Super Spy

Por
10
265
FavoriteLoadingAñadir a favoritos

Edición original: Top Shelf Productions; 2007.
Edición España: febrero de 2009; Norma Editorial.
Guión, dibujo, entintado y color: Matt Kindt.
Formato: tomo recopilatorio de 336 págs. encuadernadas en rústica.
Precio: 24,00 €.

Siempre he disfrutado de forma muy especial con aquellas obras de ficción que, partiendo de géneros populares y fácilmente identificables, juegan con los convencionalismos inherentes a dichas categorías para, a través de la total subversión de los mismos, sorprender al destinatario con giros, tratamientos y situaciones imprevisibles. Y quien haya tenido la oportunidad de leer Super Spy, convendrá en que el tebeo que hoy centra nuestra atención encaja a la perfección con la descripción enunciada…

Este tebeo, recientemente publicado por Norma Editorial, nació a raíz de la participación de Matt Kindt (Cheektowaga, Nueva York, EE.UU.; 1973) en una exposición artística para la que realizó diferentes planchas centradas en el mundo del espionaje durante la II Guerra Mundial. El tema no era ajeno para Kindt, puesto que ya lo había abordado en 2 Sisters, pero todo parece indicar que se sintió especialmente cómodo explorando un contexto histórico tras el cual se escondían muchas historias que ansiaba narrar de un modo muy particular. Concebida inicialmente para ser publicada en formato de webcómic, en Super Spy se dan cita personajes –Sharlink “The Shark”, “El hombre de la pipa”, o el Super Espía– que bien podrían propiciar el seguimiento de los cánones más clásicos del subgénero de espías. Pero el guionista y dibujante acierta al centrar sus miras y conferir mayor protagonismo a individuos que, sorprendidos por avatares del destino, se ven inmersos en un conflicto de proporciones catastróficas. Personas normales y corrientes forzadas por circunstancias no buscadas ni deseadas a desempeñar un papel crucial en el desarrollo de una “guerra secreta” librada en la Europa de los años cuarenta, y que pese a su aparente discreción, implica un riesgo comparable al asumido por los soldados del frente.


Preview de 4 páginas de Super Spy, extraida de la página web de Norma Editorial
(haced click sobre las imágenes para ampliarlas)

Kindt articula este cómic en forma de pequeños relatos aparentemente inconexos y descriptivos de la opresiva realidad a la que se enfrentan estos espías, atrapados en una red de mentiras, dobles identidades y vidas fingidas de las que ansían escapar. Pero el lector no tarda en advertir que esas piezas aparentemente independientes forman parte de un ambicioso y gigantesco puzzle que, completado, ofrece respuesta a un interrogante: ¿qué lleva a estas personas a renunciar a la normalidad pretérita de sus vidas? Una respuesta que afortunadamente se aleja del idealismo, el patriotismo desaforado o el glamour habitual en otras aproximaciones literarias, cinematográficas o comiqueras para, a partir de una gratificante riqueza de matices, variar en función del personaje concreto: amor, vocación, inercia, venganza,… Pretextos a los que aferrarse cuando la misión encomendada termina convirtiéndose en una cruenta batalla por la supervivencia. Una batalla librada en estados anímicos que van desde el pesimismo, la nostalgia y la melancolía, hasta la ocasional esperanza que arroja luz sobre un panorama generalmente desalentador.

Retomando la metáfora del puzzle, en el momento en el que el lector abre “la caja” no se encuentra con las piezas dispuestas de forma que inmediatamente pueda construir la imagen oculta. Kindt se decanta por emplear una estructura narrativa no lineal que, debido a la dosificación de la información relativa a las motivaciones de los personajes, potencia sobremanera la sensación de sorpresa, tirando por tierra los prejuicios formados inicialmente. De forma adicional, prestándose a un curioso doble juego análogo a los planteados por los propios espías, todos los relatos o “dossieres” reciben sus correspondientes títulos y números de identificación, de modo que ordenados, permiten el seguimiento de la trama de forma cronológica.


¿Un nuevo mensaje en clave?

De lo comentado hasta ahora puede intuirse la laboriosidad oculta tras la planificación de este tebeo. Y lo cierto es que, haciendo valer su experiencia en el campo del diseño –recordemos que su colaboración con Brett Warnock en la edición de Lost Girls les valió una nominación a los Premios Eisner 2007– el componente estético juega una baza decisiva. Nuevamente bajo una falsa apariencia de sencillez, se esconde una obra muy trabajada, presentada en un formato tremendamente atractivo, deudor de tendencias imperantes durante la época en la que se desarrolla la acción: un trazo que por momentos recuerda vagamente –es más una sensación que una apreciación objetiva– a autores de la talla de Frederik Peeters, Craig Thompson, Paul Pope o incluso David Rubín, en tonos sepia y negro, salpicados ocasionalmente por colores más vivos, plasmados en un papel que simula una apariencia vieja, sucia y ajada. Los diferentes capítulos presentan una clara diferenciación estilística, tanto en lo relativo a la planificación de página –sorprendentemente variada–, como en lo tocante a los recursos gráficos y cromáticos y a la habilidosa combinación de voces, silencios, prosa, diálogo y dibujo. El resultado: una deliciosa disparidad sorprendentemente armónica y narrativamente justificada.

