Mefisto contra cuatro héroes

Por
2
1721
FavoriteLoadingAñadir a favoritos
 


Edición original: Marvel Comics – abril – julio – 1987
Edición España: Comics Forum – marzo – junio – 1989
Guión: Al Milgrom
Dibujo: John Buscema
Entintado: Bob Wiacek, Al Milgrom
Color: George Roussos
Portada: John Bolton, John Buscema
Precio: 150 pesetas (arco de cuatro números dentro de la colección Marvel Héroes)

 

¿Cuántas personas han pasado a lo largo de los años por las oficinas de la casa de las ideas? ¿Cuántas firmas diferentes se podrían contabilizar en los equipos creativos de sus distintas colecciones? Si tenemos en cuenta que la primera Antorcha Humana cumplirá en breve ochenta años, no sería disparatado decir que hablamos de cientos y, quizá, de algún que otro millar. Unos nombres están vinculados al ámbito literario; otros, al gráfico; algunas presencias fueron anecdóticas, otras las hubo breves y unas pocas se han mantenido a lo largo de varias generaciones. Si nos centramos en la década de los ochenta del siglo pasado, hay un caballero que fue escritor, dibujante y editor en la Marvel de esos años: Allen «Al» Milgrom.

La firma de don Al puede encontrarse en un buen número de tebeos de los setenta, los ochenta y los noventa. Proveniente de DC –donde fue el creador gráfico de Firestorm- sería en los tiempos de Reagan en los que multiplicaría sus labores, demostrando ser un dibujante tan prolífico como temido. No nos engañemos: en aquellos días, Milgrom competía con colegas como Alan Kupperberg o Herb Trimpe por el dudoso honor de ser el ilustrador más denostado del reino marvelita. La mención de su hipotética presencia en tal o cual colección era el equivalente a mentar a la bicha o decir aquello de «que viene el coco». Sin embargo, sus ostensibles carencias a los lápices se compensaban con una sorprendente habilidad con los pinceles y la tinta china, una notable competencia en el campo editorial (fue el responsable de Marvel Fanfare durante los diez años de existencia de su primer volumen) y una buena aptitud como guionista, que viene acreditada en la miniserie de la que toca hablar hoy.

Mefisto contra cuatro héroes es el curioso nombre que se dio por estos barrios a la serie limitada Mephisto vs., en clara alusión al hecho de que el señor infernal iba a vérselas con un cuarteto de grupos: los Cuatro Fantásticos, Factor-X, la Patrulla-X y los Vengadores de ambas costas iban a ser los sucesivos adversarios de un caballero que se convierte en el auténtico protagonista de una miniserie en la que los héroes van a aparecer como meros comparsas o, más exactamente, títeres en un guiñol en el que su demoniaco oponente aparece como desesperado marionetista.

Al comienzo de la historia, Mefisto aparece lamiéndose las heridas provocadas por dos reveses. El primero, su derrota a manos del pequeño Franklin Richards, en las páginas de la colección dedicada a los Cuatro Fantásticos (en los días en los que John Byrne dirigía la barraca del cuarteto como guionista y dibujante). El segundo, el hecho de que Hela, la diosa asgardiana de la muerte, haya intentado hacerse con las almas de algunos terrestres, violando con ello un pacto ancestral de jurisdicciones mortuorias (en los días en los que Walter Simonson llevaba la batuta de la serie protagonizada por Thor y le hacía una jugarreta tras otra). Una derrota y una inmisión, que hacen que el dominio que el demonio ejerce sobre su dimensión infernal empiece a tambalearse y que esta también lo haga. Como una perversa y distorsionada versión del Arturo de Excalibur, rey y reino son uno, de modo que la decadencia del poder personal deviene en el desmoronamiento del dominio. Sus diablescos lacayos empiezan a hablar de sublevación, por lo que su cuestionado señor decide poner en marcha un retorcido plan, que implicará tomar venganza de la familia Richards y devolverle –corregido y aumentado- el favor a la hija de Loki.

La miniserie es una auténtica delicia para la lectura, de esas que permiten disfrutar a la afición ocasional de una aventura cerrada y sirven a la veterana para deleitarse con el conocimiento de la continuidad desplegado por Milgrom. Don Al aprovecha el estatus de cada grupo, siendo respetuoso con el hecho de estar entrando temporalmente en corral ajeno. El mejor ejemplo de este elevado grado de control se encuentra en el último capítulo de la serie limitada, pues coloca a la historia en paralelo con la memorable despedida de Simonson de la serie dedicada al dios del trueno. La incidencia de Mefisto es una nota a pie de página en el gran fin de fiesta nórdico de don Walter, pero sirve para uno de esos taimados giros en los que, parafraseando al revés al cantautor Hilario Camacho, jugando a perder se vuelve a ganar.

En la parte gráfica hay que destacar, como siempre que está en danza este buen señor, al gran John Buscema. Este caballero fue el responsable del aspecto que luce Mefisto cuando este hizo su aparición en la primera serie dedicada a Estela Plateada y aquí se esmera nuevamente en presentar al señor infernal como el ser taimado, intrigante, tramposo y cruel que siempre ha sido. Además, añade ahora el matiz de la angustia al ver que el tiempo juega en su contra y que puede perderlo todo, bien por su progresiva debilidad, bien por un alzamiento de sus levantiscas huestes. Su conocimiento gráfico del universo marveliano le permite hacerse con los personajes que, en cada capítulo, se enfrentan infructuosamente al protagonista. No hay que olvidar que, en aquellos tiempos también se hacía cargo de la colección original dedicada a los Vengadores y que por sus lápices habían pasado los Cuatro Fantásticos, Lobezno o Thor (por citar solo a algunos de los oponentes del príncipe demoniaco). Sus bocetos fueron embellecidos por el propio Milgrom y por otro entintador tan competente y prolífico en esos días como Bob Wiacek, siendo todo ello rematado al color por otro veterano del talento de George Roussos.

La serie limitada ha aguantado bien estas tres décadas de vida y es un buen material para echar una mirada a la Marvel de la segunda mitad de la década de los ochenta.

Ilustración de John Buscema y Bob Wiacek
Mefisto y la Chica Maravillosa

  Edición original: Marvel Comics – abril – julio – 1987 Edición España: Comics Forum – marzo – junio – 1989 Guión: Al Milgrom Dibujo: John Buscema Entintado: Bob Wiacek, Al Milgrom Color: George Roussos Portada: John Bolton, John Buscema Precio: 150 pesetas (arco de cuatro números dentro de la…
Guión - 8
Dibujo - 9
Interés - 8.5

8.5

Vosotros puntuáis: 8.4 ( 5 votos)

Leave a Reply

2 Comentarios en "Mefisto contra cuatro héroes"

  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
mespinpe
Lector

Creo que no llegué a leerla entera en su momento, pero tebeo ágil, entretenido y bien dibujado (esos son mis recuerdos). Tebeo del montón pero de una gran época en que los del montón estaban hechos con mucho oficio. No le daría tanta nota pero mola que sea aquí reivindicado.

Captain Eo
Lector

me encantan estas reseñas de comics ochenteros época Forum (y de Zinco cuando?) , apoyo total a esta sección