Thor de Jason Aaron: dioses y martillos

Repasamos la polémica etapa de Jason Aaron como escritor de Thor, desde su comienzos en Marvel Now! hasta el relanzamiento Marvel Legacy

Por
27
6342
FavoriteLoadingAñadir a favoritos
Aviso de Spoilers: El artículo que sigue a continuación trata información de actualidad en Estados Unidos, por lo que puede desvelar detalles argumentales de Mighty Thor que todavía no han sido abordados en la edición española.

Por obra y gracia de Jason Aaron, el hijo de Odín se encuentra actualmente despojado de su martillo; Mjolnir está en manos de Jane Foster desde hace tres años. No creo que haga falta decir que las reacciones fueron y siguen siendo dispares. Hoy, con motivo de Marvel Legacy, Thor alcanza el histórico número 700. La historia para celebrar por todo lo alto esa cifra se titula La Muerte de Jane Foster. ¿Estamos ante el fin de una era que será recordada para bien y para mal? Todavía no lo sabemos; pero sí que este es el mejor momento para repasar qué nos han ofrecido Jason Aaron y sus colaboradores desde el ya lejano Marvel Now (increíble cómo ha cambiado el universo Marvel en tan poco tiempo) hasta hoy.

The Mighty Thor #700
¿El fin?

El carnicero de dioses

Pese a ser asociada con Jane Foster en el colectivo fandom, es necesario recordar que la etapa de Jason Aaron comprende un considerable número de cómics protagonizados por el Thor original. En ellos se siembran tramas y temas recurrentes en las aventuras de Jane Foster y el –por ahora– indigno hijo de Odín.

En 2012, Marvel anunció su relanzamiento editorial Marvel Now! Anteriores relanzamientos no habían funcionado mal, pero la necesidad de cambios profundos era palpable en las series, sobre todo en los Vengadores de Brian Bendis. Así pues, el nuevo editor-in-chief Axel Alonso, una vez asentado en el poder, decidió mover a los escritores de Marvel a nuevas series, darle una oportunidad a ideas más arriesgadas, y hacer de cada serie más única y diferente. En retrospección, Marvel Now! no fue un movimiento radical o un cambio verdadero en las oficinas de Marvel, pero cumplió su propósito de insuflar interés y emoción en personajes como Thor.

Thor God of Thunder Portadas 1 y 2

Tras una irregular etapa a cargo de Matt Fraction y diferentes dibujantes, los editores decidieron apostar por Jason Aaron para relanzar a Thor. Aaron era ya un guionista conocido por los lectores gracias a series como Wolverine: Weapon X y Ghost Rider, le quedaba poco para ser reconocido como uno de los autores estrella de la editorial. En Wolverine & The X-Men estaba sorprendiendo a todos con unos guiones frescos y energéticos, demostrando su habilidad para adaptarse a cualquier serie, por muy diferente que fuera de su registro habitual. Pocos autores igual de capacitados había en Marvel. A petición de Aaron, Esad Ribic fue seleccionado como dibujante. Para recalcar que era el comienzo de una nueva y fabulosa etapa, los editores cancelaron el volumen en curso de Mighty Thor y apostaron por el nombre Thor: God of Thunder.

Aaron y Ribic sorprendieron a propios y extraños con una larga historia que atrapaba desde la primera página. En The God Butcher (y el segundo volumen, God Bomb), nos presentan a Gorr, un alienígena que obtuvo un artefacto divino de inmenso poder. Habiendo vivido un planeta árido e inhóspito donde los dioses jamás acuden a ayudar a sus fieles creyentes, Gorr odia a los dioses. Los odia con una fiereza inigualable. Según él, los dioses son caprichosos, arrogantes, inútiles, crueles. El mejor uso que le puede dar a sus poderes es dar caza a todos los dioses que encuentra en su camino y crear el arma definitiva para matarlos a todos.

Thor Gorr
Gorr

La saga de Gorr se narra alternando flashbacks, escenas en el presente y en el futuro. En los primeros, un joven e inmaduro Thor se encuentra por primera vez con el asesino de dioses. Al ser todavía indigno de portar su martillo, emplea un hacha llamada Jarnbjorn. Unos meses después, Rick Remender usaría ese arma como parte de una macrosaga sobre los gemelos Apocalipsis en Uncanny Avengers, dandole un buen power-up. En el presente, Thor investiga la desaparición de dioses de otros planetas. Y en el futuro, un envejecido Thor, parecido a su padre Odín, se enfrenta a un misterioso e imparable enemigo. Un pequeño detalle que luego cobrará importancia es que ha perdido su brazo izquierdo y lo ha reemplazado por una prótesis.

God of Thunder Joven Thor

Thor God of Thunder 2  04

No entraré en detalles sobre la historia al no ser necesario. The God Butcher es una historia pensada para leerse como lectura independiente, al margen de lo que acontece en el universo Marvel. Ahora bien, no está exenta de consecuencias. Aaron y Ribic hacen que Thor se cuestione su razón de ser. Gorr es un ser consumido por la rabia y la ira, alguien que no se merece compasión por sus viles actos… pero quizás no le falta razón cuando critica a los dioses.

The God Butcher fue el punto álgido de Thor: God Thunder, un imprescindible para cualquier lector de Marvel. No puedo hacer más que recomendarla si aún no la habéis leído. El guión de Aaron es adictivo como pocos, con un sentido de la épica largo tiempo ausente en las series de Thor; deja de lado los clichés y los elementos más superheroícos del personaje en favor de un tono que refleja la crudeza de los mitos nórdicos. Bajo su pluma, Thor es un auténtico dios vikingo y sus villanos, enemigos temibles. Por su parte, el dibujo de Ribic, sensacional y espectacular, da vida a un villano memorable y retrata con maestría tanto la mitología nórdica del universo Marvel como los confines más lejanos del cosmos marvelita. Si hay que destacar algo malo es que las dudas de Thor no surgen con tanta naturalidad como esperaría uno, pero eso no empaña un resultado final meritorio.

Thor God of Thunder fragmento

Érase una vez en Midgard

Para dar un poco de descanso al lector (la saga de Gorr consta de once números), Aaron, junto al dibujante Nic Klein, dedicó el duodécimo número de God of Thunder a preparar el escenario para los siguientes arcos argumentales y cambiar temporalmente la ambientación de la serie. En la historia titulada Once Upon a Time in Midgard, Thor pasa varios días ayudando como puede a la gente en la Tierra. La duda sembrada por Gorr persiste, y siente que no está haciendo lo suficiente como dios del trueno.

Thor God of Thunder 12 ayudando

Como parte de su renovado propósito por ser mejor dios, acepta acompañar a una agente de SHIELD a su fiesta de graduación. Se llama Roz Solomon y formará parte de una nueva división medioambiential de la agencia de espionaje. En realidad llama a Thor para pedirle ayuda en sus futuros casos, pero este parece estar más interesado en conseguir una cita romántica con ella que en salvar el planeta Tierra (gran ironía teniendo en cuenta que su intención al aceptar la invitación era ayudar a la gente). En el futuro, Solomon cobrará mucha importancia.

Thor: God of Thunder Roz Solomon

Igual de importante es la reaparición de Jane Foster. En algún momento después su última aparición en la etapa de Matt Fraction le diagnosticaron cáncer de mama. Se encuentra debilitada a causa de la enfermedad y la quimioterapia, pero se enfrenta a ambas con decisión. Thor no quiere quedarse de brazos cruzados, se ofrece a buscar algún remedio fuera de la Tierra… pero Jane le pide que no lo haga. Esos remedios suelen acarrear algún coste oculto. Ella vencerá al cáncer con el poder de la medicina y con su coraje y determinación… o morirá en el intento, pero no sin haber presentado batalla. Aun sin hacerle mucha gracia la decisión de Jane, Thor accede.

Thor God of Thunder 12 Jane Foster

El Maldito

2013 fue un año importante para Thor. No solo por God of Thunder, sino también por el estreno en cines de Thor: El Mundo Oscuro. Para el rol de villano, Marvel Studios escogió a Malekith el Maldito, un elfo oscuro con grandes dotes para la magia creado por el gran Walt Simonson en su memorable etapa como autor completo de Thor. La división de cómics de Marvel no desaprovechó la oportunidad de captar a nuevos lectores, y empezó a preparar toda clase de miniseries y especiales tangencialmente relacionados con la película; es decir, protagonizados por Thor y sus amigos y, a ser posible, con Malekith como villano. Según Esad Ribic, en una entrevista con Zona Negativa, uno de esos proyectos fue reconvertido en siguiente el arco argumental de God of Thunder.

Thor God of Thunder Malekith Portada

En el arco The Accursed, guerreros leales a Malekith rescatan a su señor, quien procede inmediatamente a sembrar el caos y aniquilar a todos los elfos oscuros que no se sometan a él. Sin embargo, algunas cosas han cambiado mientras estaba encarcelado. Matt Fraction, en su etapa en The Mighty Thor, creó el Congreso de los Mundos, un organismo donde Asgard y los reinos mitológicos que quieran se reúnen para resolver conflictos de forma conjunta. Ante la amenaza que supone el regreso de Malekith, el Congreso ordena la creación de la Liga de los Reinos, un pequeño grupo de guerreros representando a los diferentes reinos y dedicado a dar caza a Malekith. Además de Thor, consta de:

  • El peligroso Sir Ivory Honeyshot, representando a los elfos de la luz.
  • El enano Screwbeard.
  • El huraño Ud el Troll.
  • El gigante Oggy, que en el transcurso de la historia perece en combate.
  • Waziria, una elfo oscuro que amó a Malekith en otros tiempos, pero ahora quiere venganza y salvar a su gente. A lo largo de la historia tiene un pequeño romance con Thor.
Thor Liga de los Reinos
La Liga de los Reinos

Este arco argumental de God of Thunder es una historia de aventuras entretenida y ligera, sazonada con un pequeño misterio bastante previsible. Nada fuera de lo ordinario. Aaron se dedica a copiar los convencionalismos que uno esperaría de un cómic Thor; es decir, se adhiere demasiado al estilo de Walt Simonson y sin aportar nada nuevo. Lejos queda la frescura y originalidad de su acercamiento al mundo de Thor en The God Butcher. Además, el dibujo es inconsistente con el tono oscuro y realista, influenciado por el cómic europeo, de Esad Ribic; los elegantes lápices de Ron Garney y los vivos colores de Ive Svorcina devuelven a Thor a la típica ambientación “Simonsiana” que ya se ha visto en cientos y cientos de cómics de Thor. Los orígenes de este arco como miniserie aparte son evidentes.

Thor God of Thunder Malekith
Malekith

Esad Ribic cree que “Jason [Aaron] tenía ideas un tanto distintas para historias siguientes que tuvieron que hacerse de distinta forma“. Personalmente, se me hace difícil imaginar una situación así. Este arco argumental de Malekith resultó ser un prólogo de mucho de lo que estaba por venir a continuación. Como mínimo, Aaron siempre tuvo planeado enlazar su serie de Thor con la reconvertida miniserie.

