Reseñas: Pudridero, Portugal, Videojuegos

Por
2
698
FavoriteLoadingAñadir a favoritos
 

Pudriero
Edición original: Prision Pit.
Guión: Johnny Ryan.
Dibujo: Johnny Ryan.
Color: B&N.
Edición España: Entrecomics Comics & Fulgencio Pimentel.
Formato: Cartoné, 17 x 24 cm.
Páginas: 240 págs.
Precio: 20,00 €.

Valoración:

 

Pudridero

Pudridero es una orgía que supura ultra-violencia, gamberrismo, escatología extrema, vísceras, defecaciones, desmembramientos, posesiones y despiadadas violaciones. Realmente no necesitáis saber más para acabar “lo que tengáis entre manos”, coger vuestra afilada hacha purificadora e ir rebanando cabezas hasta la tienda más cercana a robar una docena de estos ejemplares. La obra surgida de la enferma mente de Johnny Ryan (Boston, 1970), apela directamente a dos épocas grabadas a fuego en el corazón de los aficionados a cada cual más diferente, produciendo un combo explosivo surrealista y escatológico recomendado por nueve de cada diez dentistas. La primera de ellas, barnizada con la inocencia de nuestra infancia, nos retrotrae a aquellos años en los que elaborábamos nuestros propios comics en los bordes de nuestros cuadernos de clase (cuadriculados, para no salirnos, claro). Con ese mismo estilo, en páginas de cuatro paneles y con un estilo simple pero sin engañar a nadie, Ryan da rienda suelta a su imaginación para dibujar los bicharracos más mugrientos, los malosos más indeseables y los monstruos más repelentes que os podáis echar a la cara usando cuatro garabatos y cinco fondos “malamente” dibujados. Entre esteroides y drogas, la otra época a la que retrocedemos es a aquellos años en los que leíamos El Víbora a escondidas, como exponente máximo del comic underground. Una lucha libre interestelar le sirve como excusa perfecta (el argumento es lo de menos) para deleitarse ya sea dibujando, en slow-motion, a un tío soltando un ñordaco de tamaño XXL, rituales satánicos, dos tipos de agujeros negros o un monstruo formado única y exclusivamente por semen. Lo que me he podido reír con semejante sucesión de hostias… Excelente edición, coeditada, por parte de Entrecomics Comics y Fulgencio Pimentel, y con una traducción perfecta, máxime si tenemos en cuenta los vocablos malsonantes (y no nos olvidemos de las onomatopeyas) que abundan en el libro. Yo, ya estoy esperando la segunda parte.

Un monstruo generado a partir de un grano de pus es lo más suave del comic que puedo dejaros ver aquí.



 

Portugal
Edición original: Portugal FRA.
Guión: Cyril Pedrosa.
Dibujo: Cyril Pedrosa.
Tinta: Cyril Pedrosa.
Color: Pedrosa y Ruby.
Edición España: Norma Editorial.
Formato: Cartoné, 23,2 x 30,2.
Páginas: 264 págs.
Precio: 29,00 €.

Valoración:

 

Portugal

El Portugal es un álbum creado por el historietista francés Cryil Pedrosa que nos muestra el viaje de autodescubrimiento que emprende del joven autor de BD Simon Muchat para reponerse del peor momento de su vida. Crecido en el seno de una familia disfuncional y en medio de una crisis creativa y tras la ruptura con su pareja, deberá regresar al país de sus ancestros para reexaminarse y redescubrirse. Pedrosa se toma su tiempo para introducir el tema, el reparto, la premisa, recrearse en los flashbacks y expandir hasta los más nimios detalles, haciendo que la obra sufra de una lentitud por la cual no despega en ningún momento en sus más de 250 páginas, resultando aburrido en ciertos momentos. Enamorado como soy de estas historias de autodescubrimiento, desde la magnífica Asterios Polyp de David Mazzucchelli hasta las Calles de Arena de Paco Roca y, sobre todo, la reciente Cenizas de Álvaro Ortiz (el mejor tebeo patrio del 2012), Portugal no empatiza con el lector en ningún momento y se olvida por completo del clásico momento catárquico que redefine al protagonista para siempre, quedando diluido en una sucesión de bellísimas planchas, principal y único atractivo de esta novela. Mucho más detallista aunque similar en el delgado trazo de línea que atesora su compatriota Bastien Vivés y demostrando un titánico esfuerzo a la hora de diseñar una atmósfera única apara cada viñeta, Pedrosa inunda nuestros cinco sentidos con magníficas páginas cromáticas, conmovedoras en su luminosidad y innegablemente atractivas en su composición, que al menos consiguen retener al lector hasta el final. Este ingrediente conforma un plato único, envuelto en un gran formato bajo la excelente edición de Norma Editorial. En definitiva, una trama clásica, poco aprovechada al servicio de un dibujo sobresaliente.

