Los Vengadores Costa Oeste: Lazos que atan

Por
12
2051
 


Edición original:
Edición España: Panini Comics – noviembre 2015
Guión: Steve Englehart – octubre 1985 – abril 1986
Dibujo: Al Milgrom, Richard Howell
Entintado: Joe Sinnott, Andy Mushynsky. Kim DeMulder, Kyle Baker
Color: Petra Scotese, Janet Jackson, Adam Philips, Ken Feduniewicz
Portada: Al Milgrom, Joe Sinnott
Precio: 25 euros (tomo de la línea Marvel Gold de 272 páginas)

 

Cuando hace unos años Panini Comics procedió a la reedición de los Vengadores de Roger Stern, incluyó en esta operación de recuperación de clásicos la miniserie dedicada a la división californiana del equipo. Junto a la primera cabecera dedicada en exclusiva a Ojo de Halcón, la instalación de un quinteto vengativo en la soleada costa del Pacífico volvió al mercado, un cuarto de siglo más tarde de su aparición a guisa de broche final de la mítica colección Extra Superhéroes. La aparición de este tomo permitió elucubrar a la afición sobre la posibilidad de que, al correr del tiempo, se reeditara –en todo o en parte- la serie regular de los Vengadores Costa Oeste. El día llegó y aquí tenemos la primera recopilación de una cabecera que alcanzaría el centenar de números (más un buen puñado de anuales) y llegaría al primer tercio de la década siguiente.

La historia de los Vengadores Costa Oeste –o Nuevos Vengadores, como se les conoció por obra y gracia de las traducciones de Forum- se estructura en torno a tres etapas bien diferencias: la primera (que comienza en este Lazos que atan) que tuvo a Steve Englehart y Allen Milgrom como artífices; la segunda, en la que John Byrne estuvo como autor completo y jefe de la franquicia vengadora; y la tercera, en la que Roy y Dann Thomas se hicieron cargo tras la espantada del canadiense, junto a Paul Ryan y el también “canuck” Dave Ross. Todos ellos operaron sobre la base de un conjunto de personajes que, consecuentemente –y quitando la etapa de Byrne- quedaron vedados a los autores que trabajaron en la serie principal ambientada en Nueva York (empezando por el propio Stern).

La historia del origen de los Vengadores Costa Oeste comienza cuando Visión, a la sazón presidente del equipo principal, decide instalar una segunda alineación en el otro extremo del país, escogiendo para liderarla al otrora ingobernable Ojo de Halcón. Junto a él, tenemos a su flamante esposa, Barbara “Bobbi” Morse, Pájaro Burlón. En la miniserie, Roger Stern (acompañado por Bob Hall y Brett Breeding) veíamos cómo Clint reunía a un grupo de personajes cuyo paso por el equipo no había sido precisamente brillante o glorioso y sentaba las bases de una alineación dotada de un mínimo de solidez. Al inicio, el Hombre Maravilla intentaba encontrar un lugar en el mundo; Tigra estaba lastrada por la mala experiencia de convivir con héroes mucho más poderosos; la armadura de Iron Man estaba portada por James Rhodes; Burlona venía del mundo del espionaje de SHIELD, pero no había tenido ninguna experiencia como empijamada de alto nivel… En la mejor tradición culebronesca de los clásicos del género, don Roger jugaba con la personalidad de las piezas del tablero y contaba una historia de pijamas como él bien sabía hacer. Sin embargo, no sería él la persona llamada a capitanear la nueva nave, sino un viejo conocido de la afición vengativa: Steve Englehart.

Englehart es considerado uno de los grandes escritores clásicos de la colección principal dedicada a los Vengadores. Su etapa –pródiga en eventos memorables- es considerada clásica y está equiparada en importancia a las de Lee, Thomas, Stern, Harras o Bendis. Sin embargo, en esta ocasión, su regreso a una colección vengativa no resultó valorado de forma tan positiva. Durante poco más de tres años, don Steve realizó una colección con poderosos tintes folletinescos que recibió no pocos palos pero que daba lo que prometía: diversión a raudales, aunque fuera por un camino no transitado.

En este primer tomo, la historia se embarca en varios hilos argumentales de diversa extensión. Para empezar, hay que indicar que los primeros números de la colección original formaban parte de un cruce con la maxiserie dedicada a la Visión y la Bruja Escarlata (de la que Englehart era también guionista). La Legión Letal se convierte en el primer enemigo –o grupo de oponentes- a batir y su presencia indica claramente que don Steve va a tirar de material que le es conocido y, dado que la Visión y el Hombre Maravilla tienen una relación muy particular (el primero debe su humanidad a las pautas cerebrales del segundo) nada mejor que jugar con eso y enfrentarles con el Segador (hermano de Simon que odia tanto al Hombre Maravilla como a la Visión por considerarlos insultos a la existencia).

