MundoManga Exprés vol. II: Lovers Flowers; Love Beast; Random Walk

Por
0
1168
FavoriteLoadingAñadir a favoritos
LOVERS FLOWERS, de Yuna Anisaki

Edición original: Lovers Flowers JAP
Fecha de edición: Enero 2005
Guión y dibujo: Yuna Anisaki
Color: B/N
Formato: Libro rústica, 198 págs
Planeta (6)

Sinopsis: A Hayuri le gusta Hara, jugador de baloncesto, pero no tiene valor para invitarle a ver los fuegos artificiales. De casualidad, Takeru, uno de los chicos más problemáticos de la clase, se entera y sorprendentemente le ayuda a conseguir ese “milagro”. Pero el roce hace el cariño, y la información fluye entre este trío, haciendo que Hayuri dude de su amor por el inalcanzable Hara. Por su lado, Aki es una chica de armas tomar, bastante masculina, y que tiene un alto grado de justicia, defendiendo siempre al más débil. Asiste al dojo de kárate con Yosuke, del que está secretamente enamorada. ¿Se quedará con Okano, que la defendió de una agresión, o mostrará su afecto por su compañero de dojo?

Vistazo general: Este tomo fue el segundo título publicado bajo la colección Un Manga, Un Romance en PlanetadeAgostini. Se compone de tres historias, dos de ellas cortas, y la última, más larga, es precisamente una de las primeras historias que dibujó la autora, y posiblemente más interesante que las otras dos.

Lovers Flowers y Burst Girl son esas dos primeras historias. En ellas priman los triángulos amorosos, las dudas, declaraciones de amor, indecisiones, estrategias para conseguir lo deseado, etc. Ambas tienen en común la chica que quiere declararse a un chico, pero duda mucho de sus capacidades. Entonces otro chico (guapísimo también, como no) le ofrece ayuda, de forma más o menos estrambótica. Esta ayuda significa sacrificar los deseos de este chico, normalmente para con la chavala a la que ayuda, pero los acontecimientos hacen que los objetivos amorosos puedan llegar a cambiar. En el aire de estas dos historias fluye la sensación de “sacrificio”, el ayudar a la chica que te gusta a conseguir su sueño aunque esto signifique enterrar el tuyo propio.

La tercera historia, llamada Fake!, ocupa casi la mitad del libro. Saori falsifica ropa de marca que luego vende a sus compañeras de clase, ávidas por aparentar llevar atuendos caros. El dinero recogido lo necesita para investigar el paradero de un collar heredado de su difunta madre. Su padre, pintor, le inculcó el gusto por el arte y ojo crítico para detectar falsificaciones. Toda su colección fue comprada por unos especuladores para pagar las deudas. Y ahora Saori quiere recuperar los cuadros de su padre y el collar. También recuerda un niño que muchos años antes le hizo la promesa de volver y casarse con ella. ¿Puede ser que todo esto esté relacionado? ¿Qué busca el nuevo profesor de Arte que está tan interesado en ella?

Esta historia se hace algo más interesante debido a que salimos del típico triángulo amoroso y transita por aspectos más novedosos como las falsificaciones y el mundo del Arte en general, con Renoir como pintor escogido. Aunque simple y previsible en algunos aspectos, se hace ameno de leer, aunque la propia autora reconozca sentirse algo avergonzada por el mismo.

El dibujo no evoluciona demasiado de esa primera historia, Fake!, al resto que contiene este tomo. Aunque Annabel Espada, editora del manga y experta en shojo, comenta en el texto final del tomo que sí existe una evolución. Bien, pues me la creo. Aunque no dista de muchas otras obras de este estilo: chicos y chicas guapos, pocos fondos, tramas abundantes, uso de recursos para subrayar emociones, momentos humorísticos… todo bastante conocido ya, correcto, sin muchas sorpresas. Reconocerle al menos que Aki Yoshino, protagonista de la segunda historia, parece realmente una marimacho y, aunque guapa, es algo “distinta” al canon habitual de belleza shojo. Aunque no idéntico, el estilo recuerda al de Arina Tanemura, que inauguró esta colección que abarcó 16 volúmenes únicos. La edición es típica de Planeta: mal papel, buena traducción, inclusión de free talks y pequeñas historias de la autora en plan desenfadado que no suelen tener gracia,… Aunque se nota cierta dejadez al encontrarnos errores en los títulos de las historias: Lovers Flowers pasa a ser Love Flowers varias veces, mientras que aún no sé si la segunda historia se llama Burst Girl o Bursty Girl. Incluso en los créditos del tomo hay errores en este aspecto. Da mala impresión, la verdad.

