X-O Manowar: Planeta Muerte y Vuelta a Casa

Por
10
331
FavoriteLoadingAñadir a favoritos

Hace tiempo que no os hablamos de X-O Manowar, la serie que sirvió de cabeza de lanza para que la editorial Valiant reabriese su sepultada línea comiquera de los noventa. Empezando a contar de nuevo la historia desde el principio, este reboot en toda regla nos adelantó ya algunas de las características del conjunto de títulos que irían surgiendo a su lado: las historias se irían contando sin prisas, sin caer tampoco en el decompressive storytelling, pero tomándose el tiempo que requiriese para avanzar de forma natural y con una calidad media notable. También, aunque hubiese un universo coherente que las interrelacionase a todas, no habría prisa por lanzar colecciones ni eventos para exprimirlo, sino que se iría haciendo de forma orgánica según fuesen avanzando de forma natural los relatos.

Todo esto vuelve a ser de aplicación en los dos tomos que vamos a reseñar aquí. En el primero, Planeta Muerte, se termina de resolver la historia de origen del protagonista de la serie aunque estemos ya ante el número 14 de la colección norteamericana. Y en el siguiente, Vuelta a casa se dispondrán sobre el tablero las piezas que llevarán a la creación de Unity, la versión de éste universo de Los Vengadores o mas bien los Ultimates. Ambos llevan guiones de Robert Venditti, quien ya demostrase su habilidad en su creación The Surrogates (llevada al cine con la película Los Sustitutos protagonizada por Bruce Willis) y hoy día en emblemáticos títulos de DC como Green Lantern y The Flash. En la parte artística tenemos un par de relevos creativos: de Trevor Hairsine a Cary Nord, para acabar con Lee Garbet, todos demuestran su buen hacer en estas historias que requieren tanto del manejo de la narrativa superheroica, como de plasmar la grandeza de la Space Opera o de la crudeza histórica de los flashbacks al siglo V de nuestra era.

Por el lado de la edición española, resaltar una curiosidad: Planeta Muerte fue publicado por Panini Cómics, pero tras un acuerdo con Aleta Ediciones, las series de Valiant continuaron su andadura en España bajo el amparo de esta última, siguiendo a pesar de ello con la numeración de la primera. Por tanto Vuelta a Casa, sin que apenas notemos el salto, ha sido lanzada ya por Aleta. Un loable esfuerzo para mantener una edición continuista y sin fisuras para regocijo de los lectores. Veamos qué han dado de sí estos dos volúmenes.

Planeta Muerte
 
x-o-manowar-3-planeta-muerte

Edición original: X-O Manowar # 9-14 USA (Valiant Entertainment).
Edición nacional/ España: Panini Cómics.
Guión: Robert Venditti.
Dibujo: Cary Nord y Trevor Hairsine .
Color: Brian Reber, Moose Baumann .
Formato: Tomo rústica, 144 páginas.
Precio: 12 Euros.
Valoración:

 

Aric el visigodo por fin ha vuelto a La Tierra después de ser abducido y esclavizado por la especie alienígena conocida como La Viña. Tras robar la reliquia más sagrada de los extraterrestres, la poderosa armadura Shamhara, y escapar de su cautiverio gracias a ella ha comprobado que debido a los avatares del viaje espacial, han pasado 1600 años en su planeta de origen durante su ausencia. Pero no va a tener mucho tiempo para tratar de adaptarse. La armada galáctica de La Viña ha llegado a la órbita de nuestro azul planeta dispuesta a recuperar el artefacto religioso que protege y da un poder casi inconmensurable a Aric. La batalla está servida, y el protagonista llevará esta contienda a través del espacio hasta el mundo de origen de La Viña buscando venganza. Pero allí encontrará otro motivo más para luchar: el planeta de los alienígenas está lleno de esclavos que aran sus campos y cuidan sus jardines; algunos pertenecen a especies de otros mundos, pero muchos otros son descendientes de humanos abducidos al tiempo que Aric. El visigodo se erigirá como libertador de todos ellos dirigiendo una revuelta mientras a su vez los poderes fácticos de la sociedad alienígena se dividen entre los que quieren destruirle a él y a su armadura por mucho que ésta sea un objeto religioso, y aquellos que empiezan a pensar que quizás este humano sea el elegido para portar a Shamhara que sus textos sagrados les vaticinaron hace milenios.