Super Spy pertenece a la selecta categoría de tebeos que, muy de vez en cuando, emergen entre la interminable pila de lecturas pendientes no ya para proporcionar un par de horas de entretenimiento, sino para, trascendiendo tan digno fin, superar con creces las expectativas iniciales hasta instaurarse por méritos propios entre las más entusiastas preferencias del lector. Una maravilla de cómic que confirma a su autor como un gran historietista, especialmente hábil en la utilización de los variadísimos recursos que este medio pone a su disposición. A la espera de que alcance el éxito suficiente como para posibilitar el disfrute de otras obras presentes en su bibliografía –Pistolwhip, Mephisto and the empty box, 2 Sisters, End of the World o la continuación de Super Spy, titulada The Lost Dossiers–, siempre nos queda la posibilidad de disfrutar de una nueva lectura ¿tal vez en sentido cronológico, aceptando con complicidad el juego propuesto por el propio autor?

Enlaces de interés


Página web oficial de Matt Kindt.
Blog oficial de Matt Kindt.
Entrada de la Wikipedia dedicada a Marr Kindt.
Super Spy en el blog USA de Norma Editorial.

Un saludo y hasta la semana que viene! (eso espero)

Leave a Reply

10 Comentarios en "Super Spy"

Notifícame
Ordenar por:   Recientes | Antiguos
Octavio B. (señor punch)

pero…

¿NADIE HA COMENTADO ESTA ENTRADA?

¿La peña Negativa es tan freak que ante un título sin capas pasa del post o qué?
Y ya sin provocar, simplemente decir (tarde, y leido por nadie) que sin duda este tebeo es de lo mejorcito que nos vamos a leer en este 2009: metacómic, narración fragmentaria que no obedece a una linealidad, que permite relecturas por orden cronológico, por personajes,por… tema “de toda la vida” profundamente renovado, estilo gráfico (sí, alternativo) propio, ritmo controlado, “mood” perfecto, sorprendentes recursos narrativos… Superspy es una salvajada de bueno (lo he terminado hace un rato, y eso sí, en una lectura densa que, ay esa falta de tiempo, me ha costado días)

José Torralba

Así están las cosas don Octavio… en cuanto nos alejamos de las dos grandes –y de contadas colecciones del resto– nos encontramos con un desierto yermo en el que sólo podemos predicarle a los dátiles. Lo peor es que esta clase de tebeos también van a parar allí la mayor parte de las veces.

En cualquier caso, seguro que el pobre David se alegrará cuando vea este comentario. Procuraré que lo lea. Un saludo.

PD. Y sí… la estructuración (similar a Rayuela) y los recursos narrativos son una delicia.

Octavio B. (señor punch)

yo también pensé en Rayuela… no por leída, sino por sabida su estructura y la posibilidad que otorga de empezarla (y continuarla) por donde el lector quiera 🙂

José Torralba

Sí, de hecho es exactamente igual: se puede leer la novela empezando por el principio y terminando por el final, conforme a una guía de lectura de los capítulos o saltando a placer. Igual que Super Spy.

eidan

No desesperen, la reseña fue leida  aqui en los pirineos  y no ha caido en saco roto,como tampoco cayeron en saco roto las recomendaciones del buenisimo ARRUGAS de Paco Roca  o el precioso PIEL COLOR MIEL de JUNG y en breve lo tendre en mis manos (si por fin me llega el pedido de la libreria,jejeje )para poderlo leer tranquilamente y darles la razon (espero, lo cual no es muy dificil porque hasta ahora no me ha fallado ninguna de vuestras reseñas)
Sin mas ,daros las gracias y pediros que no dejeis de mirar mas alla de las dos grandes ,que algunos tambien paseamos por ese desierto yermo en busca de pequeños tesoros como estos.

Fletcher

fale… lo meto en mi lista a Papa Noel!!!

Fletcher!!

franking

Pues imaginate hacer un comentario dos años y pico mas tarde, la cosa es que me pille el otro dia otra obra del autor la de historias de un gigante y el la contraportada hablaban muy bie de super spy, y como me ha gustado mucho la historia de gigante me pico la curiosodad por esa otra obra que halababan tanto y buscando referencias pues tope con esta, que me temo que en su momento se me paso sin pena ni gloria, por ser como deciais, un burro que no sale de las dos grandes (lo de burro lo digo yo), aunque aveces tambien me gusta picar de algo menos comercial porque este mundo del comic es maravilloso en todas sus facetas, pues eso lo dicho que ahora toca hacerse el toor oficial por las tiendas de comics para encontrar eeste super spy que ya no puedo evitar dejar pasar.

José Torralba

Pues merece muchísimo la pena franking. Un saludo y gracias por comentar aun a dos años vista.

wpDiscuz