Durante la historia, Malekith asesina a la reina de los elfos oscuros, lo que conlleva la vuelta de peleas tribales entre ellos. Thor se las ingenia para reunir a todos los elfos oscuros y obligarles a elegir a un nuevo monarca que les una frente a Malekith. Desgraciadamente, el único candidato viable es… el mismo Malekith. Al volver a coronarlo, los elfos oscuros ponen freno a su salvaje campaña de violencia, así como al tribalismo en su sociedad. Incluso Waziria se ve obligada a reconocer que tienen razón, motivo por el cual se ofrece a cumplir los años de prisión que le quedan a Malekith, dejándole reinar sin obstrucción alguna.

Thor Malekith coronación

La otra consecuencia de la coronación es que Malekith gana inmunidad diplomática. Thor y sus compañeros ya solo pueden atacarle si este declara la guerra a los otros reinos del Congreso de los Mundos o incumple alguna de las reglas de ese organismo. De esta forma, el villano puede dedicarse a hacer avanzar sus planes, los cuales se verán más adelante. Para tales propósitos ha forjado una alianza con los gigantes de hielo, los eternos enemigos de Asgard.

Los últimos días de Midgard

Entre arcos argumentales Jason Aaron se marcó un gran número ilustrado por Das Pastoras acerca del joven Thor. Una historia trágica que devuelve a la serie a su espíritu original y un genial descanso antes de lo que estaba por venir.

Thor God of Thunder 19Thor God of Thunder 20 Portada

La penúltima historia larga antes de que Jane Foster herede el martillo continúa directamente desde el número doce de la colección (otra prueba de que The Accursed probablemente fue concebida como una miniserie aparte). En ella, el Thor del futuro y sus nietas se enfrentan a Galactus para salvar lo que queda del planeta Tierra, inhóspito y abandonado desde hace siglos. Mientras tanto, en el presente Thor y Roz Solomon buscan la forma de interferir en los planes de Roxxon.

Generalmente, la empresa petrolífera más conocida de Marvel ha estado dirigida por una junta de accionistas que se reúnen en habitaciones mal iluminadas para discutir sus malvados planes. Aaron rompe con la tradición al crear un CEO que no tiene miedo a hacerse conocido entre el público. Se llama Ario Dagger y dirige Roxxon como si no existiera un consejo de administración, un CFO o demás puestos importantes e igual de importantes que el CEO (por no hablar de que al parecer Roxxon no tiene accionistas de peso). Trata a sus subordinados con una crueldad solo equiparable a su desprecio por el medio ambiente. Desde luego, Aaron no se ha informado mucho sobre cómo suelen funcionar las empresas petrolíferas en el mundo real (la estrategia y los métodos de Agger hundirían British Petroleum), pero tampoco es algo grave, ya que a fin de cuentas estamos hablando de ficción.

Thor God of Thunder Dario Agger
Dario Agger

Igual de superficial es las motivación de Agger. Básicamente quiere ganar cantidades obscenas de dinero contaminando la Tierra y vendiendo productos de Roxxon como alternativa. De cara a la galería, eso sí, finge ser el Henry Ford del ecologismo. Se podría acusar a Aaron de no haber hecho su trabajo si quería aportar su opinión sobre los problemas medioambientales en la actualidad si no fuera porque esos distan de ser el epicentro de su historia. Y, mucho más importante, en el mismo arco argumental se revela una horrible verdad: Agger es un malvado minotauro obsesionado con arrasar y explotar mundos, no con el dinero. La Tierra es solo su primer objetivo…

Thor Dario Agger minotauro

Al destrozar una fábrica de Roxxon altamente contaminante, Thor provoca a Agger, quien se venga comprando indirectamente toda la ciudad de Broxton, Oklahoma. Estamos hablando de la ciudad donde Thor reconstruyó una nueva Asgard durante la malograda etapa de J.M. Strackzinsky. Consciente del valor emocional de la ciudad para los asgardianos, empieza a destruirla lentamente. Thor no puede evitarlo ya que a causa de sus acciones anteriores un juzgado le ha prohibido acercarse a propiedad de Roxxon. La ley no significa nada para un dios, pero romperlo pondría en peligro los planes de SHIELD para detener al CEO más carismático y oportunista desde Steve Jobs.

Si God of Thunder la hubiera escrito Charles Soule, The Last Days of Midgard sería una entretenida pelea entre abogados en torno al estatus legal de los asgardianos y la posible ilegalidad de las acciones de Roxxon. Pero esta es la serie de Jason Aaron, quien tiene claro cómo quieren los lectores que se desarrolle la historia: tortas, muchas tortas. Agger contrata a un misteriosamente resucitado Ulik el Troll, otro villano clásico, para matar a Thor en cuanto ponga pie en Broxton.

El resultado es una intensa pelea que termina con la destrucción total de Broxton. Como era de esperar, eso no es buena publicidad para Asgard. Mientras que Agger sale impune, los asgardianos se ven obligados a tomar la decisión de abandonar la Tierra antes de atraer a más enemigos a lo que queda de ciudad. Jane Foster, en un movimiento sumamente importante de cara al futuro, recibe y acepta la petición de representar a la Tierra en el Congreso de los Mundos en la ciudad de Asgard.

Thor Ulik el Troll

Thor GOT 23 Pelea

Otra consecuencia que muchos lectores no percibieron fue la deteriorada confianza en sí mismo de Thor. Si un dios no puede vencer a una multinacional que quebranta leyes a la misma velocidad que gana millones de dólares, ¿qué uso tiene en la Tierra? Sin que nadie lo note se está volviendo preso de sus propias dudas.

En comparación con The God Butcher, la falta de ambición juega en contra de The Last Days of Midgard, no tanto por su calidad, sino por las expectativas. Tras la decepcionante The Accursed, uno espera algo más épico y más grande, una continuación directa de lo mismo que hicieron Aaron y Ribic antes. Lo que la saga ofrece son dos historias más bien simples, sin mucha conexión entre ellas aparte de un tema principal y quizás demasiado lentas para lo que aportan. Sin embargo, eso no puede oscurecer que estamos ante una divertida saga que presenta a un villano destinado a grandes cosas. Inexactitudes aparte, Dario Agger es un personaje que rezuma carisma en una cantidad solo comparable a su fortuna y hubiera sido una tremenda desgracia no tenerlo en los siguientes volúmenes de Thor.

Esta fue la última historia larga de Ribic para la colección. Como explicaba a Zona Negativa, la inclusión del arco argumental The Accursed no le hizo mucha gracia al considerarla una intromisión en la serie en la que él y Aaron estaban trabajando, por lo que quiso marcharse en cuanto pudo. Uno no puede evitar pensar cómo sería la actual etapa de Thor de haberse quedado el dibujante de Secret Wars

El Décimo Reino

Es un secreto a voces que a Marvel le encanta publicar eventos cada verano. En 2014 fue turno de Original Sin, que tuvo a Jason Aaron y Mike Deodato Jr. como maestros de ceremonia. El Vigilante ha sido brutalmente asesinado y alguien se ha llevado sus ojos, donde almacenaba todos sus recuerdos. Eso incluye secretos que los héroes Marvel descubren atónitos en el transcurso de la historia. Uno de ellos es que Thor tiene una hermana.

Publicada como Original Sin 5.1-5.5, uno de los últimos experimentos con la numeración en Marvel, la miniserie Thor & Loki: The Tenth Realm se centra en la búsqueda de esa hermana. Jason Aaron la escribió junto a Al Ewing, ya que la trama enlaza con los sucesos de Loki: Agent of Asgard. La historia del hermano de Thor desde su resurrección es demasiado larga para explicar y analizar aquí, por lo que me limitaré a comentar los aspectos más importantes para la serie de Aaron.

Para quien no lo sepa, Marvel compró hace más o menos cuatro años los derechos de Angela, personaje en la portada un párrafo arriba. ¿Que quién es? Se trata de un personaje creado por Neil Gaiman y Todd McFarlane en el número 9 de Spawn, la archifamosa serie de Image Comics que tan bien engloba la década de los 90. Sus creadores se pelearon por los derechos del personaje, un largo y tortuoso conflicto muy bien explicado por Segio Aguirre en este artículo, del cual Gaiman resultó vencedor. Al no tener mucho interés en ella probablemente, el autor de Sandman vendió su criatura a Marvel. Y así es cómo el último número de Age of Ultron incorporó a Angela en el universo Marvel. Apareció después en Guardianes de la Galaxia, seguido de la miniserie que nos ocupa.

La gran revelación de Thor & Loki: The Tenth Realm es que esa hermana perdida de Thor es Angela. Para justificar su ausencia y que nadie haya hablado nunca de ella, Aaron y Ewing explican que existe un décimo reino mitológico llamado Heven. En él habita una malévola raza similar a ángeles que solo conoce la avaricia. En el pasado traicionaron a Asgard, razón suficiente para Odín para declararle la guerra a Heven. Asgard venció y Odín selló cualquier acceso a Heven, aislándolo para siempre. En el transcurso de la batalla final Angela fue dada por muerta, motivo por el cual prefirieron no hablar de lo acontecido.

Thor Angela bebe

Thor, con la ayuda de Loki, encuentra Heven sin saber que están posibilitando que sus habitantes ataquen Asgard otra vez (estar atrapado mucho tiempo no hace a nadie amigo de los asgardianos). Haciendo gala de sus habilidades mintiendo, Loki se aprovecha de los ángeles de Heven para abrir la vieja ciudad de Asgard (es decir, donde los asgardianso vivían antes de mudarse a Broxton) y encontrar a la única persona que puede ayudarles: Odín.

Visto cuantas veces está siendo citado en este texto, a Matt Fraction no se le puede criticar de haber tenido miedo a hacer cambios. En el evento Fear Itself reveló la existencia de Cul Borson, pérfido dios del miedo y hermano de Odín. Tan poderoso es, que Thor perdió la vida en combate y Odín decidió exiliarse en la vieja Asgard, sellada de todo contacto con el exterior, y vigilar hasta el fin de los días al cuerpo sin vida de Cul. No se lo volvió a ver hasta esta miniserie.

Thor Cul Borson
Cul Borson

Aaron e Ewing revelan que sorprendemente Cul vuelve a vivir y Odín lo mantiene a raya mediante un juego de ajedrez eterno. El patriarca de Asgard acepta ayudar a sus hijos aunque eso conlleva liberar a Cul. Una vez en Heven, no solo evita una guerra sino que reconoce inmediatamente a Angela como su hija. Resulta que sobrevivió la guerra y fue adoptada en secreto por uno de los ángeles. No le sienta muy bien saber la verdad, pero luego en su serie regular aceptaría su linaje.

Thor & Loki: The Tenth Realm fue promocionada como otra historia que cambiaría a Thor para siempre. No lo hizo; Angela no ha jugado ningún papel importante en la franquicia de Thor. Sin embargo, sí que tuvo la consecuencia de recuperar a Odín como personaje secundario.

Thor Odin regresa

En opinión de quien escribe estas líneas, la miniserie de Original Sin es una de las partes más flojas de la etapa de Jason Aaron por ser necesario haber leído Loki: Agent of Asgard para entender una de las subtramas. La historia sigue siendo divertida si uno solo ha leído el Thor de Aaron, eso sí, solo que no tanto como para quienes saben por qué demonios hay un Loki envejecido en las sombras. Simone Bianchi y Lee Garbett se repartieron la tarea del dibujo, siendo el segundo netamente superior al primero, quien tan pronto regala a la vista imponentes splash pages como hiere a los ojos con páginas dibujadas a toda prisa.

