Ultraverse: Rune, el regreso

Por
0
889
FavoriteLoadingAñadir a favoritos
 


Edición original: Malibú Comics – Marvel Comics – enero – abril 1995
Edición España: World Comics-Comics Forum – abril 1996
Guión: Chris Ulm, Barry Windsor-Smith
Dibujo: Barry Windsor-Smith, Keith Conroy, Richard Pace, Javier Saltares
Entintado: John Floyd, Alex Bialy, Chris Ivey
Color: Keith Conroy, Jennifer Schellinger, Ruth Yarsharpour, Gone Fishin’, Lydia Nomura
Portada: Barry Windsor-Smith
Precio: 1495 pesetas (tomo en tapa blanda de 120 páginas)

 

El segundo tomo recopilatorio de la colección dedicada a Rune presentó el arco argumental que continuaba la historia recogida en la entrega precedente. La primera media docena de números de la colección original había colocado algunas piezas en el tablero de la historia del vampiro alienígena: su edad centenaria, sus vastos poderes, su condición divina –a ojos de sus sufridores de los días más remotos- y sus conflictos con una humanidad que empezaba a manejar fuerzas capaces de doblegarle y con unas deidades tan despiadadas e inmisericordes como él. En los números finales de la serie, un restaurado Rune se embarca en una carrera para evitar la resurrección de uno de sus más viejos enemigos.

Si en la entrega precedente la historia había ido por los caminos de la conspiración y la aproximación paracientífica a los fenómenos misteriosos, aquí la historia gira hacia derroteros de corte místico, al presentar una trama en la que Rune intenta abortar en renacimiento de Argos, una deidad que había sido su enemiga en tiempos muy remotos. Markie, una de las secundarias del relato anterior, se convierte en la mujer escogida para albergar el regreso de un dios cuyos seguidores han observado detenidamente las actividades del vampiro y de la organización Aladino. Mientras tanto, la entidad Géminis –compuesta por la fusión de los gemelos Erik y Noel- comienza a ser vagamente consciente de la extensión de su poder y del vínculo que le une con Rune. Su relación con la joven que los adoradores argosianos persiguen sellará el destino de esta como elegida, haciendo que los acontecimientos se precipiten.

La historia del camino hacia la resurrección de Argos y de los denodados esfuerzos de Rune por impedirlo presenta a su vez una sub-trama en la que se conoce algo más del pasado del protagonista y se construye la justificación de la forma en la que el enemigo de este retornará a la Tierra. Una mirada al pasado convierte al extraterrestre chupasangres en la encarnación de Anansi, el dios araña africano al que sus adoradores han decidido servir, después de ser incapaces de matarle. De forma sorprendente, se muestra un rasgo humano en la proclamada divinidad, cuando una de las mujeres llamadas a ser sacrificadas en su honor demuestra albergar hacia él sentimientos más elevados. Este recurso narrativo –usado con otros vampiros más célebres- no es, desde lugo, original pero sí efectivo a la hora de servir como truco para suavizar la imagen sangrienta y despiadada de Rune. El carácter profético y determinista de los duelos entre dioses queda patente una vez más, cuando en el escenario quedan presentes todos los participantes de un drama y el conflicto sube a un nivel cósmico.

La trama iniciada continúa con su original desarrollo, aunque en esta ocasión, desgraciadamente, no se cuenta en todo momento con las espectaculares ilustraciones de Barry Windsor-Smith. El dibujante británico se prodiga poco y deja paso a un trío de colegas, de los que cabría destacar por su fama a Javier Saltares. Para ellos es el episodio ambientado en el pasado y gran parte de la saga. El hecho de que haya cuatro personas diferentes en la parte gráfica determina inevitablemente que el aspecto final del producto sufra de tremendos altibajos y que la presencia del corresponsable de Rune se eche falta cuando no se halla su labor.

La historia y la colección estadounidense terminaron en este tomo, anunciando la continuación de la misma en una miniserie –Godwheel- en la que héroes y villanos del Ultraverso combatirían en un duelo de naturaleza estelar. El final del mismo determinaría el sino de Rune y el de la aventura editorial de Malibú Comics. Pero esa será ya otra historia.

El vampiro alienígena, por su creador gráfico

  Edición original: Malibú Comics – Marvel Comics - enero – abril 1995 Edición España: World Comics-Comics Forum – abril 1996 Guión: Chris Ulm, Barry Windsor-Smith Dibujo: Barry Windsor-Smith, Keith Conroy, Richard Pace, Javier Saltares Entintado: John Floyd, Alex Bialy, Chris Ivey Color: Keith Conroy, Jennifer Schellinger, Ruth Yarsharpour, Gone…
Guión - 7.9
Dibujo - 7.8
Interés - 7.7

7.8

Vosotros puntuáis: 6.1 ( 1 votos)

Leave a Reply

Sé el primero en comentar

Notifícame