Semana HGO: El Eternauta. “Save Buenos Aires, Save the World” (Àlex Fernández)

Por
7
964

En el marco de nuestra Semana HGO, recordando la desaparición de este genial autor argentino hace ahora 30 años, tenemos hoy un artículo de Àlex Fernández, editor de Norma Editorial y responsable de la edición que dicha editorial realizará próximamente de El Eternauta, tenida por muchos como la mejor obra de Héctor Germán Oesterheld.

Desde aquí le agradecemos el interés que ha demostrado al escribir este artículo para todos nosotros.

El Eternauta: “Save Buenos Aires, Save the World”

Hace poco nevó sobre Buenos Aires. 89 años después de la última vez que lo hizo. Bueno, 89 no sería del todo cierto porque a finales de los años 50 nevó sobre unas páginas. Las que ilustraban EL ETERNAUTA.

La Historia de Juan Salvo y de sus compañeros de aventuras es una historia quincuagenaria. A pesar del paso del tiempo, es un cómic que se mantiene fresco en la memoria de algunos de nosotros, a este lado del Atlántico, y de la memoria colectiva de todo un país.

EL ETERNAUTA es una historia que relata un futuro lejano. Empieza con un artificio tan “Borgiano” como una visión que le explica al guionista lo que va a acontecer. Esto es, ficción histórica en el mundo del cómic, algo a lo que ahora estamos más que acostumbrados, pero que en su momento fue una especie de descubrimiento. La invasión de unos extraterrestres con pretensiones dictatoriales, las vicisitudes de EL ETERNAUTA y todos los que lo acompañan en su aventura, son de un marcado carácter profético por cuanto adelantan lo que vino después no sólo en Argentina, sino en Chile y en Uruguay: la lucha por la libertad de acción y pensamiento y la supervivencia.

Dicho esto, EL ETERNAUTA tiene otros aspectos además de la lectura política que lo hacen destacar como uno de los mayores exponentes de la historieta argentina.
Es un cómic que destila humanidad y valores como la amistad, el sentido colectivo y el ingenio como métodos para alcanzar la derrota de los invasores de la tierra.

El ingrediente principal de esta historia es la amistad existente entre los personajes protagonistas, alguna forjada ya por el tiempo, alguna de nuevo cuño, cuya fuerza es el motor que les impulsa a superar las adversidades que se presentan en su lucha por salvar Buenos Aires y por añadidura, el mundo.

En este sentido es muy reseñable ver cómo los habitantes de la ciudad se alían unos con otros, poniendo de manifiesto un espíritu colectivo encomiable, con el fin de poder combatir el peligro que se cierne sobre sus cabezas.

Otro de los aspectos que más me llamó la atención – y que creo que a todos aquellos que lean por primera vez EL ETERNAUTA les sorprenderá – fue la capacidad inventiva de los personajes. Oesterheld ya los dota del conocimiento adecuado, por cuanto sus profesiones les habilitan para construir los ingenios que les ayudarán en la lucha, pero es un hecho que en Argentina las carencias históricas han desarrollado una suerte de instinto para el reciclaje que les ayuda a superar situaciones donde no cuentan con la tecnología más adecuada.

La acción se centra en Buenos Aires y en mi opinión ese es otro de los aciertos del autor. La tradición de la historieta Argentina había situado los marcos de los relatos en las zonas rurales del país y tenía al gaucho o al indio como protagonistas. Por primera vez, me atrevería a decir, el lugar donde se desarrolla la acción es casi en exclusiva la capital porteña. A lo largo y ancho de las páginas se suceden enfrentamientos en zonas que son muy importantes y hermosas de la ciudad como son Plaza Italia y la Plaza del Congreso. Como ciudad que es, cualquiera de nosotros se puede identificar con el calvario que supondría tener que moverse entre cientos de cadáveres y tener que robar para poder subsistir. Además, el hecho de desarrollarse en una ciudad ayuda a dotar a la historia de una textura más realista y menos exótica.

La salida en nuestro país de este cómic es una salida tardía, ya que la calidad que atesoran estas páginas no deberían haber pasado desapercibidas para el grueso de los profesionales que nos dedicamos a la edición de la historieta. Pero como se suele decir, “más vale tarde que nunca”.

En nuestro descargo existe el argumento de que unos años atrás seguramente la edición de esta historia hubiera pasado sin pena ni gloria tanto a efectos de ventas como a efectos de admiración de la obra. Por suerte, los tiempos han cambiado y en este nuestro país hemos dado un paso adelante en el conocimiento tanto de la historieta sudamericana como en las motivaciones que se esconden tras las páginas de muchos de sus autores, como la denuncia social y el historicismo. Así pues, creo que el público lector de cómics va a recibir con los brazos abiertos no sólo el hecho de encontrar EL ETERNAUTA en la estantería de su librería preferida, sino también su edición en el mismo formato en el que se publicó en Argentina allá por los años 60.

