Titanes: El contrato de Lázaro

Por
2
1675
FavoriteLoadingAñadir a favoritos
 

Edición original: Titans núms. 11 USA, Teen Titans núm. 8 USA, Deathstroke núm. 19 USA y Teen Titans Annual núm. 1 USA.
Edición nacional/ España: ECC Ediciones.
Guión: Benjamin Percy, Christopher Priest, Dan Abnett.
Dibujo: Brett Booth, Carlo Palugayan, Khoi Pham, Larry Hama, Paul Pelletier, Phil Hester, Roberto J. Viacava.
Entintado: Norm Rapmund, Wade von Grawbadger, Jason Paz, Sean Parsons, Andrew Hennessy.
Color: Andrew Dalhouse, Jim Charalampidis, Carrie Strachan, Jeromy Cox, Adriano Lucas.
Formato: Rústica, 112 páginas.
Precio: 11,50 €

 

Mi hijo ha muerto por vuestra culpa. Por vuestra culpa … Y pronto, todos pagaréis por ello.


El contrato de Judas
es una de las grandes historias de los Teen Titans, y que ha pasado a la historia por consolidar a uno de los mejores villanos de la historia de DC Comics, así como uno de los más míticos de las colecciones del propio grupo superheroico: Deathstroke. Porque sí, Slade Wilson es uno de los grandes, y todo es gracias a Marv Wolfman y George Pérez, una vez más, por aquellos geniales números que se publicaron entre febrero y julio de 1984. Hoy en día, y me refiere a la actual etapa de Renacimiento, muy poco queda de aquellos Jóvenes Titanes, ya que algunos han sido recuperados para los Titanes, como Dick Grayson o Wally West, y otros reintroducidos en la actual Teen Titans, como Starfire, Raven o Beast Boy, con Damian Wayne como líder. Algunos dirán que es una extraña perversión de aquella mítica formación, pero viéndolo de una perspectiva optimista, al menos ahora tenemos más titanes, y más colecciones e historias sobre los mismos, incluido el propio Deathstroke.

La reseña de hoy trata precisamente de otro “contrato”, concretamente El Contrato de Lázaro, un crossover entre las principales series de los titanes y de Deathstroke en su etapa actual y con sus correspondientes guionistas y dibujantes, que ECC Ediciones acaba de recopilar en un tomo en rústica. Estamos ante un evento que pretende homenajear, sirviéndose del título, aquella mítica historia. Por desgracia, os voy adelantando que se queda en eso, en un mero intento muy lejos de lo que nos ofreció en su momento Wolfman y Pérez.

Titanes: El contrato de Lázaro comienza con un flashback del pasado en el que Grant Wilson muere en una lucha contra los Jóvenes Titanes (en ese momento Dick y compañía), producto de sus propios aliados y no del grupo superheroico, y Deathstroke en cambio no puede sino culpar a los titanes de tan trágico desenlace. A partir de aquí, hay un salto temporal hasta el presente, en donde el propio Slade secuestra a Wally West (el pelirrojo, el de toda la vida), para intentar utilizarle en un plan que pretende revertir la dramática situación pasada con su hijo Grant, y así poder salvarle la vida.

A partir de ese momento la historia nos va soltando paulatinamente unos cuantos cliffhangers hasta el propio e impactante final. Durante este mismo recorrido, sin embargo, la narración de los hechos acontecidos es confusa, incluso farragosa me atrevería a decir, aunque curiosamente funciona en tanto en cuanto es bastante entretenida, y de lectura fácil y ligera. Aunque también es cierto que son solo cuatro números, por lo que no es muy complicado hacer algo que no resulte pesado. Esto quizás se le puede achacar al estilo narrativo de Christopher Priest, guionista de Deathstroke, encargado de los dos últimos números del crossover, o a la excesiva cantidad de personajes que participan en la historia. Sumando a Deathstroke y su familia, a los Jóvenes Titanes y a los Titanes, estamos hablando de unos 13 personajes, aunque evidentemente son los dos Wally, los líderes, Damian y Dick, y sobre todo Deathstroke quienes llevan el peso de la historia. En ese sentido sí es cierto que se recupera y homenajea El Contrato de Judas, ya que profundizamos de una manera bastante importante y dramática en la psicología, el pasado y la familia de Deathstroke, lo cual se agradece.

Lo más destacable de este crossover es, sin embargo, más que la propia historia en sí, las consecuencias que lo que ocurre durante la misma provoca en ambos grupos superheroicos, o incluso en el propio Deathstroke. Algo sin duda que puede despertar el interés para todos aquellos que no están siguiendo estas tres series, y que tras acabar la lectura de este tomo quieran saber qué pasa a continuación con según qué determinados personajes. En ese aspecto, por lo tanto, hay que felicitar tanto a Dan Abnett como a Benjamin Percy y al propio Christopher Priest.

Titanes, Jóvenes Titanes y Deathstroke se dan de tortas en este evento

En el apartado artístico tenemos una amplia gama de dibujantes: Brett Booth, Carlo Palugayan, Khoi Pham, Larry Hama, Paul Pelletier, Phil Heste y Roberto J. Viacava. Booth se encarga del primer número, el correspondiente a la serie Titanes, con su particular estilo personal, que gusta y disgusta a partes iguales. Khoi Pham se encarga del número de los Jóvenes Titanes, con un trabajo bastante regular aunque sin brillar, y Pagulayan y Viacava del número de Deathstroke, siendo sin duda los mejores del tomo. Es sin embargo en el último número que da conclusión al crossover, en donde falla un poco más el apartado artístico, siendo trabajo de Paul Pelletier, y que aquí se muestra algo más flojo de lo que nos tiene acostumbrados.

  Edición original: Titans núms. 11 USA, Teen Titans núm. 8 USA, Deathstroke núm. 19 USA y Teen Titans Annual núm. 1 USA. Edición nacional/ España: ECC Ediciones. Guión: Benjamin Percy, Christopher Priest, Dan Abnett. Dibujo: Brett Booth, Carlo Palugayan, Khoi Pham, Larry Hama, Paul Pelletier, Phil Hester, Roberto J.…
Guión - 7
Dibujo - 6.8
Interés - 7.5

7.1

Recomendable

Entretenido crossover de buen ritmo e interesante argumento. La excesiva cantidad de personajes y el peculiar estilo de narración de Priest puede lastrar un poco la experiencia, pero aún así es bastante recomendable.

Vosotros puntuáis: 7.68 ( 10 votos)

Leave a Reply

2 Comentarios en "Titanes: El contrato de Lázaro"

Notifícame
Ordenar por:   Recientes | Antiguos
Mr. Cesar

Comparto contigo lo de “farragoso”, porque es lo que me pareció en el momento de su lectura. Luego dirán de Secret Wars y Civil Wars varias, pero todas las editoriales “tiran” del truki de la nostalgia a la saga mítica de turno para ganar billetes, dado que de “contrato” esta historia tiene poco.

El minievento, como bien dices, vale más la pena por las consecuencias que por la historia en sí, bastante absurda y muy en la línea del universo Marvel actual, con tantos ir y venir por el tiempo.

Por último, comentar que hay una escena, donde aparece el mencionado flashback de la muerte del hijo de Deathstroke, y los Jóvenes Titanes que aparecen no son los auténticos Titanes de Wolfman y Perez, si no que son la formación original de Titanes (los sidekicks de la época). Todo un descoloque para aquellos fans, entre los que me incluyo, que vivimos esa escena “en directo” en los 80s.

Raul Lopez (@raullopez_zn)

Caerá ni que sea por ver como evolucionan estas tres series 🙂

wpDiscuz