Lo que necesitas saber antes de Logan: ¿Quién es Calibán?

Aprovechamos el estreno de Logan para repasar la historia de Calibán, uno de los personajes que aparecen en la nueva película del mutante de las garras de adamantium.

Por
2
19344
FavoriteLoadingAñadir a favoritos

El estreno de Logan es inminente y por eso hemos decidido prepararnos para semejante acontecimiento. Logan será la última vez que veremos a Hugh Jackman encarnando a Lobezno, el personaje que tanta popularidad le ha reportado. Por otro lado, la película también supondrá el debut cinematográfico de otro importante personaje Marvel al que interpretará la jovencísima Dafne Keen: Laura Kinney, cuya historia en las viñetas ya se encargó de repasar con todo detalle nuestro compañero Igor Álvarez en su artículo De X-23 a Lobezna: la vida de Laura Kinney. Su lectura puede ser complementada con este otro texto de Arturo Porras titulado El futuro de Logan, en el que se rememoran las distintas versiones futuras de Lobezno que nos han ofrecido los cómics. Teniendo a los principales protagonistas cubiertos, vamos a centrarnos en el resto de personajes que tendrán un papel en la cinta, en concreto Calibán y los Cosechadores dirigidos por Donald Pierce. En este primer artículo hablaremos sobre Calibán, un personaje que hizo su debut a principios la década de los ochenta y ha formado parte de la franquicia mutante durante décadas, mientras que en el artículo de mañana dirigiremos nuestra atención hacia la banda de cyborgs de Pierce.

Orígenes

En La Tempestad, una de las obras de teatro tardías de William Shakespeare, aparece un personaje llamado Calibán. Se trata de un salvaje de aspecto deforme que ha sido esclavizado por el mago Próspero, que vive exiliado en una isla. Tradicionalmente, la figura de Calibán se ha asociado con los aspectos más primarios y materiales de la humanidad, mientras que otro personaje de la obra, la sílfide Ariel, se ha relacionado con los aspectos más etéreos y espirituales. Sin duda el guionista Chris Claremont era muy consciente de ello cuando introdujo junto al dibujante Dave Cockrum a una versión moderna de esta creación de Shakespeare en las páginas de la Patrulla X.

El Calibán del Universo Marvel era un mutante nacido con una apariencia que le impedía hacerse pasar por humano. La ausencia de pelo, el color amarillo de sus ojos y la palidez de su piel le impedían integrarse, por lo que tuvo que seguir el camino de otros mutantes de aspecto demasiado extraño como para convivir con el resto de la sociedad y unirse a los Morlocks, una comunidad subterránea que habitaba una serie de túneles bajo la isla de Manhattan. La habilidad mutante de Calibán, que le permitía detectar y rastrear a otros portadores del gen-X, fue muy útil para los Morlocks y en especial para su líder, Calisto. Otros Morlocks como Sanguijuela fueron encontrados y reclutados por Calibán. Sin embargo, el desafortunado mutante se sentía solo incluso entre aquellos parias que habían convertido el subsuelo en su hogar.

Una noche abandonó los túneles porque sintió la presencia de otros mutantes en un club nocturno. Cubierto de vendajes y harapos que ocultaban su extraña apariencia, Calibán trató de colarse en el local, en el que varios miembros de la Patrulla X habían acudido junto a su alidada Jessica Drew (Spiderwoman) a un concierto de la cantante Dazzler. De esta forma, Calibán se encontró por primera vez con Kitty Pryde, que en aquel entonces usaba varios nombres código como Espíritu o Ariel (recordemos que Ariel es otro personaje de La Tempestad). Impresionado por la belleza de aquella chica que era mutante como él, Calibán asustó involuntariamente a Kitty y provocó las hostilidades por parte de sus compañeros de la Patrulla X. Cuando Kitty descubrió que las intenciones de aquel desconocido no eran violentas, sino que únicamente se trataba de un pobre desdichado que buscaba la compañía de sus semejantes, ya era demasiado tarde: Calibán aprovechó la distracción provocada por la llegada de la policía para desaparecer en el interior de las alcantarillas (Uncanny X-Men vol. 1 #148 USA, agosto de 1981).

