Saint Seiya Episodio G Assassin #1 y #2

Por
4
2117
FavoriteLoadingAñadir a favoritos
 


Edición original: Akita Publishing Co – 2014, 2015
Edición España: Editorial Ivrea – 2015
Guión: Masami Kurumada, Megumu Okada
Dibujo: Megumu Okada
Entintado: Megumu Okada
Color: Megumu Okada
Portada: Megumu Okada
Precio: 12 € (serie abierta en tomos en tapa blanda con sobrecubierta)

 

Treinta años después de la aparición en el mercado japonés de Saint Seiya, se puede afirmar sin ningún género de dudas que la más popular de las creaciones de Masami Kurumada se ha convertido en una franquicia de difusión global. La evolución de los Caballeros del Zodíaco es un buen ejemplo práctico de las consecuencias de la globalización en el ámbito del noveno arte: un manga que no era de los más exitosos en el país del sol naciente y un anime que dejó colgada la adaptación de la historia de aquel regresaron tras un hiato de trece años (y cuando nadie daba dos duros por su retorno) gracias a la popularidad cosechada más allá de las fronteras niponas. Europa (especialmente Francia y España) y Latinoamérica albergan nutridas huestes de seguidores que justificaron la reaparición de los guerreros sagrados de Atenea y la multiplicación de los productos que llevaban su sello. Desde el año 2002, animes, videojuegos y mangas se han sucedido en el mercado, hasta alcanzar en este 2016 el trigésimo aniversario del tebeo original.

Uno de los primeros productos derivados de la serie principal fue una sorprendente precuela en la que los protagonistas eran los caballeros de oro contra los que había combatido el quinteto de adalides de Saori Kidoh, la reencarnación de Atenea de este tiempo. La saga del santuario es, para muchas personas, el momento culminante de la historia original y los doce guardianes de la docena de templos que guardaba el recinto sagrado alcanzaron rápidamente gran popularidad. Al inicio de la saga de Hades, los guerreros dorados supervivientes se convertían en los actores principales de un drama que había de enfrentarles a antiguos camaradas, en el seno de un conflicto entre la diosa guerrera y el señor del más allá. Sin embargo, la historia pronto cayó en uno de los males de la franquicia: la reiteración de los elementos principales de la batalla del Santuario: Seiya, Shiryû, Hyôga, Shun e Ikki volvían para salvar el día, relegando a sus «colegas mayores» a la función de comparsas. Por otra parte, la evolución lógica que había de convertir a los guerreros de bronce en caballeros de oro (concretada en la aparición de las armaduras doradas para salvar el día) nunca termina de concretarse. Episodio G fue la ocasión de ver algo distinto en lo que se diera más cancha a unos personajes que competían en popularidad con los teóricos protagonistas.

La «G» del título hacía referencia a gold / oro, el metal de las armaduras de los protagonistas de una historia que se ambientaba siete años antes de los acontecimientos narrados en el manga original. Como en éste, sería uno de los doce el que cargaría con la responsabilidad de ser el héroe principal: Aioria de Leo (al que Kurumada llegó a considerar como protagonista de su saga) más joven, más impulsivo y atormentado por sentimientos contrapuestos (la lealtad al Santuario y el recuerdo de su hermano Aioros, caído en desgracia) se convirtió en el cabecilla de un enfrentamiento entre los defensores de Atenea y los titanes de Cronos. Una premisa nada original, pues de nuevo los caballeros atenienses debían batirse en singulares combates contra los adláteres de otra deidad, en nombre de la paz del mundo y en defensa de la humanidad. Sin embargo, el autor de la serie, Megumu Okada, aprovechó la ocasión para profundizar en las personalidades de cada uno de los doce guerreros dorados. Unos recibieron más espacio y dedicación que otros, pero hay que reconocer que se aprovechó la ocasión de dotar de cierta profundidad a unos personajes sobre los que la afición quería saber, ver y conocer más. El detalle principal de esta serie vino dado por el singular estilo de ilustración de Okada, que estaba y está en las antípodas del trazo de tono clásico de Kurumada. Las imágenes promocionales de Episodio G presentaban a unos caballeros irreconocibles: figuras hiper-estilizadas de aspecto ginoide, vestidas con armaduras recargadas… pero igualmente efectivas. Las espectaculares imágenes de los combates; la magnificencia de las técnicas de ataques que ya eran conocidas; la majestuosidad de estos guerreros… todo ello dio un resultado óptimo que sirvió para que Kurumada planteara a Okada la posibilidad de seguir contando historias de los caballeros de oro.

