Los hijos de Sitting Bull

Por
1
769
 
Los-hijos-de-sitting-bull_Baudoin_Astiberri_portada

Edición original: Les enfants de Sitting Bull (Gallimard Jeunesse, 2014).
Edición nacional/ España: Los hijos de Sitting Bull (Astiberri, 2014).
Guión y Dibujo: Edmond Baudoin.
Color: Edmond Baudoin.
Formato: Tomo cartoné 96 págs.
Precio:17€.

 

Cada cierto tiempo conviene insistir en los grandes nombres no vaya a ser que pasen desapercibidos en la vorágine de la actualidad publicitaria. Desde que descubrí al francés Edmond Baudoin con la obra maestra Arlerí, bellísima interpelación de un viejo pintor a su joven modelo, he ido poniéndome al día de este autor excepcional, quien escribe y dibuja, las más de las veces, con un pie anclado en su propia vida, como se constataba en Piero o El viaje. Los compañeros Toni Boix y Raúl Silvestre también nos ha regalado sus impresiones sobre El abate Pierre (Toni) y sobre Dalí y El sabor de la tierra (Raúl), por lo que en esta casa podemos encontrar un apañado compendio de sus trabajos más representativos, a lo que ahora habría que sumar esta reflexión que acometo sobre Los hijos de Sitting Bull.

Marinero, náufrago, buscador de oro, cazador de bisontes… Baudoin relata la increíble epopeya de su abuelo a finales del siglo XIX, que navegó desde muy temprana edad por los mares del mundo y recorrió el oeste de Estados Unidos, topándose con los míticos Buffalo Bill y Sitting Bull.” [Extraído de la contraportada]

Ya desde el título se distancia Baudoin de las intenciones de la épica norteamericana. Los dos hermanos (Piero y el mismo Baudoin) que asisten a la narración de la biografía de su abuelo toman partido por los indios, traicionados una y otra vez por el hombre blanco que reescribe la historia para disfrazarse de honorable. “¿Cuántos tratos ha respetado el hombre blanco que el hombre rojo haya roto? Ninguno. ¿Cuántos tratos ha hecho y respetado el hombre blanco con nosotros? Ninguno.”, proclama Sitting Bull en la pág.56. Baudoin ha investigado para rellenar las lagunas del recuerdo, para ubicar los hechos en sus fechas, para ahondar, también, en la soledad de un hombre que nunca entendió del todo y por quien -confiesa- de niño sentía miedo. El abuelo murió cuando Baudoin contaba 16 años, pero su memoria le ha perseguido desde entonces.

Baudoin exhuma, a la par que recuerdos, documentos que ha ido recopilando en sus investigaciones: fotografías, carnets, pasaportes, apuntes de aduanas, etc. El lápiz libre de Baudoin, sus frescas acuarelas, integran sin dificultad estos recursos. Más importante aún: la narración vuela, como un canto. La prosa, normalmente fuera de los márgenes de la viñeta, gana la partida al diálogo, como corresponde al juego evocador (El diálogo, siempre actual y vivo, es el arma del presente; la prosa, aún la más vital y nerviosa, nace macerada por el tiempo).

Hay en la obra, al menos en su tronco principal, dos pasados: el de Baudoin niño, asistiendo con su hermano a los relatos contados por su padre, planchas en blanco y negro interrumpidas por alguna fotografía; y el de Félix, el abuelo, sobreviviendo a su vida aventurera muchas veces por casualidad, ilustrado con la mancha sutil de la acuarela. Un pasado evocado más vívido, más real, que el efectivamente recordado. A la sombra de su abuelo, Baudoin entrará en contacto, muchos años después, con los vestigios maltrechos de la cultura india y el arte inuit que le causarán honda impresión: a este descubrimiento dedicará las páginas finales del libro, que cerrará definitivamente con una parodia de los tebeos típicos de vaqueros, esta vez, con los roles intercambiados: el bravo indio defendiéndose del ataque del feroz rostro pálido.

Los-hijos-de-sitting-bull_Baudoin_Astiberril_p01

Tocaría insistir en el prodigio artístico del que es capaz el autor, apuntando ya en la variedad de técnicas a su disposición. Leer a Baudoin es asombrarse de su libérrimo esteticismo, de su desconcertante facilidad para el dibujo de estados de ánimo. Lo dicho en Arlerí, en El viaje o en Piero vale asimismo para Los hijos de Sitting Bull, sin entender por ello que repite esquemas o vuelve a andar los mismos caminos… a no ser que por ello entendamos los caminos de la imaginación. Baudoin se siente cómodo en los paneles amplios, tanto en las splash-page como en la división de la página en dos grandes viñetas. Una prosa sencilla, aunque rica en detalles, redondea el efecto.

Aún por intermediación, Los hijos de Sitting Bull nos sirve para conocer un poco más la personalidad y los recursos estéticos de uno de los reyes de la historieta en activo, alguien que representa -como decía el compañero Raúl Silvestre- “uno de esos autores esenciales que suponen un paso más en la evolución de un medio que necesita de su talento como el verano una tormenta repentina”.

  Edición original: Les enfants de Sitting Bull (Gallimard Jeunesse, 2014). Edición nacional/ España: Los hijos de Sitting Bull (Astiberri, 2014). Guión y Dibujo: Edmond Baudoin. Color: Edmond Baudoin. Formato: Tomo cartoné 96 págs. Precio:17€.   Cada cierto tiempo conviene insistir en los grandes nombres no vaya a ser que…
Guion - 8
Dibujo - 9
Interés - 8

8.3

Vosotros puntuáis: 8 ( 1 votos)
Compartir
Artículo anteriorX-Force: el origen de un mito
Artículo siguienteAvance plan editorial grapa Panini Comics 2016
Nací siendo muy pequeño en Galicia y luego en Madrid fui creciendo hasta una complexión ordinaria. Entretanto, mi mente se volvió una turbulencia de Shakespeare, Lennon, Tarkovski o Superman que me ha llevado por extraños derroteros, incluyendo el periodismo económico y la presentación de actos en el Ritz. Cumplido el tercer año en Zona Negativa, aún sigo sorprendiéndome del cariño y la afición de mis lectores, la verdadera razón de ser de todo esto.

Leave a Reply

1 Comentario en "Los hijos de Sitting Bull"

Notifícame
avatar
Ordenar por:   Recientes | Antiguos
Raúl Silvestre
Autor

Gran autor, gran reseña y gracias por las menciones!

wpDiscuz