El susurro de Nick Furia

Si alguien confiaba en que Aaron devolvería a Thor a un ambiente clásico ahora que Odín había vuelto de su exilio, sus esperanzas se desvanecieron inmediatamente. El mismo verano de 2014 estalló la bomba informativa: habría un nuevo Thor. Y no un Thor cualquiera, sino una mujer de identidad desconocida. Las páginas sobre cómics y las redes sociales ardieron; si la ira de los fans pudiera utilizarse como combustible para una nave espacial, la NASA tendría suficiente como para viajar a otra galaxia.

Una pregunta que mantuvo ocupados a los fans, aparte de la identidad de la nueva Thor, era donde perdería el Thor original su martillo. No podían haber dos Mjolnirs. Tal y como muchos sospechaban, la pérdida se produjo en las páginas de la serie central de Original Sin. En su penúltimo número un envejecido Nick Furia se enfrenta a los Vengadores, incluido Thor, a quien deja fuera de combate con un susurro. El hijo de Odín se vuelve indigno, incapaz de levantar su martillo, el cual termina en la Luna esperando a un portador.

Original Sin susurro

Original Sin Thor Indigno

Personalmente, me gusta cómo pierde Thor su martillo, especialmente cuando, más adelante, se revela qué le dijo Furia. Aaron y Deodato no dijeron qué pudo volver a Thor indigno, dando lugar a cientos de discusiones (y bromas) sobre las posibles causas. ¿Un hechizo?, ¿un secreto oscuro que conocía el Vigilante? La respuesta tardó en llegar y siguió sin contentar a muchos, pero eso es algo que veremos luego.

Si hay algo en lo que coincido con los fans contrarios a la idea de reemplazar a Thor es en que este es el punto más bajo de toda la etapa de Jason Aaron. Pero no por reemplazar a Thor, sino por narrar un acontecimiento tan importante en una serie que nada tiene que ver con God of Thunder. Los editores debieron sentirse presionados a hacer que Original Sin tuviera tantas consecuencias como fuera posibe o quizás pensaron que conseguirían atraer a más lectores al nuevo volumen de Thor.

Thor God of Thunder 25 Portada

Los fans tuvieron una pequeña ocasión para despedirse de su héroe, eso sí. Tras estar en hiato mientras se publicó The Tenth Realm, God of Thunder celebró la publicación de su vigésimo quinto número antes de ser cancelada. Para tal ocasión la serie acogió a Simon Bisley, R.M. Guera y Esad Ribic. Con Bisley, experto en cómics de vikingos y bárbaros, Aaron se despide momentáneamente del Thor del pasado en una historia que revela que el cráneo del gigante de hielo más temido de todos los tiempos, el rey Laufey, se encuentra perdido en el océano. Con Guera, colaborador habitual suyo, Aaron narra el origen de Malekith el Maldito. En su infancia quedó marcado por la guerra, hasta el punto de que no concibe a los elfos oscuros viviendo en paz. Y por último, con Ribic, da por concluida God of Thunder en una historia ambientada en el futuro que da a entender que el Thor original recuperará el martillo y las aventuras de la nueva Thor no tendrán un final feliz…

La diosa del trueno

Thor Vol 4 1 Portada

Jane Foster empezó su andadura con un nuevo volumen de Thor que nadie esperaba que fuera a ser tan bueno. Lejos de mostrarse fatigado o sin ideas, como muchos predecían, el cambio le sentó genial a Aaron. Si reemplazar a Thor fue una imposición editorial, le debieron pagar bien porque sus guiones experimentaron una gran mejoría respecto a todo lo que hizo después de la saga de Gorr. Las aventuras de la nueva Thor son tan divertidas y emocionantes como un buen cómic de superhéroes; tan épicas y pobladas de imposibles criaturas como todo buen cómic de mitología nórdica; y no desaprovechan el vasto escenario del universo Marvel y la continuidad de Thor ni se olvidan del interés de su escritor por explorar la naturaleza de los dioses. En definitiva, después de dos arcos argumentales relativamente decepcionantes, Aaron asestó un sonoro golpe sobre la mesa recordando por qué Marvel le contrató.

Sería injusto no mencionar también la gran labor de Russell Dauterman. Para reemplazar a Esad Ribic, Marvel, pudiendo recurrir a cualquiera de sus autores famosos en nómina, confió en un dibujante poco conocido cuyo trabajo de mayor notoriedad era una serie regular de Cíclope. Ya el primer número confirmo que quien hubiese tomado la decisión de contratarle se merecía un buen bonus. Dauterman es perfecto para la serie, aporta energía, dinamismo, y una narrativa solida rematada con una fantástica recreación de universo Marvel. Todo complementado por los preciosos colores de Matthew Wilson.

Tened por hecho que si este artículo no cubriera God of Thunder, el título sería “Thor de Jason Aaron y Rusell Dauterman”.

El primer arco argumental de Jane Foster como Thor muestra sus primeros pasos aprendiendo a usar sus poderes, pero también supone un paso adelante en las tramas que llevaba desarrollando Aaron. Malekith el Maldito y los gigantes de hielo, al informarse de que Thor ha perdido su martillo, atacan una instalación de Roxxon que ha encontrado el cráneo del difunto rey Laufey. El ahora indigno Thor, armado con la antigua hacha Jarnbjorn, es herido en combate, perdiendo su brazo izquierdo, y los Vengadores han sido atrapados… Solo la nueva Thor puede frenar el ataque.

Thor vs Malekith

Al final de la historia, Malekith forja un alianza con Roxxon que incluye darle el cráneo de Laufey a los gigantes de hielo para que puedan resucitar a su monarca. Paralelamente, el Thor original da su bendición a su desconocida sustituta. Nadie sabe quién es Thor, y el propio cómic esconde la identidad al lector (todo sea dicho, muchos ya predijeron que sería Foster). Hasta final de volumen se prolongaría el misterio.

Un aspecto interesante es que Aaron y Dauterman ya adelantaban la deriva autoritaria de Odín. El patriarca de Asgard nunca ha sido un tipo permisivo o moderno, pero tampoco un déspota tan descarado. Tras su marcha en Fear Itself delegó el gobierno de Asgard a su esposa Freyja, más democrática y compasiva que él. Ahora que ha vuelto a su reino recupera su trono y despoja de toda validez al Congreso de los Mundos. Y no le gusta nada que haya una mujer desconocida empuñando Mjolnir.

A partir de ahora, para evitar confusiones innecesarias, nos referiremos al Thor original como Odinson, tal y como pide que se le llame en los cómics (su forma de reconocer que ya no es digno de Mjolinir).

¿Quién es Thor?

El segundo arco argumental de Thor presenta a un inesperado villano. A Odín le desagrada tanto que haya una nueva Thor, que manda al Destructor, el poderoso autómata de Asgard a quitarle el martillo. Paralelamente, Odinson investiga quién podría ser Thor.

Aaron y Dautermann aumentan la tensión entre Odín y Freyja, quien reúne a un grupo para ayudar a Thor a defenderse del Destructor. Por su parte, para contrarrestar a sus opositores Odín ha perdonado al malvado Cul y lo ha nombrado Inquisidor.

La caracterización de Odín es bastante controvertida, recibiendo tanto halagos como críticas. No hace falta ser un genio para darse cuenta de que el guión está planteando un conflicto en torno a una Asgard en proceso de cambio. Freyja es progreso, igualdad y democracia; Odín, tradición, desigualdad y autoritarismo. Ambas vertientes van a chocar. El problema es que, para algunos, Aaron está exagerando los defectos de Odín, deformando al personaje, en pos de comentario social simple y sin matices. En parte tienen razón, el análisis de Aaron no es muy profundo. Pero igual de cierto es que tampoco pretende ser exhaustivo ni el tema central de la serie. Por no hablar de que estando Cul de por medio, no se puede descartar que Odín esté poseído, una explicación marveliana que muchos obvian convenientemente.

Paralelamente, se muestra por fin el origen de Dario Agger. Recibe sus poderes del minotauro original, a quien pidió ayuda siendo un niño cuando unos piratas mataron a su familia. También se muestran más detalles del pacto entre Roxxon y Malekith: los primeros ayudarán a conquistar reinos mitológicos a cambio de la concesión de un monopolio para extraer petróleo y otros recursos naturales en ellos. Menos mal que el plan de Agger es arrasar y explotar mundos, no hacer una fortuna… porque aumentar sobremanera la oferta de petróleo y otros materiales sería contraproducente para las finanzas de Roxxon.

Thor Malekith y Agger

Me gustaría ignorar el quinto número de la serie, pero ningún repaso completo puede ignorarlo. Ese número, dibujado por Jorge Molina, propició agitados debates en las redes sociales. Thor lucha contra el Hombre Absorbente, que dice cosas como: “¿Se supone que tengo que llamarte Thor? ¡Las malditas feministas lo arruinan todo!” La razón por la que no quería hablar de esto es porque casi todas las reacciones negativas tiene un carácter machista. Así de simple. No pienso poner ejemplos porque me revuelven el estomago.

Thor 5 feminismo

Unas pocas voces críticas con sentido común se quejaron de que parece que Aaron está atribuyendo a todos los fans desencantados tan deplorable actitud. Personalmente, no creo que esa sea su intención; el único objeto de crítica son los fans que sí respondieron con ataques machistas al anuncio de la nueva Thor. Sí que coincido con ellos en que los diálogos de Aaron en ese número son más propios de un guión de Seth McFarlane o el último episodio de South Park. Pero la realidad siempre supera a la ficción y no creo que haga falta irse muy lejos para escuchar cosas peores que las que dice el Hombre Absorbente…

Thor concluye en su octavo número revelando, para sorpresa de más bien pocos, a Jane Foster como Thor. Gracias a su estatus como representante de la Tierra en Asgard pudo llegar hasta el martillo en la Luna.

Thors

Durante todo el verano de 2015, el universo Marvel desapareció y fue reemplazado por Battleworld, un collage de los pocos universos que el Doctor Muerte consiguió salvar. El archienemigo de los Cuatro Fantásticos se erige como el dios de Battleworld y crea un cuerpo de Thors con miembros de cada universo rescatado para patrullarlo. Estamos hablando de Secret Wars, el mejor evento Marvel en muchos años.

Thors

En la miniserie Thors, Aaron y Chris Sprouse se centran en el mejor Thor de todo Battleworld. Y no, para desgracia de muchos, ese no es Odinson, sino el Thor del universo Ultimate (juego de palabras incluido, ya que Ultimate significa “definitivo”). A ese Thor le asignan investigar un homicidio muy extraño. ¿El nombre de la víctima? Jane Foster.

Estaríamos hablando de una miniserie inconsecuente de no ser por sus últimas páginas. Aaron sorprendió a propios y extraños al desvelar que, de alguna forma, cuando Mr. Fantástico y el Hombre Molécula rehacen el universo Marvel, el martillo del Thor Ultimate se materializa en la antigua ciudad de Asgard.

Como miniserie Thors es entretenida pero un tanto fallida. Aaron coge el esquema y tópicos de la series policiacas, y añade a Thor y elementos superheroícos en ellos. Falla porque, a pesar de su acertado humor y subversión del género, la resolución del misterio es mediocre y el dibujo de Sprouse adolece de desganas.

