arena sobre Quesada.

Lo de Millar lo valoré, pero veo más su papel como guionista que como act¡vo de Marvel, a pesar de su papel clave en CW y Ultimates. En este caso, he preferido resaltar la obra al creador como lo que causa el efecto. Millar vive en UK lo cual le impide participar tan regulafrmente en cumbres y eventos con Marvel. Pero es un buen señalamiento, igual que lo de Morrison. El repaso es largo pero, uff, seguro que me he dejado un montón de cosas, 10 años son muchos y Quesada se mueve más que los precios del petróleo.

Respecto a lo de redactor/editor, es diferente editar un libro o comic, que es lo que hace un editor en jefe (como Herralde o Tusquets), a editar un texto, que es lo que hace mi jefe en redacción entre otras cosas con el trabajo que le damos los periodistas. Veo que el cargo de editor en jefe es bastante más amplio. Es llevar una compañía en cuanto a su lado creativo, más que solo conducir una redacción. Un redactor jefe habitualmente se traduce como “chief writer” en lugar de “staff writer”, y por encima tiene un director.

Me alegro de que os haya gustado el artículo, muchas gracias.

Invitado
I´m with a Skrull!
4 octubre, 2009

Tranquilo Juan, haz un post sobre la labor de Didio en lo que lleva de jefe, y tambien te diran que como se nota que sois marvelistas.

Autor
4 octubre, 2009

La verdad es que no tengo ningún problema en aceptar las críticas; al contrario. Pero creo que Space puede ir más allá de un comentario irónico, dadas sus lecturas, y que eso ayudaría a hacer su postura más clara, más respetable, más elaborada, de cara al conjunto de lectores y al debate sobre la figura de Quesada. Lo digo sin asomo de ironía, que conste.

El artículo de Didio lo tengo contemplado; en cuanto me libere y saque algo de tiempo, me pongo con él. Saludos!

Invitado
Avenger_fan
4 octubre, 2009

Creo que Joe Quesada a renovado Marvel y, salvo algunas excepciones, ha sido MUY positivo.  Una parte muy importante es que las diferentes colecciones estan conectadas, se nota que comparten un mismo universo… cosa que antes no estaban tan coordinados.

Puedo entender criticas muy puntuales a su labor pero no en general… si estuvieramos hablando de Loeb seria otra cosa xDDD.

Saludos!

Invitado
John Space
4 octubre, 2009

Tranqui, Juan. Puedes estar seguro de que cuando hagas un artículo sobre Didio también me sentiré desconcertado. Es que yo prefiero apreciar la labor de un editor después de cada etapa, sabes.
Y, sobre Quesada:
Sus aciertos: Punisher MAX, los X-Men de Morrison, escritores de cómic noir en DD y, posiblemente, alguna cosilla más.
Sus errores: enormes. El BONG!, Ultimate, Loeb, la vuelta a los 90 y, posiblemente, alguna cosilla más.

Invitado
Gerson
4 octubre, 2009

Gran post! Es difícil hablar de Quesada sin perder el sentido objetivo (en algún momento todos lo odiamos, pero mientras los ejecutivos no lo odien…).
Al final son sólo cómics, ya llegara otro editor al cuál criticaremos con gusto! xD

Invitado
silfredo
4 octubre, 2009

La mejor idea de quesada fue poner a Morrison al frente de los xmen y darle libertad absoluta a hacer lo que le diera la gana ,siempre que no recusitara a nadie de hay los poderes diamantinos de emma frost que era algo que tenia planeado pa coloso y loeb como estaba saliente va y se lo cargo.

La peor idea todos los destrozos que se hicieron con los mutis despues, ej: poner otra vez a Clamerot al frente (resucitando lo que mato Morrison), la casa de m, etc

Otro ejemplo es lo pasado con spiderman despues de una etapa magistral a Quesada no se le ocurre otra cosa sino que obligar al guionista saliente ha hacer magia

Invitado
Michita
4 octubre, 2009

Es como todo, ha hecho cosas buenas y otras malas y otras malísimas, aunque el mérito final es de los guionistas y el del editor de cada serie. Yo disfruto cada mes con Daredevil, el Capi y X-Men y en cambio no he vuelto a comprar un comic de Spidey tras One More Day. Lo que nos diferencia de los animales es que podemos escoger ente la calidad y la basura