Mangaland #05 por Marc Bernabé

Por
7
543
FavoriteLoadingAñadir a favoritos

Nana
Título original: Nana
Autor: Ai Yazawa
Editorial: Planeta deAgostini
Precio: 6,95 euros
Formato: tomo con sobrecubiertas
Clasificación: shôjo / josei
Tomos: 20 (en curso)

A priori corro un considerable riesgo al reseñar este manga en Zona Negativa. Estoy recomendando un cómic japonés que además es para chicas en una página cuyos visitantes son principalmente lectores de cómic americano. ¿Me he vuelto loco? ¿Pretendo que este artículo consiga el récord de menos clics y menos comentarios de la historia de ZN? No exactamente.

Aunque, como es obvio, me gusta mucho el manga y trato de leer un poco de todo, en general los manga shôjo (para chicas) me parecen aburridos y ñoños a más no poder. Los japoneses tendrían un problema si no fuera así, claro está, porque el target de este tipo de obras son chicas preadolescentes y adolescentes y yo, por otro lado, soy un tío de treinta y tantos años y además no japonés. Hay algunas excepciones, sin embargo, a esta regla, algunas obras pensadas para chicas que los hombres también pueden disfrutar perfectamente, y que van más allá de la edad del lector. Ya dije en su momento que en esta sección no me limitaría a comentar obras maduras para lectores adultos o grandes clásicos –géneros que a priori pueden gustar al lector medio de ZN–, sino que también intentaría desviar un poco la vista hacia obras de otra temática, shônen, shôjo o josei, que tuvieran algo especialmente destacable. En su momento ya comenté un shônen de la Shônen Jump, Gintama, y hoy toca comentar un shôjo.

Nana es un regalo perfecto para esa prima o sobrina de 15 años a la que no tienes ni idea de qué regalar, es cierto, pero también puede gustar, y mucho, a lectoras de 25-30 años y también al público masculino si consigue deshacerse de esos prejuicios –normales, por otra parte– que acompañan a la lectura de shôjo. Hay obras que, si consigues quitarte ciertas manías de encima y ver más allá de esas portadas llenas de color rosa y filigranas, esos personajes de enormes ojos y esos fondos repletos de flores, están francamente bien. Y Nana es una de estas obras que valen mucho la pena. Cierto, hay escenas que resultan un tanto ñoñas, los diseños de los personajes son ridículamente estilizados –algunos parece que se vayan a romper en cualquier momento–, se da una importancia enorme a “la moda” (la ropa que llevan los personajes) y cosas así que a los lectores masculinos, por lo general, ciertamente nos importan un pimiento. Pero la historia, que es lo que cuenta en definitiva, está muy bien. Ayuda el hecho de que esta obra no está pensada para niñas de 11 años, sino para mujeres jóvenes de 15-16 años en adelante, lo que recibe la etiqueta de “josei manga” (josei = mujer). Por lo tanto, los argumentos son maduros, el desarrollo de la historia toma caminos muy duros en ocasiones y a Yazawa no le tiembla el pulso a la hora de realizar ciertos giros argumentales que serían tabú en el shôjo más típico.


Dos páginas interiores de Nana

Nana Komatsu es una joven soñadora, extremadamente ingenua, extrovertida y bastante niña, que decide mudarse a Tokio, donde vive su novio, para vivir con él mientras él estudia en la universidad. Por otra parte, Nana Osaki es una cantante de punk malhumorada, con una sombra de pesimismo permanentemente encima, introvertida y seca; ella es la cantante de un grupo de punk rock, los Black Stones, y va a Tokio para intentar triunfar junto a su grupo. Ambas Nana coinciden en el tren que las lleva a Tokio y, curiosamente, terminan haciendo buenas migas (es un decir, ya que la punk pasa un poco de la niñata, pero uno adivina que le cae bastante bien pese a que no lo querrá reconocer). Así, tras varias “aventuras” y coincidencias, ambas Nanas terminan viviendo juntas. A partir de aquí empieza un culebrón bastante interesante en el que se mezcla la vida amorosa de Nana Komatsu (apodada Hachi (“Ocho” en la versión española) por la otra Nana), el camino hacia el éxito de los Black Stones, la rivalidad con otro grupo, los Trapnest, ya consolidado, en el que milita Ren, ex novio de Nana Osaki… Bueno, ¿para qué extenderme? Hay mil sinopsis de esta obra por internet.


