Tales to Astonish: El sueño de Loki

Por
3
207
 


Edición original: Marvel Comics – diciembre 1994
Edición España: Comics Forum – mayo 1995
Guión: Peter David
Dibujo: John Estes
Entintado: John Estes
Color: John Estes
Portada: John Estes
Precio: 795 (tomo en formato prestigio de sesenta y cuatro páginas)

 

En el año 1995, Forum añadió al segundo volumen de su colección prestigio tres interesantes números en los que se recopilaban otros tantos homenajes marvelianos a sus cabeceras anteriores a la edad de plata: Tales to Astonish, Tales of Suspense y Strange Tales. Antes de que los Cuatro Fantásticos metieran a la casa de las ideas en la Edad de plata del género superheroico, la editorial había orientado el negocio fuera de los pijamas y dentro de los más variopintos géneros: el salvaje oeste, los romances trágicos y cómicos y las historias de terror y ciencia-ficción. Los tres títulos antedichos eran cabeceras genéricas que servían para un roto y para un descosido. Monstruos, alienígenas, monstruos alienígenas o extraterrestes monstruosos se pasearon por sus páginas, hasta que el inesperado éxito de los redivivos empijamados las reconvirtió en albergue de presentaciones varias, sumidero de aventuras en solitario o refugio de héroes sin fuerza para sostener una cabecera con su propio nombre. Así, Tales to Astonish, que había contenido la presentación de un tal Henry Pym, se convirtió en una colección donde las identidades superheroicas del susodicho y su interés romántico / pupila / protegida la Avispa (una tal Janet Van Dyne) compartían el espacio (juntos pero no revueltos) con el Increíble Hulk. Con el tiempo, la Masa pudo recuperar su propia cabecera, en tanto que el dúo artrópodo retornaba a los Vengadores. En El sueño de Loki, Marvel homenajea aquella entrañable cabecera fantacientífica que daba tanto de “fanta” y tan poco de ciencia, reuniendo a sus antiguos protagonistas en una nueva aventura en la que los intelectos racionales de Pym y Banner deben hacer frente a un componente de carácter místico, relacionado con su aliado Thor y con el primer adversario del grupo que ambos fundaron: Loki.

Pongámonos en situación: a mediados de los noventa, Henry Pym y Janet Van Dyne eran amigos y residentes en la división costa oeste de los Vengadores. El primero había dejado los antifaces y concentraba su participación como científico residente que hacía crecer y decrecer todo tipo de cachivaches y artefactos. La segunda había cerrado una larga presidencia al frente de la sección neoyorquina (por obra y gracia de Roger Stern) y había sido incorporada al área californiana por obra y gracia de Steve Englehart. El morbo inherente al reencuentro entre Hank y Jan dejó paso a una sincera amistad y luego a una sucesión de tonteos varios que, mal que bien, ha durado hasta nuestros días. Por su parte, Hulk parecía haber alcanzado el equilibrio gracias a la fusión de sus personalidades –en aquellos días, tres- en una sola que combinaba la fuerza de la versión esmeralda con la inteligencia de Banner. Su siguiente paso había sido la alianza con la organización conocida como el Panteón, lo que hacía que sus antiguos aliados / oponentes le observaran con suspicaz aprensión. La Masa parecía calmada y Bruce parecía tener el control, pero no era la primera vez que lo perdía. No obstante, el caballero verde había respondido a la llamada en cada crisis tamaño familiar que se organizaba con cadencia anual y en acontecimientos como la boda de Rick Jones había quedado patente que lentamente, la comunidad de pijamas le estaba acogiendo una vez más en sus filas.

El escenario escogido para el reencuentro entre estos tres miembros fundadores de los Vengadores fue Noruega. Una visita académica por parte de Henry Pym al país nórdico y un reencuentro con un viejo conocido del lugar, llevan a Hank y a su acompañante (que no es otra que la Avispa) a trabar conocimiento de la existencia de Knut Caine, un criminal apodado “el Vikingo Loco”. Juzgado por sus delitos, el caballero intenta justificar su inimputabilidad alegando una conexión con los dioses nórdicos. Chifladura total, si no fuera porque en este escenario los asgardianos son bien conocidos, por obra y gracia de otro vengador, el poderoso Thor. La casualidad –o el destino, que para eso hablamos de mitología nórdica- llevan a Caine a toparse con un objeto relacionado con el taimado Loki e imbuido con su poder. El Vikingo Loco tiene pues ocasión de convertir sus delirios en realidad. El enfoque científico criminalista de Pym se topa de bruces con la magia y en ese momento hace su aparición el Increíble Hulk. Delfos, la vidente nudista del Panteón, ha anticipado la crisis y Banner ha viajado hasta Noruega para encontrarse con el peligro y con dos personas que fueron tanto aliados como adversarios.

El guionista responsable de este tomo es el escritor definitivo de la Masa, el siempre efectivo Peter David. El ilustrador encargado, uno que se ha prodigado poquísimo por Marvel como John Estes. Juntos pergeñaron un relato en el que la mitología germánica está muy alejada de la colorida y brillante versión elaborada por Lee y Kirby y más próxima al original. Loki es una presencia lejana pero ineludible que, de alguna forma, mueve los hilos de su adorador para sembrar el caos, mientras sus viejos enemigos deben abandonar sus conocimientos racionales para intentar comprender qué es lo que mueve a Caine y cómo pueden detenerle. Pym, Banner y Van Dyne deben intentar ganar a este criminal dotado con poderes místicos jugando en su propio terreno. Desde los tiempos de Walter Simonson, el dios tramposo no había aparecido tan amenazador, siniestro y taimado. Las ilustraciones de Estes presentan el escenario noruego en unos términos que contribuyen a realzar la sensación de misterio y la inferioridad de la ciencia que representan Hank y Bruce frente a la magia nórdica. El frío, la nieve, la transformación de personas normales en mitos. Un sueño de invierno de reminiscencias terroríficas donde siempre hay espacio para alguna pincelada de humor marca de casa David.

El sueño de Loki constituye una aventura autoconclusiva que, veinte años después de su primera edición, sigue siendo tan disfrutable como en el momento de su salida. Una historia entretenida acompañada de unas imágenes de gran calidad. ¿Se puede pedir más?

Ilustración de John Estes
Contrapotrada de la edición española

  Edición original: Marvel Comics – diciembre 1994 Edición España: Comics Forum – mayo 1995 Guión: Peter David Dibujo: John Estes Entintado: John Estes Color: John Estes Portada: John Estes Precio: 795 (tomo en formato prestigio de sesenta y cuatro páginas)   En el año 1995, Forum añadió al segundo…
Guión - 8.5
Dibujo - 8.9
Interés - 9

8.8

Vosotros puntuáis: 1.2 ( 1 votos)

Leave a Reply

3 Comentarios en "Tales to Astonish: El sueño de Loki"

Notifícame
avatar
Ordenar por:   Recientes | Antiguos
AlbierZot
Lector

Ni idea de esto. Un PAD del 94, nada menos! Hulk añada Pantheon, si no me equivoco. Search Mode: On

Alejandro Ugartondo
Autor

Me suena que estos especiales surgieron a rebufo del éxito de Marvels cuando se quiso explotar la moda de este estilo de dibujo.

De todas formas, suena a propuesta initeresante con un Peter David en su mejor momento creativo

Sith
Lector

Lo lei en scan hace mucho tiempo, vale la pena

wpDiscuz