El final de Episodio G anuncia ya la existencia de una continuación, que se ha concretado en este Assassin que ya tiene cuatro tomos en el mercado japonés y dos en el hispanoparlante. En esta ocasión, volvemos a tener a Aioria de Leo como uno de los personajes principales, pero no va a ser él el que cargue en esta ocasión con el peso de la trama, sino otro de sus colegas: Shura de Capricornio. El portador de Excalibur se alcanzó desde su aparición –tanto en el manga como en el anime- una gran popularidad entre lectores y espectadores. Se trata de uno de los múltiples ejemplos en los que el trabajo de Shingo Araki y Michi Himeno en la serie animada mejoró la premisa del tebeo. Quien en el cómic era un guerrero que había decidido ponerse conscientemente al servicio del falso Patriarca, pasó a ser la víctima de un engaño que sacrificaba su vida para recuperar el honor perdido. Su papel como protector del caballero del Dragón sería equivalente al que su colega de Sagitario ejercía sobre Seiya y ya en Episodio G, Okada tendría ocasión de explicar con más profundidad por qué se había plegado a los designios de un impostor. Por otra parte, si damos el salto a The lost canvas (el otro gran manga derivado de la creación de don Masami) veremos que el Cid, el portador de la armadura caprina del S. XVIII, cuenta igualmente con un arco argumental especial para poder campar a sus anchas, pero me estoy yendo una vez más por la tangente. Baste decir que en esta ocasión, Shura se ve envuelto en una nueva guerra sagrada en la que sus adversarios portan, al igual que él, armas poderosas que evocan a héroes de otras épocas.

En esta ocasión, don Megumu juega con varios misterios para aderezar un poco mejor la premisa-fetiche de toda la franquicia. En primer lugar, no solo presenta una continuación de la serie precedente, sino del manga original. Estamos ante una doble secuela en la que Shura y Aioria se encuentran con sus sucesores (primeramente, Shun y Hyôga) pero esto alberga ya un pequeño dilema: el antiguo Andrómeda se ha convertido en caballero de Virgo (como se ha indicado en Next Dimension) en tanto que, como estaba cantado, el viejo Cisne es ahora el caballero de Acuario. En ese momento temporal, los caballeros de oro originales eran difuntos (como consecuencia del sacrificio operado para poder flanquear a sus camaradas el camino a los campos elíseos) así que, primer misterio, estos muertos están muy vivos. No parece que se haya llevado a cabo el truco de la saga de Hades o de Soul of Gold, pues, como el propio Shun hace notar, este Shura que ha aparecido para batirse en duelos de espadas es más joven que el que recordaba.

Otro misterio para llamar la atención viene dado por el hecho de que el primer oponente de Capricornio sea ni más ni menos que una reencarnación de Lancelot, Lanzarote del Lago, el más grande de los caballeros de la Tabla Redonda. Okada tiende un puente entre la Excalibur de Shura y los mitos artúricos cuando el guerrero que se alza ante éste se refiere a él como Arturo y manifiesta cierto arrepentimiento por su historia de amor con Ginebra.

Esta secuela ofrece lo mismo que ya daba su predecesora: aventuras protagonizadas por los caballeros de oro, combates a mansalva, una secundaria de importancia creciente en la trama principal y, como novedad principal, ilustraciones a todo color en todos los capítulos. Este añadido permite que se pueda disfrutar más y mejor del trabajo de Okada, al que el blanco y negro lastraba con un alto grado de confusión en las escenas de acción. Por otra parte, se puede disfrutar de una cierta evolución en los protagonistas clásicos. Los héroes originales han crecido y madurado: son hombres de pelo en pecho y mear en pared que tienen conversaciones en torno al güisqui que pimplan (don Megumu ya deslizaba enseñanzas modelo «Petete» en la colección precedente). Shun es ahora médico (en consonancia con su naturaleza y con las aportaciones de Saint Seiya Omega) en tanto que Hyôga es camarero en un bar de alto copete. Evolución, aunque sea fuera de la continuidad oficial, que la necesita como agua de mayo.