La épica prima en este tomo en el que, como hiciese en su día su compatriota Dacio Espartaco, Aric dirige un levantamiento de esclavos contra un poderosísimo imperio. Tal vez sea éste precisamente el punto más flojo de la historia: no nos da la impresión de que sea verosímil que los esclavos que se nos presentan, tal y como se nos describen, estén adiestrados ni equipados, ni sean suficientes en número como para poner en jaque a una civilización militarizada tecnológicamente tan avanzada como la de La Viña. Como veremos, éste problema se hereda en el siguiente tomo ante otra situación. Y a pesar de lo dicho anteriormente sobre las características de las series de Valiant, tal vez en la resolución final de este arco las cosas hayan corrido demasiado. Muy apresurado parece cómo se establece que quedan las cosas para las dimensiones de lo relatado. En lo gráfico, durante los episodios que transcurren en La Tierra tenemos a Trevor Hairsine con todas sus bondades y sus defectos (mayormente esa sensación de estar ante bocetos espectaculares pero no muy elaborados), para ser sustituido por Cary Nord en la parte de la epopeya en otro planeta. Nord puede ser algo menos fastuoso que Hairsine, pero su trabajo es una auténtica delicia visual.

Planeta Muerte es un arco resuelto de forma bastante competente, y resulta necesario y fundamental para las aventuras de Aric. Pero lo cierto es que lo mejor de éstas no se encuentra aquí, sino que está todavía por llegar. Muy pronto, en las siguientes líneas.

Vuelta a casa
 
x-o-manowar-vol-4-vuelta-a-casa

Edición original: X-O Manowar # 15-18 USA (Valiant Entertainment).
Edición nacional/ España: Aleta Ediciones.
Guión: Robert Venditti.
Dibujo: Lee Garbet.
Color: Moose Baumann.
Formato: Rústica, 112 páginas.
Precio: 12 Euros.
Valoración:

 

Aric vuelve de nuevo a La Tierra, pero esta vez lo hace en una nave espacial, cosa que impide que el tiempo vuelva a transcurrir en su contra en su planeta natal. Además, viene acompañado por los esclavos humanos que liberó de La Viña, de los cuales se ha erigido como rey, señor y protector. Quiere darles una tierra prometida donde puedan ser libres, y para ello elige el antiguo territorio de Dacia, de donde provenían sus padres. Y así, el Visigodo y los suyos aterrizan en lo que actualmente conocemos como Rumanía, conquistándola sin aparente resistencia.

Una vez más se fuerza el límite de lo verosímil, siendo éste el punto más bajo de la historia. ¿Un puñado de granjeros aterriza en un parque de la capital de una nación soberana y a esta ya se la considera ocupada? No parece creíble que las autoridades Rumanas ni rechisten ni hagan mera aparición en el relato, por mucho que los invasores vengan en un navío espacial y estén comandados por un caudillo de enorme poder. Tampoco da la impresión de que ésta fuerza ocupadora dedique el más mínimo esfuerzo a controlar las fronteras del territorio que acaban de conquistar.

