Reseñas DC: Dastardly & Muttley #01

El Escuadrón Diabolico regresa surcando lo cielos y lo hace de la mano de Gatrh Ennis y Mauricet. ¿Te lo vas a perder?

Por
0
524
FavoriteLoadingAñadir a favoritos
 

Edición original: Dastardly & Muttley #01.
Guión: Garth Ennis.
Dibujo: Mauricet.
Entintado: Mauricet.
Color: John Kalisz.
Formato: Grapa, 24 páginas, color.
Precio: 3,99 $.

 

Hagamos algo de memoria. El título de este cómic, Dastardly & Muttley, puede en un primer vistazo no decirnos nada, pero si hablamos del Escuadrón Diabólico es más que probable que a muchos se nos dibuje una sonrisa cómplice y asintamos débilmente con la cabeza. No en vano estamos hablando de otra serie mítica de Hanna Barbera, creada a finales de 1969, en la que su protagonista era el villano y su mascota perruna, los mismos de otra de las series más añoradas de Barbera, Los Autos Locos (Wacky Races, 1968). Dastardly & Muttley podría ser considera como una precuela de los Autos Locos, en la que los coches son sustituidos por aviones de la primera guerra mundial. La serie tan solo tuvo una temporada formada por un total de 51 episodios.

Continuando con la tendencia de estos años, DC Comics, pone en marcha una miniserie de cómic dedicada a esta serie de animación en la que el concepto se rescata y es actualizado, alejándose también del aspecto visual animado de la serie como ya se hizo con Los Picapiedra, Scooby Doo y los propios Autos Locos. El encargado de dar forma a esta historia es un viejo conocido de todos los aficionados al cómic, Garth Ennis, acompañado por el dibujante Mauricet.

Lo primero que nos puede venir a la cabeza cuando leemos este cómic es cómo es posible que esté involucrado Garth Ennis en su escritura. Todos conocemos sus etapas en Hellblazer, sus trabajos en Hitman, Demon, Soldado Desconocido y sobre todo Predicador. Trabajos todos ellos intensos, con un ácido humor, dónde la violencia está a servicio de la historia y los personajes hacen gala de unos excelentes diálogos. Resulta trivial resumir así algunos de los trabajos de Ennis, pero podemos hacernos una idea rápida de que de primeras no parece el escritor adecuado para hacer frente a esta historia. Ennis hace tiempo que ya no está precisamente en forma. Sus trabajos resultan muy forzados y hacen uso de forma recurrente de los conceptos que, en su día, le dieron buenos resultados al escritor, pero que hoy ya no funcionan. En semejante estado de forma solo cabe esperar que el trabajo de Ennis con estos personajes de Hanna Barbera también deje que desear, que es exactamente lo que ocurre cuando uno lee este primer número.

El cómic como número uno no acaba de funcionar y no es precisamente entretenido. Ennis empieza muy bien y embarranca al final, justo antes del golpe final con el que espera poder picarnos la curiosidad la suficiente como para comprar el segundo número. No hay que olvidar que es una miniserie de seis números y que no puedes jugar con el aficionado al lector cautivo, hay que darlo todo y no solo esperar que el afán completista haga el resto del trabajo que el escritor no ha realizado.

La historia empieza en el aire, en un vuelo de inspección sobre un territorio recientemente volatilizado por una explosión nuclear. Dastardly junto a su compañero de cabina, sobrevuelan la zona mientras discuten entre ellos por la presencia de la mascota del copiloto. Una situación aparentemente irreal que se ve forzada cuando un dron pasa por encima del avión de Dastardly dejando tras de si una estela de humo de dibujos animados que provoca que el avión Dastardly se estrelle.

Con esto en mente Ennis comienza a abusar de sus muletas y nos lleva al hospital y a un interrogatorio en el que Dastardly no hace sino preguntar por su compañero, mientras dos agentes lo acosan con preguntas. Una conversación infructuosa, que busca caer en el chiste fácil, sin aportar la frescura a la que Ennis nos acostumbró en sus mejores momentos.

Dastardly & Muttley no pasa de curiosidad para el lector que ve como los dibujos animados de 1969 regresan a su vida actualizados, con misterio incluido y con más ganas que resultados.
Mauricet logra levantar el nivel de este número con un dibujo de trazo extraordinariamente limpio, con un gran control de la perspectiva, dibujando un flamante F-15 Eagle a la perfección, mientras logra narrar de forma coherente lo que Ennis nos quiere contar.

La obra no fluye con la suficiente naturalidad para que podamos sentirnos cómodos con la lectura, lo que hace que estemos frente a un arranque de miniserie muy pobre. Esperemos que en los posteriores números aparezcan más aviones y de verdad Ennis logre cohesionar todo sin recurrir a sus viejos trucos.

  Edición original: Dastardly & Muttley #01. Guión: Garth Ennis. Dibujo: Mauricet. Entintado: Mauricet. Color: John Kalisz. Formato: Grapa, 24 páginas, color. Precio: 3,99 $.   Hagamos algo de memoria. El título de este cómic, Dastardly & Muttley, puede en un primer vistazo no decirnos nada, pero si hablamos del…
Guion - 6
Dibujo - 8
Interés - 6

6.7

Inconsistente.

Ennis afronta este cómic con poco entusiasmo, sin frescura, recurriendo mucho a sus trucos para ocultar un guion pobre y poco trabajado para tratarse de un primer número.

Vosotros puntuáis: 7.6 ( 1 votos)
Compartir
Artículo anteriorDivinity
Artículo siguienteNovedades ECC Ediciones (3a y 4a salida)
Mi primer coqueteo serio con los comics puede datarse en el año 1988, en Zaragoza, concretamente en el recreo del colegio, mirando el primer número de la serie Millenium de DC. Aquello lo cambió todo. Quería tener el segundo número y el tercero... y como dice el dicho: el resto es historia. 5000 comics después y toda una vida entre viñetas seguimos a pie del cañón.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar

Notifícame
wpDiscuz