Un tomo más de shojo que, si hubiese seguido los pequeños visos de originalidad de la última historia en sus primeros relatos, hubiese puntuado algo mejor. En la época se vendió a Yuna Anisaki como una nueva autora que daría que hablar….bien, no pasó de editar otro tomo autoconclusivo en la misma colección. Y adiós, hasta otro ratito, Yuna.


LOVE BEAST, de Yuna Anisaki

Edición original: Love Beast JAP
Fecha de edición: Febrero 2005
Guión y dibujo: Yuna Anisaki
Color: B/N
Formato: Libro rústica, 192 págs
Planeta (6,5)

Sinopsis: Renka quiere convertirse en modelo, y es de dominio público que el conocido Hozuni Kazunari es uno de los más reputados diseñadores de ropa, pero también con fama de muy arisco, impertinente y desagradable. Pero su encuentro hará saltar chispas en el mundo de la moda, y Renka querrá llevar sus modelos…para que él la desvista con los dientes…Aiko llega a un instituto de Osaka solo para estar un mes mientras sus padres se divorcian. Lleva un pendiente rojo que se hace notar en sus nuevos compañeros de clase, pero ella no quiere mezclarse con nadie, ni mucho menos enamorarse. Hasta que le cae encima un ladronzuelo alegre y despreocupado que no tiene el menor reparo en gritar a los cuatro vientos que está enamorado de ella. ¿Será su oportunidad para encontrar algo duradero y por lo que valga la pena luchar? Mamiko se enamora de su profesor,y él la hace pasar por una serie de experimentos físicos y emocionales, creándole sensaciones contradictorias hacia su amado. Kaori se lleva fatal con su vecino Yamato, peleando por cualquier cosa y él llamándole “fea” cada vez que la ve. Por eso, Kaori intentará mejorar su aspecto exterior con tratamientos intensivos de belleza. Pero esto a Yamato le sobra totalmente. Ya se sabe, “quienes se pelean, se desean…”

Vistazo general: Cuatro historias de amor más recopiladas en un tomo único. Como suele pasar en estos volúmenes, son pequeños planteamientos que se desarrollan de forma bastante rápida y precipitada, por limitaciones del formato. Por ejemplo, pasar del amor al odio hacia una persona en un par de páginas, o que el chico le declare amor absoluto “desde siempre” cuando se han conocido hace una semana. Las historias trascurren por el mundo de la moda, el instituto y un centro de belleza. Encontramos una de las historias típicas del shojo, el del enamoramiento alumna-profesor. La tónica general es la de una chica que conoce un chico en un ambiente dado, y aunque los primeros contactos no sean muy positivos, ocurre algo que les hace cambiar de opinión. Los chicos suelen mostrar su otra cara en algunas ocasiones, y es cuando ellas caen. Aparece algún problema o situación embarazosa pero todo acaba arreglándose, jurándose amor eterno.

En la primera historia, la protagonista conseguirá encandilar al aparentemente inaccesible Kazenori con su pasión por la ropa y los pases de moda. De pasada vemos cierta “crítica” a la afición por estar esquelética y que el hecho de tener algún kilo “de más” (realmente muy poco) y la repentina puesta a dieta de la protagonista cuando definitivamente pasa a ser objeto de deseo del diseñador…Quizá por tratar el tema de la moda, vemos un tratamiento especial con la ropa que lleva la protagonista, moderna y juvenil, aparentemente muy lo que deben llevar las jóvenes niponas de ciudad. En El Pendiente, Aiko está convencida que nada es para siempre: sus padres se separan, cortó con un antiguo novio (del cual “heredó” ese pendiente)… hasta que conoce al alocado Shogo. Precisamente este chaval tiene el pelo negro, dándole un toque distintivo al resto de chicos, que suelen ser más rubios o de pelo más claro. Precisamente Mamiko, la protagonista de Tentación, también es morena. Es sujeto de un experimento por parte de su profesor. Aunque no llega a mencionarse, el profesor le hace pasar por la presión social de ser el blanco de todas las miradas al saberse que mantiene una relación con él. Realmente, la lleva por donde quiere. Sin prácticamente decirle nada, la moldea y le hace sufrir todos los pasos del experimento. Se nota la diferencia de edad, pero ésta no importa cuando el amor supera y sobrepasa el experimento social. Anotar de la última historia, Premium Kiss, que menciona a las chicas gal!, que suelen se muy morenas, con kilos de maquillaje y uso de plataformas. El mensaje transmitido es que por mucho que ella haga, a su vecino ya le gustaba tal como era, aunque no lo demostrase claramente.