Un amor no correspondido

Aquel primer encuentro sirvió para que Calibán se enamorase de Kitty Pryde, con quien volvería a encontrarse poco después, cuando el secuestro del Ángel por parte de Calisto llevó a la Patrulla X a enfrentarse a los Morlocks. Durante el combate, Calibán asistió a Kitty cuando ésta se vio expuesta a los poderes infecciosos de otro de los Morlocks. Sabiendo que sus compañeros, incluyendo su amado Coloso, estaban en peligro, la joven le prometió a Calibán que se quedaría con él para siempre si les salvaba la vida. El Morlock cumplió su parte del trato, informando a la Patrulla X de que el liderazgo de Calisto podía ser desafiado en un duelo singular. Sin embargo, después de que Tormenta derrotase a Calisto en un mano a mano, Kitty ignoró su palabra y abandonó los túneles junto al resto de la Patrulla X (Uncanny X-Men Vol. 1 #169 – 170 USA, mayo – junio de 1983).

No mucho después, los Morlocks secuestraron a Kitty con la intención de obligarla a cumplir su promesa y casarla a la fuerza con Calibán. Aprovechando que la muchacha había tenido un accidente en el edificio Baxter mientras trataba de ayudar al herido Coloso, los mutantes subterráneos hicieron creer a la Patrulla X que su compañera había muerto, aunque no pudieron engañar al olfato de Lobezno. Mientras tanto, Kitty había intentado escapar sin conseguirlo. La llegada de sus aliados produjo una nueva trifulca entre la Patrulla X y los Morlocks, aunque Kitty decidió ponerle fin accediendo a la petición de Calibán. Después de asegurarse de que Coloso se recuperaba de sus heridas, la joven abandonó la Escuela de Xavier y volvió a los túneles, donde se encontró de nuevo con el Morlock. Arrepentido por lo sucedido y sabiendo que nunca lograría que Kitty le amase en contra de su voluntad, el desdichado mutante le liberó de su promesa y se despidió de ella entregándole una rosa antes de desaparecer de nuevo en los túneles (Uncanny X-Men Vol. 1 #178 – 179 USA, febrero – marzo de 1984).

Aliado de Factor X

Muchos Morlocks encontraron su trágico final cuando Míster Siniestro envió a sus Merodeadores para eliminarlos, pero Calibán sobrevivió a la llamada Masacre Mutante gracias al oportuno rescate de Factor X, el grupo formado por los cinco hombres-X originales. De no ser por Factor X, Calibán habría muerto a manos de Dientes de Sable, pero pudo recuperarse de sus heridas en las instalaciones del grupo. Entonces juró venganza contra los asesinos de sus camaradas (X-Factor Vol. 1 #9 – 11 USA, octubre – diciembre de 1986). Los pocos Morlocks supervivientes decidieron abandonar el complejo de Factor X y volver a los túneles poco después, aunque Calibán regresó a la superficie tras enterarse de la supuesta muerte de uno de sus rescatadores, el Ángel. De hecho, el Morlock se ganó un traje y un puesto en el equipo tras ayudar a salvar la vida del joven Rictor, que había sido secuestrado por una organización antimutante conocida como La Verdad (X-Factor Vol. 1 #17 USA, junio de 1987).

Por desgracia, Calibán carecía del entrenamiento necesario y la naturaleza pasiva de su poder no era especialmente útil en situaciones de combate. Cuando Factor X se enfrentó a los tres primeros Jinetes de Apocalipsis, Guerra, Peste y Hambre, Calibán no pudo hacer nada para ayudarles (X-Factor Vol. 1 #19 USA, agosto de 1987). Días después, La Verdad secuestró a los niños mutantes que se encontraban bajo la custodia de Factor X sin que Calibán pudiese impedirlo. El Morlock fue derrotado y dado por muerto por los agentes de la organización antimutante, lo que le llevó a pensar que no era más que una carga para Factor X y que no disponía del poder necesario para sobrevivir fuera de los túneles que habían sido su casa (X-Factor Vol. 1 #21 – 23 USA, octubre – diciembre de 1987). Todo daría un giro radical poco después, cuando decidió vender su alma a cambio del poder que tanto ansiaba.

Factor X volvió a enfrentarse contra Apocalipsis y sus Jinetes, descubriendo que el último de ellos, Muerte, era en realidad su amigo y aliado, el Ángel, al que habían dado por muerto. Quedándose al margen del combate, Calibán observó el poder que había recibido el Ángel con sus nuevas alas metálicas y deseó poseer esa misma fuerza para poder aplastar a sus enemigos y lograr así la venganza contra los asesinos de los Morlocks. Por este motivo, decidió jurarle lealtad a Apocalipsis y usar su poder rastreador para proporcionarle nuevos siervos. Aunque Factor X consiguió librar al Ángel de su condicionamiento, Calibán desertó del grupo y se marchó junto al villano para convertirse en su sabueso (X-Factor Vol. 1 #24 – 25 USA, enero – febrero de 1988).

