Nela

Por
2
349
FavoriteLoadingAñadir a favoritos
 

Edición original: 2013, Astiberri Ediciones.
Guión, dibujo, entintado, color, diseño y maquetación : Rayco Pulido.
Formato: 168 páginas en bitono encuadernadas en cartoné.
Precio: 17 €.

 

Rayco Pulido es, desde luego, un valiente. En una época de iletrados forrados, intelectuales de palo y lectores de best-sellers de moda, embarcarse en la adaptación gráfica de un texto del siglo diecinueve, es cuanto menos una empresa temeraria. Y más si el texto en cuestión es esa novela forzada a ser leída por una gran cantidad de estudiantes durante el bachillerato, con lo que el primer recuerdo que les asaltará a la cabeza vendrá acompañado de una sensación de tedio y lectura a regañadientes. ¿Cómo se vende un producto similar hoy en día? ¿Qué tipo de lectores encontrará en el maremagnum de novedades pijameras y autobiografías de autor supuestamente trascendentales? No tengo respuesta clara a esto. Pero lo que no me cabe duda es que aquel lector habitual de tebeos con una mínima sensibilidad, debería zambullirse en la que sin duda será una de las obras punteras del año a nivel nacional. Por su originalidad, por su apuesta por el riesgo desde la perspectiva de la temática y por su capacidad para emocionar al lector. Así de simple y tajante.
¿Ha influido en mí el hecho de que me acercara con cautela al título en cuestión? Desde luego. Esa supuesta familiaridad con la novela de Galdós, ese aire de saberme la historia, ese pensamiento castrante de la pereza de deambular por terrenos que pensaba conocidos, me ha estallado en la cara. Con todas las consecuencias. La sorpresa inicial debido al disfrute de la obra, ha dado paso a una visión más tranquila de lo que asimilado. Y bajo las faldas bordadas de puro melodrama, Nela esconde unas lecturas más que evidentes sobre el alma de un país abocado, parece ser que de manera visceral, a deambular en el límite de la pobreza intelectual y la superchería católica apostólica y romana. Nada más y nada menos pretendía el escritor canario con su novela y es evidente que el otro canario, el dibujante del siglo XXI lo ha sabido captar con detalle de relojero. Y siendo fiel al tono y al lenguaje de la época, y siendo leal al espíritu dramático de la fuente, Pulido logra crear un producto propio, personal, que triunfa desde una perspectiva emocional, tanto como aquella que analiza la España del XIX. Y de paso, si extrapolamos con justicia, algo de la actual España podemos ver reflejada. La falsa caridad, la sinrazón de la religión o el pueblo como manada corta de miras, son conceptos que se asoman con descaro a las portadas de los periódicos de este 2013.


Y es que la protagonista, esa Nela que viene de Marianela o María Manuela, pasa sus días viviendo con el arrebol de su amor por Pablo, muchacho ciego de alma apasionada, del que ejerce como lazarillo. Y mientras ambos vagan por la Cantabria rural de finales de dos siglos atrás, los males que los acechan –o que incluso personifican-, aún atenazan la vida de los españoles del XXI. Sí, esos mismos que compran tabletas y smartphones, que sangran para que sus hijos vivan en comunidades de vecinos cerradas como castillos medievales o que se afanan en seguir las modas, todas, ya sean de indumentaria u ocio, no son muy lejanos de aquellos individuos que habitaban los campos castellanos poco después de la 1ª República. El afán por el qué dirán o esa soberbia tan española del que tiene frente al que no, siguen yendo mano a mano en la naturaleza del español medio. Y si bien, hemos dado un paso de gigante en un siglo respecto a la alfabetización, a veces me pregunto si esa marabunta de chonis y canis que domina el país ha recibido de veras educación alguna.
Nela es por tanto y a pesar de las apariencias, una obra actual, donde quizá el regusto melodramático ha quedado obsoleto, pero no por ello resulta menos efectivo. El abuso en las formas retóricas en el lenguaje o el exceso de adjetivos no diluye la capacidad de la obra de hacernos emocionar con las vicisitudes de esa chiquilla fea y supersticiosa que suspira de amor por un “amo” que la adora pero que no ha visto aún. Pero que recuperará la vista y provocará el giro narrativo que desembocará en tragedia, como es de esperar.

Mención especial merece el apartado gráfico. Pulido se esfuerza en demostrar que ha pensado las páginas. Las páginas, sus viñetas y todo lo que viene dentro de ellas. Como muestra, sirven a la perfección los dos primeros capítulos, en los que Pulido es capaz de adaptar su trazo al mundo casi paranormal que percibe Pablo, el ciego, cuya realidad viene dictaminada por la textura de las rocas o el olor de las flores, pues ha nacido sin vista y jamás ha tenido referencia visual de entorno. Las líneas y las sombras desdibujan los contornos, creando viñetas expresivas, originales, pensadas para adaptarse a la historia y no al estilo del dibujante, conscientes de que existen para crear una sensación en el lector. Y eso le acerca a grandes de la BD actual como Baudoin o Vivès.
La elección del blanco y negro con el uso consciente de un tono beige para ciertos momentos de la trama constata el trabajo intelectual que ha realizado el canario al acercarse a esta adaptación. Una adaptación que además ha sido maquetada y diseñada por él mismo, confirmando la dedicación total al producto y el gusto añadido para saber desempeñar esas labores, dejadas de la lado por otras editoriales más torpes, pero que deberían ser cuidadas tanto como el interior del libro.
Con lo que la evolución del dibujante de Sordo, aquel tebeo escrito por David Muñoz y que fue de lo mejor de 2008 para un servidor, augura tebeos de calidad creciente.
Ojalá lo veamos.


Compartir
Artículo anteriorDjango Desencadenado, El Sigfrido del Mississippi
Artículo siguienteAngel & Faith, #1-5.
Guionista y realizador de series y programas de TV y escritor de novelas de género fantástico, aprendí a leer con el Flash Gordon de Buru Lan y caí en las garras del cómic durante el auge de la fenecida Zinco. Desde el tebeo más mainstream hasta la obra más selecta del panorama independiente, mi curiosidad por el medio no ha dejado de crecer.

Leave a Reply

2 Comentarios en "Nela"

Notifícame
Ordenar por:   Recientes | Antiguos
manolin

 Genial, en serio, el comic debe atreverse con estas adaptaciones para crecer como medio. Otras obras literarias que debían ser adaptadas al comic: Don Quijote de La Mancha y (esto se me acaba de ocurrir ahora) Los Episodios Nacionales, me estoy preparando las Oposiciones para Profe de Hª y la verdad, no se me ocurre una manera mejor para enseñarles a los alumnos la compleja Hªdel siglo XIX español que Los Episodios Nacionales en Comic.

Por cierto..¿Rayco Pulido es canario como Galdós y yo ? 

manolin

 Ah, pues sí, oye Pulido, si lees esto y algún día estas interesado en dicha adaptación d los E.N. cuenta con mi apoyo que como Licenciado en Hª puedo darte “asesoramiento histórico” y esas cosas. Felicidades por esta adaptación ¡nos vemos en Moebius!

wpDiscuz