Love Beast es el primer tomo que publicó la autora y para bien o para mal, no hay mucha diferencia con Lovers Flowers. Destaca alguna historia, en este caso Tentación, pero la sensación global es de simpatía pero de lectura fácil y sin muchas complicaciones. El dibujo no parece ser muy distinto al de Lovers Flowers, aunque la misma autora reconoce errores de principiante. Por ejemplo, los ojos están tratados de una forma en que parece que siempre hay una lágrima dentro de ellos, incluso cuando los personajes están riendo. Comparando un poco los dos tomos, sí parece que en Love Beast el entintado es más grueso, siendo más fino y agradable en Lovers Flowers.

Este es un tomo que cumple su cometido, es simpático, introduce bien los temas para luego desarrollarlos en ese espacio tan reducido de páginas para gustar al público al que va dirigido, chicas jóvenes experimentando su pubertad, el interés por los chicos (guapos, el resto nos podemos morir) y con ello el amor y el sexo. Este tema está presente en cada una de las historias, aunque no a nivel “guarro” como suele dibujar Mayu Shinjo. Aquí las relaciones no ocupan más de 3 o 4 páginas por historia y no son el motor o el objetivo, sino un paso más en la relación.


RANDOM WALK, de Wataru Yoshizumi

Edición original: Random Walk JAP
Fecha de edición: Nov. 2002 – Enero 2003
Guión y dibujo: Wataru Yoshizumi
Color: B/N
Formato: Libro rústica, 176 págs
Planeta (7,5)

Sinopsis: Yuka tiene 16 años, va al instituto y actualmente tiene una vida apacible y equilibrada: su padre se ha casado con su editora, más joven que él. Se llevan todos muy bien. En las aulas todo también va bien: tiene un grupo estable de amigas y amigos con una muy buena relación. Solo le falta una cosa: un novio. Y lo encuentra: Nozomu es su tipo al 100%, y se enamora locamente. Pero hay algo que no funciona. Los caminos impredecibles del amor harán fluir las historias de pareja como ríos que se cruzan una y otra vez.

Entre líneas: Wataru Yoshizumi tiene el honor de haber creado el boom del shojo manga en España cuando Planeta decidió publicar Marmalade Boy en Octubre de 1999. Fue un éxito rotundo porque un año antes, La 2 de TVE había estrenado la versión anime de la serie,bajo el nombre de La Família Crece, y había sido un gran éxito entre los adolescentes y tema de conversación en las escuelas. Es el manga más conocido de la autora, y en España ha visto tres ediciones, la última de ellas en edición especial. También se publicó un libro de ilustraciones. Posteriormente llegaron otros títulos bastante conocidos, como Somos Chicos de Menta y Solamente Tú, ambas con sendas ediciones en comic book y tomos. Siguieron otros tomos únicos o de poca extensión, como PxP o Quartet Game, aunque posiblemente no tuvieron la misma repercusión. El grueso de su obra se encuentra publicada en nuestro país por Planeta, excepto Ultra Maniac, que fue editada por Panini. Personalmente, Random Walk es lo primero que leo de ella, aún teniendo desde hace años los tomos de Marmalade Boy (y con los que enganché al manga durante unos años a mis primas xD).

¡Vive todas las historias de amor que puedas y sé una mujer diez!”. Este es el consejo que le da el padre de Yuka a su hija, y un poco el leitmotiv de la obra: no cerrarse a nada, experimentar al máximo, tanto en positivo como en negativo. La experiencia da sabiduría en todos los campos, en el del amor incluido. Tienen 16 años, es el momento de hacerlo. Y eso se traslada a las vivencias de los personajes. Este no es un manga sobre una relación concreta que monopoliza toda la historia, como puede ocurrir en otros shojos. Aquí el amor fluye, cambia de manos, aparece y desaparece, cambia de carril, se bifurca y vuelve a cruzarse contigo en el momento más inesperado. Tampoco se centra en un triángulo amoroso típico del shojo, donde una pareja es perturbada por la presencia de un tercero. Sí hay triángulos en Random Walk, pero pertenecen a algo más grande, con miras más anchas sobre las relaciones sentimentales juveniles.

En efecto, Random Walk no se centra solo en un personaje. Aunque Yuka sea la protagonista, hay momentos en que el foco está situado encima de otros personajes, como pueden ser Nozomu, Ryoko o Katsura. El relato conforma una especie de “vidas cruzadas” en el que nada está establecido o es para siempre. La sensación de “historia río” está bastante conseguida, creando una red de relaciones que podría complicarse tanto que podría llegar a crear un círculo vicioso. Podríamos decir que la relación entre Yuka y Nozomu es la chispa que hace encender otras relaciones, el punto de partida de un relato no lineal, con bifurcaciones, giros, sorpresas de la vida, encuentros casuales que derivan en una relación, decisiones erróneas que pueden significar el principio del fin de un amor,… Un fluir muy auténtico como la vida misma.

