Something New: Tales from a Makeshift Bride de Lucy Knisley

Lucy Knisley nos presenta una historia autobiográfica publicada en First Second sobre esa serie de circunstancias que la llevaron a casarse

Por
0
298
FavoriteLoadingAñadir a favoritos
 
something_new

Edición original: Something New: Tales from a Makeshift Bride (First Second, 2016).
Guión: Lucy Knisley.
Dibujo: Lucy Knisley.
Color: Lucy Knisley.
Formato: Tomo rústica de 304 páginas.
Precio: $19.99.

 

Algo nuevo. Algo viejo. Algo prestado. Y algo azul.

Tenía muchas ganas de leer a Lucy Knisley, y me pareció buena idea empezar con su última novela gráfica, Something New, que se publicó el pasado 3 de mayo en el sello neoyorkino First Second. Ya aprovecho y digo que First Second es probablemente mi editorial de cómic favorita en estos momentos, y Gina Gagliano, su editora, una heroína para todas las libreras independientes que os deja echarle un vistazo a su oficina clicando aquí.

De vuelta a Lucy, mi interés nació porque su trabajo se centra en la comida, los viajes y su vida. Toda su obra hasta el momento, desde que en 2008 publicara French Milk, ha consistido en un prolongado diario íntimo sobre sus aventuras en otros países; las experiencias relacionadas con comer y trabajar en hostelería (su madre tenía una empresa de cátering, así que anécdotas surrealistas con clientes tiene de todo tipo), y las relaciones amorosas que ocuparon su veintena, en especial con John. Con quien ha acabado casándose. Something New se trata también de un diario, pero sobre su relación, ruptura, posterior reencuentro, y finalmente el compromiso con John. Y, por supuesto, sobre la boda. Un cómic de trescientas páginas dedicado a los largos preparativos que durante un año les mantuvieron ocupados hasta el día D en que llovió y Lucy y John se dijeron sí, quiero, en el granero de su madre (construido para la ocasión, por cierto). ¿En qué estaría pensando cuando decidí que iba a ser buena idea leer un cómic sobre una boda? Se infiere que soy muy descreída al respecto.

No os voy a engañar: el tema es tedioso por momentos. Me digo a mí misma que tendría que haber empezado por Relish. O por Displacement. O An Age of License. Tenía donde elegir. Pero me alegro enormemente de haber saldado la cuenta pendiente con Lucy Knisley, porque es una autora brillante, una narradora exhaustiva (quizá por eso se hace a ratos algo pesado, no queríamos tanto detalle, dear) y muy divertida. Quizá Something New os pueda parecer una obra en las antípodas de vuestras prioridades, pero hay momentos muy buenos, reflexiones muy interesantes, y mucha anécdota e información completa sobre el coste de una boda y cómo organizarla. Si estáis planeando la vuestra, o tenéis amigos o familiares que han decidido casarse, es un regalo muy chulo. Si como yo nunca os pasó el matrimonio por la cabeza, una vez que sepáis lo que cuesta y cómo se alarga la organización, aun saldréis más convencidos de que no, no queréis, gracias.

Y es que tampoco entraba en los planes de Lucy casarse. Así que durante la organización del gran evento se pregunta en infinitas ocasiones por qué está haciendo lo que hace —somos una fauna de hábitos—, y cómo darle su carácter sin dejarse llevar por todos los anuncios con los que Facebook y su navegador la bombardean una vez que cambia su estado a “comprometida” (curiosamente, esto no pasa con el perfil de John). En Estados Unidos hay una treintena de programas de televisión sobre bodas: desde los acólitos de Say Yes to the Dress, especializados en la búsqueda del vestido perfecto, hasta un esbirro que se llama Bridezilla, donde se documenta cómo la organización de una boda puede costarle la salud mental a la novia. De hecho, lo de “bridezilla” ha calado en el lenguaje, sí, hasta aparece en Something New, y lo habéis adivinado, viene de Godzilla. Pero quizá el más perverso sea Bridalplasty, donde las novias compiten para demostrar que son merecedoras de una cirugía plástica que te deje estupenda para el gran día. Como en muchos ámbitos de la vida capitalista, también somos un blanco más apetitoso para la encarnizada industria del matrimonio. Y nos tenemos que dejar mucho más dinero. ¿Sabéis lo que puede costar un velo de novia? No queráis saberlo. Haced como Lucy, que compró tul y unas horquillas y se lo hizo ella misma.

