Lo que no me pienso perder en 2011

Aunque el año comenzó el día 1, en Zona Negativa somos conscientes de que muchos no han “empezado” realmente el año hasta este 10 de enero: tanto los afortunados que se toman vacaciones de Navidad como los que trabajan durante las mismas, lo cierto es que (casi) nadie puede abstraerse de la terna de festividades que componen Navidad, Año Nuevo y Reyes, circunstancia que nos lleva a considerar el día de hoy como la verdadera vuelta a la rutina de trabajo o exámenes. Así que para que se haga más llevadera, ahí va un adelanto de lo que el 2011 nos aguarda en nuestros terrenos fandomeros favoritos. Siempre, claro está, desde la perspectiva de un servidor (sírvanse completarla si se desea). ¿Todos preparados? Pues vamos por partes…

CÓMICS

A este lado del Atlántico el 2011 se espera poco movido aunque con píldoras jugosas. En Planeta veremos muchos, muchísimos recopilatorios (Superman, Batman, Green Lantern) entre los que destaco el final de The Sandman (en abril) y, en menor medida, la nueva edición de 100 Balas (abril) o la reedición de La cosa del pantano en enero (si es que alguien no las tiene ya). Imprescindibles, si no se tienen ediciones anteriores, resultan también tanto El Asco (abril) como Animal Man (mayo), las dos de Morrison. Y si lo que se buscan son novedades puras y duras (al menos por aquí), el Egypt de Milligan (febrero) es un buen trabajo de su época más gloriosa. También en Vertigo espero con impaciencia tres novedades que dependen de lo que ocurra en USA: Joe The Barbarian (si es que se publica su final), Flex Mentallo (veremos si llega este año por aquí) y el retorno del tándem Azzarello/Risso con Spaceman. Todo ello, ni que decir tiene, sumado a las colecciones regulares (American Vampire, DMZ, Scalped). En el terreno de otras líneas editoriales poco me interesa en principio: veremos qué pasa con el Starman de Robinson y Harris (febrero), estaré atento por si licencian el Billy Bat de Urasawa y tengo mucha curiosidad por el recopilatorio de Wednesday Comics (abril). Para terminar, una no-recomendación: El Superman: Tierra Uno de Straczynski y Davis no me ha gustado nada; un reboot innecesario que, para colmo, hace demasiados guiños al manga con un villano de lo más decepcionante. Ah, y veremos si me reengancho a Los muertos vivientes.


Flex Mentallo, Echo e Incógnito

Panini, por su parte, la sigo mucho menos, pese a la gran dosis de material clásico de primera (el Marvel Gold Vida y muerte del Capitán Marvel me atrae muchísimo) que han preparado para el año que comienza. No obstante, aguardo con interés ver cómo continúa la serie del Capitán América de Brubaker, me apetece retomar Criminal y estoy deseando leer el segundo recopilatorio de Incógnito (ahora en plena publicación en USA). Sin duda, tengo mono de Brubaker. Más allá de eso, a ver si me decido con Locke & Key, a ver si deciden ellos con el Casanova de Fraction, Bá y Moon, y a ver si pasa algo al otro lado del charco con Miracleman. Confieso que otras editoriales las tengo algo abandonadas. Norma Editorial seguirá viento en popa con sus integrales de Hellboy o Sin City, pero a mí lo que me interesa es el segundo recopilatorio del Echo de Terry Moore y decidirme con respecto a AIDP (¿la empiezo? ¿no la empiezo?). Además, y aunque apenas soy comprador de Glénat, estaré pendiente por si nos llegan el Neonomicon de Alan Moore (algo decepcionante, pero seguimos) o el Crécy de Warren Ellis. De Astiberri estaré atento a más RASL, a cualquier cosa que saquen de Frederik Peeters y a lo que me recomiende mi buen amigo David Fernández. El resto (Mondadori, Sins Entido, La Cúpula…) las iré viendo sobre la marcha, pero a ver si se animan con la nueva edición del The Death-Ray de Clowes. ¿El Supreme a tamaño bolsillo? Ya veremos.

SERIES DE TV

Con un ojo puesto ya en la vuelta de Fringe –la mejor serie de ciencia ficción de la actualidad– el 21 de este mismo mes, y el otro en el regreso de Breaking Bad en julio (un cliffhanger mantenido durante más de un año ¡esto no se hace con una de las mejores serie de televisión actuales!) corro el riesgo de desviarme del que, probablemente (o eso deseo), será el estreno más sonado de este 2011: la adaptación que prepara la HBO de Juego de Tronos, que se estrenará allá por el 17 de abril. Otros estrenos que también espero con interés son Luck (también en la HBO, ambientado en el mundo de las carreras de caballos, con Dustin Hoffman y Nick Nolte frente a la cámara y Michael Mann en la producción), Los Borgia (heredera de Los Tudor en Showtime, y con Jeremy Irons como Alejandro VI), Camelot (Starz no me convence, pero la leyenda artúrica y Eva Green me tendrán frente a la pantalla el 1 de abril) y dos dramas de la cada vez más interesante AMC: The Killing, que llegará el 3 de abril y se centra en la investigación por asesinato de una chica; y Hell on the Wheels, con la que la cadena intentará hacer sombra a Deadwood. Veremos si lo consigue porque el listón está muy alto. Aún diría más: estratosférico.