Yuka tiene dos amigas, con las que forma un triángulo que cubre varios de los extremos de las relaciones sentimentales. Touko es una chavala de almendrados ojos la máxima de la cuál es enamorarse y desenamorarse de chicos tan rápido como pueda. Salta de uno a otro constantemente, de hecho casi ni deja madurar las relaciones. Su interés primordial son esas primeras semanas de enamoramiento loco, luego, el chico le aburre. Por otro lado, Katsura es lo contrario de Touko: nunca ha tenido novio, y se pone muy nerviosa cuando se habla del tema, se pone roja como un tomate, es muy tímida,… Nunca se ha considerado lo suficientemente guapa como para que nadie se interese por ella, y cuando un chico la ha invitado al cine, no ha querido estar a solas con él porque no lo conoce lo suficiente. Y Yuka está en medio, con un pie en una forma de hacer las cosas y otro en el otro. Entre ellas tres abarcan varias formas de encarar el amor y las relaciones sentimentales, desde la abundancia hasta la parquedad. El lector se percata rápidamente de las intenciones de la autora en explorar el amor adolescente desde muchos ángulos (como ha hecho en otras de sus obras, claro, siendo el argumento de la mayoría de shojos) desde una vertiente bastante realista y natural, sin dramas, emociones de culebrón o frases impostadas de guión barato de folletón televisivo. Los chicos también tienen su rol en esta historia, y aunque son vistos mayoritariamente como los receptores del amor, ellos también tienen reacciones y formas de aceptar o denegar esas sensaciones. Algunos se muestran románticos pero fríos a la vez, otros apasionados, etc Para completar más este espectro del amor que es esta obra de Yoshizumi, tenemos la relación del padre de Yuka con su editora, bastante más joven que él, hasta el punto que Yuka la ve más como una hermana mayor que como una madre. Después de la madre biológica de Yuka, su padre se ha juntado con varias mujeres dando a entender así que el mundo no se acaba y aunque tengas en el más respetuoso recuerdo a la madre de tu hija, puedes empezar nuevas relaciones. En el fondo está dando ejemplo a su hija de la máxima que sostiene sobre el amor: no detenerse nunca, experimentar todo lo posible, el error lleva al éxito, no desanimarse, darlo todo en cada una, y si se acaba, es porque no era el hombre o mujer de tu vida.


El trío protagonista: Katsura, Yuka y Touko, experimentando la montaña rusa del amor.

Las protagonistas experimentan el amor desde sus variadas formas: a veces les toca ser la amante, a veces son ellas las que sin querer rompen otra relación o recuerdan esos primeros amores infantiles de años atrás…También se da oportunidad a un antiguo amor, o se explora superficialmente el manido argumento de relación profesor-alumna. Los desengaños suelen durar un tiempo limitado y a otra cosa mariposa, pero la autora también se reserva un personaje para hacerle sufrir más de la cuenta: alguien que no puede soportar cortar con su amado y le hará perder la cabeza y la salud. Es la vertiente negativa de cómo superar un desengaño y aporta algo de crudeza al relato, aunque ya sea en las postrimerías del mismo.

En este manga, las relaciones sentimentales están enfocadas básicamente desde el punto de vista del amor, de la pareja, de sus actuaciones en público, de la parte más “romántica” de la relación. Sin ser experto en revistas japonesas, el hecho de que se publicase en la Ribon () de Shueisha ya conlleva este hecho, la mayoría de obras son de tono infantil/juvenil pero con un tono inocente y sin buscar el morbo. No se incluyen escenas sexuales aunque se comprende que en relaciones largas existe. Pero como que la mayoría de relaciones en este manga son cortas o entrecortadas, no se potencia este aspecto como si fuese un manga de Mayu Shinjo o similares. Se centra más en las situaciones y las reacciones de los protagonistas que en los diálogos típicos de una pareja shojo dirigido a un público más adolescente lleno de hormonas. Aquí se habla de “salir” y de “novios”, pero no se va más allá.


Katsura en una de sus mejores escenas. Vaya profesor más malo haciéndole llorar…ay si te atrapo!