All-New, All-Different

El final de Secret Wars sirvió como reclamó para un nuevo relanzamiento: All-New, All-Different Marvel. Nuevas series, nuevas historias y muchos cambios, porque el universo Marvel saltó ocho meses en el tiempo respecto a lo acontecido en Secret Wars. Las aventuras de Thor continuaron en un nuevo volumen de Mighty Thor. En ese lapso de tiempo Odín se ha convertido en un tirano, ha encarcelado a Freyja por “traición” (o sea, querer más democracia), y Asgard está al borde de una guerra civil. Paralelamente, la lucha de Jane Foster contra el cáncer ha estado empeorando. Ser Thor está neutralizando la quimioterapia.

Con un enemigo tan debilitado, Malekith declara la guerra a los otros reinos mitológicos, empezando por los elfos de la luz. El Congreso de los Mundos es incapaz de actuar, aunque sea de forma no oficial, sin la guía de Freyja. Es víctima de sus propias reglas y trifulcas internas, por lo que solo Thor puede plantarle cara a Malekith. Sin embargo, el elfo y sus aliados, a quienes se han incorporado los demonios de fuego del reino de Muspelheim, cuentan con un as en la manga: Loki. El dios de las mentiras afirma haber vuelto al bando de los malos y como prueba de su lealtad ayudará a matar a Thor. Por supuesto, es mentira; solo quiere ganarse la confianza de los villanos para ayudar a Asgard, pero no puede contárselo a Thor.

Siguiendo la senda marcada por Kieron Gillen y Al Ewing, el Loki de Aaron continúa intentando dejar atrás el pasado. Ha ganado confianza en sí mismo después de todo lo acontecido en Journey into Mystery y Agent of Asgard, pero el fantasma de su antiguo yo no cesa de perseguirlo. Por ejemplo, en la forma su padre Laufey, resucitado en algún momento entre volúmenes de Thor. Aaron recuerda que en la etapa de J.M. Strackzinsky, Loki viajó al pasado para matar personalmente a Laufey y eso da lugar a unos momentos entre padre e hijo sencillamente impagables.

Si había dudas de cómo escribiría Aaron a Loki sin la ayuda de Al Ewing, estas fueron despejadas. No solo es respetuoso con las anteriores series regulares del personaje, sino que de alguna forma el escritor de Southern Bastards ha conseguido hacer de Loki una figura incluso más carismática que de costumbre. De todos los personajes secundarios, él es el que más protagonismo le arrebata a Thor con su sola presencia.

El primer encuentro entre Loki y Thor desemboca con rapidez inaudita en una pelea que confirma que la relación entre ambos va a ser incómoda e increíblemente entretenida. Aaron nota además cómo han cambiado los tiempos: en los 60 Jane Foster era una damisela en apuros secuestrada ocasionalmente por Loki como si se tratase de un videojuego de la saga Super Mario; hoy, se mide en combate con el otrora enemigo de Asgard.

El combate se ve interrumpido por la llegada de Malekith, quien despliega todos los recursos de los que dispone como rey de los elfos oscuros, y sus aliados. La reina de los elfos de la luz pone fin al ataque, ofreciéndose a negociar con Malekith. Thor se ve obligada a volver a Asgard a dejar a Loki, pero una vez ahí se encuentra con malas noticias…

Odín se dispone a dictar sentencia a Freyja por sus supuestos crímenes, hecho que propicia una pelea entre la guardia personal de Odín y asgardianos afines a su ex regente (liderados por Sif y los Tres Guerreros). Thor lleva la trifulca incluso un paso más allá enfrentándose al mismísimo Odín. Poco puede decir sobre la pelea excepto que Dauterman se supera a sí mismo en espectacularidad y expresividad, haciendo creíbles todos y cada uno de los dolorosos golpes que reciben ambos contrincantes.

Thors vs Odin

La batalla termina con un resultado inesperado. Loki hiere gravemente a Freyja y así une a Asgard en torno a ella, una forma tan cruel como bonita de poner en relieve la importancia y evolución del personaje desde los días de Matt Fraction. Tanto Odín como sus opositores dejan de lado sus diferencias. No habrá guerra civil en Asgard de momento. Odín cede el trono a Cul para dedicarse a sanar a su esposa. Pero mientras tanto, Malekith, haciendo uso de engaños, consigue coronarse como rey absoluto de los elfos de la luz…

Con este arco argumental Aaron y Dauterman confirmaron que la calidad del último volumen de Thor no fue algo fortuito. Mighty Thor se alzaba como una de las mejores series de All-New All-Different Marvel. Todas las virtudes del último volumen de Thor están aquí presentes y a ellas se les suma la presencia de una protagonista humana y cercana. Al no tener que mantener oculta su identidad, Aaron y Dauterman pueden permitirse profundizar en las motivaciones de su protagonista y no se amilanan retratando lo dura que es la lucha contra el cáncer. En futuros números el cáncer nunca parecerá tener mucha importancia, pero siempre estará ahí, recordando el duro precio a pagar por salvar el mundo. Y, sin embargo, Thor nunca titubeará, luchara hasta el final como una heroína.

Hay un pequeño aspecto que a este redactor no le termina de convencer, no obstante. Describir la creciente tensión política y social en Asgard podría ocupar muchas páginas y ese no es el epicentro de la serie, pero hubiera agradecido que Aaron mostrase algo más que calles vacías y unos cuantos personajes diciéndole al lector que puede haber una guerra civil. Nadie cuestiona la dificultad de retratar creíblemente a una sociedad fracturada en un universo de ficción, pero nadie pide tampoco un ensayo que rivalice con un estudio académico producido en el departamento más elitista de la universidad Harvard.

Dioses y mortales

The Mighty Thor 6 Portada

A Dauterman no le quedó más remedio que tomarse un pequeño descanso antes de volver a la carga. Aaron, pues, ideó una historia aparte para el dibujante invitado Rafa Garrés, experto en cómics de vikingos y bárbaros. Los lectores españoles le recordarán por ilustrar las portadas de la edición nacional de Conan el Bárbaro. Pero más conocido es en el mercado británico gracias a sus trabajos para la revista 2000AD, donde, entre otras cosas, ilustró las aventuras del guerrero Sláine. Basta con echar a un vistazo a sus páginas para darse cuenta del porqué de su especialización: su estilo, pictórico y con ligeros rasgos de Richard Corben, no podría ser más apropiado para el género de fantasía.

Durante dos números Mighty Thor experimentó un marcado cambio a favor de la ambientación oscura y cruda que caracterizó God of Thunder. Loki acepta proteger a Dario Agger de una eventual traición de Malekith, pero no sin antes contarle el relato de Bodolf el Negro, vikingo que sucumbió a su propia arrogancia y poder después de hacer un trato con él.

Puede antojarse excesiva la duración de la historia, pero es un agradable cambio de aires y un merecido descanso para el lector. No todo tiene que ser parte de una macrosaga. Y encima recupera al Odinson indigno del pasado que tan buenos momentos protagonizó en God of Thunder.

Señores de Midgard

Mighty Thor vol 2 9 Portada

El segundo arco argumental de Mighty Thor transcurre prácticamente en su totalidad en la Tierra, pero no sin antes detenerse en Asgard para una confesión que no sorprenderá a nadie con la guardia baja. Loki hirió a Freyja solo lo justo para dejarla inactiva una buena temporada, ya que Malekith planeaba atacar Asgard si ella conseguía llegar al poder.

Ajeno a guerras y trifulcas entre seres fantásticos, en un banco de Berna, Suiza, el cártel más poderoso del universo Marvel mantiene su reunión habitual. Sus miembros son:

  • Roxxon
  • Armas Kilgore, liderada por la niña Wilhelmina, creada por Aaron en su etapa escribiendo a la Patrulla-X.
  • Stane International, propiedad del conocido villano Zeke Stane.
  • Cross Technological Enterprises, presente en la reciente película del Hombre Hormiga.
  • Alchemax, la empresa que en el año 2099 creará a un nuevo Spiderman.
  • Industrias Shaw, dirigida por el enemigo y aliado ocasional de la Patrulla-X.
  • Industrias Fisk, una empresa que según otras series todavía está en pañales, luchando por expandirse y crecer. No debería estar entre los presentes, pero le perdonamos el despiste a Aaron.
  • Shi’ar Solutions Consolidated, creada para la ocasión y una inclusión muy lúcida. Un imperio expansionista como el de los Shi’ar debe reportar grandes beneficios a los empresarios que sepan hacerse con el favor de sus monarcas.
  • La Corporación Shingen, del segundo Samurái de Plata, un conocido en las series de Lobezno.

Un cártel de malos es una idea tan lógica que es un misterio por qué a nadie se le ocurrió antes. Todo un acierto por parte de Aaron y Dauterman que ojalá aparezca en otras series porque tiene mucho potencial, sobre todo por los siniestros tejemanejes entre ellos. Como si de la Organización de Países Exportadores de Petróleo se tratase, bajo la apariencia de estricta unidad a la hora de manipular los mercados se esconden profundas discrepancias y comportamientos egoístas, valga la redundancia.

A los miembros del cártel no les gusta que Agger haya monopolizado la producción de petróleo en los reinos mitológicos y piden que les ceda parte de los derechos de producción. Un oligopolio es lo más razonable y un gesto de compañerismo. Pero Agger se niega, causando una guerra entre empresas en la que él tiene las de perder. Antes de que termine siquiera la reunión entra en escena Oubliette Midas, también conocida como Exterminatrix, y deja inconsciente a Agger.

La Exterminatrix y el Samurái de Plata

Esta inesperada villana debió ser un misterio para lectores nuevos, pero no para los lectores más veteranos. Creada por Grant Morrison y J.G. Jones en la miniserie de culto Marvel Boy, la Exterminatrix es uno de los personajes favoritos de Jason Aaron, quien la incluyó en la serie central de Original Sin. Sergio Aguirre explicó al detalle el personaje en un artículo recomendable. Lo único que aportan Aaron y Dauterman al personaje es su nueva fortuna. Se ha hecho con la mano de su difunto padre, el Doctor Midas, que convierte en oro todo lo que toca, y con ella ha construido un imperio empresarial. Noquear a Agger es su peculiar forma de ganarse un puesto en el cártel.

¿Por qué es tan importante que el CEO de Roxxon esté fuera de combate? Porque Agger es tan arrogante que programó la autodestrucción de la sede central de Roxxon en Nueva York si no volviera pasado un pequeño intervalo de tiempo, lo que propiciaría una matanza como pocas vistas. Por lo tanto, Thor y la agente Solomon, quienes se conocieron brevemente en el anterior volumen, se ven obligadas a rescatar a Agger, retenido por la Exterminatrix y el Samurái de Plata. Y a ser posible evadiendo a unos agentes de SHIELD curiosos por descubrir la conexión entre Thor y Jane Foster.

Fue una decisión inusual dejar de lado los aspectos mitológicos de la serie a favor de superhéroes en estado puro, pero no puede decirse que fuera mala. Lords of Midgard, nombre que recibió este arco argumental, sabe entretener. Thor y Solomon hacen un buen equipo, y los villanos son memorables y sobre-exagerados en el buen sentido de la palabra. Respecto a la subtrama de los agentes de SHIELD, si bien se le puede achacar que aporta poco o nada, confluye estupendamente con la trama central, haciendo posible un desenlace que a este redactor le puso los pelos de punta.