Jinete de Apocalipsis

Apocalipsis usó los recursos a su disposición para alterar el cuerpo de Calibán, haciendo que aumentase su tamaño y su masa muscular. El enclenque Morlock dio paso a un imponente forzudo dotado de garras y colmillos. Su fuerza, su resistencia y sus reflejos se vieron potenciados, transformando a Calibán en un contrincante terrible y permitiéndole por fin honrar la promesa de venganza que había hecho tras la Masacre Mutante. Calibán se lanzó entonces en busca de Dientes de Sable (X-Factor Vol. 1 #51 USA, febrero de 1990), con quien acabaría combatiendo sin cuartel poco después. El siervo de Apocalipsis no sólo derrotó al asesino de muchos de sus camaradas, sino que llegó a romperle la espalda y a darlo por muerto. Ni siquiera la intervención de Cable y los Nuevos Mutantes impidió que Calibán consumase su venganza (New Mutants Vol. 1 #190 – 191 USA, junio – julio de 1990), aunque más tarde se comprobó que el factor curativo de su enemigo le había permitido escapar de lo que parecía una muerte segura. No obstante, la derrota de Dientes de Sable probó su valía ante Apocalipsis, que le ascendió al rango de Jinete y le otorgó el título de Muerte que antes había recibido el Ángel.

Algún tiempo después, Calibán participó junto a los demás Jinetes de Apocalipsis en La Canción del Verdugo, un evento que reunió a los diversos equipos mutantes que pululaban por la Casa de las Ideas a principios de la década de los noventa para enfrentarlos al malvado Dyscordia, un clon de Cable. Manipulados por Míster Siniestro, los Jinetes secuestraron a Cíclope y a Jean Grey, que posteriormente fueron entregados a Dyscordia para que aclarase el parentesco que les unía (Uncanny X-Men Vol. 1 #294 – 297 USA, noviembre de 1992 – febrero de 1993). Durante la conclusión de La Canción del Verdugo, un debilitado Apocalipsis se enfrentó a sus antiguos sirvientes, los Jinetes Oscuros, que se habían pasado al bando de Dyscordia. Pensando que Apocalipsis había muerto, Calibán se encontró entonces solo y perdido, sin ninguna razón para vivir más allá de obtener la venganza que le había consumido durante años.

En aquel momento Dientes de Sable había sido acogido por la Patrulla X después de que Lobezno le lobotomizase con sus garras de adamántium. Con su cerebro prácticamente destruido, Dientes de Sable había sido reducido a un estado primitivo… o eso pensaban los mutantes de Xavier, que ignoraban que su factor curativo estaba recomponiendo sus capacidades cognitivas poco a poco. Puesto que asaltar la mansión de la Patrulla X para atacar a su enemigo era inviable, Calibán optó por secuestrar a Júbilo y exigir un intercambio. Kitty Pryde llevó a Dientes de Sable hasta los túneles Morlocks, el lugar acordado para dicho intercambio, donde se produjo el ataque de Calibán. Aprovechando las circunstancias, Dientes de Sable se liberó de sus ataduras y lanzó un zarpazo por sorpresa a Kitty, pero Calibán se interpuso y recibió el ataque para proteger a su antigua amada. Con Dientes de Sable de nuevo bajo la custodia de la Patrulla X, Kitty le ofreció a Calibán que fuese con ellos a la mansión de Xavier, aunque él optó por quedarse una vez más en la oscuridad de los túneles (Uncanny X-Men Annual #18, julio de 1994).

