Sherlock – El banquero ciego (Manga)

Reseña de la adaptación del manga del segundo capítulo de Sherlock, la popular serie británica protagonizada por Benedict Cumberbatch y Martin Freeman.

Por
0
572
FavoriteLoadingAñadir a favoritos
 
Sherlock_banquero_ciego_portada_Norma

Edición original: Sherlock – Shi o Yobu Angou, Kadokawa 2014.
Edición nacional/ España: Norma Editorial 2017.
Guión: Mark Gatiss y Steven Moffat.
Dibujo: Jay.
Traducción: Sandra Nogués.
Formato: Tomo manga rústica con sobrecubierta (13 x 18.2) / Cartoné (14.8 x 21), 188 páginas.
Precio: 8,50 € (normal) / 12,95 € (deluxe).

 

Sherlock Holmes, posiblemente el detective ficticio más famoso y sin duda uno de los personajes más importantes y reconocidos en la historia de la literatura. Muchos de sus casos, personajes y expresiones son ya parte del imaginario colectivo popular gracias al alto valor de las obras en torno a la dupla formada por Holmes y Watson que creó Sir Arthur Conan Doyle a finales del siglo XIX. La popularización de las obras que forman parte del “canon holmesiano” ha hecho que el residente del 221B de Baker Street haya aparecido no solo en las páginas del The Strand Magazine donde originalmente fue publicado, sino que también ha dado el salto a la televisión, el cine, los videojuegos… En los últimos años se ha puesto de moda traer un personaje canónico y anclado a la era victoriana a nuestros días, con una serie de adaptaciones de diversa índole, siendo Sherlock, la serie televisiva de la BBC protagonizada por Benedict Cumberbatch, la que más alabanzas ha cosechado por el nivel de su producción. Recientemente la serie dio un paso más allá y se trasladó a un medio que, por fortuna, cada vez tiene más peso en el consumo cultural: el manga. Gracias a los lápices de Jay podemos disfrutar de las versiones a la japonesa de esta gran serie británica que en España están siendo editadas por Norma Editorial. Si hace unas semanas hablábamos de la gran presentación de Holmes y Watson en Estudio en Rosa, hoy le toca el turno al segundo capítulo de la primera temporada, El banquero ciego.

Como en Estudio en Rosa, nos encontramos ante un manga que parte de los guiones que Steven Moffat y Mark Gatiss comenzaron a escribir en el año 2010 para adaptación contemporánea de la BBC, en la que Benedict Cumberbatch y Martin Freeman interpretan a la extraña pareja que forman el detective asesor de Scotland Yard y el ex médico militar, o lo que es lo mismo, Sherlock Holmes y John Watson. En el caso que nos ocupa, El banquero ciego, corresponde con el segundo capítulo de la primera temporada de la serie y no está vinculado directamente con una única historia de Doyle, sino que toma elementos de varios relatos del escritor, como Los bailarines o El valle del terror, para dar lugar a una gran versión de un caso original de Holmes que versa sobre el tráfico de arte y la criptografía, con elementos muy bien integrados en el siglo XXI.

Sherlock_banquero_ciego_Holmes_Cumberbatch

El manga sigue al pie de la letra el relato conformado por Moffat y Gatiss, figurando por ello como guionistas del tomo (aunque el guionista acreditado en este capítulo en la serie es Stephen Thompson), comenzando por la crisis monetaria que azota el 221B de Baker Street debido a la malsana afición de Holmes a trabajar por el mero hecho de la satisfacción de resolver los casos, sin buscar remuneración económica en ello. Por ello, Watson se ve obligado a buscar un trabajo que les permita subsistir. Sin embargo, y pese a conseguir un puesto en una clínica privada, la normalidad que busca Watson se ve truncada cuando acude con Holmes a visitar a Sebastian Wilkes, antiguo compañero del detective convertido en inversor de un importante banco. Wilkes le pide a Holmes colaboración en un extraño caso: se ha producido un allanamiento en la sucursal, pero no parece haber señales de que nadie haya entrado o salido ni tan siquiera se ha robado nada, tan solo se ha dejado una extraña pintada. Los dos investigadores comienzan a investigar acerca de los símbolos dejados en el banco por el delincuente, que parecen apuntar a uno de los trabajadores del banco que participa en operaciones en Hong Kong.