Ahora es un buen momento para publicar el material de este guionista argentino cuya originalidad está fuera de toda duda. Claro que todo dependerá de la respuesta del público, pero creo que Oesterheld aún guarda algunas joyas que ninguno de nosotros puede perderse. Hablo del trabajo de Germán con Alberto Breccia. Seguramente el trabajo con el maestro es lo más destacable que podríamos publicar. Ya existe una edición de Mort Cinder, pero no de EL ETERNAUTA que realizó con Breccia, ni de Sherlock Time, una recreación del personaje detectivesco de la época victoriana, además de La vida del Ché, una historieta preñada de controversia y que fue prohibida en argentina por la dictadura. Cabe destacar también la segunda parte de EL ETERNAUTA con Solano López a los lápices, con un carácter político mucho más visible, y con un guión acabado desde la clandestinidad.

Hace 89 años que nevó en Buenos Aires, cincuenta que lo hizo en unas viñetas. Ahora, por fin lo hará en nuestro país. Y creo que a todo el mundo le va a gustar.

Álex Fernández

Compartir
Artículo anteriorChuck Dixon escribe los Outsiders con nuevos personajes
Artículo siguienteFábulas: La otra vida de los cuentos
“Me llamo Toni Boix y soy un DC-Adicto”. A pesar de que mi niñez esté inundada de Sal Buscema y mi adolescencia de Spirit, Metropol, Cimoc y Zona 84. Porque Zinco me devuelve al redil. Zinco y Wolfman y Perez y Moore y Totleben y Gibbons y Miller y Bolland y García López. Después, el ansía. La escasez. La falta absoluta de alegrías. Mueren las revistas de cómics y Zinco vegeta. Mi ilusión se marcha a hacer las Américas. Suerte del Previews… y de los cómics que se malvenden. Le pido a Raúl López que me deje escribir una reseña en Zona Negativa promocionando Fallen Angel… y el resto es esta historia.

Leave a Reply

7 Comentarios en "Semana HGO: El Eternauta. “Save Buenos Aires, Save the World” (Àlex Fernández)"

Notifícame
avatar
Ordenar por:   Recientes | Antiguos | Más votados
Ismael, alias Don Espermatozón Rodriguez
Lector
Ismael, alias Don Espermatozón Rodriguez

Esta edición española de El Eternauta es una estupenda noticia porque es evidente que después de acometer este proyecto la próxima empresa será publicar todos los tebeos de Alcatena. Bien por el Eternauta de Oesterheld y bien por el Alcatena.

Ismael, alias Don Espermatozón Rodriguez
Lector
Ismael, alias Don Espermatozón Rodriguez

[Hipnosis] [Hipnosis] ¡ALCATENA! [Hipnosis] [Hipnosis] ¡ALCATENA! [Hipnosis] [Hipnosis] ¡ALCATENA! [Hipnosis] [Hipnosis]

tristan
Lector

Por los ejemplos gráficos del artículo parece ser que la edición española será apaisada como la estupenda edición argentina. Esta obra merece un gran esfuerzo editorial ya que, para mí, es una de las diez grandes obras que ha dado el cómic mundial. Una obra irrepetible e inigualable, hipnótica y poética, apasionante y llena de matices y que convierte a sus autores en unos grandes maestros.
Luego ya vendran los “pedidos”; Sherlock Time es un buen precursor de Mort Cinder con un Breccia empezando a apuntar alto y Oesterheld empezando a probar la atmosfera de su obra maestra posterior y de Solano López yo creo que Evaristo con Sampayo a los guiones merece una revisión

Jorge
Lector

Qué buen trabajo estáis haciendo con la Semana Oesterheld, para quitarse el sombrero.

A ver si con la reedición de “El Eternauta” se anima Norma y publica también “La vida del Ché” y Sherlock Time. Por pedir que no quede…

lucas
Lector

la verdad es que el articulo me gusto mucho pero solo queria decir que sherlock time no es una recreacion del pesonaje de arthur conan doyle y que solo conserva el nombre de pila y un sidekick con la cara de breccia (igualito a mort cinder) al estilo watson.
tambien debo decir que las obras que hgo realizo con hugo pratt tambien son muy reseñables.

Toni Boix
Lector

Gracias por las anotaciones, Lucas.

Mariano
Lector

Bueno, admiradores de Oesterheld, los invito a suscribirse a la Lista de Correo ETERNAUTAS, para intercambiar ideas, material y opiniones sobre este gran autor y toda su obra, incluido claro está, EL ETERNAUTA…

Para suscribirse hay que enviar un email vacio a esta dirección:

eternautas-subscribe@gruposyahoo.com.ar

Los esperamos !!!!

wpDiscuz