Los NEW X-MEN de Grant Morrison

Por
7
2804

Los New X-Men de Morrison

Grant Morrison, nacido en Glasgow en 1960, es sin lugar a dudas uno de los guionistas más famosos dentro del mundo del cómic. Desde sus inicios, y gracias a trabajos tan provocadores y originales como Animal Man, Los Invisibles, Doom Patrol, JLA o Arkham Asylum, ha gozado del favor de público y crítica.
Por ello, cuando Marvel dejó en sus manos el relanzamiento de la segunda colección protagonizada por los X-Men, un atisbo de esperanza se abrió paso entre los fans de la devaluada franquicia mutante. Sus primera medidas: cambiar el título de la serie: de X-Men a New X-Men. Toda una declaración de intenciones.
El periplo de Morrison al frente de esta colección abarcó el periodo comprendido de junio de 2001 a marzo de 2004, constando de una totalidad de 41 números.

En esta nueva etapa, nos adentramos con los hombres-x en pleno siglo XXI, lo cual tiene su reflejo en la actitud de los personajes, más cínicos y descarados que nunca, y en cambios estéticos claramente influenciados por la película “X-Men”, de Bryan Singer.
El guionista escocés muestra en todo momento su fuerte personalidad y su afán rupturista, aprovechando al máximo la libertad otorgada por Marvel. Sin ningún tipo de complejo y con una valentía y atrevimiento inusitados, no duda a la hora de tratar temas tabúes en el cómic mainstream americano: drogas, sexo, adulterio, así como escenas y situaciones hiperviolentas, todo ello a base de diálogos más que acertados salpicados de un negrísimo sentido del humor.

Uno de los puntos fuertes de estos cómics es la brillante caracterización psicológica de los personajes. Y es que los acontecimientos sufridos en los últimos tiempos por los protagonistas harán mella en su estado anímico:
Vemos a una Bestia insegura y temerosa de perder su brillante intelecto a causa de su mutación secundaria, y que apenas consigue disimular su preocupación por medio de comentarios jocosos que rozan la provocación gratuita. El Profesor Charles Xavier parece decidido a dar un giro a sus métodos para ver cumplido su cada vez más utópico sueño de coexistencia pacífica entre humanos y mutantes. Lobezno sigue en su línea, pero puede pagar cara su obsesión por conocer los secretos de su pasado, sepultados bajo implantes de memoria falsos. Cíclope evidencia secuelas de su dramático encuentro con Apocalipsis, mostrándose más hastiado, frío e insensible que nunca con su mujer. Jean Grey , además de tener que lidiar con su crisis matrimonial, vuelve a sentir el poder de la Fuerza Fénix en su interior. Por último, tenemos a Emma Frost, tercer elemento de este peculiar triángulo. Bajo una coraza de superficialidad, cinismo y egocentrismo que hacen de ella la arpía que todos conocemos, sepulta sentimientos de culpa y de otra índole, que la están devastando. Su encaprichamiento con Scott Summers tendrá consecuencias trascendentales.

No contento con esto, Grant Morrison llena la escuela de Xavier de hormonas adolescentes en pleno proceso de ebullición: personajes de creación propia como Quentin Quire, Las Cinco Cuclillas de Stepford (indisimulado guiño a “El Pueblo de los Malditos”, de John Carpenter), Ángel o Pico, dotan a la escuela de un aire tremendamente pintoresco. Otros personajes creados para la ocasión, como Cassandra Nova, Xorn, Fantomex o los Nanocentinelas, jugarán un papel básico en la historia que Morrison quiere contar, echando mano cuando la ocasión lo requiere, de los Shi’ar o los “Hombres U”, para completar su visión de los X-Men.

New X-Men se estructura en distintos arcos argumentales que sostienen el peso de la trama subyacente, y de diversos números de transición (que en realidad no lo son tanto), que sirven para profundizar en determinados personajes y situaciones que poco a poco irán cobrando mayor importancia.

Pese a sus numerosas virtudes, la serie sufre altibajos de importancia: combina arcos argumentales brillantes (“E de extinción” o “Revuelta en la Escuela de Xavier”), con momentos deconcertantes: “Generación sin gérmenes”, y sobre todo “Bienvenidos al mañana”, prescindible y confuso epílogo apocalíptico y fururista que supone un pobre colofón a esta obra.

En el apartado gráfico, pueden apreciarse defectos análogos: por New X-Men han pasado multitud de dibujantes, como los correctos Phil Jiménez y Chris Bachalo, los olvidables Keron Grant y Ethan Van Sciver, el curioso John Paul Leon, o Marc Silvestri, que demuestra que cualquier tiempo pasado fue mejor.
Pero hay dos dibujantes que merecen mención aparte: Frank Quitely e Igor Kordey. Quitely, compatriota de Morrison, destaca sobre el resto luciendo un estilo en ocasiones rudo y feísta, pero narrativamente perfecto y muy espectacular. Una clara muestra de sus virtudes se pueden apreciar en el número mudo “Silencio: Rescate Psíquico en marcha” (nº 80 de la edición española). Sencillamente genial. Sólo se le puede achacar una lentitud que desgraciadamente le ha impedido hacerse cargo de más números de esta colección.
Por contra, Kordey, con todos los respetos, se ha ganado un puesto de honor entre los peores dibujantes de la historia de la franquicia mutante. Los números de los que se encarga son visualmente insufribles.