El dibujo de Yoshizumi es claro y limpio, detallado pero no cargado, con un elegante uso de las tramas y una buena planificación. Permite pasar del drama a la comedia en cuestión de viñetas, usando caras estrafalarias o de sorpresa con economía de medios. Todos los personajes tienen su característica especial y son reconocibles. Usa los recursos habituales del género (florecitas, fondos semi oscuros para transmitir angustia o drama, efectos especiales, estrellitas,…) de forma efectiva como se le supone a una grande del shojo.


Un par de ejemplos de como usa la narración combinando estilos de dibujo. En ese par de viñetas aguantas la respiración…

La edición de Planeta es la habitual, el papel usual en estas colecciones, pero con buena reproducción, traducción y adaptación de onomatopeyas, algunas bastante grandes pero que no entorpecen la lectura. Incluyeron la historia especial aparecida un tiempo después y han incluido todos los free talks, algunos de ellos medianamente interesantes.

Aparte de ver a Touko y certificar su estilo de vida amorosa, vemos como se han adaptado las onomatopeyas.

Valoración: Random Walk me ha sorprendido gratamente, sobretodo el primer tomo. Entrelaza muy bien las diversas historias de amor, los romances y las aventuras amorosas e los protagonistas, dejando muy claro sus intenciones: retratar la vida amorosa de un puñado de adolescentes, como afrontan estos temas con bastante naturalidad (quizá demasiada), conformando unos “caminos cruzados” que afectaran a sus relaciones y les harán madurar. Esto se ve muy claro al final de la obra, donde en una larga escena van apareciendo en un mismo escenario casi todas las parejas en el estado actual de ese momento, con la protagonista Yuka de espectadora. Todos los hilos de la historia van a parar a este escenario dando por finalizada la obra, no sin antes esclarecer el significado del título del manga: esos “caminos aleatorios” que trazan la vida de los protagonistas que se cruzan, divergen, se comportan de forma azarosa… La historia está explicada de forma muy fluida e interesante, sin tener la sensación de haber leído antes lo mismo infinidad de veces (aunque también es cierto que es la primera vez que leo en serio a Yoshizumi). La autora va entrelazando las historias con diálogos ágiles y con una intención concreta, el de transmitir sus ideas. La mayoría de personajes hablan muy abiertamente de los temas del amor, los novios y sus alegrías y penas, excepto Katsura, que da el contrapunto tímido. Precisamente este personaje es el más recordado porque permite desviar el foco de protagonismo de Yuka hacia otras historias, como la suya, dando variedad a la narración. Parece que la autora quería centrarse en lectoras adolescentes pero algo más adultas, dejando de lado la franja a la que van destinadas otras obras suyas como Somos Chicos de Menta. Además, siempre cabe la posibilidad de verse reflejado en alguno de los protagonistas. Y así ha sido: ha habido momentos donde he visto reflejada la historia concreta y actual de alguien cercano, de forma simultánea a la lectura del manga, hecho que proporcionó momentos de apasionante comunión con Yuka y compañía.

Random Walk es un manga optimista que transmite la necesidad de obtener muchas experiencias sentimentales para convertirse en alguien completo, poliédrico. Esta es la filosofía del padre de Yuka y se mantiene durante toda la obra. Aunque algo excesivo en número de páginas (similar a MW, de Tezuka), sería recomendable una reedición en un tomo único a un tamaño algo mayor. Habiendo sido publicado hace ya 10 años, aún se puede encontrar en las más importantes tiendas virtuales de primera mano. Aunque seguro que también circula en el más asequible mercado de manga usado. Es una buena lectura para los que no solemos tener al shojo como primera opción de compra, hasta el punto de que ha abierto la curiosidad por otras obras de la autora, más concretamente las últimas publicadas en España, Cherish y Spicy Pink.


El modelo Kaito en el punto de mira de Yuka…aunque ella no quiera.

Compartir
Artículo anteriorConcurso Lobezno Inmortal
Artículo siguienteXVI Salón do Cómic e a Ilustración de Cangas

Nací en Barcelona durante el régimen anterior, por pocos meses. Los primeros cómics que cayeron en mis manos fueron Mortadelos, Tintins (lloré mucho por tener Las Joyas de la Castafiore en castellano y no catalán), Asterix desde la biblioteca del pueblo, revistas de Bruguera…hasta que llegó el manga, con su “sexo y violencia” primero y su diversidad de historias después. Bye bye superhéroes. Cómic europeo, español e independiente USA, cuando se ha podido. En 2006 Toni Boix me llamó a filas en ZN,y por aquí sigo. Siempre digo que no sé escribir pero es #postureo. En realidad soy un crack ^^

Leave a Reply

Sé el primero en comentar

Notifícame