La Patrulla-X de Chris Claremont. 3ª parte

Por
51
1445
FavoriteLoadingAñadir a favoritos

Chris Claremont orgulloso de su creación en Sevilla
Chris Claremont orgulloso de su creación en Sevilla

Ser un revolucionario no es solo volar el Parlamento Inglés en busca de una revolución en el sistema. Esa palabra, que tanto miedo provoca a algunos y que tan infravalorada se encuentra para otros, se ajusta perfectamente a la labor de Chris Claremont como guionista de la Patrulla X. Su etapa en la cabecera, tan revolucionaria como evocadora de unos tiempos mejores, asistió en primera fila a una renovación revolucionaria, valga la redundancia, que tendría consecuencias en una industria que nunca se ha mantenido firme en su intento de reinar sobre otros medios. Y si a un revolucionario se le reconoce por los intentos de los de arriba de tumbar sus pretensiones –al menos a corto plazo–, no hay mejor prueba para Claremont que el empeño de Marvel en resucitar a Jean Grey a los pocos años de haberla matado. Y no sólo eso, la prueba de que un revolucionario ha tenido éxito en su misión es que dichas pretensiones, a pesar de los intentos de los de arriba por derrocarlas, se acaban imponiendo con el devenir de los años precisamente por ser eso, revolucionarias. Y aquí estamos, en un mundo donde las películas de la Patrulla X pueblan las grandes pantallas de todo el mundo obteniendo taquillas millonarias con personajes nacidos en su máquina de escribir, donde seres como Rondador Nocturno y Tormenta están en boca de todos y donde Jean Grey, en fin, parece haberse asentado en el más allá. Así que ¿no es revolucionario todo esto?

Como todo buen traje, a la etapa de Chris Claremont en la Patrulla X no se le ven las costuras. Pero eso no quiere decir que no las tenga. Todos sabemos que el escritor es un genio –posiblemente uno de los mayores de la historia del noveno arte– y una de las claves de su buen hacer no era otra que saber abrir y cerrar etapas con maestría, sin saber prácticamente cuándo terminaba una y cuando finalizaba otra. Evidentemente un análisis pormenorizado de su obra nos hace posible arrojar luz sobre tal cuestión y es en esa parte sobre la que uno se da cuenta de que lo que antes parecía una narración continuada y sin saltos es ahora un bloque de etapas perfectamente conjugadas que forman una historia completa. Y esto no es tarea fácil no, no son pocos los escritores que entre arco argumental y arco argumental y entre etapa y etapa se dejan alguna costura perfectamente visible que rompe la narración continuada que requeriría una buena historia.

La llegada de John Romita Jr. a la principal colección mutante supuso el inicio de una etapa que continuaba las analizadas con maestría por mis compañeros Sergio Aguirre y Javier Agrafojo. Una etapa que eliminaba por completo la claridad de la colección en la que parecía haberse sumergido tras la asombrosa muerte de Jean Grey en la etapa de John Byrne y el estudio de sus consecuencias, y arrastraba a los mutantes a una espiral tanto grupal como personal que los llevaba a tener que enfrentarse al peor de sus enemigos: el ser humano. Los villanos dejarían de ser villanos per se para convertirse en seres con claroscuros que pisarían una y otra vez a una Patrulla X que vería como sus bondadosos actos tenían como consecuencia el odio generalizado de la humanidad. Y claro, eso hunde a cualquiera.

Podría decirse que el dibujante tiene parte de culpa en esa concepción. Su trazo irregular, sus caras apaisadas y su concepción de que si un personaje era feo tenía que ser feo de verdad hizo que la colección adquiriera una profunda ráfaga de crudeza. John Romita Jr. abandonaba así la elegancia de sus predecesores, los cuales habían seguido de manera religiosa el canon de sobriedad interpuesto por un John Byrne erigido como leyenda en el paraíso mutante, para establecer un estilo más tosco e irregular pero no menos brillante que cuajaba a la perfección con la oscuridad que el escritor americano decidió imprimir a la colección a partir de la saga del Nido. Responsabilidad suya será pues el acercar la colección a un plano terrenal (y subterráneo, como no) en una etapa en la que no hubo ningún golpe de efecto como la mencionada muerte de Jean Grey o la excelente saga Días del Futuro Pasado pero en la que puntal a puntal el mismo Claremont marcaría el futuro mutante para siempre.

El Principio. Uncanny X-Men #179-#209 y New Mutants #12-42

Esta etapa comienza con una boda. Porque que nadie vaya a pensar que te casas y finaliza tu historia –a pesar de los mitos establecidos–. En el Uncanny X-Men #175 –donde John Romita Jr. debutaría en la mitad del cómic al no darle tiempo a Paul Smith a terminarlo debidamente y en el que sentiría las iras de los fans por primera vez al intentar copiar su estilo– Madelyne Pryor y Scott Summers, identidad de calle de Cíclope, contraían matrimonio y se las prometían muy felices. El parecido de Madelyne Pryor con Jean Grey había sido uno de los desencadenantes de la eclosión del amor entre ambos pues Cíclope seguía llevando el dolor de la muerte de Jean muy adentro (y, en cierto modo, aún en la actualidad lo mantiene). Decía que se las prometían muy felices porque su primer viaje amoroso, la luna de miel, se ve envuelta en problemas cuando la avioneta que ambos pilotan se cruza con una tenebrosa tormenta y, una vez en alta mar, contra un temeroso monstruo marino del que consiguen escapar. Cíclope y su recién contraída esposa consiguen arreglar el avión y el número 176 de Uncanny X-Men finalizará con unas palabras que marcarían el inicio de una nueva era para la Patrulla X: “El Principio”.

Resulta que para Chris Claremont el Principio era una boda
Resulta que para Chris Claremont el Principio era una boda

Por su parte, la Patrulla X se enfrentaba por aquel entonces a numerosos cambios a nivel personal. El principal y más poderoso es el cambio de Tormenta tas los sucesos acontecidos en Japón. No sólo su estética se vería alterada, pasando de ser aquella diosa africana de estilo sobrio a una punk de la época (chaqueta de cuero incluida), sino que también su personalidad daría un vuelco de 180 grados dejando de ser la inocente y bondadosa Ororo para convertirse alguien mas crudo en busca aún de su verdadera identidad. Evidentemente esto provocará que Kitty Pryde, quien fuera su mejor amiga desde la entrada de ésta última en el equipo, la rechace en un primer momento dejando su amistad en dique seco durante unos cuantos números. Xavier se verá envuelto en una espiral de tristeza al tener que despedir a su amada Illandra, que partirá al espacio junto a los Piratas Estelares dispuesta a reconquistar su imperio Shi’Ar de las manos manos de su hermano, pasando a formar parte del grupo liderado por Christopher Summers (Uncanny X-Men #177).

Y a pesar de que los traumas personales acechan, los enemigos no descansan y la Patrulla X se verá envuelta en la enésima batalla contra la Hermandad de Mutantes Diabólicos, que liderados erráticamente por una Mística desatada, intentarán una y otra vez aniquilar al equipo mutante por excelencia. No lo conseguirán en el Uncanny X-Men #178, pero sí lograrán dejar fuera de juego a Coloso tras dejarlo petrificado por los poderes combinados de Pyro y Avalancha. Kitty, a su vez, será secuestrada por los Morlocks, quienes simularán su muerte para obligarla a cumplir la promesa que hiciera a Calibán durante la misión para rescatar al Ángel (UXM#169-170). Calibán se había enamorado de Kitty y le había prestado su ayuda a cambio de que ella, una vez resuelto el conflicto, permaneciese a su lado. Ahora, le exigía que respondiese de su palabra. Kitty accede con la condición de que ayuden a Coloso, quien gracias a la intervención de Pícara y Curandero, inicia su lenta recuperación. Su destino parece sellado. A la entrada de los túneles morlocks le entrega a Illyana sendas misivas despidiéndose de sus seres queridos. Sin embargo, en el momento de la verdad, cuando la joven acepta subir al altar, Calibán la libera de su promesa y le regala una rosa para que lo recuerde “como un príncipe”.

La integración de Magma en los Nuevos Mutantes sería complicada
La integración de Magma en los Nuevos Mutantes sería complicada

Mientras tanto, la colección de los Nuevos Mutantes apenas llevaba un año en el mercado y el grupo aún se encontraba en fase de formación, a punto de conseguir una alineación bien definida. Su última “adquisición”, Magma, no parecía llevarse bien con sus poderes y casi destruye Río de Janeiro con un terremoto y la aparición de un volcán en New Mutants #12. Sería complicada su adaptación a un grupo en el que sus miembros veían con recelo a Kitty Pryde, obligada por el profesor Xavier a entrenar con ellos, a pesar de su experiencia previa en la Patrulla X (New Mutants #13). Es precisamente Kitty quien decide acompañar a su amigo Doug (el futuro Cifra) a la escuela de Massachusetts (sede de los Infernales, liderada por la tenebrosa Emma Frost), al ser aceptado por ser mutante, a pesar de que el chaval no lo sepa todavía. Con esta decisión, se irá enfriando uno de los romances más bonitos, Scott y Jean aparte, de la Patrulla X: Coloso se dará cuenta de que quizás Kitty Pryde (gozando, como buen personaje fetiche, de un gran protagonismo en la colección) no le conviene y su amor quedará en entredicho… ¿para siempre? (Uncanny X-Men #180). Mientras tanto, una misteriosa nave aparecerá en Central Park, lo que llevará a los mutantes a participar en uno de los eventos editoriales más significativos de los años 80: las Secret Wars. Todos menos Kitty se verán envueltos en ellas. Aunque no todo serán malas noticias: como buenas amigas que son, Kitty y Tormenta arreglarán, conversación mediante, sus diferencias, volviendo a unirlas una amistad inquebrantable.

