X-MEN: HIJOS DEL ÁTOMO, de Casey, Rude, Ribic y Smith

Por
1
1314
FavoriteLoadingAñadir a favoritos
 
Estupenda portada, obra de Steve Rude

Edición U.S.A.: X-Men: Children of the Atom, núms. 1 a 6 (noviembre y diciembre de 1999, y junio a septiembre de 2000), Marvel Cómics.
Edición España: Planeta DeAgostini Cómics, mayo de 2001.
Guión: Joe Casey
Dibujo: Steve Rude, Esad Ribic, Paul Smith y Michael Ryan.
Tinta: Andrew Pepoy y Paul Smith.
Color: Paul Mounts.
Formato: tomo recopilatorio de 156 págs.
Precio: 15 €.

 

A mediados de la década de los 90, Marvel Cómics hizo especial hincapié en una tendencia que aún hoy sigue vigente: revisitar algunos de los momentos más memorables de su historia, así como ofrecer versiones actualizadas de sus personajes más míticos. El objetivo: captar nuevos lectores y adecuar el Universo Marvel a los tiempos modernos.
Buenos ejemplos de ello serían las etapas de Heroes Reborn, y más recientemente, el Universo Ultimate, con versiones actualizadas de Spiderman, La Patrulla-X o Los Vengadores. En noviembre de 1999, y enmarcado dentro de esta tendencia, vio la luz el primer número (de 6) de la miniserie X-Men: Hijos del Átomo. El guionista Joe Casey y un variado elenco de artistas, encabezados por Steve Rude, fueron los artífices de esta peculiar precuela.

Joe Casey , natural de Tenessee, adquirió una gran notoriedad dentro del mundo del cómic en los años 90.

Apadrinado por el también guionista James Robinson, Casey tuvo la oportunidad de debutar en el género superheróico al hacerse cargo de la serie regular Cable. Formando equipo creativo con el mexicano José Ladronn, firmó, a lo largo de 20 números, una de las mejores etapas de esta colección. Desde ese momento, su currículum no ha dejado de aumentar, mostrándose como un guionista tremendamente prolífico, pese al escaso tiempo que lleva en la industria.

Algunos de sus títulos más destacados son: X-Men: Children of The Atom, Uncanny X-Men, Incredible Hulk, Deathlok, Adventures of Superman, Wildcats Version 3.0, Automatic Kafka, Mr. Majestic, Hellcop, Avengers: Earth’s Mightiest Heroes, Hip Flask, The Intimates o The Milkman Murders.
Entre sus proyectos más inmediatos se encuentran: Godland, para Image Comics, y las miniseries Fantastic Tour: First Family y Iron Man: The Inevitable, para Marvel Comics.

Casey también es miembro fundador del estudio de producción y desarrollo de ideas Man of Action, junto a Steven T. Seagle, Duncan Rouleau y Joe Kelly.

Steve Rude (Wisconsin, EE.UU., 1956) alcanzó la popularidad con su estupendo trabajo en Nexus, serie que creó junto al guionista Mike Baron.
Tremendamente influenciado por leyendas del cómic como Jack Kirby, Gene Colan, o John Romita Sr., Rude hace gala en cada uno de sus trabajos de un estilo clásico, una depurada técnica, y unas dotes narrativas envidiables, siendo uno de los dibujantes más reconocidos por el público y la crítica americana.
Destacan en su bibliografía títulos como: Legends of the DC Universe, Jimmy Olsen; Superman vs. The Hulk, Capitán América: El Precio de la Gloria, Spiderman: La Línea de la Vida o Thor: Tormenta Divina.

Uno de sus trabajos más recientes es Steve Rude’s The Moth, serie publicada por Dark Horse.

Esad T. Ribic, natural de Croacia, se ha convertido por méritos propios en una de las grandes revelaciones del mundo del cómic.

Pese a haber dibujado títulos como Shotgun Mary, Warrior Nun Frenzy, Native Tongue o 4 Horsemen, se dio a conocer al gran público con su irregular trabajo en las miniseries X-Men: Hijos del Átomo y X-Men: La Hermandad. Pero cuando realmente ha despuntado ha sido al gozar del suficiente tiempo y libertad para desplegar su peculiar estilo, mezcla de acrílico, acuarela y guache. Buena muestra de ello son sus espectaculares portadas para la serie regular de Lobezno y, sobre todo, su genial trabajo en la serie limitada Loki, sencillamente impresionante.

Paul Smith (EE.UU.1954) comenzó su carrera profesional en el mundo de la animación, hecho que se ve reflejado en su trazo estilizado, claro y elegante.
En 1982 se hace cargo de la colección Uncanny X-Men, donde, pese a permanecer apenas una decena de números, alcanzó una gran popularidad. Confeso admirador de Steve Ditko, este estupendo dibujante prestó su talento a proyectos como: X-Men vs. Alpha Flight, Nexus, Dr. Strange, Iron Man, o Leave it To Chance. También se encargó de uno de los números de la miniserie X-Men: Hijos del átomo, ayudado por Michael Ryan.

