Marvel Saga 17. El Castigador 2. En el Principio.

El Castigador, En El Principio, supone el arranque del personaje en su propio sello adulto, alejado de mallas, superpoderes o cualesquiera otros elementos que resten dramatismo y verosimilitud a un personaje que no descansará hasta que limpie el mundo de la delincuencia que le es desgraciadamente inherente.

Por
0
1126
FavoriteLoadingAñadir a favoritos
 

Edición original:Max Punisher 1-6
Edición nacional/ España:Panini Comics
Guión:Garth Ennis
Dibujo:Lewis Larosa
Entintado:Tom Palmer
Color:Dean White
Formato:Marvel Saga
Precio:15 €

 

Con este volumen comienza la colección de Garth Ennis al frente del Castigador dentro de la línea Max, constituyendo el tomo anterior una suerte de especiales publicados con posterioridad pero que, al estar situados antes en la cronología del personaje se publican como Tomo 1 para dar una sensación más correcta de orden.
Al igual que sucedería después con el especial La Celda, analizado en otra reseña dedicada al Tomo 1 del Punisher dentro del formato Marvel Saga, quien acompaña a Ennis en este volumen (y en otros muchos) no es otro que Lewis Larosa, cuyo estilo realista, oscuro cuando es necesario el secreto y el juego de sombras para engañar al lector, pero colorista cuando la sangre, las explosiones y el sexo llenan la acción, le sienta a la colección como anillo al dedo.
Este volumen contiene la saga de seis números titulada “En el Principio” y, lejos de lo que se pueda pensar antes de leerla, no nos va a narrar una de las primeras aventuras de Castle ya con el manto del Castigador, sino una aventura que sucede mucho después de que se convirtiera en el antihéroe por antonomasia de Marvel, pero que le trae dolorosos recuerdos de sus inicios como sangriento y vengativo justiciero.

Y es que, cuando la CIA intenta que Frank trabaje para ellos asesinando a peligrosos terroristas como es el caso de Osama Bin Laden (por aquel entonces, en el año 2004, buscado por la CIA) llegando a chantajearle y a enfrentarse a él con todo lo que tienen si no acepta sus términos, el Servicio de Inteligencia más famoso del mundo no utiliza a otro que al viejo y útil compañero de Frank cuando éste no era más que un amateur en esto de asesinar criminales. En efecto, me refiero a Micro, recordado con mucho cariño por los fans y por este redactor.
Micro (creado por el guionista Mike Baron y el ilustrador Klaus Janson en Noviembre de 1987) fue el primer y quizás el único verdadero compañero de Frank Castle siempre tan solitario e independiente. Bautizado por sus padres como David Linus Lieberman (atentos a su segundo nombre muy similar al popular sistema operativo y a su apellido que comparte raíz con el de Stan “The Man” Lee), el después conocido como Micro no era sino un hacker que se dedicaba a la estafa electrónica cuando ésta era más un recurso narrativo que la realidad que es hoy en día. Dicha actividad delictiva le granjeó pingües beneficios, pero también muchos enemigos y riesgo, lo que acabaría con el asesinato de su sobrino, cuya investigación le llevo a cruzarse con Frank Castle y a ser el fiel comparsa de éste durante muchos años.
Junto con Frank, Micro pasó de ser un simple personaje nuevo que trataba de incrementar las ventas de la colección, a un activo indispensable en la cruzada del Castigador, y es que, provenía a éste de casas de seguridad, armas, investigaciones detalladas sobre sus objetivos, blanqueo de sus cuentas (pues no olvidemos que Frank financia su guerra privada con lo que incauta a los criminales que asesina) y en general, haciéndole la vida mucho más fácil.
A pesar de todo esto nunca vimos que El Castigador mostrara algún afecto hacia Micro, al ser el antihéroe un personaje siempre taciturno, y centrado en no crear lazos emocionales de ningún tipo para poder llevar a cabo su particular cruzada, circunstancia que es aprovechada por Ennis en estos seis números.