Aventuras junto a Cable y X-Force

Poco después, los Jinetes Oscuros pasaron a trabajar para un nuevo amo. Bajo las órdenes de Génesis, el hijo adoptivo de Cable procedente del futuro, los Jinetes Oscuros dieron caza a Calibán a través de los túneles Morlocks. La oportuna aparición de Cable, Dominó y Tormenta impidió que los Jinetes acabasen con Calibán. Como compensación, el antiguo Morlock usó sus poderes mutantes para rastrear a los villanos hasta su base en Egipto, donde Cable y sus aliados podrían enfrentarse con su líder. Durante el viaje, Cable y los suyos descubrieron que los Jinetes habían masacrado Akkaba, ciudad egipcia que había servido y adorado a Apocalipsis durante milenios. Los villanos estaban tratando de eliminar el legado de su antiguo amo para que Génesis pudiese ocupar su puesto. Finalmente, Cable y Génesis se encontraron cara a cara, destruyendo la fortaleza de los Jinetes durante el subsiguiente choque. Los Jinetes lograron escapar, pero Calibán decidió permanecer junto a Cable y Dominó en lugar de volver a la soledad del subsuelo (Cable Vol. 1 #17 – 19 USA, noviembre de 1994 – enero de 1995).

Calibán entró a formar parte de X-Force, el grupo capitaneado por Cable, tras la graduación de Bala de Cañón, que fue “ascendido” a la Patrulla X (X-Force Vol. 1 #44 USA, julio de 1995). Durante esa época, la manipulación a la que Apocalipsis había sometido al Morlock comenzó a cobrarse su precio, ya que su inteligencia fue disminuyendo poco a poco. De esta forma, se convirtió en algo así como el entrañable forzudo del equipo, ya que su actitud infantil contrastaba con su poderío físico. Lo único capaz de despertar sus instintos más violentos era la presencia de Dientes de Sable, que seguía prisionero en la mansión de Xavier. Nada más ingresar en X-Force, Calibán tuvo otra seria pelea contra el salvaje mutante, hacia el que sentía un amargo rencor. En esta ocasión, Cable pudo intervenir a tiempo y detener el conflicto antes de que nadie resultase herido (X-Force Vol. 1 #45 USA, agosto de 1995). No mucho después, el factor curativo de Dientes de Sable lograría devolverle sus plenas capacidades cognitivas, permitiéndole escapar de la vigilancia de la Patrulla X tras engañar a Bum Bum y herir gravemente a Mariposa Mental.

Como miembro de X-Force, Calibán se enfrentó a amenazas de la talla de Holocausto, Míster Siniestro o Mojo. Después de que el Instituto Xavier fuese tomado por las fuerzas de Bastión durante la Operación: Tolerancia Cero, asistió a Cable cuando intentó infiltrarse en la mansión para evitar que el villano se apoderase de la información contenida en los archivos de la Patrulla X (Cable Vol.1 #45 – 47 USA, agosto – octubre de 1997). Derrotado Bastión, Cable se reunió con Calibán en los túneles bajo el Instituto Xavier, pero su aliado había caído bajo el influjo de Ozymandias, uno de los sirvientes de Apocalipsis. Borrando el encuentro de la memoria de Cable, Ozymandias se llevó con él a Calibán para que volviese a servir a su antiguo amo, que había resucitado tras un prolongado letargo (X-Force Vol.1 #70 USA, octubre de 1997).

Regreso a la oscuridad

De nuevo bajo la siniestra influencia de Apocalipsis, Calibán fue reconvertido en Jinete, adoptando en esta ocasión el papel de Peste. Así, recibió la capacidad de infectar a aquellos que había a su alrededor usando un virus psicoactivo; una “plaga mental” derivada de su poder mutante que producía delirios y alucinaciones relacionados con los peores miedos o los recuerdos más dolorosos de cada uno de los afectados. Como Peste, Calibán participó en Los Doce, una larga saga en la que Apocalipsis reunió a doce poderosos mutantes con el objetivo de apropiarse de sus esencias vitales y obtener un poder supremo. Cumpliendo la voluntad de su amo, Calibán secuestró a su viejo aliado, Cable (Cable Vol. 1 #74 USA, diciembre de 1999). El plan del villano habría sido exitoso de no ser porque Cíclope se sacrificó en el último momento, dejando que la fuerza vital de Apocalipsis se fusionase con la suya propia (X-Men Vol. 2 #97 USA, febrero de 2000). Derrotados por la Patrulla X, los nuevos Jinetes fueron teletransportados lejos de allí por Mikhail Rasputin.