Y mientras toda la Patrulla X se encuentra peleando en las Secret Wars junto a gran parte de los héroes y villanos del Universo Marvel en un planeta en una dimensión desconocida con Galactus campando a sus anchas, los Nuevos Mutantes tendrán que liberar a Kitty Pride de su secuestro por Emma Frost (a quién creían en coma desde los sucesos de Desde las cenizas) mientras que Illyana Rasputin comienza a despuntar por sus poderes diabólicos y Sam “Bala de Cañón” Guthrie y Rahne comienzan a intimar a causa de su cercanía con la religión (New Mutants #15) en una relación que se mantendrá en la cuerda floja por un tiempo. La religión será un tema que, por cierto, estará muy cercano en toda la trayectoria de Chris Claremont en la serie de Los Nuevos Mutantes. Al llegar a la academia de Emma Frost, los Nuevos Mutantes se encuentran con que la malvada Reina Blanca tiene bajo su tutela a un grupo de estudiantes frente a los cuales caerán derrotados (Nuevos Mutantes #16), logrando Illyana Rasputin y Danielle Moonstar escapar gracias a un portal de la primera a su reino, el limbo. Estos Infernales, pues así se hacen llamar, serán una constante en la serie de los Nuevos Mutantes que enfatizará el lado humano y afable de los rivales de los protagonistas de la serie. Este grupo nos será mostrado como el antagonista perfecto a los Nuevos Mutantes pero con el tiempo veremos que son chicos normales que han cogido cariño a Emma Frost y cuyas filas internas no se verán exentas de fisuras con algunos miembros dispuestos a hacer el mal por encima de otros.

Secret Wars: El primer gran evento editorial de Marvel

secret-wars-heroes

Acostumbrados hoy día a todo tipo de eventos multitudinarios donde personajes de todo el universo Marvel se juntan una y otra vez para hacer frente a terribles amenazas o simplemente para darse un poco de leña entre ellos, las Secret Wars no nos sorprenderían en absoluto en caso de ser publicadas actualmente. Sin embargo, en el año 1985 supusieron el inicio de una época que, evento a evento, llegaría hasta nuestros días. Por primera vez todos los superhéroes Marvel y villanos –al menos los más importantes– se juntaban en un evento que, orquestado por Jim Shooter, les llevaría a enfrentarse a un ser todopoderoso que jugaría con ellos como marionetas.

La premisa no podía ser más simple: a lo largo de 12 números (no habría tie-ins en las colecciones implicadas, que seguirían su ritmo normal) veríamos cómo los personajes más destacados (Vengadores, Cuatro Fantásticos, Hulk, Spider-Man y La Patrulla X) son “absorbidos” a través de una serie de portales a un planeta a miles de kilómetros de distancia junto a sus grandes némesis (Dr. Muerte, Magneto, Kang o Dr. Octopus, entre otros) con el único fin de enfrentarse entre ellos. También se encuentra Galactus en un monte, impasible como siempre, cuyas intenciones les serán del todo desconocidas. A partir de entonces cada uno de los personajes actuará conforme a su “régimen interno”. De ese modo el Capitán América liderará a los héroes para descubrir la verdadera intención del Todopoderoso (Beyonder en la edición original), el ser que les ha llevado hasta allí, la Patrulla X terminará aliándose con Magneto en busca de una solución al conflicto desde el punto de vista mutante, el Dr. Muerte, centrado como siempre en su ego, intentará por sí sólo enfrentarse al Todopoderoso y arrebatarle su poder y el resto de villanos buscarán la derrota de los héroes de una vez por todas mientras miran con resquemor a un Dr. Muerte que no es más que una amenaza para ellos.

Habrá tiempo para diversos combates, luchas cósmicas e incluso romances (Coloso se enamorará de una nativa del Planeta llamada Zsaji) y las aventuras concluirán con la absorción de los poderes del Dr. Muerte, consiguiendo éste su ansiada victoria. Sn embargo, el Todopoderoso recuperará sus poderes y Reed Richards descubrirá la forma de regresar a casa. Sólo Ben Grimm se quedará en el planeta para investigar por qué puede volver a revertir a su forma humana a voluntad. Además, las consecuencias de este evento se dejarían ver en todas las colecciones. Por ejemplo, Spider-Man conseguiría el traje simbionte negro del que posteriormente nacería uno de los grandes villanos de su cabecera –Veneno–, Hulka acabaría en los 4 Fantásticos en sustitución del recién independizado –editorialmente hablando también– Ben Grimm, el Doctor Connors dejaría de ser el Lagarto y Coloso rompería su relación amorosa con Kitty Pryde a raíz de su trágico enamoramiento con Zsaji, a quien no volvería a ver más.

Tras regresar de las Secret Wars, la Patrulla X recalará en Japón donde tendrán que enfrentarse a un dragón que se cuela con ellos en el portal de regreso (Uncanny X-Men #181). Entramos ahora en una etapa de relativo descanso grupal donde los mutantes vivirán aventuras en solitario enfrentándose a sus propios miedos y desafíos. Pícara se verá envuelta con S.H.I.E.L.D en una aventura donde la personalidad de Carol Danvers, impregnada en su interior, se dejará ver fastidiosamente (Uncanny X-Men #182) y Lobezno y Rondador disfrutarán al ver cómo Coloso es derrotado en una pelea de bar por el Juggernaut. Y disfrutarán porque todo formaba parte del plan: se trata de la venganza de Logan frente a Coloso por abandonar este último a Kitty al enamorarse de una misteriosa mujer llamada Zsaji en las Secret Wars, ¡Y eso que ni siquiera hablaba su idioma! Rachel Grey también tendrá lo suyo, ya que continúa su tormento interior por haber sido utilizada como arma anti mutante en “su” futuro y verá como Selene, futura reina negra del Club de Fuego Infernal y persistente villana, asesina a una de las pocas personas que intentaba ayudarla (Uncanny X-Men #184). Y mientras toda esta angustia existencial se desata en la Patrulla, para los miembros junior comenzará una etapa de especial oscuridad en la que el dibujante tendrá gran parte de culpa.

Bill Sienkiewicz llega a los Nuevos Mutantes

Me imagino las reacciones de los fans de los Nuevos Mutantes en aquel momento y no puedo evitar esbozar una pequeña sonrisa. Del estilo adolescente y luminoso de Sal Buscema, la colección de los Nuevos Mutantes daba un vuelco significativo con la inclusión en la colección de los lápices de Bill Sienkiewicz, un dibujante que no tenía absolutamente nada que ver con su predecesor. Un dibujante que, de formas abstractas y trazo tétrico y oscuro, apenas casaba con ese carácter “casero” y cercano que la colección ofrecía respecto de sus hermanos mayores, casi convertidos en trotamundos. Pero hasta aquí llego el Cha, Cha, Cha: la llegada del dibujante no fue casual y su desembarco en la colección estaba perfectamente meditada por un Chris Claremont que traería la oscuridad más absoluta a la colección, Illyana Rasputín mediante. Porque si hay un personaje que tiene la culpa de la caída a los abismos (y nunca mejor dicho) del grupo es este personaje que con su lado oscuro eclipsaría al resto de compañeros. Y no sólo eso, la muerte y la traición estarían en primera fila dando un giro radical a una colección que si bien tuvo un impacto negativo en sus ventas (en España) es ahora considerada de culto.

Bill Sienkiewicz haría de Nuevos Mutantes una serie de culto
Bill Sienkiewicz haría de Nuevos Mutantes una serie de culto

El primer arco argumental con él de dibujante comienza, además, con sangre: Danielle Moonstar se enfrenta al espíritu del oso que años atrás había asesinado a sus padres y, cuando cree matarlo, resulta que era todo una imaginación y finalmente es ella la que se encuentra gravemente herida. Además, Kitty e Illyana aparecen por error en el futuro en la escuela de Massachusetts tras escapar de Emma Frost y descubren que sus compañeros se han unido a los Infernales, ¿cómo puede ser? Pronto sabríamos la respuesta, pero desde luego esa averiguación comenzaría a dejar mella en la jóven Kitty Pryde (New Mutants #18). También comenzaría a aparecer Warlock y la oscura sombra de su padre, Magus, quien jura perseguir y matar a su hijo. Mientras, Tormenta vive sus días más oscuros en La Patrulla X cuando es presa del Neutralizador de Forja, un arma que elimina los poderes del mutante al que toca y que fue inventada por el propio Forja a cambio de un buen cheque del gobierno, a pesar de que él mismo sea mutante. Tormenta, por lo tanto, perderá sus poderes no sin antes transmitírselos a Pícara, consiguiendo salir indemnes de un ataque del gobierno (Uncanny X-Men #185). Y esto pondrá fin también a lo que parecía un idilio amoroso entre el propio Forja y Tormenta ya que Ororo se dará cuenta de que la pérdida de sus poderes se debe a un invento del susodicho mientras repelen a una invasión de fantasmas espaciales (Uncanny X-Men #186-187).