Para terminar, solamente me queda recomendar este manga a aquellas personas que no se hayan cansado de la franquicia «saintseiyana.»

Ilustración de portada de un número posterior
Shiryû de Libra, por Megumu Okada

  Edición original: Akita Publishing Co – 2014, 2015 Edición España: Editorial Ivrea – 2015 Guión: Masami Kurumada, Megumu Okada Dibujo: Megumu Okada Entintado: Megumu Okada Color: Megumu Okada Portada: Megumu Okada Precio: 12 € (serie abierta en tomos en tapa blanda con sobrecubierta)   Treinta años después de la…
Guión - 7.1
Dibujo - 7.5
Interés - 6.9

7.2

Vosotros puntuáis: 5.6 ( 1 votos)

Leave a Reply

4 Comentarios en "Saint Seiya Episodio G Assassin #1 y #2"

Notifícame
Ordenar por:   Recientes | Antiguos
wolfcub

Genial articulo!

Los fans de Saint Seiya estamos viviendo un momento que hasta hace una década no podíamos ni imaginar: un anime recién estrenado y rumores de futuras series animadas, cuatro mangas publicándose en la actualidad en Japón (SS Next Dimension, SS Lost Canvas Gaiden, SS Saintia-Sho y SS Episode G Assassin), además de videojuegos y nuevas figuras.

SS Assassin está resultando un manga muy digno. Batallas épicas, un buen desarrollo de los personajes, gran apartado técnico y una historia cada vez más enrevesada. Esperemos siga así.

SPetrikov

A mi parecer SS fue tan popular en latinoamerica por el concepto de los signos zodiacales, todos nos identificábamos con un caballero de oro, y creo que en Japón paso más como otro shonen de pelea y con un dibujo muy malo.

Carlos

Al contrario, SS es muy querido y famoso en Japón. La gente sigue leyendo Next dimension cada vez que se publiccan capítulos.

Tildoras

Saint Seiya Episodio G fue un manga absolutamente apasionante, aunque en extremo complicado de encajar en la continuidad puesto que se antoja harto dificil pensar que los caballeros de Oro muestren tal nivel de poder como para plantar cara a los Titanes y realicen unas batallas brutales épicas… que luego supuestamente 7 años después no suceden igual contra los caballeros de Bronce, pero bueno se puede ignorar esto. El dibujo es una maravilla, pero esto es personal de cada uno.

El G Assassin aun no lo he catado, pero la premisa se me antoja interesante, aunque como ya digo si pretende empezar a introducir elementos de la continuidad de otros mangas, se complicará la cosa porque Omega está totalmente fuera de continuidad y Next Dimension no está demasiado inspirada.

Saint Seiya Lost Canvas: absolutamente apasionante, brutal, preciosa y maravillosa. Dignísima precuela a la historia original contando la anterior Guerra Santa. Altamente recomendable.
Su saga Gaiden aun no la he leido, pero intuyo que será muy buena.

Saint Seiya Omega: pasapalabra. Supuesto futuro de la saga que acaba cayendo en la incompetencia y en las ideas absurdas y patéticas, amen de unos diseños horribles que no había quien soportara. Un producto sucedáneo que pretendía plegarse a las modas introduciendo elementos de otros mangas de éxito como Naruto, Beyblade o cualquier anime-merchandising del momento.
No obstante concederemos que no todo fue malo y el grupo protagonista de Koga y compañía tenía su interés, pero toda la trama contra Marte fue horrible y el dibujo no estuvo a la altura. Los fans de Saint Seiya odiamos los cuellos de las armaduras de esta saga. También las puñeteras joyas en las armaduras o ideas tan estúpidas como colocar franjas de color rojo o morado en algunas armaduras de oro.

La segunda historia no obstante fue bastante mejor, pero ya el daño estaba hecho y no podía salvarse del todo. Cambiaron de director y la cosa subió muchisimos enteros. Las armaduras volvían a usar Pandoras, el dibujo subió muchisimo aunque le faltó un poco. La historia empezó a tener coherencia y referencias correctas a lo anterior. En sí la saga de Pallas fue lo que debería haber sido Saint Seiya Omega. Mención especial al buen trabajo que se hizo con el legado de los Caballeros de Acero.

