Ninjak: La guerra de las sombras

Reseña del segundo tomo de Ninjak publicado por Medusa Cómics y escrito por Matt Kindt con un gran número de dibujantes.

Por
0
827
FavoriteLoadingAñadir a favoritos
 

Edición original: Ninjak #6-9 USA
Edición nacional/ España: Medusa Cómics
Guión: Matt Kindt
Dibujo: Raúl Allén, Patricia Martin, Juan José Ryp, Stephen Segovia, Ryan Winn y Clay Mann.
Color: Borja Pindado y Ulises Arreola
Formato: Libro rústica, 144 págs.
Precio: 13’95€

 

El segundo tomo de la colección de Ninjak ya está en nuestras manos continuando la historia del mejor espía de Valiant, si en la anterior reseña de la serie, aquí la podéis leer, hablaba que esta es la única serie regular publicada por Medusa Cómics en tomo, ahora toca rectificar, la serie de Ninjak que tenemos en nuestras manos termina con su número 27, convirtiéndose así en la segunda serie más larga de las actuales andanzas de la editorial americana, la editorial que lo publica en España ya ha cambiado su publicidad y lo anuncia como “tomo dos de seis”, sin que esto perjudique de alguna manera a la edición, por supuesto. Pero no os preocupéis, como ya habréis visto alguna vez en el Servicio informativo del cómic independiente USA, Ninjak vuelve con una colección nueva que pinta muy bien por Christos Gage y Tomas Giorello con unos diseños de nuevos personajes que parecen querer revolucionar el concepto. No obstante aquí hoy toca hablar de la continuación de la lucha que nuestro héroe estaba manteniendo contra la organización llamada “El Armamento” narrada por Matt Kindt junto a un número excesivamente alto de dibujantes, ya en el anterior tomo que contenía cinco números teníamos a tres dibujantes, pero en este el número de artistas acreditados aumenta a seis mientras que los cómics incluidos son solo cuatro. Ya sabemos que Valiant suele mover mucho a sus dibujantes y a la mayoría no les encarga más de un arco argumental seguido de la serie, pero aquí vamos a persona por número, así tenemos a Raúl Allén con Patricia Martin en el seis, Juan José Ryp en el siete, Stephen Segovia y Ryan Winn en el ocho y a Clay Mann en el nueve, por suerte los que se encargan de la parte llamada “Los Archivos Perdidos” de los que se incluyen unas páginas en cada número son también Juan José Ryp y Stephen Segovia, por suerte también la calidad media es bastante alta.

Siguiendo con el dibujo, lo cierto es que el nivel baja según avanza el cómic. Para el primer número Raúl Allén y Patricia Martin nos dan una narración muy limpia en un estilo que recuerda mucho al de David Aja pero con sus sutiles diferencias, en este caso el tono queda muy bien para ver la lucha de Ninjak contra un enemigo muy tecnológico. En el segundo número tenemos la misma calidad pero en sentido opuesto, con dibujos mucho más detallistas, a Juan José Ryp le toca una pelea física a la antigua usanza y lo borda, como siempre. El tercero decae un poco con Stephen Segovia, no es un mal número ni mucho menos, pero es un estilo algo más visto que el de los dos anteriores, sin embargo sí que le pega a la historia que cuenta con un toque más vinculado al espionaje. Por último tenemos al dibujante que se encargaba de la serie en casi todos los números del anterior tomo y su resultado es, de lejos, el peor, repito, sin ser un mal dibujante, Clay Mann tiene algo que hace que en ocasiones me pierda y no sepa exactamente qué está haciendo el personaje, lo hace bien en las partes que son más estáticas pero el movimiento le queda algo raro en ocasiones y para una serie como Ninjak no creo que sea el adecuado.

Dicho esto, aunque el baile de dibujantes no le viene nada bien a una serie como esta, lo cierto es que Matt Kindt se las arregla muy bien para que la historia no resulte dispersa, habíamos dejado a Ninjak infiltrado en El Armamento mientras poco a poco iba acabando con los miembros de las Sombras, aquí se añade que, de los que quedan aun sin atrapar, uno de ellos lleva un dispositivo por el cual si alguien lo mata estallará una bomba atómica, con lo que a nuestro protagonista se le pedirá que actúe con mucha cautela. Así cada número nos plantea la lucha contra un enemigo determinado, enemigos diferentes con los que hay que acabar de distinta manera dando lugar a cómics muy variados, un argumento que ha sido muy utilizado en muchos sitios pero que sigue siendo muy efectivo a la hora de asegurarnos un buen entretenimiento.

Al igual que hiciera con la anterior parte, Kindt divide la acción en tres tiempos solo que aquí, al final, los tres tiempos se acaban por unir, o, mejor dicho, los dos tiempos pasados se unen con el presente, ya que el más cercano en el tiempo lo hace de forma literal pero el de sus años de juventud lo hace de forma figurada.

Mientras en el presente lucha contra los miembros de la organización en la que está infiltrado, los Archivos Perdidos siguen narrando la vida de Ninjak años atrás cuando se estaba entrenando. En este tomo los Archivos Perdidos ya no se centran en el espionaje sino en su entrenamiento físico y mental enviando a Ninjak a un lugar cercano a Katmandú donde se encuentra a un extraño monje, la historia recuerda a su vez a muchas otras cosas (Doctor Extraño por ejemplo) pero su referente principal sigue siendo Batman, estableciendo similitudes con el caballero oscuro a la par que las retuerce. Estos parecidos razonables se encuentran más en las partes que se intercalan con el cómic y que van a contar la adolescencia del protagonista en un culebrón con malos, ricos, acosadores e incluso comunistas, donde el mayordomo sigue jugando un papel crucial con sorpresa incluida.

Ninjak es entretenimiento sin muchas más pretensiones, Matt Kindt y su ejercito de dibujantes consiguen que estemos pegados al tomo de principio a fin en una lectura ligera y rápida pero a la que no le sienta mal una segunda degustación, mejor aun si son los dos tomos seguidos ya que ambos forman una historia que sería mejor no dividir. Lo que más gracia me ha hecho de este segundo tomo es lo mismo que ocurría con el primero, a saber, la forma en la que los autores juegan con nuestra cabeza haciéndonos pensar que nos vamos a encontrar una historia como la de Batman para luego darnos un giro. Puede que peque de ser poco original pero es efectivo, eso sin duda.

  Edición original: Ninjak #6-9 USA Edición nacional/ España: Medusa Cómics Guión: Matt Kindt Dibujo: Raúl Allén, Patricia Martin, Juan José Ryp, Stephen Segovia, Ryan Winn y Clay Mann. Color: Borja Pindado y Ulises Arreola Formato: Libro rústica, 144 págs. Precio: 13'95€   El segundo tomo de la colección de…

Ninjak: La guerra de las sombras

Guión - 7.5
Dibujo - 7
Interés - 7.5

7.3

Notable

El segundo tomo de Ninjak nos da una buena dosis de entretenimiento como ya hiciera el anterior y a pesar de su poca estabilidad en el dibujo.

Vosotros puntuáis: Be the first one !

Leave a Reply

Sé el primero en comentar

Notifícame