La saga de Danielle Moonstar con el oso, al que se tendrán que enfrentar, como no, Los Nuevos Mutantes tendrá un final macabro en sintonía con el carácter oscuro recién llegado a la serie: Danielle Moonstar terminará casi paralítica mientras que el Oso resultan ser sus padres, cuyo espíritu había sido corrompido (New Mutants #20). Una extraña entidad capaz de “mecanizar” los elementos de la naturaleza y a los seres humanos, dejándoles sin vida, aparece en la vida de Los Nuevos Mutantes escapando, al parecer, de algo que le persigue en el espacio (New Mutants #21) y que más adelante resultaría ser su padre. Este curioso personaje, llamado Warlock, se enfrentará a Los Nuevos Mutantes cuando estos celebran una fiesta en el colegio con amigos de fuera por primera vez. Pronto, Los Nuevos Mutantes se darán cuenta de que no se trata de un enemigo, sino de un alienígena desorientado (New Mutants #22). En este punto se puede observar la conexión existente entre las dos series mutantes, ya que durante la caída de Warlock a la tierra chocará contra el asteroide de Magneto, el cual caerá al mar y será rescatado por Lee Forrester, una chica que ya tuviera una pequeña pero intensa relación con Cíclope en el pasado (Uncanny X-Men #188). Entre ellos surgirá una relación que el escritor británico repartirá entre las dos colecciones: el antiguo villano comenzará un proceso de humanización que le llevará, en un futuro cercano, a liderar nada más y nada menos que la Patrulla X y los Nuevos Mutantes, en ausencia de Xavier.

Magneto conocería a Lee Forrester y cambiaría su vida para siempre
Magneto conocería a Lee Forrester y cambiaría su vida para siempre

Dos interesantísimas sagas harán acto de presencia ahora: en Uncanny X-Men el antiguo enemigo de segunda de Spider-Man, Kulan Gath, transformará Manhattan en una ciudad medieval y a sus habitantes en ciudadanos de la época, amnésicos respecto a su verdadero pasado. Los mutantes, con ayuda del Capitán América y otros héroes, neutralizarán la amenaza gracias a los poderes combinados de Magik y el Dr. Extraño, no sin antes pasarlas bien canutas para liberar a un cautivo y malherido Spider-Man (Uncanny X-Men #190-191). Por otro lado, en la colección de los bebés-X, Capa y Puñal ejercerán de héroes a pesar de carecer de sus poderes, ya que absorberán gracias a Illyana la luz y la sombra que consumen a Rahne y Roberto “Mancha Solar” Da Costa y que les hace desatar sus demonios internos (New Mutants #23-25). Esta minisaga era una especie de secuela del Marvel Team-Up Annual #6, escrito por Bill Mantlo.

John Romita Jr. y Bill Sienkiewicz traen la oscuridad

JRJR_1

Tanto John Romita Jr. como Bill Sienkiewicz aportaron oscuridad a la franquicia mutante. El primero por dotarlos de una mayor crudeza y líneas menos finas que sus predecesores y el segundo… bueno, el segundo no hay más que ojear cualquiera de sus páginas. Entre los dos acercaron a los mutantes a un público más adulto e hicieron saltar por los aires la concepción de cómic adolescente que, en cierto modo, se venía observando fundamentalmente en la colección de los Nuevos Mutantes, donde las amenazas más mundanas eran costumbre. Su vitola de estrella, merecida tras su brillante paso por el Caballero Luna, no le evitaría, sin embargo, críticas de algunos aficionados insatisfechos con el giro siniestro de las ilustraciones tras la marcha de Sal Buscema.

John Romita Jr. (New York, 1956): Este dibujante neoyorkino ha sido una de las estrellas, en cuanto a lápices se refiere, de la editorial Marvel durante toda su historia. Hijo del no menos legendario John Romita, este dibujante cuya firma reza “JRJR” debutó con apenas 20 años en una historia corta de Spider-Man en el anual de 1977. Ese personaje se convertiría en su lanzadera al estrellato más absoluto pues ocuparía el puesto de dibujante desde 1980 hasta 1984 dando vida a los guiones de Rogern Stern. A partir de ahí su carrera se afianzaría en una posición de plena confianza para la plana mayor de la editorial y pasaría de cabecera en cabecera dejando huella en todas ellas y destacándose como uno de los dibujantes estrella de la industria americana. Iron-Man, la Patrulla X, Thor, Cuatro Fantásticos o una vuelta al trepamuros en el año 2000 son algunos de los personajes que tuvo la oportunidad de iluminar con su irregular trazado. Se ocupó también de dibujar la exitosa Kick Ass de Mark Miller, editada por Marvel aunque no integrada en su universo de superhéroes, y actualmente ha dado un paso importantísimo para su carrera al anunciar que pasaría a dibujar, por primera vez en su vida, a Superman en la Distinguida Competencia, con los guiones de Geoff Johns.

Bill Sienkiewicz (Pennsylvania, 1958): Dibujante de la misma generación que John Romita Jr., aunque de un estilo totalmente opuesto. Su trazo tenebroso suma casi tantos detractores como admiradores. Su vida ha estado ligada a Marvel, donde tuvo la oportunidad de dibujar encargos tan diversos como Los Nuevos Mutantes, el Caballero Luna, Elektra: Asesina o una novela gráfica de Daredevil, siendo estos dos últimos sus trabajos más reconocidos, ambos escritos por Frank Miller. También se prodigó en DC Comics donde participó en el revival de The Question y pasó por las colecciones de Batman, Superman o la prestigiosa The Sandman.

Número 100 de Claremont en Uncanny X-Men y cambio de liderazgo en la Patrulla

Claremont sabía muy bien a donde quería llevar a los mutantes. El odio del homo sapiens hacia ellos se iba haciendo más y más grande ya que, como bien dijo Yoda en su momento, el miedo conduce al odio. Y miedo es precisamente lo que tienen a los mutantes debido a sus diferentes habilidades. Todo esto comenzará a hacerse palpable en la colección de la Patrulla X mientras que Los Nuevos Mutantes seguirán bajo el embrujo de Sienkiewicz y su oscura tonalidad. Respecto de los mayores, Rondador Nocturno asumirá el liderazgo de la Patrulla X tras la renuncia de Tormenta por la pérdida de sus poderes mientras Kitty Pryde y Lobezno regresan de sus aventuras en Japón (Uncanny X-Men #192). Un inciso: las aventuras en Japón de esta peculiar pareja se vivieron en una miniserie de seis números titulada Kitty Pryde and Wolverine, publicada por Marvel en 1985 y escrita por el mismo Claremont. En ella Kitty y Lobezno viajan al país del sol naciente para socorrer al padre de Kitty, que parece encontrarse en apuros. Allí Kitty cae presa de Ogun el demonio y Lobezno deberá liberarla. La importancia de esta serie será capital para el futuro ya que de ella surgirá una amistad entre ambos que será legendaria hasta nuestro tiempo.

Salvando a Xavier, los Morlocks demuestran que van más allá de meros Villanos
Salvando a Xavier, los Morlocks demuestran que van más allá de meros Villanos

Por su parte, la comunión del guionista con John Romita Jr. era total y la serie fluía. Evidentemente, no estábamos ante un toma y daca entre dibujante y escritor, como ocurriera con John Byrne –donde éste sería también co-guionista– y, en menor medida, con Cockrum, pero sí nos encontrábamos en un punto donde Chris Claremont confiaba ciegamente en el dibujante. De ese modo, tal y como recuerda Romita, Claremont enviaba al dibujante esbozos de la historia –como ya hicieran Stan Lee en sus mejores tiempos– y ciertas indicaciones y era el dibujante quien, con libertad creativa inimaginable hoy, plasmaba el argumento. Así surgían historias que Claremont no tendría que corregir y que hacían a John Romita un autor de peso en la cabecera sin necesidad de plasmar su nombre en el hueco de los guionistas. No era una técnica infalible: a veces continuos saltos en el espacio dejaban al lector exhausto y a veces las historias quedaban abiertas durante años.

Llegados a este punto se publica el Uncanny X-Men #193, que supone el centenar de entregas de la nueva etapa mutante tras el mítico Giant-Size de 1975. Y no sólo la numeración es importante ya que este número supone un punto decisivo para entender el problema mutante: el odio del ser humano. Aquí se desata en su totalidad, ya que James Proudstar, el hermano de John Proudstar (Ave de Trueno), recién unido a los Infernales, quiere vengar la muerte de su pariente en una misión de la Patrulla X años ha, culpando al profesor Xavier de lo ocurrido. Para ello trama junto a Émpata y Estrella de fuego (Starfire) una trampa que llevará a la Patrulla X a una estación militar donde las habilidades del primero harán enfrentarse a los mutantes contra los militares, saltando la chispa que los convertiría definitivamente en amenazas nacionales. Además, la batalla significará una cruz en la vida de Rondador Nocturno, pues el bueno de Kurt Wagner comenzará a cuestionarse como líder al fracasar estrepitosamente la estrategia de dejar atrás a un Xavier sólo y herido (acababa de sufrir una paliza de unos estudiantes de la Universidad donde se dedica a dar clases) en la nave, siendo rápidamente neutralizado por Émpata. Este error táctico hará de él una persona más vulnerable y lo llevará incluso a una seria depresión. Claremont hace así huella en el lector como ha hecho siempre: nos preocupan sus personajes y lo que les pasa y sus actos del día a día tienen consecuencias en su forma de ser. No son golpes de efecto lo que les hace cambiar, como ocurre con frecuencia en la actualidad, sino que será el día a día y la viñeta a viñeta el lugar donde veremos transformarse a los personajes en lo que son. Aquí comenzará un declive en Kurt que por un largo periodo de tiempo dejará de ser el Rondador alegre que conocíamos y comenzará a dudar de si mismo, algo que nunca antes había hecho.