Estos detalles, que podrían ser intolerables en manos de otro escriba, nos quedan compensados con todo lo demás que Venditti nos tiene preparado. La reacción de la comunidad internacional no se hace esperar y es la que parece más lógica. Por otro lado, los liberados esclavos se cuestionan cuánto ha cambiado realmente su vida en manos de éste monarca que les mantiene en un estado benévolo pero feudal y que está empeñado a costa de todo en ocupar una tierra que para ellos lógicamente nada significa. Las decisiones de Aric son muy cuestionables, llevadas a cabo por alguien de gran valor pero de escasa sabiduría –recordándonos a las que podría tomar otro moralmente ambiguo y regio personaje, el Namor de Marvel- que no comprende el mundo moderno, y que tampoco desea hacer el esfuerzo para hacerlo. Las consecuencias éticas y políticas de todas estas acciones se van desarrollando magistralmente, y con ellas y los flashbacks vamos conociendo más a nuestro protagonista, un hombre que lo ha perdido todo y que ahora se aferra absurdamente a recuperar el territorio del que sus ancestros fueron expulsados, y del que en realidad no conoce nada excepto las historias nostálgicas que su padre le contaba cuando era pequeño. Y a pesar de ser desesperado e irracional, Venditti consigue sin ocultarnos estas verdades que empaticemos con el apego de Aric por esa idea mítica que se ha fraguado de una nación que hace siglos que desapareció de La Tierra. Venditti hace además los deberes y nos cuenta quienes eran los Dacios, cómo fueron empujados por los Hunos hacia los Romanos, sus primeros contactos con éstos como aliados y sus posteriores enfrentamientos. Y usa todo ello como parte de lo que hace a Aric ser como es.

Hay más aciertos, como la reacción de personas que han sido educadas bajo un sistema feudal al encontrarse con algunas de las comodidades del mundo moderno que nosotros damos por supuestas. Lejos de ser presentadas como un recurso cómico –como ha sido lo habitual en muchos otras obras en las que se dan casos parecidos- tal descubrimiento se nos presenta como trascendental y emotivo para quienes lo llevan a cabo. Y también resulta ingenioso el uso del inmortal Gilad, el protagonista de la serie Eternal Warrior como antiguo amigo y maestro de Aric que viene a tratar de convencerle de que deponga su actitud.

Todas estas tramas quedarán sin finalizar en este tomo, y nos pondrán en vías, como decíamos en la introducción, a que en el siguiente un grupo de poderosos personajes del universo Valiant se unan para detener a Aric como se unieron Los Vengadores para parar a Hulk en su primera historia. El universo compartido de la editorial se va cimentando de este modo en las consecuencias lógicas de lo narrado en esta y otras series, como en todos los casos debería ser.

Un muy notable tomo ( a pesar de ese punto negro señalado) que cuenta con un Lee Garbet en la tarea del dibujo que consigue holgadamente estar a la altura de lo relatado. Menos luminoso y espectacular de lo que uno a priori espera de una historia tan mas-grande-que-la-vida como ésta, Garbet la enfoca desde un ángulo más realista, íntimo y oscuro que le va genial a lo que Vendetti en realidad nos está contando de fondo.

Leave a Reply

10 Comentarios en "X-O Manowar: Planeta Muerte y Vuelta a Casa"

Notifícame
Ordenar por:   Recientes | Antiguos
no more events

Gracias por contar más sobre Valiant, señor Aguirre.

Ahora he empezado a seguir Ivar, Timewalker e Imperium y sin ser excelentes me entan agradando bastante. En algún momento espero también empezar y ponerme al día con esta, que también parece muy buena.

NeWyU

Al igual que No more events, gracias por contar más sobre Valiant, la verdad que Manowar junto a Harbinger y bloodshot lo mejor por ahora. De estas dos reseñas totalmente de acuerdo con la opinión del señor Aguirre. Lo único que falto fue ponerle una nota a los dos tomos que eso siempre creo más polémica 😛

Stan Lee 2099

Aquí otro enganchado a Valiant. Aprovecho para preguntar, ¿es accesible el primer numero de Imperium? No he leído Harbinger (no por falta de ganas,mas bien de bolsillo)

no more events

Stan Lee 2099, si te sirve de algo yo no he leído nada de Harbinger e Imperium me pareció accesible ( y sin saber que era un Psiot), especialmente por como se empieza el numero.

Saludos

Stan Lee 2099

Por lo que dices,me la acabaré pillando.Lo malo es lo que queda hasta que se publique por aquí…

Stan Lee 2099

Por lo que dices,me la acabaré pillando.Lo malo es lo que queda hasta que se publique aquí…

wpDiscuz