Cuando se presentan en su casa, el caso da un giro de 180 grados. Encuentran a Van Coon, el empleado, muerto en su domicilio, aparentemente víctima de un suicidio. Sin embargo, las espectaculares habilidades deductivas de Holmes descartan dicho escenario y apunta al asesinato, algo que se confirma cuando aparece otro cadáver, el de un periodista muerto al que le han pintado los mismos símbolos que en el banco, pero en el estante de su librería. Holmes logra descubrir una conexión entre ambos casos debido a que ambas víctimas habían vuelto recientemente de China y frecuentaban la misma tienda de antigüedades orientales. De esta manera arranca una frenética investigación en la que el contrabando y la desencriptación de los mensajes pintados en las escenas del crimen se convierten en los pilares en los que se asienta una historia interesante, misteriosa y entretenida.

Sherlock_banquero_ciego_Holmes_Watson

Mientras que en el primer tomo veíamos como se iniciaba la relación entre Holmes y Watson, en El banquero ciego vemos como comienza a afianzarse esta, y como el antiguo médico poco a poco se va dejando llevar por la obsesión investigadora de su inteligente compañero. El trabajo de adaptación a la época contemporánea de dos personajes tan vinculados a la era victoriana es impecable, y mejora aquí respecto al primer volumen. Vemos en primer plano la necesidad de solventar casos de Holmes y el único pago que necesita de satisfacción de su ego, algo que confronta directamente con la necesidad cada vez más acuciante en nuestros días de poseer una buena remuneración para poder subsistir. Eso se representa bien en Watson, que pese a verse poco a poco arrastrado a la locura de Holmes, sigue intentando mantener los pies en la tierra buscando un trabajo normal, intentando establecer una relación formal… En definitiva, tratando de cumplir los preceptos sociales que nos imponen como lógico y habituales, algo que choca directamente con un Holmes que vive en su propio mundo. Una versión moderna de ambos que también supone una revisión del mito de Don Quijote y Sancho, del idealista y soñador y el racional y lógico, un choque de personalidades en el que al segundo se le va pegando poco a poco algo del primero, pero, al contrario que en el mito original, esto solo actúa en esa dirección, sin reciprocidad.

Personalmente, está adaptación de El banquero ciego me ha parecido más interesante que la de Estudio en Rosa. Mientras que la primera se tomaba más licencias respecto a la historia original en la que se basaba con el objetivo de acercarla de manera óptima a nuestra época, esta segunda incursión utiliza menos esas licencias y presenta los elementos casi como si los encontrásemos en las historias originales, usando solo matices para que se note que estamos en nuestros días (grafitis con spray para los símbolos dejados por los delincuentes, por ejemplo). Mientras que en Estudio en rosa la ambientación era totalmente actual y sufría una revolución respecto a lo original, en El banquero ciego esto no ocurre, y pese a su situación temporal encontramos elementos temáticos casi idénticos a los que encontraríamos si la historia la hubiese escrito Doyle: robos de arte, una misteriosa organización oriental, un sospechoso espectáculo circense, un caso de escapismo imposible… Creo que el balance entre lo clásico y lo moderno está mucho más logrado en este segundo tomo, siendo además una historia más interesante y coherente, quizá gracias a la mayor libertad del guión al beber de varias fuentes y partir de la base de un argumento concreto.

Sherlock_banquero_ciego_persecución

El misterio, por su parte, goza de lo mismo, está bastante mejor articulado que el caso de suicidios del primer volumen, que siempre me pareció algo más cogido con pinzas. Aquí encontramos un caso interesante, con un punto de partida que se ramifica varias veces y se va retorciendo hasta convertirse en algo completamente distinto y mucho más grande que lo que parece a primera vista. Además, argumentalmente posee un mayor número de herramientas de resolución por parte de los personajes, no solo la clarividencia holmesiana, sino momentos en los que se tira de la lógica, la observación o la acción pura y dura. Todo ello sin renunciar al peculiar sentido del humor de la pareja de detectives, cuyas personalidades se desarrollan un poco más en esta ocasión, ahondando en su relación. Por último, el detalle del cliffhanger final, que abre un abanico de posibilidades que ya se intuían en el anterior relato y que casa a la perfección con la mitología de Holmes.