La serie limitada de Kitty Pryde y Lobezno forjaría su amistad para siempre
La serie limitada de Kitty Pryde y Lobezno forjaría su amistad para siempre

Legión, Nimrod y las Secret Wars II

Tiempo atrás, Charles Xavier había sido llamado para ayudar a una superviviente del holocausto nazi llamada Gabrielle Haller, una mujer iraní que había dejado de hablar y que tenía un desorden mental. Con la ayuda de sus poderes y con su amigo Magnus (el que en el futuro sería conocido como Magneto) consiguió salvar a la muchacha y romper el muro psíquico que atormentaba su alma. En Los Nuevos Mutantes descubriríamos que había dado a luz a un hijo de Xavier, David, que sería conocido como Legión, aquejado de graves problemas psiquiátricos. Llamado por Moira, Charles, junto a una parte de los Nuevos Mutantes, acude a la Isla Muir en ayuda de David y se verá envuelto en una aventura psíquica: acompañados de un grupo de singulares personajes darán caza al árabe, una suerte de terrorista psicológico que se encuentra dentro de la cabeza de Legión y que le está produciendo serios problemas. Como es de esperar, consiguen vencer no sin antes pasar por algunas dificultades y giros inesperados (New Mutants #26-28). A partir de aquí, Legión se convertirá en uno de los mutantes más locos, peligrosos y poderosos del universo Marvel.

Legión es uno de los mutantes más sorprendentes e ilógicos de todo Marvel
Legión es uno de los mutantes más sorprendentes e ilógicos de todo Marvel

Tras el éxito cosechado por las Secret Wars, Marvel decidió que era necesaria una secuela, aunque su tono fuera ligeramente distinto. En este caso, el Todopoderoso se acercaba a la Tierra para aprender de los héroes y descubrir los motivos de su omnipotente existencia. Para satisfacer su curiosidad pondrá frente a las cuerdas a muchos de los héroes, entre ellos los mutantes, a quienes observará con displicencia (Uncanny X-Men #196). Pero el Todopoderoso no será el único de sus problemas: Nimrod, un supercentinela del futuro, aparece en el presente dispuesto a continuar su misión: la aniquilación de los mutantes. A su llegada se cruza con el Juggernaut y termina en una batalla de la que la Patrulla X logra salir ilesa (Uncanny X-Men #194). Mientras tanto, Ororo continuará la búsqueda de su propia identidad, tras haber perdido los poderes, y los niños del Power Pack verán como a sus padres les han borrado la memoria y son secuestrados por los Morlocks. Sin embargo, no todo está perdido: La Patrulla X acudirá al rescate en Uncanny X-Men #195. Y no solo la Patrulla X se las tendrá que ver con el Todopoderoso. Magneto es llamado por Xavier para reclutar a los Nuevos Mutantes con el fin de luchar contra él en New Mutants #29. Sin embargo, éstos no se encuentran en plenas facultades: Mancha Solar y Magma están como rehenes en la arena de los Gladiadores, luchando por su vida, mientras un grupo de multimillonarios se divierten con tal macabro espectáculo. ¿La culpable? Karma, quien a pesar de haber sido dada por muerta tiempo atrás, reaparece como una mujer gorda y avariciosa que es la dueña de todo el tinglado y que no descansará hasta ver saciadas sus necesidades de sangre. Todo está controlado por ella misma, ya que mantiene sus poderes de dominio mental y cuando Los Nuevos Mutantes acuden a rescatarlos caen presos. Magneto consigue salvar a la mayoría pero Magma y Mancha Solar se quedarán de forma voluntaria pues creen que Karma tiene como rehenes unos niños a quienes asesinará si deciden marcharse (New Mutants #30-31).

Nimord vs. Juggernaut vs. La Patrulla X, Romita en estado puro
Nimord vs. Juggernaut vs. La Patrulla X, Romita en estado puro

Tras varias escaramuzas, Illyana Rasputin y Danielle Moonstar, únicas integrantes del grupo aún en libertad, viajan a Egipto gracias a uno de los portales de la hermana de Coloso, pues allí se encuentra su enemiga, Karma, poseída en realidad por el Rey Sombra. El asalto no saldrá bien (New Mutants #32) y solicitarán la ayuda de Ororo, quien anda buscando el significado de la vida en una ancestral población africana donde los más ancianos han de dejar sitio a los nuevos nacidos por culpa de la escasez de alimentos (Uncanny X-Men #198, un episodio extraordinario dibujado por Barry W. Smith). Finalmente, Karma es liberada de la influencia corruptora del Rey Sombra e ingresará de nuevo en el grupo (New Mutants #33-34). Agotados, deciden tomarse un respiro en unas paradisíacas islas griegas aunque, como es natural, pronto se complicarán las cosas.

Los Nuevos Mutantes uno a uno

newmutants-the-five-x-men-tv-shows-we-re-about-to-see

A Chris Claremont se le había quedado pequeña la Patrulla X. Con el equipo viajando de aquí para allá enfrentándose a amenazas letales, necesitaba un grupo más tranquilo que recuperase el papel de Xavier como profesor, algo que había desaparecido prácticamente de la cabecera principal. Así pues apostó por un título caracterizado por la cercanía de sus personajes, la lucha contra amenazas más mundanas y la inexperiencia de sus miembros. Esta cabecera cobijaría personajes magníficos como Warlock o Magik y en ella veríamos también como Magneto cambiaría para siempre su destino. A continuación, un repaso al elenco principal.

KarmaKarma: La única miembro del equipo que había sido creada con anterioridad a la cabecera de Los Nuevos Mutantes. Líder iniciática del grupo, su primera aparición se produjo en el Marvel Team-Up #100, obra de Claremont y Frank Miller. Sobrina de un villano al que Spider-Man y los Cuatro Fantásticos derrotan, el mismísimo Reed Richards aconseja su ingreso en la escuela de Xavier, quien la aceptaría con sus pensamientos nublados por una reina del Nido. La presencia de Karma fue constante a partir del número 29 de la colección. Antes tuvo sus más y sus menos con el mal e incluso se la dio por muerta. Tras el cierre de Los Nuevos Mutantes, su protagonismo se fue diluyendo: formó parte de la cabecera X-Force, funcionó un tiempo como una especie de sidekick de Lobezno en el spin-off del canadiense y en la actualidad participa en el grupo del mismo Lobezno tras los eventos de Cisma.

bala_de_cañonBala de Cañón: Sam Guthrie es un chaval normal, con orejas de soplillo (al menos en sus inicios) que trabajaba en la mina junto a su padre hasta que un derrumbamiento manifestó su poder de encenderse como una bala humana. En ese estado se volvía virtualmente invulnerable, aunque le costaba maniobrar. En un principio fue reclutado por Donald Pierce para su facción escindida del Club Fuego Infernal, pero Xavier y sus alumnos, tras desbaratar los planes del villano, le invitan a formar parte de los Nuevos Mutantes, atendiendo a su buen corazón. A partir de ese momento fue uno de los líderes del grupo, junto con Espejismo (Danielle Moonstar). Cuando la cabecera fue cancelada pasó de los X-Force a los X-Men y actualmente ha fichado por Los Vengadores junto a su buen amigo Mancha Solar, en la alineación escrita por Jonathan Hickman.

WolfsbaneLoba Venenosa: Rahne Sinclair es una licántropo capaz de adoptar tres formas: la humana, la animal y una intermedia. Pese a su poder característico, uno de los rasgos más llamativos de esta adolescente escocesa, hija adoptiva de Moira MacTaggert, sería su devoción religiosa, a pesar de haber sido repudiada por el párroco de su iglesia a causa de sus habilidades mutantes. De gran corazón y espíritu de equipo, su trayectoria editorial, lejos de las operaciones especiales de X-Force que han dado cobijo a muchos de sus compañeros, la han llevado a una vida relativamente pacífica: formó parte de Excalibur, un equipo de mutantes británicos y, durante largo tiempo también, del equipo patrocinado por el Pentágono X-Factor.

Captura de pantalla 2014-06-18 a la(s) 10.53.09Danielle Moonstar: Con un poder fascinante –proyectar los miedos o las ilusiones de las personas– y docta en el manejo del arco (aunque no en sus inicios), esta adolescente cheyenne, a menudo la líder de facto en las misiones, ha gozado de una eterna juventud que la ha ligado siempre a las cabeceras de jóvenes mutantes, participando como protagonista en los tres volúmenes existentes hasta ahora de los Nuevos Mutantes, y en la cabecera de 2008 Young X-Men. Más allá de eso, Cullen Bunn le dio una oportunidad participando en la ya cancelada serie de Marvel Now Fearless Defenders. Su alias de combate es Espejismo (Mirage, en el original inglés), pero -en un caso similar al de Kitty Pryde- es más conocida por su nombre real, Danielle Moonstar.

SunspotMancha Solar: Roberto “Bobby” Da Costa es brasileño, hijo de un multimillonario con intenciones nada claras, y con el poder de absorber y canalizar la energía del sol. Habiendo participado en todos los volúmenes de Los Nuevos Mutantes y con un ligero protagonismo en X-Force, el recorrido editorial de Bobby como protagonista ha sido más bien escaso. Últimamente parece haber ganado peso en Marvel con su inclusión en la alineación de Los Vengadores (aunque no se haya dejado ver demasiado luego en sus páginas) y con su aparición en la última y exitosa película de los X-Men: Días del futuro pasado, dirigida por Bryan Singer.

Estos cuatro miembros iniciales durarían más bien poco como equipo estable. La aparente muerte de Karma haría que el liderato del equipo recayera sobre Bala de Cañón y Danielle Moonstar y abriría la puerta a cuatro nuevos miembros:

Captura de pantalla 2014-06-18 a la(s) 10.44.17Magik: Illyana Rasputin debutó discretamente en el Giant Size X-Men#1 (1975), diez años antes del lanzamiento de Los Nuevos Mutantes. Aparecía en unas pocas viñetas, como la niñita de la que Coloso se despedía al abandonar Rusia para formar parte del sueño de Xavier. En la segunda época Cockrum, Claremont se acordó de ella y se la trajo a la Mansión de Graymalkin Lane. Su vida no sería fácil. Sería secuestrada durante siete largos años por Belasco y el diabólico S’ym en el limbo (aunque en el mundo real pasaran solo segundos). A partir de ahí su relación con este enclave mágico ha sido muy estrecha, derivando sus poderes del mismo, como la espada capaz de deshacer cualquier encantamiento, la armadura que la protege o la posibilidad de teleportarse en el espacio y el tiempo. Sin embargo, las enseñanzas de Belasco se cobraron su precio en forma de “lado oscuro”, lo que la vuelve peligrosa e impredecible. La relación con su hermano Coloso, de la Patrulla-X, sigue siendo uno de los pilares de su vida.