Las dos Nanas, tan distintas y tan iguales

En el manga pasa un poco de todo: hay amoríos, roturas amorosas, éxitos, fracasos, sexo, vicio, rock n’roll, drogas, muertes, embarazos, escándalos… Se trata de un auténtico culebrón apasionante en el que nunca esperas qué va a pasar a continuación. En Japón, el manga lleva recopilados 21 tomos –20 de los cuales ya están disponibles en España– y aún no se adivina un final a pesar de que se dice que la serie está a punto de finalizar.

Como he dicho antes, esta es una serie ideal para regalársela a tu prima o sobrina de 15 años en adelante (aunque cuidado, porque varios de los personajes fuman, se drogan y tienen sexo, por lo que si los padres de la prima o sobrina son de esos puritanos no les va a gustar tu regalo). Una vez hecho el regalo, sin embargo, pídele que te deje los tomos –o sea, haz uno de esos regalos de ida y vuelta ^_^– y descubrirás una historia apasionante y nada desdeñable. Y si no puede ser, intenta conseguir la primera de las dos películas de imagen real basadas en esta historia para introducirte en ella y decidir si puede gustarte o no. La primera película está muy bien realizada, adapta bastante bien la primera parte del manga, y en lo musical está francamente bien (no está disponible en España en DVD, así que va a tener que ser por importación o por otras vías).

Vagabond de Takehiko Inoue (dibujo) y Eiji Yoshikawa (historia original); Ivrea; 200+ págs, b/n, 8,95 € (tomos 1 a 27); 9,5 € (tomos 28 a 32). 32 tomos y en curso.

Takehiko Inoue es uno de los mayores genios del manga actual. Tras el tremendo éxito conseguido con Slam Dunk, el manga de baloncesto más exitoso de la historia, se embarcó a adaptar al manga ni más ni menos que la obra Musashi Miyamoto, de Eiji Yoshikawa, una novela histórica conocidísima en Japón y que narra la vida de Musashi Miyamoto, el samurái más famoso de todos los tiempos y autor de El libro de los cinco anillos.

Hay que decir que adaptar esta obra al manga era a priori una tarea muy ardua, ya que por un lado es una historia que los japoneses en general conocen muy bien y que, por otro lado, ha sido adaptada al cómic en numerosas ocasiones, como por ejemplo por Shôtarô Ishinomori, el “rey” del manga, en la obra titulada simplemente Musashi y editada por Planeta deAgostini en nuestro país. Y sin embargo, y a pesar de la dificultad de la empresa, Inoue está realizando una tarea excelente.

Para mí, francamente, Vagabond es demasiado larga. Inoue se va demasiado por las ramas y en ocasiones invierte más páginas de las necesarias en contar una sola escena. A este manga le sobran demasiados tomos –y encima aún está en curso, aunque está ya en las postrimerías–, pero el dibujo es tan espectacular que uno puede llegar a perdonárselo.
A mí, personalmente, los primeros cinco tomos me parecieron una verdadera obra maestra. Si no estás dispuesto a realizar el enorme desembolso que implica comprar 30 y pico tomos de manga, al menos léete esos cinco primeros y luego juzga.

MPD Psycho de Shô-u Tajima (dibujo) y Eiji Ôtsuka (guión); Glénat; 180+ págs, b/n, 8,95 € (13 tomos, cancelada y dejada inconclusa).

Cuando aún está muy fresca la noticia de que Ediciones Glénat va a descatalogar un buen montón de series, la mayoría de ellas acabadas, pero también algunas de ellas inconclusas, me gustaría romper una lanza por una de estas series que, desgraciadamente, no vamos a ver finalizadas.

MPD Psycho es una obra extraña. Muy extraña. Se trata de una historia de tipo policial: está ocurriendo una serie de extraños asesinatos y unos agentes de policía deben intentar atrapar al asesino. La obra empieza de forma bastante rompedora y agresiva, con varias escenas “gore” realmente impactantes. A partir de aquí empieza a desbarrar considerablemente: entra en escena un personaje de múltiple personalidad. Pero no una, sino muchas. Kazuhiko Amamiya, Yôsuke Kobayashi, Shinji Nishizono… Y más.

Por si fuera poco, a medida que avanza la historia se va descubriendo una enorme maraña: lo que parecía un “simple” caso de asesinatos en serie va desenredándose poco a poco hasta que se va descubriendo la terrible realidad. Una organización internacional, un cantante de pop psicodélico de los años 60, unos extraños códigos de barras impresos en los ojos de ciertas personas… En definitiva, un follón mayúsculo que Ôtsuka va desenredando poco a poco de forma impresionantemente hábil. Además, todo ello acompañado del atractivo y limpísimo dibujo de Shô-u Tajima.

