Liga de la Justicia 3000 Núm. 1

Por
6
325
FavoriteLoadingAñadir a favoritos
 
liga_justicia_3000

Edición original: Justice League 3000 núms. 1 a 4 USA
Edición nacional/ España:ECC Ediciones
Guión: J.M. DeMatteis, Keith Giffen
Dibujo: Howard Porter
Entintado: Howard Porter
Color: HIFI
Formato: Rústica, 96 págs. A color.
Precio: 8,95 euros

 

1000 años dan para mucho.

En mayo de 1987 la pareja de guionistas Keith Giffen y J.M. DeMatteis se atreven a romper moldes en la dirección opuesta a la que parecía ser la línea a seguir en cómics de superhéroes. Mientras que el mercado ve como los héroes se oscurecen (Batman Dark Knight Returns), se diseccionan (Watchmen) y en general las historias se tornan más realistas y adultas, Giffen y DeMatteis apuestan por lo contrario y forman una nueva Liga de la Justicia totalmente renovada no solo por sus miembros, donde Batman es el más conocido, sino por concepto. Ya no se trata de reunir a los más grandes bajo un mismo título, sino que ahora la Liga está formada por héroes de dudosa valía, cargados de conflictos internos, inseguridades y egocentrismos, con intereses muy dispares a la hora de formar parte del que se supone es el mayor grupo de héroes del planeta. Pero no satisfechos con tener una liga cargada de secundarios se propusieron, además, contar historias diferentes y más dignas de cualquier sitcom televisiva, lo que era toda una declaración de intenciones.

El experimento funcionó y lo hizo tan bien que a día de hoy es considerada una de las mejores encarnaciones que ha tenido el grupo a lo largo de toda su historia.

Unos diálogos chispeantes, enérgicos, dinámicos, rozando lo frenético, apoyados por los extraordinariamente expresivos dibujos de Kevin Maguire, capaz de dotar de mil y una caras a los personajes hacen de esta etapa una etapa para el recuerdo.

11-15-2009 04;47;38PM

Hoy, pasados 28 años, se reúnen de nuevo Keith Giffen y J.M. De Matteis, con un Kevin Maguire que al final fue sustituido a última hora por Howard Porter, en una cabecera en la que se pueden volver a leer las palabras Liga de la Justicia. La expectación es máxima. La esperanza de poder volver a vivir algo, sino igual, si muy similar a lo que fueron capaces de crear en 1987, hace que acercarse a esta serie sea de obligado cumplimento para cualquier aficionado al Universo DC.

Estamos en el año 3000. Todo está bajo el férreo yugo de Los Cinco, unos seres omnipotentes que persiguen controlar todos los confines del universo. En medio de esta tiranía, Cadmus, los laboratorios de bioingeniería genética del siglo XX, han traído de vuelta a los cinco más grandes héroes de ese siglo con el fin de enfrentarse a estos enemigos de proporciones cósmicas. Son ellos, Batman, Superman, Wonder Woman, Flash y Green Lantern, los que deberán volver a salvar a la galaxia si antes no terminan por matarse entre ellos. Privados de sus recuerdos, viven de forma pasajera lo que un día fueron, sin ser capaces de darse cuenta que ellos son la leyenda que un día lo cambio todo.

Si en 1987 Giffen y DeMatteis se rodearon de secundarios tan loables como Booster Gold, Blue Bettle, Hielo o Fuego, ahora deciden volver a la carga pero renovándose tal y como hicieron en el pasado. En La Liga de la Justicia 3000 van a jugar con los grandes, los pesos pesados, pero para estos dos escritores eso no plantea ningún reto y los limita mucho en tanto que tras 1000 años no disponen de los personajes originales. Por tanto recurren a “clones” de los héroes, con poderes mermados y personalidades alejadas de las que todos conocemos, para volver a contarnos historias donde el humor y los diálogos son el principal motor de la serie.

zdjwhuor14eqnmmqnomy

Un Superman que reniega de Clark Kent, un Batman que no recuerda el traumático acontecimiento que lo motivara de por vida, una Wonder Woman más guerrera que nunca, un Flash titubeante por no disponer de todos su poderes y un Hal Jordan que sigue demostrando que la voluntad e imaginación son capaces de sobrevivir al tiempo mismo. Todo un caldo de personalidades que permiten que los guionistas jueguen con libertad absoluta, para lo bueno y lo malo, al no tener que rendir cuentas editoriales a nadie ya que lo que suceda en la serie no tiene repercusión en el momento actual de la continuidad.