Durante su estancia en los Nuevos Mutantes, se publicó una serie limitada homónima contando sus años en el limbo y posteriormente formó parte de los siguientes volúmenes de estos jóvenes héroes. Muerta por el virus del Legado, resucitada algunos años después gracias a su antiguo señor Belasco, en la actualidad forma parte del equipo de Cíclope tras Cisma, que protagoniza el Uncanny X-Men de Brian Michael Bendis.

CifraCifra: La habilidad de Doug Ramsey es su facilidad para entender y hablar cualquier clase de idioma, incluidos los informáticos. Por eso quizás su papel en la franquicia mutante ha quedado siempre relegado a ser el fiel amigo del alienígena Warlock pues que en un principio era el único capaz de entenderlo. A partir de su aparición en el número #21 de los Nuevos Mutantes su presencia en el grupo fue constante (teniendo incluso un amago de romanticismo con Kitty Pryde) hasta su muerte en el #60, que apartó al personaje del Universo Marvel hasta ser resucitado en 2009 por Craig Kyle. Desde entonces sus apariciones han sido muy limitadas y en la actualidad Peter David parece haber querido darle una oportunidad (tanto a él como a Warlock) en la cabecera All New X-Factor.

MagmaMagma: Salida directamente de la saga de Nueva Roma, donde formaba parte de una tribu de amazonas liderada por la bruja Selene, siendo en realidad hija de un político romano, tiene el poder de generar lava a voluntad. De personalidad complicada, duró en la cabecera hasta el final. Más allá su presencia ha sido intermitente, llegando a coquetear con el bando de los villanos en diversas ocasiones. Se cuentan apariciones en X-Men, Xtreme X-Men y los posteriores volúmenes de New Mutants, siendo su participación mas reciente precisamente el volumen 3 de la cabecera, donde permaneció como protagonista desde 2009 hasta 2012.

WarlockWarlock: Este alienígena de aspecto raro creado por Bill Sienkiewicz y el propio Claremont llegó a la tierra perseguido por su padre Magus y sin hablar nuestro idioma. Poco se puede decir de él que no haya comentado nuestro compañero Arturo Porras en su maravilloso artículo amigo-de-yo.

Mítico Annual 9 de Uncanny X-Men y el Juicio de Magneto

La saga de Surtur en Thor, realizada por Walter Simonson entre los números 341 y 357 USA, dejó una llama viva que Claremont supo aprovechar para los X-Men. Tormenta había tenido cierto protagonismo en esa saga ayudando al Dios del Trueno. Loki, como consecuencia de ello, se había quedado enamorado de Ororo pues veía en ella la perfecta sustituta de su hermanastro dada la correlación de poderes. Así pues Claremont aprovechó el noveno Anual de la Patrulla X para presentar una historia impresionante que comenzaba en el primer especial de los Nuevos Mutantes y finalizaba en el anual mencionado. La trama es básica: al llegar a Grecia de vacaciones, los Nuevos Mutantes son secuestrados por Loki y llevados a Asgard, junto con Tormenta. Thor es dado por muerto de modo que es el momento perfecto para que Tormenta le sustituya. Así pues Tormenta termina aceptando el papel, claramente embelesada por Loki, y los Nuevos Mutantes permanecen en Asgard por distintas razones, tras derrotar a la Encantadora. La Patrulla X acudirá al rescate en una saga donde veremos naves muy similares al Enterprise pulular por Asgard (consecuencia de la habilidad metamórfica de Warlock) y una batalla épica que terminará con la liberación de todos los mutantes y con un trato de Loki: les devolverá a su casa, siempre que todos estén de acuerdo. Si bien en la saga los mutantes adquieren diversos poderes (Ororo momentáneamente volverá a controlar el clima gracias a Loki) al regresar a la tierra éstos quedarán mitigados ¿Todos? Bueno, no exactamente. Durante la saga, Danielle Moonstar es convertida en Valkiria y lucha junto a un hermoso y blanco caballo alado. Pues bien, ese caballo alado seguirá con ella de vuelta a la tierra y será uno de los puntales en su vida ya que gracias a este animal conseguirá viajar a lo largo del mundo, dotando al personaje de una nueva profundidad.

Tormenta, Diosa del Trueno
Tormenta, Diosa del Trueno

Al volver a la tierra comenzará un nuevo capítulo en la vida de los mutantes, que romperá todos los esquemas y supondrá un paso de gigante para el grupo. Si fueran tiempos modernos, seguro que una oleada de números 1 hubiera venido a cuento de tan magno evento. Tras entregarse a la Fuerza de la Libertad (antigua Hermandad de Mutantes Diabólicos), Magneto es juzgado por sus crímenes, lo que desencadenará un torrente de situaciones que terminarán convirtiéndole en el líder de los mutantes (Uncanny X-Men #200). Gabrielle Haller, establecida ahora como embajadora israelí en Estados Unidos, y Charles Xavier ejercerían la defensa del rehabilitado villano en el proceso cuando el edificio es atacado por Fenris –combinación formada por los hermanos Andrea y Andras Strucker–, mientras que la Patrulla X se las vería con unos robots señuelo que atacan otras zonas de Washington. Charles Xavier, herido de gravedad, será rescatado in extremis por Lilandra y los Saqueadores Estelares, mientras que Magneto, liberado tras salvar a la jueza y a otros humanos del ataque de los villanos, jura a su viejo amigo hacerse cargo de sus estudiantes en su ausencia.

Magneto lloraría la muerte de Xavier tras concluir su juicio
Magneto lloraría la muerte de Xavier tras concluir su juicio

Sus comienzos no serán fáciles: para ganarse el favor de los desconfiados alumnos tendrá que amenazar de muerte a unos mocosos que intentan violar a Danielle Moonstar (New Mutants #35). Mientras, la Patrulla X no termina de fiarse de él, especialmente Lobezno (Uncanny X-Men #201). Cíclope , por su parte, regresa a la Patrulla X en ese mismo número y se enfrenta a Tormenta en un combate cuerpo a cuerpo para determinar quien ostentará el liderazgo. La victoria será para Ororo, quien usa sus técnicas de ladrona para vencer los rayos ópticos de un Scott desentrenado. El hijo de Cíclope (Nathan Summers, el futuro Cable, en su primera aparición como bebé) y su mujer se quedarán a la espera, temiendo que la vida que llevaban junto con su padre/marido no vuelva a ser la que era tras este episodio.

Secret Wars II y la redención de Magneto

El evento Secret Wars, impulsado por Jim Shooter, además de ser tremendamente novedoso y original para su época, había supuesto un éxito enorme para la editorial. No sólo había cohesionado el universo de tal manera que permitía a los lectores de unas colecciones conocer a personajes de otras de forma masiva esta vez –hasta entonces habían primado cruces más minoritarios entre colecciones–, sino que abrió los ojos a los editores del momento. ¿Por qué no ampliar el concepto? El Todopoderoso era un ser omnipotente con un potencial enorme. Su debilidad era la curiosidad por saber por qué vivir o cómo hacerlo al igual que los mortales. De modo que la editorial se sacó de la manga una secuela con un enfoque ligeramente distinto: además de los números de la colección principal (esta vez 9 en vez de 12), las colecciones involucradas tendrían una visita del Todopoderoso y sus personajes interaccionarían con él y sus amplias ganas de conocimiento. Así pues, la Patrulla X fue uno de esos tie-in (cuya totalidad llegarían a sumar casi 50 números), uno de los más importantes, posiblemente, gracias a la confrontación con el Fénix, personificado por Rachel Summers.

Los lectores de Nuevos Mutantes serían testigos de la reconversión de Magneto
Los lectores de Nuevos Mutantes serían testigos de la reconversión de Magneto

Sintiendo especial predilección por los mutantes, el Todopoderoso se dejaría ver bastante por sus colecciones. Con los jóvenes llegaría incluso a un extremo difícil de superar: acabaría matándolos y resucitándolos posteriormente para observar su reacción. Imaginaros la experiencia de morir jóvenes y luego ser resucitados; a buen seguro más de uno necesitaría un psicólogo. Pues ellos, casi que también. Su trauma sería tan grande que ni siquiera Emma Frost, en un intento de traerlos para su bando y engrosar las filas de Los Infernales (ante un impasible Magneto dominado por Émpata) consigue hacerles olvidar (New Mutants #36-39). Magneto no puede dar crédito a haber cedido a sus alumnos a la escuela de Massachusetts y, liberado de la terrible influencia de Émpata y superado el trauma de la muerte de los jóvenes a manos del Todopoderoso, decide ir a rescatarlos. Lo conseguirá tras un pacto con la Reina Blanca y no sin antes enfrentarse a los Vengadores por el camino, quiénes aún le creen un villano. Superará estas dificultades con la ayuda de los recién estrenados Infernales y fundamentalmente gracias a Illyana Rasputin, quien lo liberará de tal frágil situación gracias a uno de sus portales (New Mutants #40).