Juego de Tronos

Dos nuevos e interesantes estrenos que se me habían olvidado y que me apuntan desde los comentarios son Falling Skies en junio (sobre supervivencia y resistencia ante una invasión extraterrestre) y Terra Nova en otoño (drama sobre una familia que, ante la extinción de la vida en el planeta en el año 2149, viaja como tantos otros humanos al pasado más remoto, donde se han establecido colonias para empezar de nuevo). Gran producción y Steven Spielberg detrás de ambas. Y a todo esto se le sumarán sonados regresos: Sherlock y Luther (esta última en forma de dos especiales de dos horas) a lo largo del año; el buen Doctor en abril; y Boardwalk Empire (casi lo mejor de este año), Misfits y Dexter en otoño. Y no: no veo comedias más que ocasionalmente, no sigo ni Mad Men (¡anatema!) ni True Blood, y no pienso seguir con Los muertos vivientes. Todas por ahora sin fechas concretas de estreno, por cierto. Por último, habrá que estar atento a las novedades que nos depare la temporada de otoño.

CINE

Tras un año decepcionante en el terreno cinematográfico (con contadas excepciones como Origen, Un profeta y poco más), no parece que este 2011 vaya a ser mejor. Aunque algo hay, claro está… de momento id apuntando el 4 de febrero para la nueva versión de Valor de ley, de los Coen, y el 18 de febrero para esa pedazo de película que es Cisne Negro. Auténtica injusticia lo de retrasar en España el estreno de este filme con una inconmensurable Natalie Portman, más aún cuando una copia en DVDRip ya se ha filtrado por ahí. En fin… las distribuidoras sabrán. ¿Más propuestas interesantes? Pues le tengo muchísimas ganas a Animal Kingdom –un drama familiar y criminal australiano que viene precedido por muy buenas críticas y que se estrena por estos lares esta misma semana– y también a Monsters, cinta británica de ciencia ficción de bajo presupuesto que narra el viaje de una pareja a través de una zona en cuarentena por presencia extraterrestre, y que se estrena aquí el 21 de enero.


Cisne Negro, Valor de ley y Hanna

¿Más cosas próximas de interés? La brutal, desasosegante y sexual –aunque fallida– adaptación de Jim Thompson de El demonio bajo la piel o lo nuevo de Clint Eastwood (no me atrae en absoluto), ambas el 21 de enero, así como las 127 horas de Danny Boyle (4 de febrero), un filme efectista y sobrevalorado donde los haya que aún así grita a voces una nominación al Oscar para James Franco. Gala de premios, por cierto, que se celebrará el 27 de febrero tras conocer la nominaciones el 25 de enero, que estará presentada por Franco y Anne Hathaway (¡!) y que tendrá su antesala este mismo domingo con la entrega de los Globos de Oro (daremos cumplida cuenta el próximo lunes).

A medio plazo, empero, también hay cosas interesantes: el 4 de marzo llegará Destino oculto, horrible título para una adaptación de Philip K. Dick con Matt Damon y Emily Blunt que, por su retraso, no augura sin embargo nada bueno. Y el 15 de abril nos llegarán tanto el remake de Sangre fácil ejecutado por Zhang Yimou como Hanna, thriller de acción con buen reparto (Saoirse Ronan, Cate Blanchett, Eric Bana, Olivia Williams) que narra la historia de una niña entrenada desde pequeña para convertirse en fulminante asesina. Pero, a buen seguro, no será lo único en un año en el que también estrenan Terrence Malick o Steven Soderbergh (dos thrillers con un reparto decente y con un repartazo) y en el que veremos si Duncan Jones (Moon) se convierte en nuevo pope de la ciencia ficción inteligente con su Source Code. ¿Propina? Adaptación de El topo de Le Carré con muy buena pinta.


Thor, Green Lantern y Capitán América

¿Y el fandom, mientras tanto? Pues abriremos boca con la inclasificable The Green Hornet este mismo viernes. Pero eso, al igual que la anodina aunque parcialmente cachonda adaptación del RED de Warren Ellis (28 de enero) o el Sucker Punch de Zack Snyder, será sólo un aperitivo del verano: empezaremos con Thor (29 de abril), seguiremos con Piratas del Caribe 4 (20 de mayo), continuaremos con X-Men: First Class (3 de junio), nos epataremos con Transformers 3 (1 de julio) y tendremos que coger algo de resuello para llegar a Green Lantern (29 de julio) y Capitán América (5 de agosto). Todo esto en un año en el que además veremos el retorno de las misiones imposibles de Tom Cruise, el final de la aventura cinematográfica de Harry Potter, el principio del fin de Crepúsculo, el regreso de Ghostface en Scream 4 o el Cowboys & Aliens de Jon Favreau. Y como colofón, Las aventuras de Tintín: el secreto del Unicornio, por Spielberg y Jackson, cuando se acerque el fin de año.