Un millón de años

Por
0
1629
FavoriteLoadingAñadir a favoritos
 


Edición nacional / España: Un millón de años. Colección Sillón Orejero, marzo 2017, Astiberri Ediciones.
Guión, dibujo, tinta y color: David Sánchez.
Formato: 120 páginas a color editadas en cartoné.
Precio: 20 €.

 

El mundo del tebeo nacional es mejor gracias a David Sánchez. Es nuestro Lynch, nuestro Jodorowsky, nuestro Arrabal, nuestro Dalí, nuestro Cronenberg, nuestro Buñuel. Y cuando me refiero a ‘nuestro’ es porque su habilidad narrativa, si bien pudiera ser trasladada al cine, incluso a la música, tiene esa enorme capacidad sugestiva en parte gracias al uso de las formas del tebeo. ¿Entiendes por dónde van los tiros? Porque Sánchez es nieto de Hergé e hijo de Burns. Viene de lugares conocidos y reconocibles para crear algo único, un universo propio que arrancó desde la primera página que publicó, con esa línea hiperclara que, en su definición tan limpia resulta hasta obscena. Sánchez es la prueba de que se puede hacer un tipo de tebeo que, como Hanselmann o Schrauwen en la actualidad, destaque por su rabiosa carga temperamental y por su exigencia de la atención del lector. No es, por tanto, lectura fácil la que entrega el autor de Tú me has matado. Sánchez no malgasta su tiempo en tratar de entretenernos. Digamos que es como un chamán, un psiconauta que pretende mostrarnos otros mundos, pero otros mundos de veras, sin el ancla habitual del sentido común o las llaves para la comprensión de todo lo que vemos, como suele ser habitual en la ficción más convencional, donde somos llevados de la mano hacia universos desconocidos con las claves para entenderlo todo. Aquí no. Con Sánchez cuanto menos entendamos, mejor. Ya que su intención, si he entendido bien, es crear una atmósfera concreta, una desasosegante y sobrecogedora, donde nos sintamos perdidos. Llegamos a los mundos de Sánchez como si estuviéramos mirando a través de una mirilla, una demasiado limpia, demasiado clara, demasiado exacta. Pero miramos sin haber sido invitados. Y eso nos causa todo el estupor que cada capítulo busca.

Sánchez en Un millón de años nos habla de un mundo futuro o un mundo pasado, tanto da, poblado por mutaciones, dioses ancestrales y criaturas que solo quieren matarte. Cíclopes, brujas, sectarios y animales antropomorfos son el cóctel ideal para viajar al singular universo de un autor que quiere que te sobrecojas, aunque no pilles todo lo que estás viendo. Quiere que te duela, que se te revuelva el estómago, que experimentes vidas ajenas, mucho, pero de una carnalidad tan cercana que resulta dolorosa. Sus personajes sufren, sufren todo el rato. La muerte, la tortura y la incomprensión se mueven al ritmo de una fanfarria macabra que pretende alejarte de tu impostado estado de bienestar, para recordarte que somos carne en el matadero, que la religión mata y que el amor no existe. Somos carne, carne a punto de ser cortada en rodajas, motas de polvo en un universo de dolor que hará todo lo posible por acabar contigo. Seas como seas, seas quien seas, el universo conspirará para ello.

Un millón de años parece un vehículo de expiación, una llamada de atención al absurdo de la existencia, la antítesis a la superficialidad reinante, un aplauso a la ausencia del alma y un grito ante lo que se avecina, donde, religión, sexo y muerte, despojados de las membranas de la civilización nos desenmascararán como lo que somos, carne muerta, repito. David Sánchez es un simbolista entonces, un surrealista empapado en la lisergia que produciría la piel de Nostradamus, un cóctel licuado a partir de la sangre venenosa de Aleister Crowley, donde la perversión de lo cotidiano nos hace más fuertes, más valientes y quizá, aunque esto no sea posible, más inteligentes.
David Sánchez es LSD en forma de tinta y papel. Droga para tus sentidos, a muy buen precio.

  Edición nacional / España: Un millón de años. Colección Sillón Orejero, marzo 2017, Astiberri Ediciones. Guión, dibujo, tinta y color: David Sánchez. Formato: 120 páginas a color editadas en cartoné. Precio: 20 €.   El mundo del tebeo nacional es mejor gracias a David Sánchez. Es nuestro Lynch, nuestro…
Guión - 8
Dibujo - 8
Interés - 8

8

Una de las primeras joyas del año

Vosotros puntuáis: 7.84 ( 8 votos)

Leave a Reply

Sé el primero en comentar

Notifícame