¿Pero la serie es capaz de emular a la de 1987?

No, está claro que no, pero porque los mismo autores no pretenden auto plagiarse, sino volver a renovarse y esta vez haciéndolo sobre uno de sus propios conceptos y fórmulas que tan buen resultado les dio en el pasado. Y eso es un acierto. Los tiempos han cambiado y lo que antaño funcionó, no tiene por qué hacerlo ahora y conscientes de ello, Giffen y DeMatteis no se limitan a repetir la fórmula, sino que la fuerzan un poco más expandiéndola a todo un universo por explorar.

En este número estamos ante la clásica presentación de escenario y personajes. Hay que decir que se centran más en el escenario que en los personajes, ya que lo primero es más desconocido y nuevo que los propios personajes principales que, sin ser los originales, arrastran conceptos de los originales. Hay todo un universo por conocer, definir la amenaza, marcar quienes son los secundarios… Giffen y DeMatteis son dos maestros del cómic, dos leyendas vivas que han dejado su huella en numerosos trabajos y como tales realizan un trabajo soberbio de manual a la hora de caracterizar a todos los personajes con los que van a trabajar en la serie.

justiceleague3000-2-26dzkp

En cuanto al apartado gráfico fue una mala noticia que Maguire se descolgara del proyecto, pero hemos ganado a Howard Porter con un estilo más oscuro y acorde con la situación que plantean de salida los guionistas. Se añoran las expresiones faciales de Maguire pero se gana con un Porter muy evolucionado desde su trabajo con Morrison en otra noble y muy interesante etapa de la Liga de la Justicia. Su trazo se ha vuelto menos anguloso, pero sin perder su característico trazo recto, siendo capaz de plasmar planos más complejos con mucha más plasticidad. Perder la rigidez que caracterizaba su dibujo hace que también haya ganado en capacidad narrativa, amoldándose más y mejor a las largas escenas de diálogos que los guionistas imponen a la historia. Un cambio positivo en una serie que por estilo no hubiera terminado de adecuarse al trabajo de Maguire… aunque seguiremos añorando siempre sus lápices.

Un trabajo solvente, entretenido, fresco, dinámico y divertido que no termina de estar a la altura de su predecesora en los años ochenta, pero que hoy entre medio de tanta serie mediocre, destaca con suficiente fuerza y personalidad como para que su lectura nos resulte profundamente amena.

Reírse a carcajadas ya queda a criterio de cada uno. BWAHAHAHAHA!!

  Edición original: Justice League 3000 núms. 1 a 4 USA Edición nacional/ España:ECC Ediciones Guión: J.M. DeMatteis, Keith Giffen Dibujo: Howard Porter Entintado: Howard Porter Color: HIFI Formato: Rústica, 96 págs. A color. Precio: 8,95 euros   1000 años dan para mucho. En mayo de 1987 la pareja de…

Review Overview

Guion - 8.5
Dibujo - 8.5
Interés - 9

8.7

Valoración Global

Una obra solvente, divertida, fresca, entretenida y dinámica que no defrauda siendo fiel al estilo de sus autores y a lo que los lectores podemos esperar de ellos.

Vosotros puntuáis: 8.3 ( 3 votos)

Leave a Reply

6 Comentarios en "Liga de la Justicia 3000 Núm. 1"

Notifícame
Ordenar por:   Recientes | Antiguos
AlbierZot

Alucinante lo de Porter, de lastrar la JLA de Morrison a enriquecer esta. La encuentro más cercana a la JLE que a la serie madre, y aunque le falte asentar el tono puramente superheroico el punchline del dúo dinámico sigue siendo demoledor. Y hablando de dúos, subidón estratosférico con la llegada de los “Blues Brothers”!