Actualmente se está publicando en los EE.UU. la miniserie Kitty Pryde: Shadow & Flame, en el que, ilustrando los guiones de Akira Yoshida, retoma a uno de sus personajes fetiche: Gatasombra.

SINOPSIS: “Mientras la humanidad decide qué lugar ocupan los mutantes en su sociedad, hay quienes pretender aprovechar los momentos de confusión y miedo a lo desconocido para generar odio. William Metzger, líder de la Milicia Antimutante, busca acabar con todo atisbo de corrupción genética, con el último objetivo de mantener la posición preeminente, hasta ahora indiscutida, del Homo Sapiens.

Por otra parte, Charles Xavier, ayudado del agente del F.B.I. Fred Duncan, centra sus esfuerzos en reclutar a jóvenes mutantes para su peculiar escuela. Su intención: enseñarles a controlar sus poderes, asumir su condición y compartir su sueño de coexistencia pacífica con los hombres.

Pero Magneto, convencido de la necesidad de que los mutantes se rebelen y asuman la posición dominante que les corresponde por naturaleza, no lo pondrá fácil.

¿Hacia que bando se decantará la guerra genética que se avecina?”

Al frente de X-Men: Hijos del Átomo se encontraba un equipo creativo que parecía garantizar un resultado convincente: Joe Casey y Steve Rude pretendían ofrecer una versión libre, no sujeta a la continuidad Marvel, de lo ocurrido con anterioridad al nº 1 de Uncanny X-Men. De esta forma, veríamos el proceso de reclutamiento de La Patrulla-X original, formado por Scott Summers (Cíclope), Hank McCoy (Bestia), Warren Worthington III (Ángel), Bobby Drake (Hombre de Hielo), y Jean Grey (Chica Maravillosa).
Pero las cosas se torcieron desde el primer momento. Rude no pudo hacer frente a las fechas de entrega, viéndose obligado a ceder el testigo a Paul Smith, quien acuciado por los plazos marcados por La Casa de Las Ideas, sólo se encargó del nº 4 de la miniserie. En último término, la responsabilidad de finalizar el proyecto recayó en uno de los talentos emergentes de la cantera croata: Esad Ribic.
Este constante cambio de estilo fue un lastre difícilmente superable, afectando de forma determinante al desarrollo y a la periodicidad de la miniserie.

En los primeros números, Casey cuenta con un enfoque interesante, y con la clara voluntad de realizar un trabajo de calidad, despojándose de todo tipo de complejos y prejuicios, y ofreciendo, efectivamente, una revisión de los orígenes de La Patrulla-X desde una perspectiva moderna. Pero pese a contar con la complicidad del lector, consciente de estar asistiendo al nacimiento de un mito, el trabajo de este irregular guionista pierde fuelle a medida que avanza la historia.

El trabajo realizado por Steve Rude es sencillamente genial, derrochando talento, clase, una claridad narrativa inusual, y un dominio de la luminosidad impresionante. Perderse entre sus detalladas ilustraciones es un placer (atentos a los curiosos cameos de Bart Simpson, Mulder, Scully y Skinner, de Expediente-X, y al evidente parecido de Metzger con Hitler).
Las portadas, también obra de Rude, evidencian una vez más su talento. Es una lástima que no haya podido finalizar su trabajo.

En cuanto a Paul Smith, apenas desplegó su talento en el número que se encargó de dibujar, necesitando la colaboración de Michael Ryan, y Ribic está lejos de ofrecer su mejor nivel, cumpliendo con su labor de forma bastante discreta.
Mención aparte merece el colorista Paul Mounts, quien realiza un trabajo más que notable.

En definitiva, un cómic que aunque de forma puntual ofrece momentos notables, no pasa de ser correcto, cuando contaba con elementos para ser genial. Es una pena que Marvel no haya tenido la paciencia suficiente como para dejar trabajar a sus anchas a Casey, Rude, Smith y Ribic. El resultado habría sido completamente distinto, y el lector se habría evitado pensar en lo que podría haber sido y no fue.

“Todos sabemos cómo es el mundo. Y queremos cambiarlo. Pero, para que eso pase, tendremos que hacerlo todos juntos”
(Cíclope, miembro fundador de La Patrulla-X)

Un saludo y hasta la semana que viene! (eso espero)

Compartir
Artículo anteriorJonah cabalga de nuevo
Artículo siguienteDescargas de gratis: Of bitter souls y Homunculus

Licenciado en Derecho por la Universidad de Santiago de Compostela y apasionado por el noveno arte desde que tiene uso de razón, en 2005 comenzó a colaborar en la web colectiva Zona Negativa, centrándose en la preparación de reseñas, entrevistas y crónicas de eventos relacionados con el mundo de la historieta. Estas tareas ocupan buena parte de su tiempo de ocio, junto con la redacción de artículos para las ediciones españolas de DC Comics por encargo de ECC Ediciones.

Leave a Reply

1 Comentario en "X-MEN: HIJOS DEL ÁTOMO, de Casey, Rude, Ribic y Smith"

Notifícame
Ordenar por:   Recientes | Antiguos
tykoqhwvg

fkvnhp ofthghz zzkpvpku

wpDiscuz