Sin su amo, la mente de Calibán volvió a retroceder a su estado primitivo, perdiendo la inteligencia que había recobrado como Peste. Entonces trató de usar su poder para localizar al desaparecido Cíclope, pues en su interior se encontraba la esencia de Apocalipsis. La mente del villano se encontraba en conflicto con la de Cíclope cuando Calibán le encontró. En ese momento, el ser producto de la fusión de ambos personajes le liberó de su servidumbre. Poco después, Cíclope fue separado de la maligna esencia de Apocalipsis (X-Men: The Search for Cyclops #1 – 4 USA, octubre de 2000 – marzo de 2001). Calibán había recuperado su libertad, pero por desgracia su mente siguió involucionando hasta verse reducida a un simple intelecto infantil. En esas condiciones, fue presa fácil para una organización de investigación antimutante conocida como la Torre de Vigilancia, que le secuestró con la intención de usarlo como alimento para una criatura alienígena. Cable y sus ex-compañeros de X-Force lograron rescatarle (X-Force Vol. 2 #1 – 6 USA, octubre de 2004 – marzo de 2005).

Redención y sacrificio

Tras los eventos del llamado Día-M, en el que la mayor parte de los mutantes del planeta perdieron sus habilidades, Calibán fue uno de los pocos afortunados que no se vio afectado. Los terrenos de la mansión de la Patrulla X se convirtieron entonces en un campo de refugiados en el que se reunieron los que habían conservado sus poderes tras aquel acontecimiento, que pronto comenzaron a ser conocidos como “los 198”. Calibán formó parte de este grupo junto a otros antiguos Morlocks como Erg, posicionándose a favor de su causa cuando la agencia gubernamental ONE quiso implantarles un chip de seguimiento. Más adelante incluso colaboró con sus viejos amigos Dominó y Estrella Rota para provocar la fuga de los 198 de los terrenos de la mansión que vigiliban los Centinelas de ONE. Su intención era recolocar a los refugiados en una de las viejas bases secretas de Nick Furia en el desierto de Nevada, ignorantes de que uno de los 198, un mutante llamado Johnny Dee, les estaba manipulando. La intervención de la Patrulla X pudo rescatar a los refugiados antes de que todo acabase en tragedia (Civil War: X-Men #1 – 4 USA, septiembre – diciembre de 2006).

Cuando los protocolos de ONE se suavizaron y los refugiados mutantes obtuvieron permiso para abandonar el área de aislamiento de la mansión, Calibán siguió sus instintos y regresó a las alcantarillas y túneles bajo Nueva York, con la esperanza de reunirse con otros Morlocks supervivientes y retomar su antigua vida. Allí se encontró con Sanguijuela, pero también con los miembros de los Extremistas, un culto fanático formado por antiguos Morlocks que habían perdido sus poderes durante el Día-M y que estaban dirigidos por Máscara. El desequilibrado mutante, que aún conservaba sus habilidades para alterar la carne, volvió su poder contra Calibán y le arrebató la masa muscular que había conseguido por mediación de Apocalipsis. Herido y debilitado, con su cuerpo de nuevo en su estado original, Calibán logró llegar hasta la Patrulla X y solicitó su ayuda para rescatar a Sanguijuela y detener a los Extremistas, que estaban planeando un acto terrorista en el que volarían por los aires una catedral llena de gente. Un equipo formado por Tormenta, Rondador Nocturno, Sendero de Guerra y Hepzibah se encargó de ayudar a Calibán a solucionar aquella situación (Uncanny X-Men Vol. 1 #487 – 491 USA, agosto – diciembre de 2007). La ayuda recibida por su viejo compañero de X-Force, Sendero de Guerra, hizo que Calibán estuviese en deuda con él, por lo que permaneció a su lado cuando el nacimiento del primer bebé mutante tras el Día-M puso en juego el destino de toda su especie.

Durante la saga titulada Complejo de Mesías, se supo que una niña mutante había nacido en Alaska, por lo que tanto la Patrulla X como sus enemigos se movilizaron para encontrarla. Poseer a la niña podría determinar el futuro de los mutantes, garantizando su salvación o provocando su extinción definitiva. Cable consiguió llegar hasta la niña antes que nadie, lanzándose después a una huida desesperada para escapar de la persecución a la que le sometieron los Merodeadores de Míster Siniestro. Tanto los Merodeadores como los Purificadores persiguieron a Cable por sus propios motivos, unos para apoderarse de la niña y los otros para acabar con ella. En determinado momento, los Purificadores recurrieron a los servicios de los mercenarios cyborg conocidos como los Cosechadores, que en ese momento estaban liderados por Dama Mortal.