Para seguir, se inicia un largo periplo para encontrar a una sexta persona que complete la alineación en el número marcado por la reestructuración exigida por Henry Gyrich. El primero en aparecer es Henry Pym, que viene con la disposición de convertirse en la versión californiana de Jarvis. La historia de su caída y redención fue contada por Stern y Milgrom en la serie principal, pero ya sabemos cómo funciona el negocio. La presencia del antiguo miembro fundador es la excusa perfecta para traer también a uno de los más pertinaces enemigos del equipo: Ultrón. Más adelante encontraremos a la Cosa –a la que Barton intenta día sí, día también añadir al equipo- y a Bonita Juárez, Ave de Fuego –a la que Barton intenta ignorar día sí, día también en sus intentos de unirse al equipo-. Como curiosidad, hay que indicar que se intentó establecer un nexo entre la súper-heroína hispana y la entonces difunta Fénix, pero me parece que nunca se ha llegado a transitar por ese camino.

Para continuar, se añade un componente místico-brujeril a la ya concentrada mixtura, en la forma de problemas para Tigra. Los orígenes mágicos de la conversión de la antigua Gata en un ser parcialmente felino llevan a Greer a padecer cambios de humor que exageran sus características gatunas. Promiscuidad y agresividad (entre otras cosas) llevan a la aparición de personajes provenientes de otros parajes marvelianos como Kraven, Morbius, Jack Russell (el Hombre Lobo) o el pueblo gato. Un curioso contraste con la presencia de un héroe tecnológico como el Hombre de Hierro y una excusa para introducir un villano específico de este equipo: el Maestro Pandemonium.

Todo lo anterior se adereza finalmente con un ya mencionado componente folletinesco en el que aportaban líos sentimentales y familiares a todo pasto. La doble naturaleza de Tigra es la excusa para que Englehart la lance en brazos de todo personaje masculino que pase por el rancho que hace de cuartel general del equipo. Su cercanía con Williams deja paso a un interés por un Hank Pym que intenta encontrar su lugar en la vida. A su vez, éste tiene que pechar una vez más con las amenazas de un Ultrón que, sorprendentemente, alcanza una evolución en la que que quiere hacer las paces con su creador y tener una auténtica relación paterno-filial. Esto lleva al robot sensitivo a una alianza circunstancial con el Segador, el cual quiere eliminar a Simon y Visi para “recuperar” a su hermano. Díganme ustedes si esto no es un culebrón ochentero modelo Dallas. En todo caso, esta característica de la primera etapa de la colección fue tan denostada en ese tiempo como reivindicada en este.

Quizá haya que decir que una parte de las críticas negativas que se vertieron sobre la etapa que se inicia con este tomo recopilatorio vinieron dadas por el aspecto gráfico. Poco se puede decir ya a estas alturas sobre Al Milgrom que no suene repetido, y aunque aquí cuenta con entintadores de primera fila –Sinnott, DeMulder, ¡Baker!- sus defectos siguen siendo los de siempre (igual que sus virtudes). Siempre he tenido la teoría de que, en manos de otro dibujante (de los que contaban con el favor de la afición) las reacciones hubieran sido diversas pero, hipótesis aparte, en esta ocasión hay que indicar que no fue el ilustrador más denostado. El cruce con la maxiserie dedicada al matrimonio compuesto por la Visión y la Bruja Escarlata trajo consigo a un tal Richard Howell, cuyo estilo no parecía estar llamado a la realización de las historias de pijamas. Por otra parte, la saga Poder absoluto de Stern había sido cambiada en su final para justificar una colección en la que Visión –que había estado a un paso de controlar el mundo- se iba a jugar a las casitas con Wanda (como dijera un poco despectivamente Byrne cuando le tocó el turno). Para que se hagan una idea, cuando se publicó en España por primera vez la colección de los “novatos” o wacos, hubo multitud de críticas por no traer también los números de la serie del feliz matrimonio relacionados con la primera historia. Reclamación lógica, pero cuando años después se publicó la colección en cuestión, las invectivas se centraron en la mala calidad del producto, especialmente en la parte gráfica. Nunca llueve a gusto de todo el mundo.

Dejando aparte las deficiencias de dibujo, hay que indicar que se trata de una colección al estilo de la época, que combinaba pijamas y desarrollo de personajes más allá de esos coloridos ropajes. No sé si será la nostalgia o la edad, pero a veces se echa un poco en falta algo de ese tono en las series actuales y sí, esta conclusión es una forma de llamar al debate.