Pese a transcurrir en la Tierra, apartada de guerras civiles asgardianas y elfos oscuros, Lords of Midgard termina siendo sumamente importante para Thor. Aaron y Dauterman cambian por completo el funcionamiento del martillo Mjolnir. Guste o no, a partir de ahora Mjolnir posee vida propia. En el desenlace de la historia el martillo consigue materializarse como un doble de Jane Foster para ayudar a Thor. Y por si eso no fuera suficiente, da a entender que él decide personalmente quién es digno de levantarle. ¿Qué es Mjolnir en realidad?

El origen de Mjolnir

En un número especial Aaron, Dauterman y el gran Frazer Irving como dibujante invitado responden a la pregunta desvelando el verdadero origen del martillo. Hace millones de años una tormenta cósmica amenazó con destruir Asgard. Odín, tras días de intensa pelea, consiguió atraparla en un trozo del metal irrompible Uru que luego dio al reino de los enanos para forjar Mjolnir. Sin embargo, el martillo se negó a reconocer al patriarca de Asgard, por lo que este lanzó un hechizo que supuestamente impedía usar el alma a cualquiera que lo intentase. O al menos eso pensaba hasta que su hijo lo levantó.

Thor Odin Martillo

Lo que no queda claro es si el martillo tiene vida propia. La tormenta cósmica debería haber muerto hace tiempo dentro del metal Uru, pero Thor está tan segura. Desgraciadamente no tiene tiempo para ponderar tal cuestión, pues el propio martillo le obliga dirigirse al campo de batalla…

La nueva Liga de los Reinos

Ante la imposibilidad de reunir a los gobernantes de los diferentes reinos libres para luchar contra Malekith, Thor reúne a la Liga de los Reinos para una misión clandestina. A los miembros de su primera aparición se les une:

  • Lady Sif, la famosa amiga y amante ocasional de Odinson
  • Roz Solomon representando a la Tierra
  • Angela, representando a los ángeles de Heven, pero interesada principalmente en vengarse de Malekith tras lo acontecido en sus serie regular
  • Ro Bloodroot, un mago representando a la raza de los Vanir del reino de Vanaheim
  • La gigante Titanya como reemplazo del difunto Oggy

El objetivo es rescatar a la reina de los elfos de la luz y en su camino se encuentran con un inesperado contrincante. En su legendaria etapa (para ser exactos, Thor #347) Walt Simonson creó a Algrim, un sirviente de Malekith que casi pierde la vida en combate contra Odinson por culpa de Malekith. Más tarde, Jim Shooter y Al Milgrom, en el cuarto número de Secret Wars II, se interesaron por ese secuaz. Intrigado por el poder de los deseos y qué sucede si se cumple uno, el Todopoderoso le regaló una armadura de inmenso poder a Algrim para cumplir su deseo de matar a Odinson. Así nació el temible Kurse.

No llevó a cabo su empresa, pues enfrentándose a su enemigo en la páginas de Power Pack y Thor, terminó dándose cuenta de que su maestro Malekith era un ser malvado. Se hizo aliado de Odinson y apareció ocasionalmente en otras historias ayudando al dios del trueno, siendo la última de ellas Ragnarok. Aaron explica que en algún momento Malekith capturó a Algrim. Pero no le fuerza a luchar, sino que transfiere su poder y su armadura a Lady Waziria, la misma que luchó en la Liga de los Reinos en God of Thunder. A ella es fácil de obligar a luchar contra sus amigos, un acto de crueldad que tanto gusta al rey de los elfos oscuros.

Thor y sus amigos vencen, pero es inútil. Malekith, acompañado por Loki, ya ha dado la orden de destruir el reino de los elfos de la luz. Se hecho con todo los recursos naturales de este y se dispone a atacar otros reinos.

Dos números no dan para mucho, pero Aaron supo aprovecharlos para una aventura divertida que le permite desentumecer sus habilidades escribiendo a supergrupos. Nadie en la Liga de los Reinos se siente metido con calzador; todos tienen un propósito y su pequeño momento de gloria. En el apartado gráfico, Dauterman y Wilson se tomaron otro descanso, siendo relevados por Steve Epting y Frank Martin respectivamente. Dada la gravedad de la historia, el estilo realista del primero y los colores oscuros del segundo, contrarios al estilo de los números anteriores, casan con el guión de Aaron. Y si no lo hicieran, tampoco sería algo grave; los dos autores son muy buenos en su trabajo.

El indigno Thor

Portada de Unworthy Thor #1

Con motivo de Marvel Now: Divided We Stand, el relanzamiento editorial del año pasado, Aaron y Olivier Coipel respondieron a los fans. ¿Dónde ha estado Odinson desde All-New, All-Different Marvel? En la miniserie de cinco números The Unworthy Thor, los lectores descubrieron que su captor era el Coleccionista. Hace meses, entre volúmenes de Thor, Odinson partió junto a Bill Rayos Beta en busca del martillo del Thor Ultimate. Supo de su existencia gracias a Nick Furia, encadenado a la Luna y obligado a continuar el trabajo del Vigilante desde Original Sin. No hace falta decir que los dos fueron capturados por el Collecionista mientras buscaban ese martillo.

El Coleccionista tiene el martillo y la vieja Asgard en su posesión. Quiere que Thor le enseña a levantar el martillo, y no duda en doblegarlo hasta que ceda. The Unworthy Thor se centra entonces en la huida de Thor y su intento de levantar el martillo para vencer al Coleccionista. Además de su fiel amigo Bill, Thori, el perro que crió Loki en Journey into Mystery, también hace acto de presencia.

No son solo amigos conocidos quienes aparecen en la miniserie. Hela, la diosa de la muerte, quiere recuperar el reino de Hel, arrebatado en la serie Angela: Queen of Hel, y no duda en forjar una alianza con el mismísimo Thanos. A cambio de su ayuda, ella le traerá el martillo del Thor Ultimate.

Odinson es quien consigue levantar el martillo, cómo no. El sueño de miles de fans se cumplió… y luego se rompió. Nada más tenerlo en sus manos, Odinson rechaza usarlo; el martillo pertenece a otro Thor. Lo único que hace con él es devolver la vieja Asgard a su lugar. Se quedará ahí junto a Bill defendiendo el martillo hasta que este encuentre a su digno sucesor. Mientras tanto, Hela consigue salvar su alianza con Thanos, garantizando que la volveremos a ver en Mighty Thor.

El sueño de muchos

Por si no habían herido sentimientos lo suficiente, en las últimas páginas de la serie, Aaron y Coipel sueltan una bomba. El martillo del Thor ya ha encontrado a su portador, que no es Odinson, sino una misteriosa figura.

The Unworthy Thor fue recibida con entusiasmo por la crítica y lectores que no estaban desesperados por ver resurgir a su héroe de la infancia. Un argumento y un desarrollo sencillo no impidieron que Aaron hiciera de esta miniserie un producto interesante. Aaron se regodea cruelmente en la miseria de su protagonista, debilitado y desesperado, para, poco a poco, reconstruirlo como un dios digno. No tendrá un martillo, pero, en palabras de Bill Rayos Beta, podría reclamar su título con orgullo si así lo quisiera. A algunos les parecerá excesivo que Odinson esté tan acomplejado al comienzo de la historia, una queja válida; pero en mi opinión, tiene sentido que se encuentre perdido sin el martillo y título que siempre usó. Han sido parte de su identidad. Estar tan deprimido también hace más dulce la posterior recuperación.

En cuanto al apartado visual, basta decir que el dibujante es Olivier Coipel, uno de los mejores de Marvel y del género de superhéroes en general. El guión, con tal de darle tiempo, idea varios flashbacks para tres dibujantes invitados, todos conocedores del personaje: Frazer Irving, Esad Ribic, y Rusell Dauterman. Desgraciadamente, incluso así las fechas de entrega debieron ser demoledoras, porque en momentos puntuales a Coipel le tiene que sustituir Kim Jacinto, quien copia su estilo con acierto aunque la diferencia de calidad entre ambos es evidente. Pascal Alixe también tuvo que echar una mano, pero la escena que ilustra se diferencia lo suficiente del resto de la serie como para que no moleste el cambio de estilo.

Antes de pasar al siguiente arco argumental de Mighty Thor, queda una última cosa que comentar. En la campaña de promoción de The Unworthy Thor, Marvel prometió que se sabría qué le susurro Nick Furia a Thor. Y así fue.

Gorr tenía razón, dijo Furia. Los dioses son seres caprichosos y vanos, y los humanos estarían mejor sin ellos. Lo que hundió a Odinson fue perder la confianza en sí mismo, aceptar el mensaje de Gorr como verdadero. Se ve a sí mismo como indigno, y eso es lo que le impide levantar el martillo. Furia no lanzó ningún hechizo ni sacó a relucir pecados del pasado. Simplemente convenció a Odinson de que no valía la pena levantar Mjolnir.

Muchos fans criticaron la sorpresa, argumentando que no tenía sentido alguno. ¿Que el problema está en su Thor y no en el martillo? Muy bien, pero ¿desde cuándo se dejaría convencer? Personalmente, no creo que eso sea imposible. Vista en perspectiva, God of Thunder sirvió el propósito de hacer dudar a Thor, de cuestionarse si de verdad ayuda a su gente. Furia fue la gota que colmó el vaso.

Se le puede criticar a Aaron de no gestionar muy bien la eventual caída de Thor en Original Sin, en eso estoy de acuerdo. Pero no estamos hablando de un cambio súbito, introducido como por arte de magia. Qué hace digno al portador del manto de Thor es un tema recurrente en la etapa de Jason Aaron; se puede apreciar, ya no solo en la evolución de Odinson, sino también en la lucha de Jane Foster contra el cáncer, en cómo acude a ayudar pese a que el martillo está poniendo en peligro su vida.

La guerra Asgard-Shi’ar

Paralelamente a The Unworthy Thor, Aaron y Dauterman hacen otro parón en la saga de Malekith para traer un inesperado nuevo enemigo. No es ningún secreto que el imperio estelar de los Shi’ar se ha comportado muy mal con sus vecinos a lo largo de la historia del universo Marvel, pero nadie esperaba que fueran los villanos de un arco argumental de Thor. Los dioses del imperio han vuelto a la vida después de haber muerto aparentemente en el evento de 2009 Asalto al Nuevo Olimpo y están muy enfadados con Thor. Loki les ha convencido de que vencer a Thor los convertirá en los dioses más famosos y venerados en todo el cosmos.

Así pues, ordenan a Gladiador, el monarca del imperio, que capture a Thor y se prepare para atacar Agsard y la Tierra si ella se niega a participar en una competición organizada por la Ciudad de la Omnipotencia, localización que Thor y Odinson visitaron en historias previas en busca de información. La competición consiste en diversas pruebas, muchas de ellas basadas en el Antiguo Testamento, libro sagrado que Aaron se conoce a la perfección como buen hombre criado en el estado de Alabama. A Thor, como es de esperar, no le hace mucha gracia ganar adeptos causando desgracias, pero consigue anotarse unos cuantos puntos y descubre que, en efecto, la tormenta cósmica con la que fue forjado su martillo permanece con vida dentro de él.