También la Patrulla X se las vería canutas con el Todopoderoso. En este caso el omnipotente ser decide dejar caer sobre San Francisco un poderoso ataque de Centinelas. Con los mutantes absortos en la refriega, el Todopoderoso sólo tiene ojos para el Fénix, cuyo influjo sobre Rachel parece muy grande y cuyos poderes van en aumento. Al final, para vencerlo, Rachel decide tomar medidas drásticas: absorber la voluntad y los poderes de toda la Patrulla X, incluidos aquellos que se niegan a hacerlo. El resultado evidentemente era el esperado, pues el Todopoderoso es omnipotente e invencible, de modo que sigue vivito y coleando aunque asombrado de la valentía de la Patrulla (Uncanny X-Men #202-203). Por su parte, Rondador Nocturno, que no participó en la batalla de San Francisco, se encuentra en plena crisis por no haber estado a la altura en su breve etapa como líder de la Patrulla X, semanas atrás, y es su amada Amanda Sefton quien termina pagando los platos rotos. Solo en su apartamento, observa como una chica es secuestrada en Central Park por Arcade, previo pago de un poderoso cliente, y decide ayudar a rescatarla. Resulta ser una princesa de un país lejano llamada Juddith –aunque ella lo desconocía hasta el momento– y Rondador volverá a estar feliz por saberse útil y haber vencido a Arcade reprogramando sus robots y engañándole en su propio mundo (Uncanny X-Men #204).

el Fénix, encarnado en Rachel, será puesto al límite para derrotar al Todopoderoso
el Fénix, encarnado en Rachel, será puesto al límite para derrotar al Todopoderoso

Tiempos oscuros y cuentas pendientes

Lobezno, rindiendo cuentas con su pasado, se enfrentará en cruenta batalla contra unos robots programados para matarle (Uncanny X-Men #205). Mientras, los mutantes siguen levantado odio y rencor allí donde van. La Hermandad de Mutantes, ahora trabajando para la Casa Blanca tras un sucio acuerdo llevado a cabo por Mística con agentes del gobierno, acude a San Francisco (donde se encuentra la Patrulla X alojada en casa de Jessica Drew, antigua Spider-Woman) e intenta detenerlos en nombre del gobierno. Menos mal que la policía hará acto de presencia porque ya se sabe: sin orden, no hay detención (Uncanny X-Men #206). Finalmente, los argumentos que Claremont había ido poniendo sobre la mesa durante gran parte de la estancia de John Romita Jr. eclosionarán a la salida del dibujante: Rachel decide vengarse de Selene tras haber matado a una persona que había intentado ayudarla en el pasado pero Lobezno lo evita puesto que sabe que ella no es una asesina como él y, desde luego, matar a alguien a sangre fría es asesinato. Ante la negación de Rachel, Lobezno saca sus garras y la cosa termina tensa, con un cliffhanger de esos que quitan el hipo. Mientras Lobezno se enfrenta a un Fénix desatado que casi acaba con su vida, la Patrulla X deberá combatir al Club Fuego Infernal y a Nimrod, teniendo todos los mutantes que colaborar para vencer a este último, pues su poder es amplio y letal. Derrotado temporalmenteel Centinela del futuro, la tregua entre Infernales y Mutantes se convertirá en una realidad, de momento.

Danielle Moonstar usa su Valkiria para viajar por el mundo
Danielle Moonstar usa su Valkiria para viajar por el mundo

Los Nuevos Mutantes, por su parte, saldarían cuentas pendientes de forma individual con sus propias familias y ambientes particulares. Viajaremos pues con Danielle Moonstar a manos de su caballo alado a la casa de sus recién “resucitados” padres, dónde verá como el odio hacia los pieles rojas sigue latente al igual que el rencor por el amor perdido. Muerte, dolor y pena acompañarán en esta visita a la pobre de Danielle (New Mutants #41). También Sam Guthrie, Bala de Cañón para los suyos, vuelve a casa para estar con su madre y presentarle a su novia mutante-rockera-coleccionista de mundos Lyla Cheney, mientras convence a su hermano de que ser mutante no es tan malo (New Mutants #42). Sin duda un paso más en la exploración del trasfondo de los personajes que bien ha tenido a hacer Chris Claremont a lo largo de toda su etapa como guionista. Además, se las verán con un viejo enemigo, Émpata, a quien deciden darle una buena lección volviendo sus poderes en su contra durante una fugaz visita a la academia de Massachusetts. Y lejos de meterse en un lío, casi consiguen amigarse con el resto de Infernales, ya que el grupo parecía bastante cansado del susodicho y su prepotencia (New Mutants #43). Los infernales no son tan malos como parecen, ¿O no?

Nimrod, imponente, ante su ¿última? batalla
Nimrod, imponente, ante su ¿última? batalla

John Romita Jr. abandonaría la colección pocos números después para dibujar StarBrand, en lo que se supone que sería el Superman de Marvel Comics. El bueno de John se arrepentiría siempre de esa decisión pues, además del notorio fracaso que sería el Star Brand de Shooter, consideraba que su etapa en la Patrulla X estaba siendo grandiosa y valoraba en gran medida la libertad que Chris Claremont dejaba a los dibujantes para interpretar sus historias, abierto siempre como estaba a todo tipo de ideas. Comenzaba pues para la franquicia mutante una nueva etapa que no dejaría tampoco costuras visibles como prueba. Y comenzaba también, en el ámbito editorial, una nueva etapa que dejaba la franquicia fuera del control total del guionista ya que Factor-X se estrenaba con la resurrección de Jean Grey para formar un equipo con la alineación original. Muy criticada en su momento, esta cabecera escaparía del control del Patriarca Mutante ya que sus guiones serían escritos en un principio por Bob Layton.

Un pensamiento para concluir

Que el envoltorio de la cultura cambia es un hecho. Ni antes se hacía el mismo cine que ahora, ni se pintaban los mismos cuadros. En el cómic es similar. Da la impresión de que los personajes del noveno arte, al menos en el ámbito superheroico, han pasado a un segundo plano. Su situación personal se tambalea en torno a efectistas golpes de timón, unos más meditados que otros, y su personalidad queda diluida entre sus límites como franquicia. No sólo no nos identificamos con ellos, sino que a veces ni nos importa lo que les pase o lo que puedan sufrir, porque son máquinas, o al menos actúan como tales. A cambio de eso gozamos de situaciones más complejas y de tramas y secundarios más elaborados que hacen que el cómic gane en dinamismo. Si una situación no gusta, la situación muere y pasamos a la siguiente. ¿Y a que viene todo esto? Pues sencillo: nos encontramos casi en el punto opuesto que Chris Claremont estableció en el tratamiento de caracteres superheroicos. Sus personajes tenían vida. Sus personajes éramos nosotros y por eso nos transmitían preocupaciones y alegrías. Si bien a base de cierta redundancia (los personajes se revolvían en demasía en sus pensamientos) Chris Claremont consiguió esa identificación que actualmente se ha perdido aunque, no obstante, siga habiendo escritores que plasmen sus ideas, con mayor o menor éxito. Claremont logró lo imposible: mover a los personajes de etapas oscuras a etapas claras, de momentos turbios a momentos felices y viceversa, tal y como ocurre en la vida misma. Y todo con una fluidez pasmosa. Porque las historias nacen y se recrean en nuestra vida y dotar de vida a gente que tiene superpoderes es una tarea de la que pocos han salido victoriosos.

Lobezno_Final

Con John Romita Jr. se abrió una época oscura que precedía a una más oscura todavía y auguraba un futuro tenebroso para unos personajes a los que ya te habías enganchado muchos años atrás. ¿Cómo vas a querer dejar de saber de tus personas queridas? Caso similar con estos personajes. Yo los considero parte de mi vida como lector, y no por su situación actual, sino porque un autor como Chris Claremont los supo llenar de vida, felicidad y tristeza y con cuyas almas me identifico. Su caída a los infiernos y el odio generado hacia ellos me dejaron huella. Porque el cómic es eso y lo demás… asuntos tangenciales.

Leave a Reply

51 Comentarios en "La Patrulla-X de Chris Claremont. 3ª parte"

Notifícame
Ordenar por:   Recientes | Antiguos
Javier Agrafojo

Alucinante! Para leer con más calma.

(Eso sí. Illyana estuvo siete años en el Limbo. Palabrita de niño Jesús) 😉

guolberin

Y aquí tenéis la prueba de lo que hablábamos en el artículo anterior de la Patrulla de Claremont, si la Patrulla hubiera acabado al irse Byrne, como decíais algunos insensatos ;P, todo ésto nos lo habríamos perdido.

David For President

Igual me estoy adelantando, pero…

¿Habéis pensado en sacar todo esto, una vez finalizado, en PDF como lo de Superman?

Mr. X

Pues molaría lo que propone el Sr DFP

Antoine

Yo es que creo que el próximo número de la Rivista ZN será dedidcado a los mutantes.

Nacho Teso

¿Alguna noticia de otra Revista (a lo Superman)/Monográfico (a lo Marvel Ahora)? He preguntado otras veces, pero creo que nunca hubo respuesta. O si la hubo, no me enteré.

Antoine

Fantástico artículo Tomás.

Una etapa que gocé muchísimo, y sigo gozando cada vez que la releo. Pero, viendo el principio de Factor X, me pregunto si no fue la resurrección de Jean el principio del fin del chiringuito de Marvel como “casa de las ideas”. Si era por traer a la patrulla original, podían haber tirado de Maddelaine, darle poderes o algo, cosas más raras se han visto.

Total, trajeron a Jean para dejar a Scott como un idiota que abandona a su familia y poder tener melodrama barato durante un montón de números. Nada después, hasta su segunda muerte, ha justificado el traerla de vuelta.

“Y comenzaba también, en el ámbito editorial, una nueva etapa que dejaba la franquicia fuera del control total del guionista ya que X-Factor se estrenaba con la esperada resurrección de Jean Grey para formar un equipo con la alineación original. Muy criticada en su momento, esta cabecera escaparía del control del Patriarca Mutante ya que sus guiones serían escritos en un principio por Bob Layton.”