Recapitulando, si algo puede decirse de Grant Morrison es que sabía perfectamente cómo quería plasmar su visión de los X-Men, y así lo ha hecho a lo largo de estos 3 años. Ha sido un proyecto muy ambicioso y bien estructurado, que en segundas y ulteriores lecturas se muestran como un engranaje de 41 piezas interrelacionadas que encajan, pero en ocasiones chirrían. 41 números repletos de información, detalles brillantes y otros decepcionantes que, sin conseguir conformar la obra maestra que nos anunciaban, superan con creces la raquítica media de calidad de las colecciones mutantes en los últimos años.

Una obra divertida, gamberra, arriesgada, valiente en sus planteamientos y recomendable. Pero en demasiados momentos resulta decepcionante, tramposa, excesiva y pretenciosa. Una opinión tan contradictoria como los sentimientos que estos cómics despiertan en mí.

Sé que las comparaciones son odiosas, y que peco de nostálgico, pero éstos no son mis mutantes. ¡Cómo echo de menos los tiempos de Claremont y Byrne!

Un saludo y hasta la semana que viene! (eso espero)

Compartir
Artículo anteriorSólo para los que han leido GL: Rebirth
Artículo siguienteLast Hero Standing, el éxito de la discrección
Licenciado en Derecho por la Universidad de Santiago de Compostela y apasionado por el noveno arte desde que tiene uso de razón, en 2005 comenzó a colaborar en la web colectiva Zona Negativa, centrándose en la preparación de reseñas, entrevistas y crónicas de eventos relacionados con el mundo de la historieta. Estas tareas ocupan buena parte de su tiempo de ocio, junto con la redacción de artículos para las ediciones españolas de DC Comics por encargo de ECC Ediciones.

Leave a Reply

7 Comentarios en "Los NEW X-MEN de Grant Morrison"

Notifícame
avatar
Ordenar por:   Recientes | Antiguos
Titan
Lector

Parece ser que nadie publicó en esta noticia. Me resulta raro. Estaba buscando información sobre esta etapa de los X-Men y google me trajo aquí. Agradezco la reseña, me ha sido bastante útil.

Johnny99
Lector

es una etapa francamente buena, pero estoy completamente de acuerdo en que el constante cambio de dibujante le hace un flaco favor. kordey no me gusta nada, pero tengo entendido que muchas de esas paginas se le encargaron a ultima hora debido a que otros dibujantes tampoco llegaron a tiempo.
una etapa diferente, muy recomendable

Tiegel
Lector

Pobre Kordey. Echadle un ojo a SMOKE y veréis como su problema fueron las prisas.
Qué raro se hace que un post con la palabra “Morrison” en el título no haya tenido comentarios en 5 años…

Tha ki_kua
Lector

Me gustó muy mucho esta etapa. Le dio un gran salto tanto en calidad como en el desarrollo de la linea.
Este fue mi primer encuentro con Morrison. Hacia tiempo que estaba desenganchado de los comics allá por el 2003 y hojeando el número en el que Xavier salió del armario mutante, decidí empezar por el primer numero que escribió.
Lo malo fue que al marcharse, decidieron restablecer a medias el status quo mutante, y al terminar Dinastia de M, me marché.
De todos sus arcos, los mejores para mí son E de extinción, revuelta en la escuela, asesinato en la escuela, el arco referente a arma X, la revelación de Xorn; y las que menos la invasión de los shi-ar, y bienvenidos al mañana. 

MikeM
Lector

La verdad es que llevaba muchos años sin seguir a los mutantes y con esta etapa me enganché irremediablemente.. El enganche se alargó con los Astonishing X-Men de Josh Whedon… Desde entonces lo único que he leído, y estoy leyendo actualmente, es la obra por antonomasia de los mutantes, la etapa Claremont-Byrne que ha publicado en dos tomos magníficos Panini.

Juan Luis Daza
Autor

Aprovecho la subida del tema para colgar esto, como quién no quiere la cosa, con vuestro permiso…

http://transgresioncontinua.blogspot.com/2011/06/nuevos-x-men-de-grant-morrison.html

London after Midnight
Lector

A todo esto,como seguidor de Marvel en general,después de la Guerra de Magneto,la etapa Morrison y los Astonishing de Whedom,que le seguiria en Calidad X maniaca???? estoy pensando en el primer tomo de X Force (por que demonios lo publican en tomo) ese que tal esta??? como tomo funciona bien??no te deja en continuará??o si??

wpDiscuz