Star Wars: Darth Vader vol. 2

Por
0
956
FavoriteLoadingAñadir a favoritos
 


Edición original: Marvel Comics – septiembre 2015 – enero 2016
Edición España: Planeta DeAgostini Comics – junio 2017
Guión: Kieron Gillen
Dibujo: Salvador Larroca
Entintado: Salvador Larroca
Color: Edgar Delgado
Portada: Adi Granov, Salvador Larroca, Edgar Delgado
Precio: 14,95 euros (tomo en tapa dura de 152 páginas)

 

Segundo tomo recopilatorio de la colección protagonizada por el Lord Oscuro del Sith, en el que se mantiene el equipo creativo del primer arco argumental. Si en la entrega anterior asistíamos al proceso de averiguación de la identidad del misterioso piloto que había destruido la Estrella de la Muerte, aquí observamos las consecuencias que este descubrimiento tiene para Darth Vader. Bajo una aparente sumisión a los designios del Emperador, el caído jedi sigue una agenda personal en la que el objetivo principal parece ser un encuentro con el joven Luke Skywalker.

En esta segunda recopilación –que completa el primer año de vida de la colección- vemos la manera en la que Darth Vader profundiza en un peligroso doble juego, en el que, por un lado, debe cumplir con la misión que se le ha asignado en tanto que, por otra –y contra los designios de su amo- mantiene con obsesiva determinación su búsqueda del rebelde que parece ser tan poderoso en la Fuerza. Como en la entrega anterior, el feroz guerrero visita otro de los escenarios que conociera como Anakin Skywalker. En esta ocasión, llega hasta la granja de Tatooine en la que vivió su madre y en la que se crio su hijo. Allí deduce la estrategia del difunto Obi Wan Kenobi y señala algo que la afición a la saga siempre ha tenido en cuenta: el maestro jedi tuvo veinte años para entrenar al joven Luke, pero no empleó ese valioso tiempo para ello. Quizá la oposición de Owen Lars tuviera algo que ver; quizá Vader hubiera sido más expeditivo a la hora de alcanzar el fin de hacerse con una persona capaz de cambiar el equilibrio de poder. ¡Quién sabe!

En sus pesquisas, el guerrero mantiene en nómina a la banda conformada en el tomo anterior e integrada por la doctora Aphra, 0-0-0 y BT-1. Este singular trío –que constituye una de las mejores aportaciones a la franquicia de esta colección- se convierte en el brazo ejecutor de las maniobras orquestales en la oscuridad de su patrón, mientras que, en un divertido giro de los acontecimientos, es el propio Vader quien es asignado a su persecución. Para ello, contará con el ¿apoyo? ¿vigilancia? ¿control? de un nuevo secundario, el Inspector Thanoth. Este personaje –de aspecto detectivesco- demostrará ser alguien mucho más agudo y sagaz de lo que parece ser habitual en un oficial imperial. Su astucia obligará al lord oscuro a hilar mucho más fino, para evitar que su doble juego acabe siendo descubierto.

La serie continúa con paso firme su proceso de narración de los acontecimientos sucedidos entre las entregas primera y segunda –o cuarta y quinta- de la saga cinematográfica. Gillen aprovecha el bagaje existente en el seno de la franquicia para enriquecer la figura del más importante de los personajes de la historia, siendo consciente de que su tiempo es limitado. Los hechos más importantes del auge y caída de Anakin Skywalker están narrados en los filmes –y, estirando un poco más, de algunas series animadas- por lo que el atractivo de esta colección radica en el hecho de que profundice en detalles que en los relatos principales se esbozan. Así, no es raro que se trate el hecho de que Vader, pese a su poder, sea un subalterno más del Emperador, el cual se regocija en la estrategia de enfrentar a unos peones frente a otros. Esta situación, que es clara en la primera de las películas, aparece modificada en la siguiente, donde el personaje parece haberse elevado hasta una posición de primacía en el Imperio, solo por detrás de Darth Sidious. Por otra parte, el doble juego que se trae y la posibilidad de traicionar a su maestro, se despliegan en la escena culminante de El Imperio contraataca, pero se van forjando a partir del descubrimiento de la mendacidad del oscuro amo. La estructura imperial es presentada como una institución pródiga en facciones que luchan por hacerse con el favor del viejo Palpatine y donde la traición está a la orden del día. El Darth Vader que vemos aquí es plenamente consistente y consecuente con la visión canónica que nos han dado las cintas originales.

En la parte gráfica, hay que indicar que Salvador Larroca mantiene la misma línea de trabajo que en el tomo anterior, con todo lo que ello supone de bueno y de malo. Así, su representación de todos los elementos visuales arquetípicos de la franquicia resulta notable, pero siguen encontrándose las mismas debilidades cuando se trata de aportar algún diseño de nuevo cuño o representar alguna escena de batalla. Su representación de Vader es majestuosa, poderosa y temible, pero en conjunto se encuentra un exceso de estatismo que redunda negativamente en la agilidad que precisan los pasajes de acción.

En conclusión, tenemos un vehículo para el entretenimiento de la afición a la saga, que ha valido a sus creadores para dar un próximo salto a la colección principal de la franquicia. Si les gustó el primer tomo, podrán disfrutar del segundo; si no les atrajo la premisa, es mejor que no tienen a la suerte una segunda vez.

Ilustración de Salvador Larroca, Edgar Delgado y Adi Granov
Detalle de la portada de uno de los números recopilados en el tomo

  Edición original: Marvel Comics – septiembre 2015 – enero 2016 Edición España: Planeta DeAgostini Comics – junio 2017 Guión: Kieron Gillen Dibujo: Salvador Larroca Entintado: Salvador Larroca Color: Edgar Delgado Portada: Adi Granov, Salvador Larroca, Edgar Delgado Precio: 14,95 euros (tomo en tapa dura de 152 páginas)   Segundo…
Guión - 7.2
Dibujo - 6.6
Interés - 6.9

6.9

Vosotros puntuáis: 5.1 ( 3 votos)

Leave a Reply

Sé el primero en comentar

Notifícame
avatar
wpDiscuz