Thor llevaría las de perder de no haber sido por cómo la capturaron los shi’ar. Irrumpieron en Asgard y quebrantaron sus leyes. Encabezados por Sif, los amigos de Thor persuaden a Cul de que Asgard debe responder a la agresión declararándole la guerra al imperio Shi’ar si quiere conservar su honor y reputación. Dicho y hecho, estalla la guerra Asgard-Shi’ar, que se extiende hasta la competición.

Los organizadores de esta entienden que los asgardianos han acudido a ayudar a Thor (cierto en el caso de sif y los suyos, no tanto en el de Cul). Conmovidos por ver por primera vez a un dios capaz de movilizar a su gente, le dan la victoria a Thor. Queda demostrado que el amor y la compasión crean a los mejores dioses, no el miedo y el rencor como creen los dioses shi’ar. Lástima que sean malos perdedores.

Incapaces de asumir su derrota, los dioses shi’ar invocan al Fénix para que destruya el universo. El mismo Fénix que tantos dolores de cabeza causa a la Patrulla-X. Menos mal que el joven hijo de Gladiador, Kubark, se encuentra presente. El personaje fue creado por Aaron en Lobezno y la Patrulla-X y al igual que los lectores de esa serie, el muchacho añora los tiempos en que Lobezno impartía clases. Siempre se acordará de sus colegas, incluido Quentin Quire, el futuro huésped del Fénix…

Por sugerencia de Kubark, Thor recluta a Quire, creado por Grant Morrison y Keron Grant en la memorable historia Rebelión en el Instituto Xavier publicada en New X-Men. Era un joven rebelde, prepotente, chulo, y… seguidor de Magneto. En aquella misma historia la conciencia de Quire abandonó su cuerpo, que quedó almacenado en el laboratorio de la Patrulla-X, pero Morrison insinuó que volvería y alojaría al Fénix. Posteriormente, Greg Pak lo usó en La Canción Final del Fénix, pero no sería hasta Lobezno y la Patrulla-X de Aaron que el personaje se volvió popular entre los letores. El guionista hizo un fenomenal trabajando, convirtiendo a Quire en un macarra con un corazón de oro, entregado a sus amigos por mucho que lo niegue.

Mighty Thor: Quentin Quire
Thor y Quentin Quire

A Aaron le encanta escribir a Quire. Tanto, que su presencia rivaliza la de Thor. Sin embargo, Aaron no olvida quién es la protagonista, y el combate contra el Fénix se revela como uno de los puntos álgidos en la breve carrera de Jane Foster como Thor. En una poderosa escena, Thor rechaza entregarle al ente cósmico su martillo. Así dicho, no suena a nada especial, pero Aaron sabe hacer que la escena refleje cuanto ha cambiado Thor desde su primera aparición y qué es lo que hace de ella un personaje especial. Este redactor no tiene miedo a admitir que se emocionó con la lectura. Momentos como este justifican leer la saga de Jane Foster desde el comienzo.

Thor y el Fénix

Al final, Thor, Quire y Odinson, que llega en el último momento, repelan al Fénix (no pueden acabar con él porque Dennis Hopeless lo quiere para la serie regular Jean Grey). Gladiador le da la espalda a sus dioses y decreta la paz con Asgard. Tras las festividades, Thor nombra a Roz Solomon como nueva representante de la Tierra en el Congreso de los Mundos (podría haber escogido a un verdadero diplomático, pero qué gusto ver la reacción de Cul) y le confiesa su identidad secret a Thor.

Sería un final feliz si no fuera porque Malekith ha usado lo acontecido para ganar tiempo. Y los dioses Shi’ar le han dejado un regalo a Thor antes de desaperecer: el Mangog está libre y con muy malas pulgas. Por si no ha quedado aún claro que Jason Aaron se conoce la continuidad al dedillo, esta es prueba de ello. El Mangog fue creado por Stan Lee y Jack Kirby en los míticos comienzos del primer volumen de Thor. Es un ser que representa el odio de miles de millones de víctimas de Odín, del que saca una fuerza inmensa capaz de matar a Thor. Tras su primera aparición, pasó décadas en el limbo comiquero hasta que Dan Jurgens se acordó de él. En la saga Ragnarok, de Michael Avon Oeming y Andrea DiVito, murió aparentemente, pero debió resucitar junto a los dioses caídos en aquella historia.

El Mangog

No hace falta decir que este es otro gran arco argumental de Aaron y Dauterman, pero, lamentablemente, debo hacer mención del pésimo dibujo de la segunda mitad del último capítulo. Dauterman no aguantó las fechas de entrega, y se vio obligado a cederle el testigo a Valerio Schiti, dibujante de los Guardianes de la Galaxia de Brian Bendis. Él tampoco debió tener mucho tiempo, porque no existe otra explicación a que su dibujo sea tan feo, plano y rígido cuando es capaz de mucho más.

All-New Ultimate Thor

All-New Ultimate Thor

Ya iba siendo hora de conocer al portador del martillo del Thor Ultimate. Mucho se había especulado sobre su identidad, pero nadie sabía que la única pista dada por Marvel era falsa. La portada de presentación que Marvel imprimió en su catálogo de novedades retrataba a un Thor con barba rubia. Cuál fue la sorpresa de los lectores al recibir una portada en la que la barba es roja, un buen indicador de quién se esconde bajo el yelmo.

En la actual saga en curso, con Valerio Schiti ascendido a dibujante regular junto a Dauterman, los demonios de fuego, cómplices de Malekith, dan luz verde a sus planes de invadir el reino de los enanos. El primer ataque sucede justo cuando Volstagg el Grande, apoyo moral de Jane Foster a lo largo de la serie, visita un campo de refugiados elfos huyendo de la guerra en su hogar. Tal es la conmoción de ver morir a tantos inocentes, que deja ser el dicharachero secundario que todo quieren. Ese profundo trauma hace de él la persona idónea para el martillo del Thor Ultimate.

Contra todo pronóstico, el martillo no convierte a Volstagg en un héroe noble como su predecesor, sino en el Thor de la Guerra. Un Thor que no conoce nada salvo el dolor y la rabia de las guerras. Un Thor que pondrá fin a los ataques de Malekith aunque tenga que destruir medio mundo y dejar morir a inocentes…

En una batalla encarnizada, que pone en peligro a todos los reinos mitológicos, Jane Foster consigue hacer que Volstagg entre en razón y rechace el martillo del Thor Ultimate. Odinson acude justo a tiempo para devolverlo a su sitio en la vieja Asgard y explicar el porqué de la transformación en el Thor de la Guerra: el martillo contiene en su interior la ira de un universo muerto, es decir, la difunta línea Ultimate.

Con el problema del Thor de la Guerra resuelto, Malekith y los suyos prosiguen con su guerra. ¿El siguiente paso? Reclutar al reino de Heven a su causa y atacar al inframundo, gobernado por Balder el Bravo, difunto hermano de Odinson, desde Angela: Queen of Hel.

Probablemente este es el arco argumental más flojo de toda Mighty Thor, y no solo porque el dibujo de Schiti sea inferior a lo que nos tiene acostumbrados. El guion no sabe usar al Thor de la Guerra. Al final, su presencia se reduce a un saco de boxeo durante un solo número y su historia termina de forma brusca y precipitada porque hay que cuadrar la numeración de los cómics de Thor. Un número de más, y ya no se podría celebrar 700 cómics. No obstante, Aaron mueve unas cuantas fichas para hacer avanzar su macrosaga y no parece que Volstagg vaya a olvidar lo acontecido.

Generations y Marvel Legacy

Mientras desarrollaba el arco argumental del Thor de la Guerra en Mighty Thor, Aaron encontró tiempo para escribir dos especiales de vital importancia para la serie regular: Generations: The Unworthy Thor & The Mighty Thor y Marvel Legacy.

En el primer especial, a cargo de Aaron y Mahmud Asrar, Thor viaja al pasado, al antiguo Egipto, donde se encuentra con el indigno Odinson. Juntos luchan contra Apocalípsis y se inspiran mutuamente a ser mejores personas. Nada indicaría que este es un especial destacable si no fuera por las últimas páginas. En ellas se revela que Odín tuvo un apasionado romance con una antigua encarnación del Fénix. Eso sucedió hace miles de años, cuando ambos eran parte de los Vengadores 1.000.000 AC.

En Marvel Legacy, Aaron y Esad Ribic muestran un poco más sobre esos Vengadores de la prehistoria. Por aquellos años Odín todavía intentaba dominar a Mjolnir. El patriarca de Asgard y sus compañeros se reunieron por primera vez para luchar contra

Aviso de Spoiler

un celestial, de la famosa raza omnipotente que de vez en cuando intenta destruir al planeta Tierra.

Esa aventura tiene importantes repercusiones para el presente, pues

Aviso de Spoiler

el celestial al que Odín y los suyos derrotaron ha despertado.

Y ahí no terminan las revelaciones.

Aviso de Spoiler

Mientras hace de las suyas en la corte de Malekith, Loki también está buscando las gemas del infinito y ha contactado con el celestial.

No menos importante es que el especial recuerda que el Mangog está a punto de llegar a Asgard, justo a tiempo para el número 700… ‘Nuff said.

Leave a Reply

27 Comentarios en "Thor de Jason Aaron: dioses y martillos"

Notifícame
Ordenar por:   Recientes | Antiguos
Nerevar

Pues… aún estando de acuerdo con Gorr (en la mayoría de obras de fantasía que he leído los dioses dan más dolores de cabeza que otra cosa), me parece bastante chorra. Vaya crédito le da Thor a Furia, un tío que necesita un almacén para sus esqueletos (¿y para el caso, por qué le dice eso?).

A todo esto, creía que Thor era un nombre propio, no un título. No recuerdo a Bill llamándose Thor los números que tuvo el martillo. Y sí, entonces también se armó la del Cristo, pero no había Internet y la cosa se resolvió satisfactoriamente y rápido.

Y Odín podía ser capullo en plan los dioses molamos más, pero patriarca imbécil a lo Zeus no. Que el tío sacrificó bastante para conseguir sabiduría.

Reverend Dust

Tirar un ojo a un pozo no sé si cuenta como “sacrificar bastante” 😛

Lo de Furia sobre Gorr es para desarmar a Thor. Es el enfrentamiento final contra Nick y tiene que quitarse encima a uno de sus rivales más potentes. Sabiendo de las dudas que lleva experimentando el dios y el motivo de las mismas, y sabiendo Thor de la “omnisciencia” adquirida por Furia gracias al ojo de Uatu (la cosa va de ojos perdidos hoy), se aprovecha de ese último instante de debilidad para darle la puntilla y desarmarlo.

En cuanto a lo de si Thor es un título o no, si Jane se llama Thor hoy en día es, primero, porque no quería dar su nombre y, segundo, porque el martillo otorga “el poder de Thor”, por lo que todos los que la ven portando el martillo la llaman Thor y ella feliz con el nombre-título mientras nadie sospeche de su identidad. Y si Thor Odinson renuncia al nombre de Thor es por un gesto simbólico, de no creerse merecedor, digno, del poder y honor que acompaña al nombre de Thor. Además de que es su nombre de dios, cuando el motivo para su “indignidad” es, precisamente, su rechazo de los dioses.

ultron_ilimitado

Tienes razón, es bastante chorra. El martillo dice “si es digno”, no “si cree ser digno”. Si uno es digno o indigno lo es independientemente de lo que esa persona crea ser. Si Thor no puede levantar el martillo por su falta de autoestima entonces nos han estado engañando durante décadas y no tiene nada que ver con la dignidad.