MrCervero

Bufff Junto con la JLD son las dos series que más ganas le tuve tan pronto lei noticias sobre ellas. A mi también me ha parecido una buena serie en lo suyo y no hay duda que tener a los mismos heroes pero de diferent forma da mucho juego. Lo cierto es que esta serie e Injustice son lo más aprovechable de los new52! 😉

Un saludo.

emilio

Brian Michael Bendis. Atentos, señores…

Como he dejado muy claro en mi cuenta de Tumblr, creo que artistas como Kevin son un tesoro nacional y deberían ser tratados como tal por las editoriales y los aficionados. Como el propio Matt Fraction dijo en la cena anoche, es probablemente uno de los artistas que más han influenciado de su generación y no recibe el crédito que se merece por ello. Puedes ver su influencia en muchos sitios.

Habíamos estado hablando para trabajar juntos aquí y allí durante un tiempo, pero las estrellas nunca se habían alineado. No estoy seguro qué pasó exactamente con él esta semana pra me gustaría agradecerlo porque ello ha hecho posible que Kevin se una a mí para hacer Guardianes de la Galaxia 10, que espero sea el primer proyecto de muchos juntos.

Esto fue publicado en agosto de 2013 por el señor Bendis. Dos años despues NADA mas alla del guardianes de la galaxia segun la marvel wiki y las noticias que yo tengo. Por favor, que alguien me diga que Bendis no fue tan miserable como para utilizar a Maguire para dar una bofetada a DC y atraer la simpatia de los fans hacia su serie.

x-ternon

Si, la evolución de Porter llama la atención y desde luego es reconfortante

Parménides

Coincido con la reseña de Gustavo. ¡¡¡De las pocas series del nUDC que espero mes a mes para leerlas enseguida!!!

Lógicamente, le perjudica la comparativa con sus antecesoras (como el Barça actual frente al de Guardiola), pero como éstos, es de lo más fresco y entretenido del panorama actual DC.

DeMatteis y Giffen están en plena forma (el poder jugar con los personajes, digamos, fuera de continuidad, les da un plus en capacidad de sorpresa que no tenían en el pasado y que le viene de perlas a la historia… sin spoilerear, se vienen cosas interesantes con Green Lantern y Flash), y un Howard Porter al que aborrecí en la etapa Morrison pero que aquí hace un trabajo soberbio. No sólo caracteriza bien a los personajes (sin ser Maguire… otro aspecto con el que hay que lugar contra el pasado), sino que también hace al entorno 3000 interesante, desde el diseño de trajes (con los famosos hexágonos por todos lados), al de los mundos mostrados.

Como las series antecesoras, es un tebeo de PERSONAJES, que van evolucionando y, mientras tanto, les coges cariño, manía y tienes curiosidad para seguir viendo para dónde van. Todavía no hay un Guy Gardner carismático (aunque uno de los personajes toma el manto del zopenco-arrogante-al-que-las-cosas-no-le-salen-bien), pero se van definiendo las relaciones entre ellos, y sobre todo, con los villanos a los que enfrentan.

El único punto flaco es que la historia-río que aquí empieza seguirá durante bastantes números más, sin saltos cualitativos hacia un lado u otro, mostrando, a pesar de la aparición de pequeños giros, un cierto agotamiento argumental al final. Como si no hubiera un plan de los guionistas a largo plazo. Es decir, no hay una gran historia que Giffen & DeMatteis quieran contar, sino que el argumento (una vez se descubre “el misterio de su origen”) es una excusa para contar historias paródicas de relaciones entre personalidades distintas y muy marcadas.

No es un cómic que pasará la historia en sí mismo (ahí juega con la desventaja de no ser innovador como lo fueron sus antecesores), pero que gustará a los que disfrutaron también con Super Friends (o incluso con los Defensores, del mismo estilo, que Giffen y cia. pergeñaron para la competencia). La mejor noticia es que, aunque tiene ventas bajas, de momento son suficientes, con lo que los autores hacen lo que quieren, alejados de cualquier atisbo de cross-over (por otro lado, muy difícil por la misma naturaleza outsider de la serie)… ¡sólo espero que les dejen continuar con este oasis de frescura!