¿Se sabe por qué no le dieron a Claremont esta serie? ¿no quiso él o no se la ofrecieron?, total, al final pusieron a un don nadie (al menos como guionista) como Bob Layton.

guolberin

“Si era por traer a la patrulla original, podían haber tirado de Maddelaine, darle poderes o algo, cosas más raras se han visto.”

Sí, podrían haberla traído del pasado, del nº 8 de Lee y Kirby por ejemplo, jejeje.

“Nada después, hasta su segunda muerte, ha justificado el traerla de vuelta.”

Anda, igual que con lo de traerse a la Patrulla del pasado.

“¿Se sabe por qué no le dieron a Claremont esta serie? ¿no quiso él o no se la ofrecieron?”

A mí me suena que él no la quiso, no sé si llegaron a ofrecérsela, pero teniendo en cuenta que para nada tenía pensado él que resucitara Jean, eso fue cosa de Byrne en sus 4F, pues eso trastocó bastante sus planes en Uncanny y a lo mejor no le hacía gracia XFActor.

Ocioso

Resucitada Jean y reconstruida la Patrulla-X original la nueva sobraba. Deberían haber cancelado la serie.

guolberin

Si no la cerraron al irse Byrne, la iban a cerrar por reunir a los 5 sosainas esos.

Lemmytico

Sencillamente fabuloso artículo Tomás. Enhorabuena y gracias.

En mi opinión, JRJR no ha vuelto a dibujar tan supremamente bien como en estos números y los de Daredevil. He dicho.

En cuanto a lo de Factor X, siempre he oído que fue una imposición editorial para exprimir más la teta mutante, a la que Claremont se negó (sobre todo por la resurrección de Jean). Recuerdo con cariño aquellos primeros números, pero si hubiese que señalar un origen de casi todos los males de la Marvel actual, probablemente esa colección estaría la primera de la lista.

AD

Gran artículo.

No menospreciéis a Bob Layton, creó a Apocalipsis y ya le han dado una peli al hombre.

mespinpe

Lemmytico, Romita Jr no ha vuelto a dibujar nunca como en sus primeros números de Daredevil cierto, pero ésta época suya en la Patrulla no me parece de lo mejor suyo, la verdad. Un impass necesario en el que mutó su estilo y se liberó definitivamente de la influencia de sus padre.

Y apoyo a Aguja. Tenían tan mala fama los episodios de Layton en Factor X que cuando los leí la verdad que me parecieron bien entretenidos, peores que los de los Simonson a dúo sí, pero no tengo tan claro que sean peores que los que escribió Loise Simonson en solitario tras irse su señor marido.

Lemmytico

Bob Layton: Lodbell antes de Lodbell.

Ocioso

Pero poco después tuvimos la larga etapa de los Simonson que molaba un montón.

AD

Mespinpe, no me bieninterpretes, ahora no recuerdo los números postWalt, pero los 6 primeros..

comment image

comment image

Lo que vienen siendo enemigos de nivel

Antoine

¿Se sabe como es que Layton acabo haciéndose con Factor X? ¿algo parecido a Lobdell y su “pasaba por allí”?

No era precisamente un guionista Top.

jorgenexo

Yo he llevado esta mañana al curro todos mis comics de la Patruilla que no estuvieran dibujados por Byrne y los he pasado, uno por uno, por la destructora de documentos. A tomar por culo!!

Ocioso

¡Quema el confeti, que todavía se puede leer!

jorgenexo

Ya espero a San Juan, que con todo lo que he triturado tengo para un par de horas de hoguera.

dhaldon

Factor x surgió como una forma de seguir explotando la gallina de los huevos de oro, pero Claremont se negaba una y otra vez a crear otra serie, ya tenía a los nuevos mutantes la patrulla y proyectos especiales y no daba a basto y no quería dejar a sus niños en manos extrañas. Layton por otro lado, era un fan de la patrulla original así que sin encomendarse a Dios ni a Claremont se dirigió directamente a la dirección que vieron el negocio, pasaron de la opinión de Claremont y la publicaron.

Lo que pasó es que las ventas no fueron las esperadas y a la misma vez Claremont maniobraba para poner a alguien de los suyos en la cabecera, así llegarón los Simonson a tomar las riendas. Y Layton creó a a Apocalipsis si, pero en un principio no era más que un matón mafioso, fueron los Simónson quienes le convirtieron en el personaje que es hoy.

Todo eso lo cuenta Julián Clemente en su libro ‘ El precio de un sueño” que quien no lo haya leído, ya tarda.

Deke Rivers

Por cierto, ya que se nombra, nunca me cansaré de decir que Star Brand es la obra maestra olvidada de los 80.

Daniel Gavilán

No es que el Apocalipsis de Layton fuera un mafioso de medio pelo. Es que ni siquiera era Apocalipsis, puesto que la intención de Layton era que el maloso detrás de las actividades de Frenesí, Torre y compañía fuera un habitual de las series de Spider-Man y Daredevil: El Búho. Fue la editora y amiga de Claremont Louise Simonson quien se sacó a Apocalipsis de la manga al decidir que no le molaba aquello.

Dicho lo cual, tampoco es del todo cierto que la serie se crease por la resurrección de Jean Grey, puesto que -aunque la intención era recuperar a la Patrulla-X de los sesenta- originalmente iba a estar formado por Cíclope, Ángel, Bestia, El Hombre de Hielo… y Dazzler. Pero en una de estas casualidades tan oportunas que resultan difíciles de creer, Layton se topó con que Byrne le había encontrado la puerta para recuperar a la pelirroja y pudo usar al quinteto inical al completo

Nada después, hasta su segunda muerte, ha justificado el traerla de vuelta

Aunque esto es parcialmente cierto, y suerte tuvimos de que Byrne no lo liase todavía mas con lo que tenía inicialmente planeado, yo creo que en retrospectiva se puede decir que han sabido manejar bien el devenir de la pelirroja y que su “paréntesis” de 20 años del más allá fue más beneficioso de cara a ampliar la mitología de universo Marvel que perjudicial.

O al menos, si tenemos en cuenta todo su devenir en X-Factor, Inferno, Nicieza, Claremont, Morrison, las sagas del mesías, la Nueva Patrulla-X y demás, puesto que ni el Fénix sería lo que es hoy, ni estaríamos hablando de la superheroína más importante de cualquier universo de ficción (con el permiso de esa señora mayor venida a menos, Wonder Woman) si no hubiera sido por aquella resurrección.

p.s.: Desde el estreno de Días del Futuro Pasado hemos hablado de las incongruencias de la peli de Singer respecto a la saga. Pero, ¿que estaban pensando Claremont y Byrne cuando nos plantaron a la hija de Cíclope y Jean Grey en el futuro cuando acababan de cargarse a la pelirroja?

Ocioso

Daniel Gavilán: ¿que estaban pensando Claremont y Byrne cuando nos plantaron a la hija de Cíclope y Jean Grey en el futuro cuando acababan de cargarse a la pelirroja?

Tercer intento de publicar el comentario, a ver si de esta no se lo come la araña que ronda por la red.
Que decía que nunca se me había ocurrido y que muy bien observado. De aquella no teníamos futuros alternativos, ni resurecciones. Al menos no estaban al orden del día como ahora.
¿Alguna teoría? ¿Has leído algo? Y de paso, ¿Cuales eran esos planes de Byrne?

PD: A lo mejor se quedó embarazada en los jiden yiars y dió a la niña en adopción por motivos desconocidos.

Deke Rivers

¿Se llega a decir en algún momento que era hija de Cíclope y Jean?

Habría que repasar el cómic, pero creo que no se llega a mencionar ese detalle.

Javier Agrafojo

> Pero, ¿que estaban pensando Claremont y Byrne cuando nos plantaron a la hija de Cíclope y Jean Grey en el futuro cuando acababan de cargarse a la pelirroja?

Me cito del hilo anterior: “el porvenir descrito por Claremont y Byrne, incluso antes de la visita de Kitty Pryde a nuestro presente, ya era “imaginario”: era uno donde Fénix no había muerto, se había casado con Cíclope y había nacido Rachel. Entre otras cosas.”

> ¿Se llega a decir en algún momento que era hija de Cíclope y Jean?

Rachel lo está repitiendo cada 2×3 desde que llega a “nuestra” realidad. Por ejemplo, en las ‘Guerras Asgardianas’. Vamos, en la etapa que aquí analiza Tomás.

Deke Rivers

“Rachel lo está repitiendo cada 2×3 desde que llega a “nuestra” realidad. Por ejemplo, en las ‘Guerras Asgardianas’. Vamos, en la etapa que aquí analiza Tomás.”

Si, pero no en Días de Futuro pasado. En su primera aparición no se menciona ese dato

En su día me sorprendió que que se dijera que era hija de Cíclope y Jean… porque no me acordaba de que lo hubieran mencionado antes en aquella historia (y, de hecho, no se menciona).

AD

Según la wiki Apocalipsis es creación de la Simonson, la verdad es que el Búho pegaba más como jefe de esa panda de mataos.

Y lo de Rachel, como dice javier, en DFP quizá no se dice nada, pero cuando viene del futuro en los números de JRJR si que lo nombra a todas horas.

Deke Rivers

Mirando por internet me entero que Rachel inicialmente si iba a ser hija de Ciclope y Jane e DFP, pero que al matar a Fenix a última hora tuvieron que ignorar ese dato.

Con posterioridad Claremont recuperó la idea haciendo que ese futuro fuese alternativo.