Y eso sin tener en cuenta lo absurdo de que Odín no pueda levantarlo.

Igverni

Gracias Jose María por el articulazo.

Ya lo tengo en favoritos, pero como voy a ritmo español no pude leerlo hasta el final por los spoilers.

Solo indicar que para mi Thor de Aaron es desde hace varios años la mejor serie de Marvel. Superentretenida, con giros brutales y un excelente dibujo, es siempre mi primera lectura de la pila de comics. Como siempre hay gente que aprovecha cualquier ocasión para criticarla, yo aprovecho tu artículo para recomerdarla.

Además, con tu artículo caigo que la etapa de Aaron, que muestra en cada página un claro amor por estos personajes y la mitología nórdica, ya tiene más de 70 números contando las diferentes series y las miniseries The Tenth Realm, Thors, Unworthy… Si por mi fuera, querría que Aaron se mantuviera en la serie al menos otros cinco años más, aunque tengo claro que tiene un final ya pensado para su historia. Pero está quedando una etapa brutal!!

billyboy

a Exterminatrix es uno de los personajes favoritos de Jason Aaron, quien la incluyó en la serie central de Original Sin. Sergio Aguirre explicó al detalle el personaje en un artículo recomendable. Lo único que aportan Aaron y Dauterman al personaje es su nueva fortuna. Se ha hecho con la mano de su difunto padre, el “Doctor Midas, que convierte en oro todo lo que toca, y con ella ha construido un imperio empresarial. Noquear a Agger es su peculiar forma de ganarse un puesto en el cártel.”

Y esto me extraña porque en la serie de Morrison decían esto en sentido figurado, no tenia tal habilidad, creo que me perdí la parte en la que obtiene esos poderes.

Diomedes

Supongo que esto será un ejercicio de autoconvencimiento, porque evidentemente no convence a NADIE.

La saga de Gorr muy bien, refrito de Desak pero bien, pese a bochornosos errores en la continuidad (Thor siendo un dios pipiolo en el año 700 cuando le hemos visto 400 veces como Dios adulto y con su martillo eras y eras antes,etc)
La de Malekith muy mala, sin paliativos, pero todavía se toleró porque luego vino Los Últimos Días de Midgard que estuvo entretenida y tuvo un punto.

Y luego ya el absoluto horror. Arrastrar a Thor por el fango, hundirle retroactivamente como que nunca fue digno, hacer al martillo un ente con voluntad (matriarcal y opuesto a Odin,tócate los eggs) y reventar el concepto de ser digno y el encantamiento de Odin. Rescatar al insoportable personaje de la Foster por puro postureo SJW, deformar a Odin hasta lo grotesco, tratar de colarnos una democracia más fake que las Asambleas de Pablo Iglesias como punta de lanza para arremeter contra el “fascista patriarcal Odin”, defecar en la continuidad un día si y otro también heredando los peores inventos de la época Fraction y añadiendo otros tantos, tratando de colarnos un epicismo de cholon vergonzoso cuya único e infantil mecanismo es hacer ver que la nueva Thor hembra es más mejor y por tanto igual o mejor….hasta Volstagg levanta ya Mjolnirs y hasta un enano random de la Asamblea de los mundos es más sabio que Odin. Los argumentos de la indignidad de Thor siguen siendo tan chanantes como hace 3 años (no eres Digno o dejas de serlo por tu percepción y autoconfianza, madre mía…) y cada vez que quiere meter un nuevo elemento para remendar pobremente su Original Sin (y nunca mejor dicho) la caga más, y más, y más.

Todavía para hacer más postureo en los foros y redes nos dejara a la Foster como Thordis y haciéndole en su mente a los “machistas” que no aceptan su aberración un gran FU.

En fin, salvando alguna etapa corta en los 90, sin duda la peor etapa del personaje, vista en conjunto y desde luego desde la imposición editorial del cambio de sexo .

Igverni

Hombre Diomedes, habla por ti…

A mi si me convence Thor, y soy alguien 😀 . Apostaría que al compañero Reverend Dust también le gusta la serie. Ya somos dos.

A ti, al amigo Ultron y a 4/5 comentaristas más que recuerde no os gusta. Ok, opinión y punto de vista super respetable. Pero opinión personal, no creas una categoría ni tu palabra es ley.

Que venga Odin y lo vea…

Luca Torelli

Yo no lo he leído más que algunas páginas sueltas que rulan por internet, pero desde luego los diálogos forzados y extemporáneos hasta el bochorno sobre el feminismo o el tratamiento lamentable que se le da al personaje de Odín son dos argumentos que me disuaden para no pagar por este material. Pero como siempre digo, quien sea capaz de disfrutarlo pues perfecto. Mi queja, más allá de estas palabras, se limita a no comprar.

ultron_ilimitado

La verdad es que yo tampoco entiendo esa idolatría a todo lo de Gorr cuando es exactamente lo mismo que hizo
Jurgens en su día. Personalmente creo que por mucho que digan que Aaron tiene mucho amor al personaje y tal y cuál no se ha molestado lo más mínimo en respetar su continuidad.

billyboy

Por cierto, que yo juraría que en el pasado Odin a tenido el martillo en sus manos, de todas maneras ya directamente se van a contradecir con los vengadores BC

Sith

Muchas gracias por el pedazo de artículo que te has mandado Jose, gran trabajo, como bien dices es una etapa muy particular del título.

Por mi lado yo la separaria en dos partes su trabajo, la primera saga con Ribic y en la cual introduce a Gorr y que de verdad es muy buena, alcanzando algunos momentos épicos, pero ahí justo ya empieza a mostrar que no se siente comodo escribiendo al personaje tal cual viene, núnca sabe bien como retratarlo en la actualidad, por eso juega con la versión joven y la del futuro, y prescinde de todo lo que es el elenco de personajes que componen y rodean al protagonista en toda su rica historia y que para colmo toda su obra va de reciclar conceptos de otros autores (Gorr=Desak solo por poner un ejemplo).

Y su segunda parte, que empieza justo al finalizar esta saga y que desbarranca en forma tan rapida que solo es comparable a lo hecho por Straczynski en Spiderman, son demasiadas cosas para enumerlas a todas:

De primeras a lo único que se dedico el autor es a pisotear todo lo establecido hasta entonces, a partir de ahí Thor se termina en convertir no en un dios con dudas como dice el artículo sino en un imbecil, y ni hablar de Odin, el mismo que cuando tuvo en frente a Bill Ray Beta o Thunderstrike en su época supo administrar justicia pero ahora siguiendo los pasos de la nefasta etapa de Fraction es otro imbecil que no sirve para nada y que para colmo se dedicaba a sembrar el terror, menudo amor tiene por el título Aaron.

Y respecto al tema de la indignidad no tiene sentido y es un absurdo la explicación del autor, realmente lo tomo como una burla, no tenía idea de como justificar el despropósito que hizo, cuantas veces Thor paso por momentos angustiantes y de repente por unas palabras se cae todo como un castillo de naipés.

Lo más gracioso es que no sólo deja de ser digno sino que también Odin, tengo que suponer que le transmitió su angustia, disculpen peron no deja de asombrarme como se justifica todo lo hecho por él como si nada.

Un sujeto que mato, engaño y traiciono a medio mundo dice que otro villano tenía razón en que los dioses son malos y ya esta todo el resto no cuenta, y para colmo me tengo que tragar el sapo que el autor dejo las señales plantadas ¿en serio?.

Por curiosidad, si llegara el día de mañana un villano a decirle a Batman que el Joker tenía razón, cuantos aplaudirian esa historia, o mejor aún si seguimos la lógica de Aaron, si el Thor original recobra su autoestima entonces desaparece esa entidad y todo esto vuelve a la normalidad.

ni hablar del tema del nombre, otra cosa que se pasa como si nada, Thor es su nombre de nacimiento no un seudónimo, es tan dificil de entender.

Asimismo, en cuanto a Jane Foster, como ya comente en otras ocasiones no la hace más o menos digna que este enferma de cancer, el tema central es que ahora hay por arte de magia del autor una entidad que la manipula como quiere y es la que decide quien porta el martillo sin importar quien sea, es así de simple, otro paso más para emular a los Green Lanterns.

Rechaza la ayuda de Thor para curarla porque odia la magia asgardiana por todo lo que representa pero toma como si nada el mayor simbolo de su ex amante como si nada ¿ehhh? y ni hablar que Aaron por casualidades de la vida se olvido el pequeño detalle que ella abandonó a su marido y a su hijo para ir detrás de su ex, menuda coherencia, digo o eso ya no cuenta.

Cuantas historias tiene a cuesta el personaje para definirla según el autor como la mejor Thor, por favor que alguién me explique que diablos hizo, o sea que todo lo que hizo el Thor original no cuenta

La guerra interminable de los reinos, cuanto lleva ya 3 años y todavía sigue como si nada, Malekith campando por sus anchas, Jane Foster corriendo de un lado a otro y siempre lo mismo,

El gran villano Dario Agger que nos introduce el autor debe ser uno de los más pauperrimos que pasó por el título en toda su historia, y mira que han pasado, yo no le encuentro nada de carisma ni mucho menos peligro, se supone que es un Lex Luthor versión 2.0, pero no le llega ni a los talones.

Lo de Angela es muy irónico, cuando Marvel logro los derechos del personaje uno no sabía como podía llegar a ubicarlo en el Universo tradicional, y sin dudas eligieron la peor manera posible, ¿hija de Odin? ¿en serio?, ya solo la historia de como la introducen es mala, otra muestra más de lo mal que se porto el padre de todos y como se la hicieron pagar, el supuesto decimo reino lleno de angeles femeninas y la única que no encajaba ahí era ella y nadie se dio cuenta…uhhh; y desde ahí la tienen como bola sin manija sin saber que hacer ya para poder ganarse el favor de los fans, y ni hablar de que cada cosa ha sido peor que la anterior.

Pero claro el que critica esta gran obra porque arruino al personaje que viene leyendo de decadas es un misogino machista sin más, tiempos dificiles ser fan de Thor.

Ruben-x

Como ya he comentado en otras ocasiones creo que la colección de Thor se encuentra en su mejor momento desde que la dejara Simonson, y las ventas en España así lo demuestran.
En cuanto al tema de cambiar cosas del pasado hay que recordar que esto es mitología y por lo tanto hay diversidad de contradicciones en la historia. Sí, también en los cómics, he leído tres orígenes diferentes para el martillo y no se cuantas para la adopción de Loki en el pasado de la colección antes de Aaron y me encanta pues es mitología.

Luca Torelli

Desconozco las ventas de la cabecera Thor en España, pero en USA son muy normalitas a pesar del tirón de un autor como Aaron (puesto 41 en el pasado mes de julio, último dato disponible). Pero vamos, ateniéndonos a datos objetivos de ventas, Marvel se mantiene en posición de privilegio gracias al empujón de la franquicia Star Wars. Cabeceras míticas como Iron Man languidecen por las decisiones editoriales (puesto 71 por debajo de títulos con mucha menos solera). En cuanto a la gran mayoría de las nuevas apuestas como Captain America Sam Wilson, Iceman, la nueva Hawkeye, Black Panther Crew, Rocket, Unstoppable Wasp, America… se mueven por debajo o incluso muy por debajo de las veinte mil copias vendidas. Y tomo esa cifra como referencia porque siempre se ha dicho que las cabeceras Marvel que venden por debajo de esa cifra peligran.