La belleza de las planchas de Cyril Pedrosa tiene melodía propia



 

Videojuegos
Edición original: Le Jeu vidéo FRA.
Guión: Bastien Vivès.
Dibujo: Bastien Vivès.
Color: B&N.
Edición España: Diábolo Ediciones.
Formato: Libro cartoné.
Páginas: 192 págs.
Precio: 11,95 €.

Valoración:

 

Videojuegos

Videojuegos es la última obra del prolífico autor francés Bastien Vivès (Polina, Los Melones de la Ira, El gusto del Cloro) donde mezcla costumbrismo con videojuegos en una sucesión de diez pequeños relatos que no son sino divertidas anécdotas del mundo del arcade que, a nada que el lector tenga una mínima base de conocimiento del mismo, hará las delicias de todos aquellas personas que en sus tiempos mozos se movieran en el ámbito de las recreativas. En base a páginas formadas única y exclusivamente de dos viñetas y siempre en clave de humor, Vivès consigue arrancarnos una sonrisa de oreja a oreja, a veces apelando a la nostalgia y en otras ocasiones sacando de su repertorio topicazos como el clásico dilema a la hora de elegir entre nuestras novias y nuestros videojuegos o la cena enfriándose en el plato mientras acabamos la última batalla al grito de “Ahora voy, mama”. No hay que olvidar que, pese al creciente curriculum del autor francés, el joven Vivès (1984) pertenece a una generación que creció rodeado de recreativas (Street Fighters I, II, III…) o ciber-cafes (Counter Strike) en su tierna infancia pero que, por un motivo u otro, ha permanecido un tanto desconectado de este mundo y ajeno, con una pizca de inocencia, al infierno en el que se ha convertido la industria en los últimos años. Desde esa perspectiva, un tanto nostálgica, Bastian Vivès teje una historia sin ambición (al revés que el resto de sus obras) pero con mucha diversión, con la que el lector se puede asociar sin problemas. Su estilo inmutable, de los que me declaro amante confeso, mezclando trazos gruesos y finos sigue presente y continua pareciéndome fascinante como consigue dar vida con tan pocas líneas y marcas a figuras estáticas, consiguiendo sentimientos como confusión, enfado o despreocupación (además de las figuras femeninas más sexys) con una facilidad asombrosa. Los chistes y la jerga gamer cuenta con una excelente traducción por parte de Diego Alvarez que, quien sabe, si en otras manos quedaría diluida y perdería toda la gracia. En definitiva, un divertimento nostálgico sin pretensiones con el sello Vivès muy disfrutable. Quizás no justifique del todo su precio (máxime si tenemos en cuenta el reducido tamaño del volumen), pero se puede catalogar como recomendable sin temor a equivocarse.

1727
Costumbrismo a golpe de cuatro pinceladas



Leave a Reply

2 Comentarios en "Reseñas: Pudridero, Portugal, Videojuegos"

Notifícame
Ordenar por:   Recientes | Antiguos
NobTetsujin

 Muy bueno el “Videojuegos”, te echas unas risas, sobre todo si sueles darle al mando. El siguiente que han publicado, “La familia” está también bastante gracioso, con algunas páginas directamente descojonantes.

Retranqueiro

Tengo Portugal en la pila de pendientes desde hace un par de meses. Siempre acabo cogiendo otro porque ese cómic quiero leerlo con calma, paladeándolo. Que no lo he leído, vamos, pero me sorprende un poco la puntuación que le das porque tiene pinta de ser una delicia. De hecho, es de esos que compras porque te entran por los ojos, literalmente.

wpDiscuz