Detalle del cómic
Simon y Greer, por Al Milgrom

  Edición original: Edición España: Panini Comics – noviembre 2015 Guión: Steve Englehart – octubre 1985 – abril 1986 Dibujo: Al Milgrom, Richard Howell Entintado: Joe Sinnott, Andy Mushynsky. Kim DeMulder, Kyle Baker Color: Petra Scotese, Janet Jackson, Adam Philips, Ken Feduniewicz Portada: Al Milgrom, Joe Sinnott Precio: 25 euros…
Guión - 7.2
Dibujo - 6.1
Interés - 7

6.8

Vosotros puntuáis: 8.06 ( 4 votos)

Leave a Reply

12 Comentarios en "Los Vengadores Costa Oeste: Lazos que atan"

Notifícame
avatar
Ordenar por:   Recientes | Antiguos
Alejandro Ugartondo
Autor

Tengo este tomo en la pila de lecturas con ganas de leerlo. Supongo que será el factor nostalgia pero cada vez más me apetece releer material de esa época precisamente por lo que comentas del desarrollo de personajes más allá del uniforme, algo que hoy en día es díficil encontrar en las series principales y hay que buscar en las series “menores” o en las reediciones

flashpoint
Lector

Que Panini publique Los Vengadores de los 90tas, esos escritos por Bob Harras. Si eran malos, eran tan malos como los de Image. Pero al menos las historias avanzaban y el cliffhanger compensaba todo lo otro.
Sin ofender me encanta la era de Stern, pero por favor las tramas iban a tropezones. Justo este fin de semana me volví a releer Asalto a la Mansión y de verdad me pareció que incluso para la época era bastante lenta y burda, lo mismo que sentí la primera vez que la leí hace ya un par de décadas.
Si asaltas la Mansión de Los Vengadores y las cosas salen mal, no harías lo de Al Pacino en ¿Dog Day Afternoon?
OK.. historias para niños, pero de todas maneras, lo mejor del trabajo de Stern en esta colección era el dibujo de John “de talento divino” Buscema.

Luisru
Lector

¿Asalto a la mansión “bastante lenta y burda”? Pues entonces, los Vengadores de Hickman no sé qué son…

Arturo Porras
Autor

Asalto a la Mansión me parece una de las mejores sagas vengativas de todos los tiempos, no digo más. Para nada lenta, vibrante y poniendo a los héroes en un auténtico brete

frankbanner49
Lector

¡ dí que sí,arturo¡¡ una de mís cinco historias favoritas de los vengadores de todos los tiempos. el aslto a la mansión es laleche.lapaliza a hercules,el ojo de jarvis…

desde la saga de korvak no se habia sentido a los vengatas en una posición de peligro como en esa estupenda aventura.

frankbanner49
Lector

te perdono la boutade,porque sacas a colación un peliculón a cambio. 🙂

https://www.youtube.com/watch?v=MGcSbDTTrQE

frankbanner49
Lector

yo solo tengo interés en el material de byrne.

Luisru
Lector

Yo creo que es una etapa muy buena, a pesar de los villanos y ciertas situaciones (Tigra enrollándose con 3 Vengadores distintos en el mismo cómic), algunos francamente ridículos, pero Englehart se curró el desarrollo de personajes y nos regaló momentos inolvidables, sentando las bases de un montón de cosas que otros guionistas desarrollaron después, desde la carrera de Wonder Man en el cine hasta las luchas de Hank Pym consigo mismo. Yo estoy dando palmas de las orejas con éste, el siguiente y el siguiente tomo, el de la saga del viaje en el tiempo, que ya es el colmo del delirio y de las chanantadas de Englehart. Lo peor de todo es que, releyendo esta etapa, ya no me parece tan chanante: me parece un cómic de superhéroes notable. A lo mejor es la nostalgia o, como dices, Luis Javier, que ese tono ya no se estila mucho en los cómics de superhéroes actuales.

LASTSON
Lector

¿Alguien sabe si la intención de Panini es publicar toda la etapa de Byrne de Vengadores Costa Oeste?

Luisru
Lector

Bueno, primero tendrían que publicar toda la de Englehart, digo yo. Me da que están siguiendo las reediciones en tomos americanas (los 3 primeros tomos coinciden): https://en.wikipedia.org/wiki/West_Coast_Avengers
Por lo que quedarían un par de tomos de Englehart y luego seguirían los de Byrne, Quizás para 2017.Lo que pasa es que no reeditarían del 31 al 38 de la colección original…

frankbanner49
Lector

gracias por la info,luisru.

habrá que esperar.tarde o temprano,supongo que irá cayendo todo:los vengatas,hulka,namor….

Luisru
Lector

Sí, yo también espero con ansia el resto del Byrne ochentero, sobre todo su Hulka, estaba por pillarme los tomos que sacó Forum hace siglos, pero los venden a precio de oro, así que seguramente me espero a la reedición. Y, por supuesto, sus Nuevos Vengadores, que he leído a medias y que son la leche. También espero que reediten de algún modo ese gran crossover que fue Atlantis Ataca!

wpDiscuz