My Hero Academia

Superhéroes americanos a la japonesa

Por
6
1776
FavoriteLoadingAñadir a favoritos
 

Edición original: Boku No Hero Academia. Shueisha, 2014.
Edición nacional/ España: My Hero Academia. Planeta Cómic, 2015.
Guión: Kohei Horikoshi.
Dibujo: Kohei Horikoshi.
Formato: Tomo en rústica con sobrecubierta. 192 páginas.
Traducción: Ayako Koike (Daruma Serveis Lingüístics S.L.).
Precio: Primer tomo 2,95 €. Resto 6,95 €

 

El shonen (manga para adolescentes) ha sido, y será, el género manga más popular dentro y fuera de Japón si tenemos en cuenta la media de vida que suelen ostentar sus series. En estas se aplican, de forma implacable, aquello de que una serie vive lo que dura su éxito.

Pese a que el shonen tiene muchas más obras de distintos planteamientos y temáticas a las que vale la pena acercarse, desde el ámbito del estudio especializado siempre se cita a los mismos casos de éxito: series que, pese a tener más de treinta años, pueden seguir moviendo a su fandom como el primer día (Dragon Ball, 1984); obras que no se cansan de pulverizar récords de venta (One Piece, 1997) y algunas otras series que, pese a no contar ya con tanta popularidad, han sido capaces de dejar un recuerdo innegable en la mente de toda una generación (Naruto, 1999).

Nos encontramos ante un género innegablemente generacional, una máquina de crear nuevos éxitos que se perpetúa con cada nueva ola de fans a los que se suman los de la generación anterior: los que crecieron con Goku han disfrutado junto a los que han crecido con Luffy o Naruto, por ejemplo.

Podríamos hablar de otros muchos casos, también de gran éxito, pero cuyo triunfo ha sido más específico o localizado, en distintos sectores y temáticas. Por así decirlo, sus logros no ha llegado a ser tan universales.

Es por esto que las editoriales japonesas se esfuerzan al máximo por encontrar la nueva gallina de los huevos de oro. Aunque es muy difícil encontrarlas, en el mejor de los casos una de estas cabeceras puede funcionar durante las próximas dos décadas para una editorial.

Pese a ello, parece que cada vez se hace más difícil encontrar esas series de gran éxito. Por un lado, el mercado se ha llenado de series forzadas al extremo por emular esos mecanismos y, por otro, las fronteras entre los géneros están cada vez más diluidas.

Resulta decepcionante acercarse a una nueva serie de la que todo el mundo habla, etiquetándola como la nueva Naruto, y descubrir que la sensación no es la misma que cuando uno tuvo la oportunidad de leer por primera vez la obra de Masashi Kishimoto, ni aun siendo consciente de las grandes diferencias contextuales.

Planeta Cómic, principal embajadora de Shueisha (la editorial shonen por antonomasia) en España, suele utilizar mucho este tipo de etiquetas con cada nueva serie que licencia. «Si te gusta One Piece, devorarás Toriko», por ejemplo.

Durante el XXI Salón del Manga celebrado el octubre de 2015, Planeta nos trajo la que sería su nueva gran apuesta para esa temporada: My Hero Academia, «el shonen que arrasa en Japón» o, como podemos leer en su página, «el shonen heredero de Dragon Ball, One Piece y Naruto». Ahí es nada.

Como lector curtido que se pasó al seinen desde hace ya mucho tiempo, lo cierto es que desconfío bastante cada vez que me hablan de nuevas series utilizando esas dichosas etiquetas o comparaciones. Que te digan que una nueva obra es la heredera de tu añorada Dragon Ball te lleva a pensar que quien lo dice no sabe de lo que está hablando. Pero al final decides darle la oportunidad. Esto ha ocurrido casi dos años después de su lanzamiento, pero lo cierto es que el planteamiento de My Hero Academia me ha gustado. Y hacía tiempo que un shonen no llamaba mi atención.

Mundialmente conocida por su pronunciación en japonés, Boku No Hero Academia (僕のヒーローアカデミア) es un manga escrito y dibujado por Kohei Horikoshi cuya serialización comenzó en la revista Weekly Shonen Jump el 7 de julio de 2014.