Javier Agrafojo

> En su día me sorprendió que que se dijera que era hija de Cíclope y Jean… porque no me acordaba de que lo hubieran mencionado antes en aquella historia (y, de hecho, no se menciona).

Es la técnica Claremont de dosificar la información. En su etapa hay muchísimos ejemplos. Recordemos Proteo, que empezó como Mutante-X y acabó siendo el hijo de Moira muchos números después (el plan original, por cierto, es que fuera hijo de Xavier; lo que luego hizo con Gabby Haller y Legión en la 2ª época Cockrum y en los Nuevos Mutantes).

jorgenexo

Lo que resulta curioso es que nunca haya mostrado especial interés por el Franklin Richards del presente… en los casi cinco años (34/7) que lleva en nuestra realidad. Aunque si la pobre llegó aquí con 18 cuando Franklin tenía 8 esperando que en cinco años tuviera 13 (ahora) y en otros 5 (2048) 18… Va jodida. Porque sigue con 8, el enano cabrón.
Aún y todo, no sé: yo algo de interés por conocer al yo niño de mi pareja ya habría tenido ¿no? Me suena que algún encuentro han tenido, pero poca cosa.
Todo un desacierto, de todas formas, no haber incorporado a Rachel como personaje en la peli reciente, haciendo el papel que tan rocambolescamente terminó tocando a Kitty: habría quedado muy bien que sólo hasta el final de la peli se hubiera sabido que era la hija de Scott y Jean.
Aunque claro, también cabe asumir que en esa línea Jean y Scott estaban muertos, por lo que nunca habrían podido concebir a Rachel.
Personaje, por cierto, 100% Claremont&Byrne.

jorgenexo

Olvidad los dos primeros párrafos anteriores; de repente he tenido un flash y me he acordado de esto:
comment image

Javier Agrafojo

> Con posterioridad Claremont recuperó la idea haciendo que ese futuro fuese alternativo.

Como comentaba más arriba, el futuro de ‘DOFP’ siempre -repito: siempre- fue alternativo, incluso antes del viaje de Kate Pryde a nuestro presente (es decir: el de los personajes en 1980). ¿Nadie se fijó en que Magneto llama a Coloso “Piotr Alexandreivitch” en vez de “Piotr Nikolaievitch”? Desde su presentación esa Patrulla-X fue tan “alternativa”, “paralela” o “imaginaria” como la del Limbo de Belasco, por ejemplo.

Daniel Gavilán

Me cito del hilo anterior: “el porvenir descrito por Claremont y Byrne, incluso antes de la visita de Kitty Pryde a nuestro presente, ya era “imaginario”: era uno donde Fénix no había muerto, se había casado con Cíclope y había nacido Rachel. Entre otras cosas.”

Vamos, que tras tantos años teniendo la saga en un pedestal se puede afirmar sin apice de dudas que al historia de Días del Futuro Pasado es en realidad un disparate de tomo y lomo. Pues vaya…

Javier Agrafojo

Jajaja. Qué va! Si está muy bien!

El disparate más gordo es lo de Xavier pero ya nadie se acuerda… 😉

dhaldon

Ahora que estoy releyendo el (pedazo de) artículo, se dice que Magma es hija de un político romano de Nueva Roma, pero en un número de los New warriors dibujado soberbiamente por Darick Robertson (me acuerdo porque el comic estaba dibujado de forma apaisada) Nicieza estableció que Nueva Roma era una creación de Selene, que había raptado a ciudadanos de todo el mundo actual y Magma en verdad era sueca o brasileña o algo así. ¿Eso se mantiene o lo han cambiado/olvidado?

abcdef

Pues sì, una etapa estupenda la etapa Romita jr. Ademàs gran parte de ella fue publicada el verano que yo terminaba la EGB y tenìa que esperar a que comenzase el instituto, en ocubre!!! Veranazo eterno amenizado con unas guerras asgardianas, tebeos de 64 en que pasaban màs cosas que en 10 años de vengadores de Bendis, o al menos èsa la sensaciòn que te daba.

Aquì tambièn comienza a sentirse el mal rollito editorial, Resucitan a Jean… cosa que no hacìa maldita la falta, con M.Pryor y Rachel, Byrne deja los 4f, me gusta su Superman, pero perdimos en el cambio. Xfactor reemplaza a New Defenders, vale que la serie no era muy buena, pero el concepto me interesaba màs que el de xfactor… Éstas fueron mis primeras decepciones como lector… el fin de mi tierna inocencia…

Por lo demàs Claremont se atrinchera en uncanny dandonos una de las mejores etapas.

Daniel Gavilán

¿Eso se mantiene o lo han cambiado/olvidado?

Se mantiene en situación de “mientras menos toquemos aquello mejor”

Jajaja. Qué va! Si está muy bien!

Para mi es que si resulta que en realidad eran dimensiones alternativas sin ningún tipo de relación, y se pierde toda la base de “viajar al pasado para impedir un futuro trágico, pese a todas las implicaciones que conlleva”, ya no es solo que se queda sin su interés fundamental, sino que además pierde todo la relevancia y sentido de ser, tanto desde dentro de las leyes del viaje en el tiempo de Marvel comics además de como historia en sí. ¿Qué sentido de ser tiene el viaje en si mismo entonces? A ver si al final, pese a todos sus defectos, va a resultar que la película es mejor que la historia original. Aunque bueno, ahí también habría que decir que bebe mucho de todas las reinterpretaciones posteriores que se han hecho de la historia

Javier Agrafojo

> ¿Qué sentido de ser tiene el viaje en si mismo entonces?

El mismo por el que la Ororo del Limbo ayuda a “nuestra” Patrulla-X. Evitar que la historia se repita. Si tu situación está perdida, ¿no harías todo lo posible para evitar que otros cayeran en ella?

Spirit

A mi esta etapa me parece algo confusa y poco consistente, la verdad. No sé si por los cross overs, por las múltiples referencias, o porque Claremont no es ese genio del noveno arte que se dice en el artículo (aprovecho para felicitar al autor del mismo, por cierto) pero leída del tirón como hice yo hace unos años queda bastante coja, se nota los saltos y lagunas argumentales y queda muy lejos de esa obra entretenida, compacta y sólida con golpes de genio que fue la etapa Claremont/ Byrne/ Austin.

Lo que sí que doy la razón es que Claremont se toma su tiempo para hacernos sentir con los personajes, nos muestra como son y nos importan lo que hacen precisamente por ello.

También es verdad que serializada por fórum en los 80, ésta era la serie que había que leer. Pero bueno, también en los 70 había que llevar bigote…

Esta etapa tuvo 4 fill ins excelsamente dibujados por Barry W. Smith…¿cómo es que no se han mencionado???

Ah, y todo ese rollo de viajes en el tiempo, hijas bastardas, etc…que estáis debatiendo…sólo son tebeos!

Conan desatado

Tengo una duda de orden de lectura, hay que leerse los classic X men y después la patrulla X? Me refiero a los publicados en los 80 por comics Forum.

Gracias

AD

Conan: Classic X-men 1 al 43 (toda la colección, vaya) y ya pasas al Patrulla X número 1 de fórum (más bien el 2, pero bueno)

Ocioso

Hay que empezar por la Patrulla-X clásica. Sin coñas.

jorgenexo

A ver cuando la podemos tener por aquí íntegra en color y a su tamaño original, por cierto; yo hay cosas del devenir editorial que no termino de entender.

Darquez

Siempre me moló de la patrulla-x original que sus poderes fuesen simples y “un único poder” por personaje solo que con el tiempo conseguían mayor versatilidad con él, no como ahora que parece que de un poder justifican tropecientos. En esta etapa se recuperaba un poco eso, y cada vez que se enfrentaban a una amenaza parecía que ya no pasarían de esta, tal vez debido a tener a tormenta sin poderes cosa que le quitaba bastante fuerza bruta al grupo.

Posiblemente el magneto trajeado de Romita agarrando la bala, sea uno de los magentos más imponentes que haya visto, nada de musculazos de jim lee ni pijotadas varias.

Herudito

Cada cierto tiempo vuelvo a releerme esos especiales de Asgard. Les tengo mucho cariño desde niño, sobre todo la de los NM dibujado por Arthur Adams.

Aieie!

ESTA si que fue mi época. Fuera de los debates de cual es la que marcó, cual es clásica, cual es la mejor o la más referenciada, la más básica o la marcatendencias. Yo, personalmente y sin querer influenciar a nadie, quedé prendado de ese grupo de colegas que cenaban juntos en casa de Jessica, con un montón de problemas (casi tantos como hombreras), con charlas y escenas de bar, con palizas que los dejaban echos polvo (pero de verdad, ostia) y con unos rótulos clásicos para los gritos: AIEIEEE!!!
Gracias a ZN por estas tres entregas, para cuando la siguiente?! para cuando el especial en PDF?!?!

Aieie!

hechos, perdón, echar, lo que se dice echar un polvo es otra cosa

Ocioso

Aieie!: hechos, perdón, echar, lo que se dice echar un polvo es otra cosa

Deberes para el verano: Hacer el cuaderno correspondiente de Vacaciones Santillana
comment image

Pikodoro

Esta etapa va a bandazos. La he intentado leer varias veces y siempre me acaba doliendo la cabeza. Comprendo la fascinaciòn que ejerce porque supongo que a muchos les pilló como primera lectura de estos personajes, pero para mí marca la despedida y cierre – con puntuales excepciones, como los especiales de Adams o algunas historias concretas.

Y hay que ver con qué facilidad se les escapa a algunos la palabra “genio”.

Atapuerca

Sólo un comentario menor a tan excelso y detallado artículo… En el artículo se comenta un par de veces que Gabrielle Haller es iraní, pero si la memoria no me falla, en realidad es israelí, ¿no?

wpDiscuz