Saint Seiya Shantia Sho: El dibujo es muy bonito, muy bueno. No la he leído, pero se antoja que esta nueva precuela con caballeros femeninas dirigida un poco mas hacia las chicas tiene buena pinta y quien la ha leido comenta que encaja bien en la continuidad original. Ni idea, pero se catará sin duda.

Saint Seiya Soul of Gold: no está nada mal. En verdad que para lo poco que dura y sin esconder su objetivo puramente comercial de vender figuritas con las nuevas armaduras de oro evolucionadas, se esfuerzan en hacer una historia que aun siendo mas de lo mismo, es muy interesante. Se trata basicamente de una Saga de Asgard 2, ambientada justo paralelamente al momento en que Seiya y los suyos están en los Campos Eliseos enfrentando a Hades y esforzándose por hacer muchas referencias a la continuidad para demostrar que tienen los deberes hechos.
El dibujo tiene un poco de todo, hay escenas vergonzosas y escenas maravillosamente dibujadas, especialmente a la hora de presentar las nuevas armaduras. Quizás la gente mejor deba esperarse a ver la versión Blu Ray que suele corregir estas cosas.

Saint Seiya Next Dimension. UNA PUTA MIERDA: Así de simple. La prueba indiscutible de que llega cierto momento en que el creador de un mundo debe hacerse a un lado y limitarse a vivir de las rentas, comprarse una isla y dejar que otras personas con ideas mas frescas pueda aportar algo que no sea una repetición vacía y cansina de lo mismo.
Supuestamente esta serie y el Lost Canvas narran lo mismo: los hechos que se llevaron a cabo desde la anterior Guerra Santa hace más de 200 años respecto a la serie original. Bueno pues ambas series no pueden ser mas diferentes, la historia no es la misma y eso es muy sangrante puesto que no se complementan sino que simplemente Kurumada contradice todo lo que se cuenta en el Lost Canvas. Aunque ambos mangas empezaron mas o menos a la vez, el Next Dimension estuvo detenido mucho tiempo y el Lost Canvas incluso terminó.
El Lost Canvas es una maravilla de cabo a rabo, con giros argumentales inesperados y personajes maravillosamente construidos y un dibujo precioso.
Next Dimension es soso y lleno de personajes planos, con un dibujo que deja mucho que desear.

Todo se va sucediendo de la forma más forzada y antinatural posible, los personajes aparecen con mucha pose y luego resulta que la historia de la anterior Guerra Santa es de lo más mala que se puede hacer, presentando a a un Tenma, a un Alone y a unos caballeros de Oro (que no son los mismos que los del Lost Canvas) totalmente unidimensionales y al final reduciendose todo a hacer OTRA VEZ otra pasada por los 12 templos del Santuario, en el cual OTRA VEZ el Patriarca es un traidor que intenta asesinar a Atenea (que aterriza en el pasado como bebé por obra y gracia de Cronos) y OTRA VEZ el caballero de Piscis es un cabrón y OTRA VEZ Géminis tiene problemas de desdoblamiento de personalidad y OTRA VEZ para cruzar su templo hay que hacer lo mismo exacto que en la serie original y OTRA VEZ aparece Ikki para salvar a Shun en el último momento. Ah y los Espectros de Hades tienen otros nombres y son otras personas cuando claramente se nos dijo en la serie original que el ejército de Hades es siempre el mismo al que luego Hades acaba resucitando y uno de ellos es OTRA VEZ un Caballero de Atenea que ha hecho un pacto con Hades para pasarse a su bando pero que secretamente aun sigue siendo fiel a Atenea…

Y así tenemos una saga que va desde lo forzado a lo repetitivo con amplias dosis de improvisación puesto que se nota que nada de esto lo tenía planeado cuando escribió la serie antigua. Es decir que el Next Dimension es malo a rabiar aunque no existiera el Lost Canvas para compararlo.

Y este ha sido mi repaso a la franquicia. ¿Habrá nuevas series mas? sin duda.

wpDiscuz