Es probable que llegados a este punto, a algunos os esté entrando urticaria con la idea de este cómic. Pero Something New vale la pena ni que sea por el arte de Lucy Knisley. A todo color. Viñetas muy detalladas. Y un guión bastante notable, repleto de escenas muy simpáticas y prácticamente de sitcom (por ejemplo, las escenas sobre la mudanza). Las listas y las múltiples anécdotas y tradiciones varias sobre las bodas tampoco tienen desperdicio, y demuestran que el ser humano puede ser muy bizarro. Si tenéis bodas esta primavera/verano, sabed que pellizcar a la novia trae suerte. No sé si algo más. En Something New hay muchas horas de trabajo detrás. Y fotografías personales de la autora, de su familia y de sus amigos (incluyendo la foto de su madre con una ardilla muerta en la mano). Pero una tiene la sensación de que Lucy nos ha dejado uno de sus cuadernos, apenas sin editar, donde fue apuntando todo lo que sucedía sobre la marcha, aunque sea patente de que se trata del caso contrario. Something New es como una miniserie, de tan exhaustivo que es. Y Lucy una autora que se acerca tanto a sus lectores que de encontrarla lo más lógico sería preguntarle: ¿y qué hay de nuevo? (ahora mismo está embarazada, así que ya os podéis imaginar de qué va a ir el próximo trabajo).

¿Música en directo, o una playlist con todos los temas que te gustan? ¿Una tarta de más de seiscientos dólares, o unos donuts? ¿Un vestido última moda, bien apretado en el pecho, o lo que se pondría una heroína de Jane Austen? ¿Hacer dieta o no hacer dieta antes de la boda? Lucy quería tacos y poutine en el convite. Y simplemente casarse por lo civil. Aunque al final, también hizo su “bodorrio” con un montón de detalles y regalos para los invitados hechos a mano, que para eso es artista. John asegura que el amor no es obedecer. Y Lucy, que una mujer no es una mercancía virginal. Además de la boda, también hay espacio en Something New para dilapidar todos esos constructos sociales sobre la pareja, sobre las mujeres queriendo ser princesas y otras bobadas por el estilo. Al fin y al cabo, el ideal de pareja de Lucy siempre fueron Mulder y Scully.

Jennifer Camacho Montes. Librera de profesión, traductora en la reserva y activista corporal por convicción. Es una gran aficionada a la buena literatura, la música y las películas de Michael Caine. Podéis seguir sus aventuras y anécdotas libreras en su blog personal Quiero ser como Maude.

  Edición original: Something New: Tales from a Makeshift Bride (First Second, 2016). Guión: Lucy Knisley. Dibujo: Lucy Knisley. Color: Lucy Knisley. Formato: Tomo rústica de 304 páginas. Precio: $19.99.   Algo nuevo. Algo viejo. Algo prestado. Y algo azul. Tenía muchas ganas de leer a Lucy Knisley, y me…
Argumento y guion - 7
Apartado gráfico - 9
Interés - 7.5

7.8

"Pero Something New vale la pena ni que sea por el arte de Lucy Knisley. A todo color. Viñetas muy detalladas. Y un guión bastante notable, repleto de escenas muy simpáticas [...]."

Vosotros puntuáis: 7.8 ( 1 votos)

Leave a Reply

Sé el primero en comentar

Notifícame
avatar
wpDiscuz