MPD Psycho es de esas historias en las que cuesta entrar. Los primeros tomos son extraños y a veces carentes de sentido en apariencia, pero poco a poco vamos descubriendo cosas nuevas y se va montando la historia, que llega a tener dimensiones enormes. Es de esas historias que van in crescendo a las que tienes que darle una oportunidad, pero lamentablemente me temo que los lectores españoles no se la han dado.

Me da rabia que esta serie haya sido cancelada cuando el propio dibujante, en su visita a España de hace un par de años, dijo que está en su recta final. Hace poco ha salido el tomo 14 en Japón y se calcula que en su totalidad tendrá unos 15 o 16. Aun así, recomiendo encarecidamente leer esos 13 tomos que ha editado Glénat y, aunque en general no sea partidario de ello, creo que en este caso se justificaría seguir la serie vía scanlations.

Leave a Reply

7 Comentarios en "Mangaland #05 por Marc Bernabé"

Notifícame
Ordenar por:   Recientes | Antiguos
CURIOSO

MDP PHYCO

tambien yo empecé a seguir esta serie.
es extraña, inquietante, pero tiene algo que engancha.
el dibujo es sensacional,
y el guion, conforme está bien entrada la historia, empieza a intuirse los misterios.

y el cambio de personalidades entre personajes cuesta seguir, pero acaba uno cogiendole el truquillo.

y ese jefe policia es genial, muy humoristico.

Jack Frost

Gracias por las reseñas Marc

Se sabe que ha sucedido con “El Camino del Asesino”?? Tenían licencia hasta el 7º creo, pero hace meses que no se ve nada nuevo…

🙁

JAVIE

No deberia ser nada extraño el reseñar un manga en Z.N,el hecho de que haya mas lectores de comic americanos no quita que el manga tengo muchisimos adictos en nuestor pais.

Mencion aparte merece la editorial GLENAT con su linea GAIJIN,la cual apuesta por un manga producido integramente por autores nacionales ( con especial atención a las DOS ESPADAS de KENNY RUIZ,la cual ya os adelanto que es una autentica gozada)

Blade Runner

Peroperopero… ¡¿han cancelado DEFINITIVAMENTE MPD Psycho?! Yo pensaba que lo de descatalogarla no tenia nada que ver con seguir publicando tomos nuevos; me acabas de dar un disgustazo, Marc.

Por cierto, todos los mangas que recomiendas hoy los estoy siguiendo en sus diferentes ediciones españolas, incluido Nana, que me encanta (a pesar de que no soy mujer y tengo algo mas de 15 tacos ^__^ )  La verdad es que leo todo lo que pillo de Ai Yazawa, me parece una mangaka estupenda, con una gran sensibilidad y muy realista. Ademas de Nana me gusta mucho tambien Paradise kiss, que es lo primero que lei de esta autora. 

(No me funciona la puñetera tecla de las tildes, perdooooonn… ^_^U)

Kanon

Jack Frost ha hecho una excelente pregunta: ¿Qué ocurre con la publicación de “Hanzo: El Camino del Asesino” por parte de Planeta? Hace muchos meses que no se sabe absolutamente nada al respecto, ¿Ha sido cancelada la colección? Que yo sepa creo que eran siete números en total… ¿Alguien sabe algo?…

obocarale

Hanzo no eran 7, sino 15 números, pero por ahora solo habían comprado la licencia de los 7 primeros, al menos eso me respondieron en una consulta. Aunque viendo los parones y la aperiodicidad de la obra, uno realmente se teme lo peor.

Que una obra de Kazuo Koike y Goseki Kojima esté sufriendo este trato, seguramente por las ventas (aunque espero equivocarme) es muy triste. Pero bueno, siempre nos queda la edición americana que si está completa.

rorschach

Vagabond es para desconectar. Bajar los bioritmos y detenerse en cada detalle. Un tebeo muy zen en el que, asombrosamente, el dibujo mejora con cada tomo. Pero no creo que lo comprase si no lo leyese de prestado. Antes prefiero el Hanzo. Cansado de esperar me hice con la edición de Dark Horse y es chiquetita-chiquetita, casi como una caja de cerillas de cocina. Ideal para leer en la playa.

Por cierto, ¿qué os están pareciendo los mangas de Hiroshi Hirata?

wpDiscuz