Aunque Horikoshi era un gran desconocido en occidente, lo cierto es que en Japón ya era un autor que había probado suerte con otras dos series que, pese a llegar a ser publicadas y recopiladas en tomos, fueron canceladas: Oumagadoki Zoo (Shueisha, 2010) y Barrage (Ibíd., 2012). Boku No Hero Academia es el tercer intento del autor por crear una serie de éxito y, de momento, parece que las malas experiencias anteriores han valido la pena: catorce volúmenes en la serie principal, dos spin-off en publicación, novela ligera, videojuegos y un anime de gran éxito.

Es innegable que la serie está siendo todo un éxito en su país de origen y, a punto de cumplir tres años tras su lanzamiento, podemos afirmar que estamos ante algo que puede llegar a tener posibilidades también en nuestro país.

My Hero Academia es un manga de ciencia ficción que nos presenta un mundo ucrónico en el que el 80% de la población mundial ha desarrollado superpoderes. Como consecuencia, han surgido tanto superhéroes como supervillanos. Izuku Midoriya, nuestro protagonista, es parte de ese 20% sin ningún poder sobrenatural. Sin embargo, su mayor deseo es poder estudiar en la U.A. y convertirse en un héroe como su ídolo All Might.

El espacio donde transcurre la acción del manga es un Tokio contemporáneo en donde toda clase de superhéroes son el pan de cada día, enfrentándose a los villanos que van apareciendo o ayudando a los bomberos y a la policía en sus distintos trabajos. Izuku acude siempre que puede a ser testigo de estas proezas, y se sabe de memoria qué tipo de poderes tiene cada uno de sus ídolos, siendo su favorito All Might, una especie de Superman defensor de la justicia que hace gala de una fuerza, velocidad y resistencia inauditas. Se trata del máximo representante de los valores heroicos, de físico y carisma perfectos, todo un emblema de la paz para la sociedad que defiende.

No obstante, como ya hemos dicho, tener habilidades sobrehumanas es algo bastante común en esta realidad y hay todo tipo de personajes con poderes en la obra. Algunas habilidades nos recordarán a otras ya vistas, clásicas, en series de Marvel o DC; pero muchas otras suponen una vuelta de tuerca a esas habilidades cliché. Sin ir más lejos, uno de los estudiantes más aventajados de esta escuela de talentos es un chico mitad hielo-mitad fuego. Algo así como una mezcla entre Pyro y El hombre de Hielo de los X-Men, por poner un ejemplo.

Volviendo al personaje principal de la obra, Izuku, debemos decir que su condición especial de no tener habilidades sobrehumanas le ha llevado a ser el hazmerreir de su clase. Pese a ello, se trata de un joven que está destinado a ser un héroe.

En un momento dado de este primer todo, una valiente temeridad de nuestro protagonista sin poderes en una situación llevada al extremo (lo que en este tipo de obras ya viene siendo típico), hace que su camino se cruce con el de su ídolo.

Fruto de este encuentro, Izuku descubrirá algo que nadie más conoce y que cambiará su vida: All Might es poseedor del One For All, un poder especial que puede ser pasado de generación en generación por medio del ADN, y ha sido elegido para recibirlo.

Contra todo pronóstico, el enclenque y nada especial Izuku Mirodiyama pasa a tener el poder del mismísimo All Might pero, al contrario que otros casos como en el de Peter Parker, los cambios no son instantáneos. Nuestro protagonista no se recuperará de una extraña fiebre teniendo ya una fuerza o agilidad sobrehumana, sino que tendrá que someterse a un duro entrenamiento impartido por su ídolo. ¿La razón? Izuku no ha nacido con dicho poder o ha sido sometido a una exposición que haya generado una mutación rápida en su sistema, tiene que aprender a dominarlo poco a poco. Si se le ocurriese dar un puñetazo con la fuerza o determinación suficiente, se destrozaría. Su cuerpo no está preparado ni entrenado para manejar tal poder. De hecho, en los primeros tomos, veremos como Izuku no puede hacer un uso óptimo de su habilidad porque ponerla en práctica se salda con varios huesos rotos.

Los tres primeros tomos de la obra le sirven a Horikoshi para evolucionar a los diferentes personajes protagonistas, todos ellos adolescentes. Desde que entran a la academia hasta que desarrollan cierta experiencia asistiendo a diferentes clases y simulacros de combate. En este sentido, resulta agradable ser partícipe de la evolución de los personajes, todos ellos de personalidades muy diferentes.