Sabiendo lo altas que estaban las apuestas, Cíclope decidió organizar una fuerza de asalto que debía llegar hasta Cable y poner a la niña bajo la custodia de la Patrulla X a toda costa. Los miembros de este grupo, que recibió el nombre de X-Force, fueron elegidos por su capacidad para actuar de forma violenta si era necesario. Entre ellos estaban Lobezno, X-23, Loba Venenosa, Sendero de Guerra, Hepzibah y Calibán. Cuando esta nueva encarnación de X-Force logró localizar a Cable, inmediatamente se encontraron bajo el ataque de los Cosechadores. Un disparo de los Purificadores estuvo a punto de alcanzar a un desprevenido Sendero de Guerra, pero Calibán se sacrificó al interponerse entre la bala y su amigo (New X-Men Vol. 2 #45 USA, febrero de 2008). Finalmente Cable recibiría la bendición de Cíclope para viajar hacia el futuro con la niña, pues era la única forma de mantenerla a salvo de todos aquellos que pretendían apoderarse de ella o acabar con su vida. Esta decisión dio esperanza a la especie mutante, aunque Calibán ya no viviría para verlo. El antiguo Morlock murió como un héroe, dando la vida por Sendero de Guerra y compensando los errores que había cometido al servicio de Apocalipsis.

Tiempo después, Calibán fue reanimado usando un virus tecno-orgánico durante la saga llamada Necrosha. Eli Bard, un adorador de la vampiresa inmortal y antigua Reina Negra del Club Fuego Infernal Selene, usó el virus para revivir a Calibán y usar su poder localizador de mutantes para encontrar la mayor concentración de mutantes muertos del mundo: Genosha. Así, muchos viejos conocidos de la Patrulla X fueron revividos bajo la influencia del virus y obligados a atacar la isla de Utopía a la que se habían trasladado los mutantes liderados por Cíclope. Aquello formó parte de un plan de Selene para alcanzar la divinidad, pero fue derrotada por la nueva encarnación de X-Force. Como consecuencia, aquellos que habían sido revividos de forma antinatural volvieron a la tumba (X-Force Vol. 3 #25 USA, mayo de 2010). Calibán regresó así a la paz de su descanso eterno, en el que ha permanecido hasta ahora.


Termina así nuestro repaso por la vida de este interesante mutante, que ha sufrido varias transformaciones a lo largo de su historia: fue el tímido paria que se enamoró de Kitty Pryde, el traidor que se postró ante Apocalipsis para conseguir su venganza, el tierno fortachón de mentalidad infantil de X-Force y de nuevo un cruel villano miembro de los Jinetes de Apocalipsis. Sin embargo, en última instancia permaneció al lado de los suyos, los mutantes, en la hora en la que más lo necesitaban. Al final pagó sus pegados del pasado entregando su vida para proteger a quien había sido su amigo, muriendo como un auténtico héroe y pasando a formar parte de la larga tradición de mutantes que se han sacrificado por un bien mayor.

Aunque ya no esté presente en los cómics de la Casa de las Ideas, Calibán sigue formando parte del universo cinematográfico mutante. Pudimos verle brevemente en X-Men: Apocalipsis (Bryan Singer, 2016), donde fue interpretado por el actor Tómas Lemarquis. A partir del 3 de marzo podremos verle también en Logan, donde será Stephen Merchant el encargado de darle vida en pantalla. De momento sólo podemos especular acerca de cuál será su papel en la historia y cuál será su relación con Lobezno o con los Cosechadores en la cinta de James Mangold, aunque estamos ansiosos por descubrirlo. En el próximo artículo hablaremos sobre estos mercenarios cyborg, los Cosechadores, que por primera vez traspasarán las viñetas para hacer su debut en el cine.

Compartir
Artículo anteriorUn policía en la Luna
Artículo siguiente#ZNLibros Mi vida en rojo Kubrick

Murciano. 33 años. Psicólogo. Lector de todo tipo de tebeos desde niño, pero sobre todo de Marvel. Interesado en la forma en la que el cómic refleja el mundo real y transmite ideas relacionadas con problemáticas sociales. Feminista. Preocupado por la integración y la diversidad, tanto dentro como fuera del cómic.

Leave a Reply

2 Comentarios en "Lo que necesitas saber antes de Logan: ¿Quién es Calibán?"

Notifícame
Ordenar por:   Recientes | Antiguos
Tandazo

Querida Zona Negativa, me encantan sus artículos donde hace un repaso de los personajes de diferentes editoriales.

Deberían ponerle un título. A veces quisiera buscar artículos que han escrito donde repasan la trayectoria de tal personaje y me es difícil dar con ello.