Así, la vuelta de Micro, supuestamente muerto la última vez que lo vimos sorprende al Castigador, pero lo que más le molesta es que sea la CIA la que lo utilice para obtener sus servicios mediante el chantaje. Lógicamente esto no gusta a nada Castle que prefiere trabajar solo y desde luego nunca para un gobierno que pueda lanzarse contra él cuando deje de resultarle útil.
En este punto me gustaría hacer una mención especial al hecho de que, como ya comenté en el volumen anterior, el Punisher de la línea MAX está ya en la cincuentena avanzada lo que lo convierte en mucho más experimentado y letal, pero también más arriesgado y tendente a cometer errores. Ello es muy importante de cara al tratamiento del personaje, pues estamos ante un Frank Castle que lleva ya más de media vida dando caza y muerte a cuantos criminales se cruzan en su camino, por lo que hace tiempo que ha perdido el norte acerca del por qué de sus actos, siendo más una máquina programada para matar (en sentido metafórico a pesar de que hablemos de un cómic marvel, por supuesto) que un justiciero que trataba de resarcirse por la muerte de su mujer e hijos.

Mención especial merecen los agentes de la CIA que aparecen en este volumen, en especial dos de ellos cuyos nombres no daré para no caer en el preferiblemente evitable spoiler, una suerte de “extraña pareja” que ve al Castigador de forma muy diferente, y que nos regalan las escenas y diálogos más fuertes del tomo y a veces los más desternillantes. De esta forma, en manos de Ennis, el Castigador es un personaje dramático, castigado por su tragedia personal y por el camino que decidió emprender hace más de veinte años para comenzar una merecida revancha, pero cuyas acciones y entorno siempre nos dan lugar a las risas, siempre y cuando al lector le resulte gracioso el sadismo o la forma de morir de distintos secundarios.
Sin embargo, esta misma característica también resulta en algunos casos cargante, llegando a lastrar el argumento, pues hay determinadas páginas en las que apenas nos enteramos de la conspiración que se teje alrededor del personaje al convertirse la historia en un duelo de insultos y palabras malsonantes a cada cual más pasado de rosca, como si de una versión gore de Monkey Island se tratara. Por suerte, el detallado y sangriento hasta el tuétano dibujo de Lewis Larosa hace que sea más fácil disfrutar de este tipo de escenas, que no dejan de ser las menos en todo el volumen, tomando la colección más cuerpo y menos exceso de humor negro malentendido a partir de los siguientes volúmenes.

No obstante lo anterior, este arranque de la colección dentro de la línea Max, y segundo volumen del personaje dentro de Marvel Saga hará las delicias de aquellos que busquen algo diferente y más duro dentro de la editorial, siendo el Castigador el máximo exponente en la Casa de las Ideas de la crudeza en estado puro.

  Edición original:Max Punisher 1-6 Edición nacional/ España:Panini Comics Guión:Garth Ennis Dibujo:Lewis Larosa Entintado:Tom Palmer Color:Dean White Formato:Marvel Saga Precio:15 €   Con este volumen comienza la colección de Garth Ennis al frente del Castigador dentro de la línea Max, constituyendo el tomo anterior una suerte de especiales publicados con…
Guión - 7
Dibujo - 8
Interés - 7

7.3

Sádico

El Castigador, En El Principio, supone el arranque del personaje en su propio sello adulto, alejado de mallas, superpoderes o cualesquiera otros elementos que resten dramatismo y verosimilitud a un personaje que no descansará hasta que limpie el mundo de la delincuencia que le es desgraciadamente inherente.

Vosotros puntuáis: 8.04 ( 9 votos)
Compartir
Artículo anteriorThe Unstoppable Wasp de Jeremy Whitley y Elsa Charretier
Artículo siguienteQué está pasando en el cómic americano (+50)
Logroño, 1988. Las series de dibujos animados de Spiderman y de La Patrulla X de los 90 me enseñaron a amar a los personajes de cómic. Ultimate Spiderman de Bendis me dio a conocer el mundo del cómic de superhéroes propiamente dicho. A partir de ahí todo fue rodado: Frank Miller, Alan Moore, Mark Millar, Garth Ennis... mi amor por el cómic nunca paró ni de crecer ni de enriquecerme. Colaborar en Zona Negativa es devolverle al noveno arte tan sólo una minúscula parte de lo que me ha dado a mí.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar

Notifícame
wpDiscuz