Una de las principales bazas de My Hero Academia recae sobre el uso diferente de los superpoderes frente a otras obras, al menos en términos de efectividad, dado que nuestros protagonistas son adolescentes que están aprendiendo a manejar tales dones. En este sentido, el manga comparte muchas similitudes con el universo mutante de Marvel. No sería de extrañar que el lector habituado al cómic de superhéroes americano encontrase todo un mar de referencias en el trabajo de Horikoshi. Pese a ello, no deja de asombrar la imaginación con la que el autor pone sobre la mesa nuevos superpoderes o hace uso de prácticas nunca antes vistas sobre habilidades que todos conocemos.

Por lo demás, la trama avanza como una típica serie manga de adolescentes japoneses: el día a día en la vida de instituto, en este caso una academia para gente con habilidades sobrehumanas, en la que aparecerán cada vez nuevos retos, en forma de enemigos o torneos, que satisfarán a los seguidores de los shonen de peleas.

Tanto la acción de los combates como la comicidad de algunas situaciones no faltan en My Hero Academia, y es por ello que un buen dibujo se hace esencial para este tipo de obra. Por suerte, Horikoshi cumple y se descubre como un dibujante equilibrado que hace un gran uso de la expresividad y la dinámica a diferentes niveles y planos. Aunque lo que prima por encima de todo son los espectaculares diseños de personajes, tanto en sus facetas civiles como enfundados en sus respectivos trajes, que son el punto fuerte de la obra a nivel artístico.

En cuanto a la edición, debemos comentar que Planeta Cómic ha echado el resto y demuestra que tiene fe en la serie pues la está editando con una calidad algo mejor que la media a un precio muy competitivo: 6,95€. Lo único malo es que la periodicidad es bimestral, imaginamos que para darse margen con Japón, y puede pecar de irregular.

Los shonen de éxito se caracterizan, principalmente, por alargarse. En algunos casos demasiado. Y todo pinta a que ésta será una de esas series longevas a la que sus seguidores deberán de tener auténtica fe.

En definitiva, nos encontramos ante una serie que después de dar sus primeros pasos en nuestro país se afianza como uno de los shonen del momento y que, de mejorar, puede llegar a convertirse en una heredera de lo mejor del género. No obstante, aún es pronto para adjudicarle tal etiqueta y nos tocará esperar a ver por dónde nos sorprenderá el autor. Lo que sí que podemos afirmar ahora mismo es que My Hero Academia es una serie con posibilidades que sorprenderá a los aficionados al género superheroico de estilo americano.

  Edición original: Boku No Hero Academia. Shueisha, 2014. Edición nacional/ España: My Hero Academia. Planeta Cómic, 2015. Guión: Kohei Horikoshi. Dibujo: Kohei Horikoshi. Formato: Tomo en rústica con sobrecubierta. 192 páginas. Traducción: Ayako Koike (Daruma Serveis Lingüístics S.L.). Precio: Primer tomo 2,95 €. Resto 6,95 €   El shonen…
Guión - 7
Dibujo - 8
Interés - 7.5

7.5

Un intento interesante por acercarse a la moda superheroica de Marvel y DC por parte de Shueisha, editorial madre de los principales shonen de éxito. Kohei Horikoshi se descubre como un autor con talento, valedor de ciertas ideas originales que llevan a que la serie tenga éxito.

Vosotros puntuáis: 8.8 ( 12 votos)

Leave a Reply

6 Comentarios en "My Hero Academia"

Notifícame
Ordenar por:   Recientes | Antiguos
Rad

“Planeta Cómic ha echado el resto y demuestra que tiene fe en la serie pues la está editando con una calidad algo mejor que la media a un precio muy competitivo: 6,95€”

¿Eh? Tengo los tres primeros tomos y es un festival de muare constante.

Zpyro

La serie me parece muy interesante y prometedora, y la edición me parece buena (comparada con one piece es mucho mejor), pero la traducción, aunque cumple con su función, no me convence en absoluto.

Sebastian

En alguna nota que leí alguien afirmaba que esta serie era la continuación espiritual de New X-Men de Morrison. No podría estar más de acuerdo.