Diomedes

Simonson más que errores de continuidad enmendó con infinita gracia y tacto ,muchas veces con una simple frase, algunas de las cosas más polémicas de Roy Thomas (los asgardianos actuales siendo un subproducto post Ragnarok de los Aesir originales) y alguno de los justo anteriores.

Lo de Aaron es una evisceracion sin más, en el molde de Geoff con el universo de GL. Ha reventado cada concepto mágico y noble del personaje y su mundo y lo que nos ha dado a cambio es mediocre hasta la nausea en el mejor de los casos.

Montaigne

Hola a todos:

en mi opinión, larga, pesada y aburrida. Estoy deseando que termine la historia de Jane Foster para bajarme del carro. Eso sí, dos certezas me ha dejado:

1: nunca volveré a comprar un tebeo en grapas.

2: nunca he visto al auténtico Thor. La leyenda del martillo dice que quien sea digno de ello “poseerá” el poder de Thor, no que “será” Thor. Si Bill Beta y uno que dice ser Thor pueden levantar el martillito, en el mismo sitio y a la misma hora, joer, ¿cómo interpreto eso? Ambos son dignos, sí, pero, ¿dignos de qué? ¿De “ser” alguien o de “poseer” algo? ¿O es que, acaso, nos encontramos ante un trasunto de la Santísima Trinidad, un único Dios e incontables Personas?

Bueno, felicidades por el exhaustivo e interesantísimo artículo, y hasta otra.

Lord_Pengallan

Mi grano de arena para enfangar el “Thor” de Aaron…

Creo que lo dice todo que se reconozca que es una mierda pero se aplauda porque eso a uno le gusta: “Yo también tengo dudas con la caracterización de Odín, pero creo que aún es pronto para juzgar” = tengo más moral que al Alcoyano, hasta que sea ya tarde no pienso ser critico. “Creo que esta es una idea muy buena que, es cierto, no se desarrolla muy bien al principio.” O sea, que se ha hecho mal. Las críticas están justificadas, le falta fundamento como muchos decimos. “sí, la explicación es un tanto absurda, pero es que si no no hay historia. xD” Acepto pulpo porque he decidido prescindir del sentido crítico. O sea, la serie tiene errores (Odín), no está bien desarrollada y es absurda pero: ES DE PUTA MADRE. Razón escasa para quedarnos sin Thor y razón que tenemos los detractores.

Suscribo todas las críticas. La historia no es mala idea pero está penosamente escrita. Un dios, o sea alguien que tiene su identidad esculpida en piedra, y un héroe, o sea alguien con una gran fortaleza mental, necesita algo más de lo que hace Gorr. Porque además Thor es dios sólo de nombre. No es un dios interventor, ocioso o despótico. A lo sumo Thor puede pensar que algunos dioses no merecen tal nombre o que una cosa es ser dios=muy poderoso y otra la cabeza de una religión.

Lo de Foster igual. Era un personaje odioso para los que leíamos a Thor desde Lee&Kirby (desventaja con la que no cuentan la mayoría de los palmeros de Aaron) así que no podía tomarla así sin más. A mi eso me alieno totalmente. Sin comerlo ni beberlo el peor personaje de la serie es su prota y encima con cáncer, para tener melodrama, y encima sin cura en un mundo plagado de genios y magos. El problema del realismo en Marvel es que queda una gilipollez.

Y lo de Angela es triste. Se destroza el Asgard marvelita para nada porque ese personaje ha desaparecido. Cuál es el problema o la dificultad de que Odín tuviese un solo hijo? Siendo eterno, por el Raganrok sabe que va a morir siendo el padre de todos, no necesita herederos.

En fin una pena que al personaje le hayan jodido los traumas que tiene Aaron con el cristianismo (los asgardianos marvelitas son sólo dioses de nombre) y un montón de gente que no habían leído al personaje en su vida. A mi me parecía muy interesante un Thor sin martillo pero ni se le ha dado cancha ni Aaron lo ha hecho. Pulgar hacia abajo. Se sostiene por las mismas razones que el Superman52, puro fanatismo fan.

Daniel Gavilán

Por partes, Pengallan:

1) De toda la vida de dios ha habido difencias en la forma que un guionista u otro abordaba determinados personajes. En dichos casos, ya cada uno elegía que le gustaba de la aproximación de cada uno de ellos, pero siempre se entendía todas estas versiones como parte de la construcción canónica de dichos personajes. Con el Thor de Aaron sin embargo debe ser uno de los pocos casos en el que se ha dado la circunstancia de que un sector muy concreto del fandom a quien no le gusta como plasma a un -o dos- personajes determinados traten de hacer pasar esta opinión personal -tan respetable como cualquier otra- como una verdad objetiva. A pesar de que el Odin de Aaron sea completamente continuista de cómo el personaje ha venido siendo plasmado desde el último Ragnarok.

2) Historias que tras un comienzo flojo después remontan ha habido millones a lo largo de la historia, y nunca se les ha restado valía a la obra global porque “si el arranque es flojo, el resto no vale”. No veo porque el Thor de Aaron debería ser diferente…

3) Angela sigue en Thor. Y por lo demás ya me dirás en que “se ha destrozado el Asgar marvelita” con su inclusión. ¿Qué cual es el problema con que Odín tuviera un solo hijo? Ninguno. De ninguna forma que no entiendo cual es el problema con que Odín tuviera más hijos. Porque vamos, una historia en la que Thor fuera su único hijo no creo que tuviera problema alguno. Pero tampoco acabo de entender que tienes contra la mitología nórdica o la continuidad Marvel de toda la vida, en la que entro los adoptados y los suyos, Thor, Loki, Balder, Vidar, Tyr, Hermod y un interminable etc, Odín tenía hijos hasta en la sopa.

Por lo demás, añadir que en mal camino llegamos cuando nuestro argumento pasa a ser tildar a los que disfruten de algo de que lo hacen por “fanatismo”. Sobre todo porque ya me dirás a que son “fanáticos” si a la vez argumentáis que son gente que “acaba de llegar al personaje y no conocen su historia” 😕

pain

Enorme articulo, bien redactado y detallado. Hace poco me descargue toda la etapa para leerla con calma, y si bien es una serie entretenida, y comparada con el grueso de lo que publica marvel actualmente no dudo que pueda decirse sin sonrojarse que es de lo mejor que hay. Sin embargo es realmente indignante que mucho de su merito sea el destruir la perfecta etapa de Walter Simonson, para reconstruirla como quiere, enemistarse con el fandom y utilizar la bandera de machismo para defenderse de cualquier queja a su etapa. Sinceramente espero ansioso a que la etapa de Foster termine y regrese Thor.

Daniel Gavilán

Hoy se ha celebrado el día internacional por la lucha contra el cáncer de mama, y hay una idea que no puedo evitar quitarme de la cabeza respecto a si en muchas ocasiones los aficionados tenemos las prioridades del todo claras, o hay veces en las que quizás dejamos que nos nuble aquello a lo que tenemos apego. Que el Thor de Aaron es una de las pocas historias del género en las que se ha hecho eco de una cuestión tan relevante para aproximarla al público general del cómic de superhéroes. Y no de cualquier manera, sino tomando como base elementos tan clásicos del personaje como son la dualidad Thor / Donald Blake, Jane Foster, el calvario de Thor o el amor que una vez hubo entre estos dos últimos. Y aunque esto no tenga que implicar que esta propuesta nos interese o que nos termine de gustar como lo está desarrollando Aaron, ¿de verdad consideráis que el que algunos no os gusta que cuestione a la figura de Odin o como la represente, que no os guste que el Thor de toda la vida comparta protagonismo con un elenco más coral o lo que os pueda parecer la nueva lectura que le ha dado al origen del Mjolnir pesa más que el que haya creado una saga en torno a lo humano y lo divino, sobre una cuestión real, sobre la que bien viene concienciarse ya sea porque vaya a tocar sufrirlo en las propias carnes o de alguien cercano, o por simple cuestión de empatía? Sobre todo cuando el tema no es -como ya digo- “no me interesa”, “no me gusta como lo desarrolla” o “ya he vivido lo suficiente este tema en mis carnes como para que me machaquen más con ello en un cómic de pijamas”, sino que el mero hecho de que esté abordando estos temas parece verse como algo execrable, cuando debería ser más bien lo contrario…

thanos616

Yo juro que no entiendo en que se ha convertido zonanegativa y todas las paginas de opinión. O sea, veo sitios populares como IMDB, Metacritic o Goodreads que tienen una valoración cercana a lo que pienso en general de diferentes obras y entro en zonanegativa y en foros y la mayoría de las valoraciones son negativas, es como que no hay ninguna obra contemporánea buena.

Entonces veo a estas 5 personas criticando como seres iluminados con algunos argumentos respetables y después se largan postulados de verdades supremas y ahí empieza hacer agua la critica.

Por que digo esto? Porque por un lado primero usan al arte como argumento, pero después te clavan el argumento de las ventas para hablar de que es mala porque vende poco.

También usan el concepto de ser fanáticos como si ser fanático te hace un elevado de la ética y los novatos son unos inexpertos que no saben nada del personaje. Estos snobs consideran que ellos si entienden a Thor y que pueden escribir sobre el personaje con suma facilidad.

Otra de las cuestiones que veo bastante reiterativo es la continuidad como argumento que es una cuestión un tanto engorrosa porque estamos hablando de una industria que tiene como 80 años de historia que no fue pensada como universo. Entonces me parece absurdo criticar eso cuando Simonson también metió muchos cambios en la continuidad.

Aparte considero que no se puede usar como argumento la continuidad, porque si nos basamos en la continuidad como argumento supremo entonces Marvel y DC hace 40 años que deberían haber acabado con sus historias.

Sera que a mi me gustan leer historias buenas y no un rompecabezas donde en el numero 37 Thor llevaba buzo violeta y vuelve aparecer en el numero 680 casi roto. Ojo, tampoco digo que nos vendan cualquier cambio, pero si en el cómic en cuestión se condice con lo que plantea el autor a quien le importa si justo se entrecruza con un cómic de hace 20 años?

Para concluir no es un ataque a lo que piensen otros, es un ataque a los argumentos flojos que tienen algunos sobre personajes que están gastados y merecen una vuelta de tuerca. Porque ningún personaje se puede bancar tanto desarrollo.

Dargent

Thor, a título personal, es un personaje que sigo por sus secundarios mas que por el mismo (o al menos las veces que he seguido sus colecciones lo he hecho animada por la aparición de los secundarios) ya sea la Encantadora, Hela o Jane Foster (si me gusta Jane Foster) que son principalmente las que me impulsan a seguir al para mi gusto de otra forma poco atrayente Thor.
Y el encontrarme ahora Thor+Jane Foster todo en uno es como llegar y triunfar (lo único que espero es que finalmente no se carguen a Jane definitivamente para devolverle el martillo al Thor de siempre). Miedo le tengo al 700…..

wpDiscuz