Evidentemente, si alguien ha visto la serie este tomo tiene poco que ofrecer a nivel argumental, ya que básicamente es una traslación plano a plano de lo producido por la BBC. Sin embargo, la ejecución de Jay es exquisita en este sentido, logrando plasmar de manera casi perfecta el lenguaje televisivo en las viñetas. Incluso en escenas dinámicas, como los momentos de pensamiento analítico de Holmes, que en esta versión británica da lugar a escenas realmente dinámicas y difíciles de trasladar a las páginas de un manga, Jay consigue salir airosa con una ejecución sencilla, pero efectiva. Este es un tomo fundamentalmente protagonizado por Holmes y Watson, arropados por una serie de secundarios necesarios para el caso, pero prescindibles para la historia general, y eso se nota. Los dos protagonistas tienen una presentación genial, como en el primer tomo, detallada y muy bien pensada para aportar un equilibrio entre el estilo realista y el nipón, con expresiones, diseños y escenas a veces algo caricaturizadas para provocar la hilaridad o para enfatizar alguna de las emociones de los personajes. Los secundarios en este caso, aunque cuidados, gozan de una ejecución algo más discreta. Quizá lo más destacable a nivel artístico en este tomo sea el uso de planos y composiciones de páginas destinados a marcar los momentos de acción que tiene la historia, mayores que en el primer volumen, gracias a los que Jay consigue dotar de golpes de efecto al desarrollo y aportar algo de dinamismo del que dibujo por sí solo carece. En cuanto a lo negativo, hay excesivo protagonismo de los personajes en las viñetas, en detrimento de los fondos que resultan algo prefabricados, poco artesanales, dando un aire algo artificial al conjunto. Pese a todo, como adaptación es un manga que cumple con creces y todos los aficionados a la serie disfrutarán de la aparición de sus actores favoritos en este formato.

Sherlock_banquero_ciego_Watson_Freeman

En cuanto a la edición, de nuevo Norma Editorial nos presenta dos opciones en cuando a formato: una edición típica, con manga en rústica con sobrecubierta y el tamaño típico de los tankôbon; y una edición deluxe, con tapa dura y un tamaño mayor, sin sobrecubiertas y con una portada que tiene un aire más clásico, cercano a la presentación que tendría una novela del personaje. Como dije en Estudio en rosa, esta adaptación tiene un gran nivel de calidad, tanto en ejecución artística y guión, como en la edición de Norma, que hará las delicias de los aficionados a la serie y que supone un complemento perfecto para los aficionados completistas del eterno personaje de Doyle. Por otro lado, dado el auge que está teniendo el manga en nuestro país últimamente, creo que la decisión de traer este producto a nuestro mercados es realmente acertada, permitiendo de esta manera acercar un tipo de historias y una leyenda de la literatura a muchos lectores que, por edad o costumbre, están alejados de leer un relato clásico de Holmes y que tampoco se han sentido atraídos por la serie de televisión. Este tomo además me parece bastante más amable con el lector en cuanto a la presentación y resolución del misterio y el dinamismo que aportan las escenas de acción. En definitiva, un manga curioso, con un nivel aceptable para satisfacer a seguidores de la serie, del personaje y del misterio.

  Edición original: Sherlock - Shi o Yobu Angou, Kadokawa 2014. Edición nacional/ España: Norma Editorial 2017. Guión: Mark Gatiss y Steven Moffat. Dibujo: Jay. Traducción: Sandra Nogués. Formato: Tomo manga rústica con sobrecubierta (13 x 18.2) / Cartoné (14.8 x 21), 188 páginas. Precio: 8,50 € (normal) / 12,95…

Valoración Final

Guión - 8
Dibujo - 7
Interés - 8

7.7

Adaptación notable del segundo capítulo de la serie de la BBC, Sherlock. Una historia más dinámica y un misterio más logrado en esta ocasión, con un gran trabajo de Jay a la hora de adaptar los hechos y personajes de la serie al estilo manga.

Vosotros puntuáis: 5 ( 1 votos)
Compartir
Artículo anteriorAutores invitados HCCM’17 – Paul Levitz
Artículo siguienteNovedades Destacadas: Noviembre 2017

(Madrid, 1990). Juntaletras aficionado al manga, cómic, cine, videojuegos… y casi cualquier forma de cultura. Crecí devorando tomos de Super Humor y Dragon Ball y capítulos animados de Tintín. Desde entonces he procurado empaparme un poco de todos los autores y estilos posibles. Alan Moore, Naoki Urasawa, Shuzo Oshimi y Neil Gaiman son mis autores de cabecera. Y Taiyo Matsumoto. Y Suehiro Maruo. Y Ken Akamatsu. Y Boichi… Y… Graduado en Periodismo y redactor en Zona Manga.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar

Notifícame